Todas las secciones

¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Sección 'Lucky Louie'

La vida cotidiana
de otro calvo

Con la pelada de Larry David por delante, y el fantasma de Seinfeld detrás, Louis C.K. prepara para junio una sit-com incómoda.
ESPOILER - 28 de mayo, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 19

En caso de que exista alguien que aún no haya escuchado mencionar a Louis C.K. —cosa que puede suceder— vamos a decir que se trata de un señor pelirrojo y casi calvo, bastante simpático (aunque no se distinga por eso), de tendencia perezosa con inclinación al nihilismo, y contextura física robusta tirando a pesada. Eso para empezar.

Después podemos agregar que este señor escribe. Hizo cosas para Late Show with David Letterman, Late Night with Conan O’Brien y Chris Rock Show. Pero para mi gusto, lo principal es que entre 2006 y 2007 escribió y protagonizó Lucky Louie, recordada por haber sido la primera y hasta ahora única sitcom de HBO. En su momento, aquí en Espoiler hablamos de este show no del todo afortunado, aunque muy digno, eso sí.

Louis C.K. también apareció como actor en Parks and Recreation, interpretó un personaje breve en la última y fallida película de Ricky Gervais, The Invention of Lying, e incursionó como director en la pantalla grande, entra varias cosas más que vamos a dejar aquí. Básicamente porque no hemos venido hoy para hablar de eso.

Lo que queremos decir, en realidad, es que el señor de marras tendrá nuevo programa de tele; una comedia, desde ya, cuyo estreno está previsto para el el 29 de junio en la cadena FX. El nombre es fácil de recordar: Louie, a secas. ¿Egocéntrico? Puede ser, pero la gente que hace stand up -como es el caso de Louis C.K.—, suele sentirse más cómoda cuando se relaciona con el mundo desde la primera persona del singular.

Vean este avance, para entender mejor de qué se trata.

Estamos, como en Curb Your Enthusiasm, ante la vida cotidiana de un humorista calvo. Distintas situaciones del diario transcurrir del verdadero Louis, con su peculiar mirada acerca del mundo y su extraña forma de interactuar con las diversas criaturas que lo pueblan. ¿El objetivo de todo eso? Extraer del aparente sinsentido de las horas el petróleo del humor, digo yo, que me gusta imaginar cosas.

Tenemos a Louis C.K., entonces, en la reunión de padres de allí arriba; lo tenemos en el School Bus de su hijo (aquí), o seduciendo a una rubia bastante menor que él (aquí). Y todo eso mezclado con monólogos de stand up, al mejor estilo Seinfeld.

Está visto que, profesionalmente, este muchacho es deudor del binomio Larry barra Jerry, y por qué no del británico de nombre Ricky, también un experto buceador de la nada y lo patético. Y hablando del asunto, ¿a que no saben quién hará un cameo en uno de los episodios de esta nueva serie?

Después de todo, me cae bien Louis C.K. Suficiente como para que me siente a ver —incluso en tiempos de Mundial— el episodio piloto de su nuevo programa. Si fue capaz de probar cosas estupendas, como hacer una sit-com con desnudos masculinos frontales, o conseguir que sea gracioso eso de "robarle las golosinas a un niño", ¿por qué no va a poder realizar cualquier otra proeza?

Le salga bien, o le salga mal la nueva comedia, Louis C.K. deberá cargar con la cruz de ser un calvo con un humor incómodo (como Larry) y de ser un monolguista de stand-up con serie personal (como Jerry).

No sabemos si la mezcla finalmente será buena, pero en Potoshop nos sale algo parecido a esto:

Lucky Louie: sitcom
con todo al aire

¿Es posible hacer una comedia típica, familiar, tres escenarios, pero de contenido adulto? Sí. ¿Y que funcione? No, eso ya no.
ESPOILER - 15 de abril, 2009
Enlace permanente » | Comentarios - 24

La idea de la sitcom Lucky Louie (HBO, 2006) fue interesante y duró poco. ¿Es posible hacer una comedia típica, familiar, tres escenarios, horario central, pero de contenido adulto, que no pacte con el puritanismo yanqui habitual, que cada tanto asomen unos genitales, que se hable abiertamente de los negros, que los protagonistas estén a favor de la marihuana, que una menor de edad quiera chupársela al protagonista, etcétera?

Tal fue el intento de HBO hace un par de años, y así surgieron estos doce episodios únicos. No hubo más porque la cancelaron. Pero mientras duró, estuvo bien.

Yo vi la docena de capítulos entre ayer y hoy. Cuando ves el primero dan ganas de seguir, y de seguir, y entonces, en medio de la madrugada se acaban y ya sabes que no habrá más. Lástima. Pero tampoco tanta, porque la serie pudo haber sido mejor.

Hay una diferencia abismal entre los personajes que hacen su trabajo muy bien y aquellos que están de más en el mundo de Louie (Louis C.K.). El protagonista, 38 años, está casado con Kim (ella es lo mejor de la serie, Pamela Adlon, la conocemos como Marcy, la enana cocainómana en Californication). Ella es enfermera; él está desempleado. No llegan a fin de mes casi nunca. Louie y Kim tienen una hijita de cuatro años llamada Lucy (Kelly Gould, ella también lo hace perfecto).

Louie tiene tres amigos con los que se droga por la tarde (estos actores están de más, sobre todo uno: Rick Shapiro). Y un par de vecinos negros, con hija negra que, a primera vista, parecen llevar mejor su familia (éstos están bien).

Y eso es todo, amigos. En ese mundillo, y durante seis horas, Louie se masturbará muchas veces en el armario, insultará con saña a su hijita, a los vecinos negros, a sus amigos drogadictos, a su esposa enfermera y a todo lo que se le cruce. Perderá trabajos, engullirá comida chatarra a escondidas, y hablará con las palabras reales de la calle, las que no se pueden decir en la NBC, ni en la ABC ni en la CBS.

La serie logra sus cometidos, uno a uno: ¿había que mostrar una polla? Se muestra. ¿Había que enseñar un vómito? Se enseña. ¿Había que aportar teorías sobre el sexo anal, los retrasados mentales, el catolicismo y la frustración de la economía norteamericana? Se aportan.

La serie comienza así, con esa conversación (que sospechamos es un homenaje, y no un plagio, a La Gallina dijo Eureka de Les Luthiers). Sea como sea, una buena manera de comenzar una comedia. Se pueden descargar todos los episodios desde la ficha en Espoiler.tv.

Pero al final de todo, cuando la serie acaba, lo que más nos gustó no fue el ejército revolucionario de lo incorrecto sino la sitcom tradicional: una familia y sus problemas. Los tres (Louie, Kim y la pequeña Lucy) bordan sus respectivos papeles en la serie. A veces, incluso, resultan geniales. Y es entonces cuando da pena que hayan cancelado la serie sólo por los objetivos obscenos —mucho menos logrados— que deseaban conseguir.

Lucky Louie hubiera sido mucho mejor sin genitales y sin vómitos. Hubiera sido una comedia entrañable de tres o cuatro temporadas maravillosas. Y yo les recomiendo estos doce episodios únicos (hay subtítulos y torrents) justamente por eso.

Porque esta serie, sin todo lo sucio, es luminosa.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal