¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Últimos comentarios


En Nos mudamos


En Espoiler blog ya no se fabrica aquí
Ha escrito kizi
[#298] Thank you for this post! I am thinking of following the advice that you offered. [Responder a kizi]


En Michael Hall: 10 años en estado de gracia
Ha escrito Lisa
[#523] Dexter es una de mis series favoritas y el protagonista un excelente actor. [Responder a Lisa]


En Esto es Inglaterra: la película y la serie
Ha escrito Web Based Timesheet Management
[#142] This is really like movie, saw it 3 times it seems very interesting. [Responder a Web Based Timesheet Management]


En Avances y puntos de inflexión
Ha escrito Maria
[#108] El final me dejo un poco plof pero quizás sea porque se terminaba la serie, jeje. [Responder a Maria]


En Dieciocho personajes inolvidables
Ha escrito arame farpado
[#109] Esta página desaparecerá y por ende también lo hará su contenido? ¿Vamos a perder todas estas entradas? [Responder a arame farpado]


En Fringe en peligro de muerte
Ha escrito friv 3
[#254] I will be happy if you like me [Responder a friv 3]


En The Big C, la serie imprescindible
Ha escrito Azul lança uma promoção
[#141] Estoy contigo y llore y llore. Serie estupenda que he visto gracias a ti. [Responder a Azul lança uma promoção]


En Cinco superhéroes de mono naranja
Ha escrito boya badana
[#88] PD me hace mucha gracia (en realidad me pone triste) leer en internet a gente quejarse de que otros cuentan lo que han visto antes que ellosboyaci boya dekorasyon cati dis cephe tadilat ofis dekorasyon tadilat cati izolasyon [Responder a boya badana]


En Final de temporada para Weeds
Ha escrito Rite-Way Fencing
[#134] Surely are in agreement with that which you reported. Your proof ended up being obviously the easiest to recognise. I express to you, I ordinarily get irked while other people discuss matters that they admittedly do not know about. You managed to hit the nail directly on the top and identified out each and every not having complication. , people can take a signal. Will likely be back to get more. Thanks [Responder a Rite-Way Fencing]


En ¿Puede un zombie donar sus órganos?
Ha escrito promoção passagens avianca
[#163] El chiste no fue tan bueno como para ir más allá de la media sonrisa, pero tampoco tan malo como para escribir un artículo al respecto. Aunque supongo que era la excusa para volver a hablar de la serie. De momento sigue bien, [Responder a promoção passagens avianca]


En No me gusta el narigón de Bored to Death
Ha escrito promoção passagens aereas internacionais
[#86] Buena critica tiene el pelo lacio.. La serie va mejorando y tiene un muy buen nivel actualmente. [Responder a promoção passagens aereas internacionais]


En Regresó un clásico, volvió In Treatment
Ha escrito promoção da gol passagens
[#83] Nunca me dieron las bolas de bajar esta serie. Ví un par de sueltos y estaba bien, pero ya, nunca la miré como dios manda... [Responder a promoção da gol passagens]

Categorías

The Walking Dead | 100 Questions | 24 | 30 Rock | 90210 | Aaron Paul (Jesse Pinkman) | Actores prolíficos | Adaptaciones | Alan Ball | Alessandra Torresani | Alfred Hitchcock Presents | Alice | Aliens In America | Ally McBeal | Alta definición | American Dad | Ancient Rome | Anna Torv | Apparitions | Apuntes | Archer | Arrested Development | Ashes to Ashes | Back to You | Battlestar Galactica | Being Human | Better Off Ted | Big Love | Black Adder | Blue Bloods | Boardwalk Empire | Bonus Track | Bored to Death | Breaking Bad | Brie Larson | Broken Trail | Brothers & Sisters | Cagney & Lacey | Calendario | Californication | Call Me Fitz | Capadocia | Caprica | Carnivàle | Carpoolers | Cashmere Mafia | Castle | Charles Dickens | Chase | Cheers | Ciencia Ficción | Columbo | Come Fly With Me | Comedia | Community | Contrastes | Coupling | Crusoe | CSI Las Vegas | Cupid | Curb Your Enthusiasm | Damages | David Simon | David Threlfall (Frank Gallagher) | Dead Set | Dekalog | Demons | Desaparecida | Descargas | Desesperate Housewives | Desperate Romantics | Dexter | Diablo Cody | Diff'rent Strokes | Dirt | Dirty Sexy Money | Do not disturb | Doblaje | Doctor Who | Dollhouse | Downton Abbey | Dr. Gaius (James Callis) | Dr. Horrible's | Drama | Drop Dead Diva | Ed Burns | El síndrome de Ulises | Eleventh Hour | Eli Stone | Elisabeth Moss | Entourage | Episodes | Epitafios | Espoiler de Oro | Espoiler Triple Equis | Estrenos 2008 | Eureka | Extras | Familias | Family Guy | Faq | Filhos do Carnaval | Flash Forward | Flashpoint | Flight of the Conchords | FM | Forgetting Sarah Marshall | Frances Conroy (Ruth Fisher) | Friends | Fringe | Futurama | Games of Thrones | Gary Coleman | Gary Unmarried | Generation Kill | Gerry y Sylvia Anderson | Get Smart | Giancarlo Esposito | Gilligan's Island | Glee | Globos de Oro | Grandes Creadores de TV | Grandes Secundarios | Greys Anatomy | Guante blanco | Happy Town | Haven | HBO | Hell Wheels | Hermanos y Detectives | Heroes | Him & Her | House M.D. | House of Saddam | How I Met Your Mother | How to Make It in America | Huelga de Guionistas | Human Target | Hung | I, Claudius | Identity | In the Motherhood | In Treatment | Introducciones | J.J. Abrams | Jack McBrayer (Kenneth) | January Jones | Jekyll | Jericho | John Adams | John from Cincinnati | John Noble (Walter Bishop) | jPod | Justified | Justin Kirk (Andy) | Kathleen Turner | Kings | Kirk Acevedo | La Hora Chanante | Lance Reddick | Larry David | Leonard Nimoy | Leverage | Libros sobre TV | Lie to Me | Life Is Wild | Life On Mars | Life Unexpected | Lipstick Jungle | Lisa Edelstein (Cuddy) | Little Britain | Little Britain USA | Little Dorrit | Little House on the Prairie | Lone Star | Lonestar | Los Simuladores | Lost | Louie | Luck | Lucky Louie | Luther | M*A*S*H | Mac Gyver | Mad About You | Mad Men | Mandrake | Married With Children | Meadowlands | Mel Brooks | Memphis Beat | Men of a Certain Age | Mental | Merlin | Michael Emerson (Ben Linus) | Michael Richards (Kramer) | Michelle Forbes | Miniseries | Misfits | Mission: Impossible | Mistresses | Modern Family | Mongrels | Monk | Monty Pythons | Mork & Mindy | Mr. Bean | Mr. Sunshine | Mujeres protagonistas | My Own Worst Enemy | New Amsterdam | Nikita | Nip/Tuck | No Ordinary Family | Nurse Jackie | October Road | Okupas | Old Christine | Outsourced | Paradox | Parenthood | Parks and Recreation | Paul Abbott | Pelotas | Persons Unknows | Persons Unkown | Plan América | Plano contra plano | Players | Pocoyó | Police Woman | PreAir | Premios Emmy | Prison Break | Private Practice | Privileged | Psych | Psychoville | Publicidad | Pushing Daisies | Quart | Rainn Wilson (Dwight) | ReGenesis | Resistiré | Rev. | Ricky Gervais | Riget | Roberto Gómez Bolaños | Robin Hood | Robot Chicken | Rodrigo García | Romanzo Criminale | Rome | Royal Pains | Rubicon | Samantha Who? | Saturday Night Live | Saving Grace | Scrubs | Secret Diary of a Call Girl | Seinfeld | Series & Parejas | Series Canceladas | Series con detective | Series con Niños | Series coreanas | Series de Humor | Series de los '70 | Series de los '80 | Series de los '90 | Series de Misterio | Series de terror | Series en Blanco y Negro | Series Extraterrestres | Series Inglesas | Series japonesas | Series policiales | Series por Internet | Series recientes | Series Recomendadas | Sex and the City | Sexo en series | Shameless | Shattered | Sherlock Holmes | Shit My Dad Says | ShowView | Sin tetas no hay paraíso | Sit Down, Shut Up | Six Feet Under | Sons of Anarchy | Sons of Tucson | Spartacus | Spartacus: Blood and Sand | Spin Off | Stargate Universe | State of Mind | State of Play | Stephen King | Stephen Moffat | Steve Carell | Streaming | Studio 60 | Subtitulado | Sudáfrica 2010 | Survivors | Swingtown | Sé Lo Que Hicisteis | TDT | Ted Danson (Frobisher) | Telebasura | Telenovelas | Televisiones Autonómicas | Televisión Digital Terrestre | Tell Me You Love Me | Terra Nova | Terriers | That '70s Show | The A Team | The Addams Family | The Avengers | The Big Bang Theory | The Big C | The Black Donnellys | The Blues | The Borgias | The Closer | The Company | The Corner | The Deep End | The Event | The Ex List | The Good Wife | The Inbetweeners | The Incredible Hulk | The IT Crowd | The Kids in the Hall | The Kill Point | The L Word | The Listener | The Mentalist | The Office | The Pacific | The Phantom | The Pillars of the Earth | The Prisoner | The Return of Jezebel James | The Riches | The Sarah Connor Chronicles | The Sarah Silverman Program | The Secret Life of the American Teenager | The Simpsons | The Sopranos | The Thick of It | The Three Stooges | The Unusuals | The West Wing | The Wire | The Wonder Years | The X Files | This is England 86 | Todos contra Juan | Tomas falsas | Treme | True Blood | Tutoriales | TV Argentina | TV Española | TV Norteamericana | TV por cable | Twin Peaks | Ugly Betty | Underbelly | Undercovers | United States of Tara | uTorrent | V (2009) | Videoblog | Vince Gilligan | VLC Media Player | Weeds | Wilfred | Worst Week | XIII | Zoey (Merritt Wever) | Željko Ivanek |

The Big C

The Big C, la serie imprescindible

141 Comentarios
 

Yo ya dije muchas veces que soy maricón y que lloro con las cosas de la tele. Lo que ocurre es que llorar es una forma de decir: lo que hago es ponerme triste o conmoverme, y se me humedecen los ojos un poco, etcétera. Debería haber una palabra para eso, no es llorar. Es un mariconazgo muy sutil.

Lo que me pasó con The Big C, en cambio, fue llorar del verbo bebé. La última escena de la primera temporada me provocó un llanto hijo del berreo, con puchero, moco y estertores.

Estuve media hora llorando y pegando pataditas hasta que tuvo que venir mi señora esposa a traerme un vaso de nesquick tibio.

Una bestialidad muy grande, The Big C.

No escuché a mucha gente por aquí, ni en la vida real de mi entorno, hablar mucho de esta serie. Pasó más desapercibida de lo que se merece.

Es posible que el tema que toca, el cáncer, sea un poco complicado de digerir. A priori yo le tenía ganas a la trama, pero también es verdad que un algo oscuro me trababa la emoción. Esa cosa horrible, la gran C, la gran puta.

Pero cuando la serie empezó, hace trece episodios, se iluminó la casa. Todos los personajes me resultaron luminosos y claros. Sobre todo ella, a quien ya dije que amo y a la que ahora le confirmo mi amor.

The-big-c

Laura Linney es mi nueva María Luisa Parker. (Soy un idiota, tendría que haber cambiado a Nancy por una fantasía más joven, no por otra cuatro meses más vieja. Las dos, Laura y María Luisa, son cosecha 64.)

Laura Linney dotó a la primera temporada de The Big C de algo mágico: credibilidad. Por alguna razón le creemos cada palabra, cada intento de optimismo, cada quiebre emocional, cada golpe bajo. De ningún modo nos resulta extraño que otros hombres, más jóvenes y más sanos, se enamoren de ella, moribunda, mientras atravesamos la historia.

Nos creemos a su hermano vagabundo. Nos creemos a Marlene, la vecina vieja y loca. Y al marido gordo y confundido, y a la amiga frívola. Nos creemos al insensible hijo adolescente, al que querríamos cagar a patadas en el culo durante doce episodios, y al que necesitaríamos abrazar en el episodio trece.

BIGC

Únicamente no me creí al personaje que interpreta Gabourey Sidibe (la gorda negra que ganó un Oscar por Precious, y a la que no le encuentro la gracia). Todo lo demás, incluido al secundario Idris Elba (que no aparece en la foto), fue magnífico.

The Big C es una serie que, además de recomendable, resulta necesaria. Hay que verla. Hay que verla con los hijos si es posible, aunque duela.

Cuando vi ayer el último episodio corrí a buscar si habría segunda temporada, porque (para mi gusto) tendría que haber acabado y ya. Es un gran final.

Pero hay. Hay segunda.

No sé si estar triste o estar contento. 

Me pasa lo mismo que a Cathy.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
22 de noviembre, 2010 | 141 Comentarios

Misfits

Cinco superhéroes de mono naranja

88 Comentarios
 

El quinteto más incorrecto de adolescentes desviados, aquellos en los que nadie delegaría la menor responsabilidad —mucho menos superpoderes magistrales—, regresó con un episodio piloto alucinante y sin pelos en la lengua.

En otra palabras, volvió Misfits a la televisión británica. Y el niño incorrecto y descarriado que vive dentro nuestro, el Nathan que todos escondemos en las entrañas, se siente feliz.

Misfits

Hace más o menos un año, la serie de Channel 4 creada por Howard Overman (guionista de Merlin y Hotel Babylon) nos había dejado con un cliffhanger de proporciones tarantinescas. ¿Lo recuerdan?

Pero mucho más que eso, que si nos ponemos un poco serios es lo de menos, Misfits nos había presentado a un nuevo paladín para sumar a nuestra repisa de superhéroes catódicos: el actor Robert Sheehan, nuestro querido Nathan; más que actor, un amigo.

Miren qué preciosa criatura:

 

Misfits cuenta la historia de un grupo de adolescentes británicos, mejor dicho: de cinco delincuentes juveniles obligados a realizar servicios comunitarios, que tras una fulminante tormenta eléctrica adquieren poderes sobrenaturales.

Oír pensamientos ajenos, volverse invisible, erotizar al prójimo a niveles demenciales, hacer que el tiempo retroceda o simplemente poseer el don de la inmortalidad son las capacidades que el prodigioso temporal repartió entre nuestros queridos muchachos.

Durante la primera temporada los vimos lidiar con sus nuevos atributos, y sobre todos padecerlos. Pero ahora, en esta nueva etapa que comienza, después de haber dejado detrás varias batallas y algún que otro cadáver, está claro que los chicos ya no son los mismos que eran.

A Alisha (Antonia Thomas) se la ve más tranquila; Simon (Iwan Rheon) abriga esperanzas de adaptarse al mundo real, Kelly (Lauren Socha) puede que haya madurado un poco, y Curtis (Nathan Stewart-Jarrett), el joven atleta al que una noche de excesos le frustró la carrera, acaso encuentre una salida. A todos, de alguna manera, se los ve distintos.

A todos, menos al encantador y simpático Nathan, más incorregible y egocéntrico que nunca: sobre todo ahora que se sabe inmortal.

En el primer episodio de esta segunda entrega, los superhéroes de mono naranja tienen que lidiar con un enemigo muy peligroso. Nada menos que con un cambiaforma. Nota al pasar: recordemos que la fatídica tormenta cayó sobre otras almas desconocidas, y en todas ellas también diseminó maravillas. 

La presencia del cambiaforma no es un guiño a Fringe, como cabría suponer, sino que se trata de un homenaje explícito a otra serie de ciencia ficción: la mítica Star Trek, Deep Space Nine, en la que aparece una raza de mutantes con esta misma y extraña virtud.

Pero esto no es todo. Mientras la policía pisa los talones de los cinco protagonistas, otra trama horizontal se abre en la esperada premier: la presencia de un personaje misterioso, un sujeto enmascarado y veloz que conoce los secretos mejor guardados de nuestros amigos, y que los acecha desde la oscuridad total o desde las alturas, vaya uno a saber por qué.

¡Pero qué nos importa!

Volvió Misfits, con una nueva temporada de seis episodios. Eso es lo único que vale. Y nuestro niño interior, el mismo que bostezó tres veces con el piloto de No Ordinary Family, repito, ahora se siente feliz.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
17 de noviembre, 2010 | 88 Comentarios

Weeds

Final de temporada
para Weeds

134 Comentarios
 

Mañana acabará la sexta temporada de Weeds, con un episodio llamado, convenientemente, Theoretical Love Is Not Dead. Y uno se pregunta: ¿cómo será ese final si ya el episodio doce, emitido la semana pasada, parecía el final, y no sólo de la temporada, sino de la mismísima serie?

Por suerte, el derrotero de la familia Botwins, o mejor dicho de los Newman, no se acaba aquí: porque esta descomunal serie de Showtime regresará el año que viene, como Dios manda.

Weeds_1

Hay que decir que, en más de un espectador, Weeds viene despertando sensaciones encontradas. No a todo el mundo conforma la serie de Jenji Kohan, sobre todo a partir de la cuarta temporada. La gente señala que ha sufrido un bajón notable, protesta porque de aquel tiempo a esta parte la trama se viene estirando como chicle, y se queja porque nada es lo que era.

¡Bastardos! ¡Dejen de gemir!

Esta serie es una de las pocas que mantienen un hilo narrativo concentrado. Es complicadísimo emitir seis temporadas completas y que cada personaje asuma su rol de crecimiento sin fisuras. El episodio doce tuvo muchos guiños a los espectadores históricos: la mención de Celia Hodges, la terrible presencia de Judah, el esposo muerto al que sólo conocemos por fotos, y, sobre todo, ese intento de confesión de Nancy frente a una grabadora, en la que dice su nombre, sonríe y parece que comienza a contar su historia desde el día uno.

Nada de eso. Las cosas están peor que nunca, como siempre parece ser al final de cada temporada. Acaba de aparecer otra vez Esteban, el gran enemigo de los Botwin (que, por contrapartida, es un buen amigo de Espoiler) y la tensión que se respira parece no tener solución.

¿La tendrá? ¿Conseguirá la familia escapar otra vez y continuar con su escapada rumbo norte? No importa. Cada segundo de Weeds es intenso y emocionante. Ver otra vez a Doug en Agrestic (perdón, Re-Grestic) con su ex mujer casada y feliz, no tiene precio.

Weeds sigue viva y coleando: y los Botwins, o mejor dicho los Newman, regresarán la temporada que viene con trece nuevos capítulos que comenzaremos a ver en agosto de 2011. Será una de las series más longevas de la factoría Showtime.

El episodio final fue escrito por la mismísma Jenji Kohan, la creadora. A propósito, en breve Jenji estrenará nueva serie junto a Chris Offutt. Se trata de Tough Trade, una historia que esperamos con ansiedad.

Describirá la vida de los Tucker, una familia muy disfuncional de Nashville cuyos integrantes se dedican al negocio de la música country: abuelo, padre e hijo, enredados en problemas con el alcohol, las drogas y el dinero. ¡Qué belleza! Lo bueno de todo esto es que la serie contará con Sam Shepard, que encarnará al patriarca del clan.

Pero mientras eso ocurre, seguimos teniendo Weeds. La enorme serie corta que parece larga. Y con una Nancy que no envejece, que sigue siendo la mujer de la que nos enamoramos hace, ahora, seis temporadas.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
15 de noviembre, 2010 | 134 Comentarios

The Walking Dead

¿Puede un zombie
donar sus órganos?

163 Comentarios
 

Hablé de The Walking Dead la semana pasada, y lo cierto es que no pensaba volver al tema hasta el final de la primera temporada. Pero después de ver el episodio de esta semana, Guts, tengo la necesidad de compartir al menos una inquietud con ustedes.

1

Voy a comentar una escena en particular. Aviso que habrá leves espoilers, nada del otro mundo, pero necesarios para entrar en tema con cierta propiedad. Quien aún no haya visto Guts, puede regresar más tarde.

Hay una escena en el episodio de marras que comienza alrededor del minuto veinticinco. Muchos ya sabrán a cuál me refiero. El protagonista, vale decir el policía Rick Grimes (Andrew Lincoln), está atrapado junto a un grupo de supervivientes en un edificio rodeado de zombies. Salir vivo de allí es complicado. Pero a Rick se le ocurre una idea.

Sabemos que los zombies son capaces de distinguir a los humanos, entre otras cosas, por el olor. El plan de Rick, en pocas palabras, consiste en untarse el cuerpo con tripas, órganos y demás restos extraídos del cadáver de un zombie, para luego mezclarse entre ellos sin ser detectado. Una idea arriesgada, tanto para los protagonistas como para la buena salud del guión.

El descuartizamiento del cadáver es difícil de seguir con los ojos abiertos, pero esto no es lo peor. Lo raro ocurre unos segundos antes, cuando el policía —en un rapto de sensibilidad extrema— se pone a hurgar en los bolsillos del zombie, saca una cartera y busca su nombre en el permiso de conducir. 

Sabíamos que The Walking Dead sería una historia más humana que las típicas películas del género, y que estaría basada en los personajes y no sólo en su lucha por sobrevivir a la plaga de muertos vivientes. En efecto: aquella cosa asquerosa, antes de ser un zombie, tenía nombre y apellido.

Se llamaba Wayne Dunlap, y era tan humano como este señor. Había nacido en 1979, vivía en Georgia. Probablemente, reflexiona Rick, antes de la mordedura final era alguien que solía preocuparse por las facturas, el alquiler, el Super Bowl... En suma: un tipo normal. Cuando el policía está a un paso de descuartizarlo para embadurnarse con su sangre y colgarse sus vísceras en el cuello, alguien agrega un dato crucial: Wayne también era donante de órganos.

El chiste está bien, supongo, aunque a mí me haya agarrado totalmente desprevenido. Y si no ha sido un chiste, ¿entonces qué fue? ¿Un toque bizarro? ¿Una marca de ironía? ¿Eso quiere decir que la serie, en adelante, puede ser capaz de tomar estos caminos? Probablemente los amantes del cómic original tengan la respuesta. Y si la tienen, avisen.

Pero a mi, esa única línea del guión —sin mencionar otras cuestiones muy puntuales del episodio, en las que no voy a ahondar— me llena de preguntas respecto del rumbo que tomará The Walking Dead de aquí en adelante, sobre todo ahora que acaba de ser confirmada la segunda temporada.

Pero tranquilos. Después del arranque soberbio que tuvo la serie, el bajón del segundo episodio se puede llegar a entender. Eso sí: evitemos los chistes oportunistas, por favor. Me sacan de ritmo.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
10 de noviembre, 2010 | 163 Comentarios

Bored to Death

No me gusta el narigón de Bored to Death

86 Comentarios
 

Ya es definitivo: me hice viejo. Lo intenté con todo el alma, pero no puedo comprender por qué a la gente joven le gusta Bored to Death, ni qué tiene de interesante Jason Schwartzman, el muchacho de nariz prominente que protagoniza la serie.

Bored-to-death-resacon (1)

Hacerse viejo es que algo se ponga de moda y uno no lo haya visto venir. Jason Schwartzman llegó así a mi cabeza. Cuando entró, ya era famoso.

Me dicen mis amigos más jóvenes que pertenece a una familia especial: es hijo del productor Jack Schwartzman y de la actriz Talia Shire; muy bien. También parece ser sobrino de Francis Ford Coppola, y por tanto primo de Sofia Coppola, de Roman Coppola y de Christopher Coppola. Como si esto fuera poco, también es primo de Nicolas Cage.

Las fiestas de Navidad de esta gente deben de ser muy divertidas. Pero yo a Jason Schwartzman, así, sin parentescos ni galardones de sangre, no le veo la gracia.

El pelo demasiado lacio, los gestos demasiado parecidos. Es como una nueva versión, edulcorada, de Gilligan.

<12

El otro día me compré la New Yorker (el app para iPad) y aparecía él con un video inicial. Ahí descubrí que es también un personaje querido por los progres.

 

Más tarde, en el metro, vi a unos adolescentes con esa ropa tan rara que llevan ahora, en donde los pircings son más grandes que los calzoncillos. Y uno de ellos hablaba de el último gag de Bored to Death y todos los demás reían.

No entiendo Bored to Death. No sé por qué HBO pone eso al aire. No es que sea una serie mala (de ningún modo lo es), el problema es que no la entiedo.

Me hice viejo. Digo frases como “los adolescentes en el metro”. Me parece que ya pasó mi edad de ser crítico de series de televisión.

De repente, me siento mucho más capacitado para criticar a la juventud.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
08 de noviembre, 2010 | 86 Comentarios

In Treatment

Regresó un clásico, volvió In Treatment

83 Comentarios
 

Quizá sea verdad que para los argentinos, los judíos y los neoyorquinos esta serie es algo más que una serie. No sé muy bien qué pensarán de ella, pongamos, los murcianos que nunca han visto de cerca a un psicólogo, ni son amigos de uno, ni saben de qué se trata ese asunto a nivel personal.

Nosotros, los argentinos, vamos al psicólogo casi como los españoles van al bar. Porque sí. Y entonces esta serie, para nosotros, es como para ustedes Cheers. Algo reconocible.

La mano en la sien, la cabeza inclinada, los ojos en lontananza del psicólogo de In Treatment es un gesto que hemos visto muchas veces, y sabemos entonces que la serie es real. Que así es como ocurre. Y por eso la amamos.

Por eso entonces lo digo con efusividad: ¡El doctor Paul Weston —junto con sus atribuladas, pequeñas y heroicas batallas diarias— ha regresado a nuestras rutinas semanales! Repitan conmigo, una vez más: ¡Alabado sea Freud!

Intreatment.533

En esta nueva temporada de In Treatment, que tendrá en total cuarenta y tres episodios —ocho más que la anterior— estamos conociendo a tres nuevos pacientes, amén de la nueva terapeuta de nuestro querido Paul (Gabriel Byrne).

Como ya es un clásico de Espoiler, presentemos en sociedad a nuestros nuevos amigos.

Bienvenidos a la consulta

Sunil (Irrfan Khan). Tiene un hijo Arun (Samrat Chakrabarti) y una nuera bastante arpía cuyo nombre es Julia (Sonia Walger). Acaba de llegar a la ciudad de las luces desde la India. Ha perdido a su mujer y no puede adaptarse a la cultura occidental.

 

Frances (Debra Winger). Inolvidable en la lacrimosa Terms of Endearment, junto a Shirley MacLaine. Aquí se pone en la piel de una acriz que, de golpe, no puede memorizar sus parlamentos para una obra de Broadway. Su hermana ya fue paciente de Paul.

 

Jesse (Dane DeHan). Interpreta a un muchacho de diecisés años, homosexual, al que le gusta la fotografía, y que padece déficit de atención.

 

Adele (Amy Ryan). El psicólogo está teniendo problemas para dormir, y necesita un profesional que le recete una medicación para el insomnio que lo aqueja. Entonces acude a Amy, a quien considera una joven inexperta. Pero ella lo va a sorprender.

 

Ahora In Treatment está huérfana de madre: ya no cuenta con el apoyo de los guiones de BeTipul, el formato israelí original en el que se basa esta obra maestra del enorme Rodrigo García, y que sólo contó con dos temporadas en pantalla. Pero, la verdad sea dicha, la criatura ha crecido muy bien al otro lado del mundo y puede caminar solita.

Está dicho: no hay nada que afecte a In Treatment, una historia silenciosa y de perfil bajo, llamada a convertirse en uno de los grandes clásicos de la época dorada de la televisión del mundo. Bueno, del mundo no.

Pero sí entre argentinos, judios y neoyorquinos.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
05 de noviembre, 2010 | 83 Comentarios

The Walking Dead

Un piloto visceral
y muy prometedor

118 Comentarios
 

Los minutos iniciales de The Walking Dead, la serie de AMC basada en el comic creado por Robert Kirkman, son toda una declaración de intenciones.

2j4eg6a

Como mínimo, la secuencia de apertura nos deja un par de cosas en claro: que la historia se narrará sin dilaciones —nada de "me tomo el tiempo necesario para preparar a los espectadores", por ejemplo—, y que tampoco admitirá concesiones a la hora de provocar los efectos buscados: lo prueba la inocente niña rubia que, en los minutos iniciales, vemos deambular entre los coches abandonados.

Torsos mutilados reptando sobre el césped, arrebatadas orgías de tripas y de sangre, zumbidos de moscas sobre cadáveres en descomposición y otras cosas por el estilo, no menos inquietantes, son algunas de las imágenes que condimentan el piloto de The Walking Dead.

No es una serie recomendable para personas sensibles, es cierto. Pero la verdad, pese al escaso interés que me despiertan esta clase de historias, el primer episodio me pareció, en una sola palabra, espectacular.

Repasemos brevemente el argumento. Después de ser alcanzado por el disparo de un delincuente, el policía Rick Grimes (Andrew Lincoln) regresa de un coma profundo. Está tendido en la cama de un hospital silencioso, vendado y lleno de cables.

Las primeras señales que le devuelve el mundo real son perturbadoras: un ramo de flores muertas sobre la mesa de noche, y en la pared lateral las agujas de un reloj detenido. Nada, comparado con lo que está por venir. Porque el pobre de Rick enseguida descubrirá que acaba de despertar en un mundo plagado de zombies hambrientos, una verdadera pesadilla postapocalíptica que —a efectos dramáticos— no tardará mucho tiempo en asimilar.

Por suerte o por desgracia, de acuerdo a cómo se mire, su esposa e hijo no están en casa. Sin embargo Rick sabe que ambos siguen vivos, hay detalles en el hogar que lo demuestran, y sale en su búsqueda desesperada. En el camino —trama de los próximos episodios— se unirá a un grupo de supervivientes que intentan encontrar un lugar seguro para vivir.

A grandes rasgos, esto es lo que cuenta la nueva serie de AMC, cuyo debut fue inmejorable: más de cinco millones de espectadores, pasmados y con la boca abierta, siguieron en directo las primeras y espeluznantes escaramuzas de Rick con los muertos vivientes. Impecable.

¿Qué se le puede objetar al piloto? Para mi gusto, nada. Ni siquiera su exceso de clichés, un recurso necesario y admisible en historias que, como ésta en particular, buscan ahorrar prolegómenos para ir a lo que verdaderamente importa: que experimentemos verdadero terror mientras seguimos al héroe por paisajes de pesadilla, sin saber qué aventura horripilante le espera a la vuelta de la esquina.

Impecable, también, la mano del realizador Frank Darabont, y fantásticos los efectos especiales. Una joyita, en todo sentido, con un final no apto para enfermos cardíacos ni mucho menos para personas claustrofóbicas.

Tensión y espanto. Nada mejor para una noche de Halloween.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live
03 de noviembre, 2010 | 118 Comentarios

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal