Todas las secciones

¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Sección 'State of Play'

Suspense británico
en seis entregas

State of Play, un thriller político del guionista inglés Paul Abbott, profundiza sobre el periodismo y las intrigas del poder.
ESPOILER - 03 de julio, 2009
Enlace permanente » | Comentarios - 27

Vimos State of Play, una miniserie británica de seis entregas que responde a un género del que no somos adeptos: el thriller político. Hubiéramos pasado olímpicamente, pero atrás de sus guiones está el amado Paul Abbott, uno de los grandes autores de la ficción contemporánea. Un hombre que (como ya dijimos en Paul Abbott y la comedia humana) supo ganarse nuestra admiración y respeto con Shameless, obra autobiográfica y maestra de la televisión.

State of Play se estrenó en 2003. Viejita. Pero hay dos cuestiones que, a seis años de su estreno en la BBC, la han puesto otra vez sobre el tapete. Una de ellas es la realización de su remake norteamericana en formato película, con Ben Affleck y Russell Crowe, en abril de este año. ¿La vimos por ese motivo? ¡No! La vimos porque aparecieron los subtítulos. Muchas gracias a los filántropos.

De modo que, sumados cada uno de estos factores, nos dispusimos a ver State of Play, esperanzados por descubrir de qué modo nos sorprendía Paul Abbott en aguas turbulentas y extrañas, en las que nunca antes lo habíamos visto navegar: la política y el suspense.

Argumento sintetizado: un equipo de periodistas del diario Herald, muy profesionales en lo suyo, inicia una investigación sobre un caso en apariencia menor, pero en el camino termina encontrando algo mucho más grande de lo esperado.

El nudo de la pesquisa es conocer la verdad acerca de la muerte de Sonia Baker, colaboradora y a la vez amante de Steven Collins (David Morrissey), un exitoso político inglés que se desempeña en el comité de energía del gobierno británico. La pregunta a responder es: ¿Sonia Baker se suicidó o fue asesinada?

Cal McCaffrey (John Simm, el protagonista de Life on Mars) es el periodista que encabeza el trabajo de investigación. Él y sus compañeros serán los encargados de descubrir la verdad que esconde el caso, y sacar a la luz la trama de intrigas, engaños e intereses que hay detrás de la muerte de la muchacha, de la que se habla en todo momento pero a la que apenas llegamos a ver.

Una historia cerrada

Cuando State of Play se emitió fue muy celebrada en Reino Unido. Y está bien que así haya sido. La trama es sólida y, como todo thriller que se precie de tal, está perfectamente estructurada. Cuenta con todo lo que tiene que tener: protagonistas que no le esquivan al peligro, antagonistas con mucho poder y escasos escrúpulos, efectos sorpresa y un estupendo clímax final, bien inglés, sin un solo disparo de bala.

La completan un impecable reparto, entre los que también se cuentan muy buenos actores como Bill Nighy (a esta altura toda una estrella), Kelly McDonald y Philip Glenister, entre otros.

La miniserie también nos muestra la forma en la que se construye una historia, desde la redacción de un periódico. Cómo las piezas van encajando, una detrás de otra, hasta revelar en forma completa la figura que se oculta en el tapiz.

State of Play, a la vez, puede ser vista como una reflexión acerca del trabajo periodístico, tamizada por una visión, si se quiere, un tanto romántica del oficio. ¿Hasta dónde se está dispuesto a llegar, incluso a sacrificar, para destapar la verdad ¿Y cuál es el precio, personal y moral, de hacerlo?

De todos modos, si bien la historia nos lleva con elegancia por los lugares donde se propone, muchas veces el suspense se queda corto, y no es difícil anticipar resoluciones.

Nos quedó la sensación de que el mismo argumento podría haber ganado bastante con una trama más concentrada, narrada en menos capítulos. De todos modos, nadie puede dudar de la calidad de esta producción británica, que a los amantes del género les gustará.

Nosotros, sin embargo, mataríamos para que alguien nos traduzca la tercera temporada de Shameless.

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal