Todas las secciones

¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Sección 'I, Claudius'

Del circo romano
a la televisión basura

Desde sus orígenes, el espectáculo se debate entre la calidad y la procacidad, la civilización y la barbarie. Tres grandes series lo plasman.
ESPOILER - 25 de febrero, 2009
Enlace permanente » | Comentarios - 24

El circo de la tele y la televisión de calidad son dos caras de una misma moneda, que —bajo distintos formatos— compiten entre sí desde su nacimiento. El teatro romano también pasó por esto: en aquel tiempo la gente se había volcado en masa a las grandes emociones del circo, que proponían otro tipo de goce estético. Más descarnado, más animal, incluso más humano y catártico que las ficciones teatrales.

Y el teatro, el bueno, decayó.

Sin embargo, la ficción romana no tardó en reaccionar, y como último recurso los actores apelaron al realismo extremo. Si alguien en la obra debía morir, el papel lo representaba un condenado a muerte. Más todavía: los personajes comenzaron a copular de verdad sobre las tablas, libres de escrúpulos, en lo que habrá sido el origen de la industria del porno.

Pese al esfuerzo, la gente siguió prefiriendo el circo, y la debacle del teatro se prolongó por mucho tiempo, hasta que nuevas plumas, otros aires, lo salvaron.

El problema de la tele no es nuevo. Se remonta a nuestros orígenes como civilización. Desde el principio, el circo romano late en nosotros, con su poder hipnótico, salvaje, espectacular.

El discurso de Penélope Cruz del lunes, en la entrega de los Oscars, iba sobre este asunto: "El arte ha sido, es y será nuestro lenguaje universal —dijo—. Debemos hacer todo lo posible para proteger su supervivencia".

¿Pero de qué hay que defenderlo? ¿De la voracidad de la industria o del circo romano? ¿O de los gustos instintivos que nos persiguen desde tiempos remotos?

Por fortuna, desde hace poco los espectadores tenemos un cierto poder: contamos con herramientas para separar el arte de la basura. No para renunciar a nada en particular —el circo abundará siempre—, sino para quedarnos con lo mejor de cada casa.

Las siguientes tres grandes historias de la tele narran los tiempos en los que la cultura de occidente comenzaba a perfilarse a pan y circo. Para narrar aquellas época de salvajismo y arte, HBO y la BBC utilizan los mejores recursos de la buena televisión.

Los programas de la tarde, los que cuentan con quién se acuestan los actores y famosos, son circo fingiendo hablar de teatro. Esto es lo contrario. Es teatro contando cómo empezó el circo.

Los que eligimos qué hay que ver, qué merecemos ver, somos nosotros.

Teatro sobre el circo

Actúan Philip Jackson, Hugh Dixon, Lyall B. Watson, entre otros. La serie propone un recorrido por los momentos más importantes de la Antigua Roma, desde el año 146 A.C. hasta la caída del Imperio, que extendió su influencia durante seis siglos. En el medio hubo de todo: batallas, traiciones y grandes momentos de gloria.

Actúan Derek Jacobi, George Baker, Margaret Tyzack, Sian Phillips, entre otros. Narra la historia del emperador Claudio y su manera un poco particular de dominar el mundo de entonces: lo hacía como si la tierra fuese un comercio familiar, o una tienda donde se venden chorizos y empanadas.

Actúan Kevin McKidd, Ray Stevenson, Polly Walker, Kerry Condon, entre otros. Roma es una coproducción de HBO y la BBC, que tiene como telón de fondo los acontecimientos que se desarrollaron con la caída de La República y el nacimiento del Imperio. La serie recrea con maestría los convulsionados tiempos de Julio César.

La primera gran revolución
sexual de la televisión

Yo Claudio, apuesta de la BBC, provocó escándalo a mediados de los 70 por el tratamiento sexual de la historia romana.
ESPOILER - 09 de agosto, 2007
Enlace permanente » | Comentarios - 27

No. Muy pocos de nosotros pudimos ver I, Claudius la primera vez que se emitió en nuestros países. Y esto era porque la BBC se atrevía a mostrar culos y pezones en una historia, por primera vez, desde la tele empotrada en el salón de las casas decentes. Ahora, con los ojos acostumbrados y hastiados de hoy, la sexualidad de esta serie inglesa es naïf, pero entonces se hablaba de ella por lo bajo, cuando no había niños cerca.

Esto provocó —todo hay que decirlo— que la obra de arte se diluyera entre la chismografía sexual. Nadie la veía porque fuese buena, sino porque salían tetas en un tiempo en que las tetas tenían mucha demanda y poca oferta audiovisual en la pequeña pantalla.

I, Claudius, más allá de esta anécdota, es grandiosa. El texto pertenece al gran escritor e historiador Robert Graves (en la versión final ayudado por Jack Pulman) y se narra la historia del emperador Claudio y su manera un poco particular de dominar el mundo de entonces: lo hacía como si la Tierra fuese un comercio familiar, o una tienda donde se venden chorizos y empanadas.

La serie (o miniserie, porque nunca hubo continuación) dura 13 capitulos y comenzó a emitirse en noviembre 1976. A nuestros países, según las dictaduras de cada cuál, apareció a principios de los años ochenta.

Si los lectores no la vieron y les gusta el tema "romano", que es un género en sí mismo, le recomiendo que se haga un lugar en el disco duro y le preste atención. Es la prehistoria de Rome, esa gran serie actual de HBO de la que también hablaremos algún día.

¿Y cómo hago para ver esta serie?

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal