40 Aniversario

Todas las secciones

¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Sección 'Stephen King'

Stephen King,
fascinado con BB

Cuando Stephen King mira la televisión y señala una historia, no se equivoca. Ahora acaba de levantar el índice y tocó a Walt y Jesse.
ESPOILER - 19 de mayo, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 39

Se acaba Lost y Stephen King ya encontró serie favorita sustituta. Ojo con el dato, porque el hombre mantiene una relación feliz con el cine y la tele: muchas de sus obras fueron adaptadas para ambos formatos, y a la vez él también concibió, escribió e incluso adaptó historias ajenas.

Ejemplos: firmó un episodio de The X Files, Chinga, en 1998; escribió la miniserie Rose Red y trabajó en la adaptación de Riget, la loca historia de hospitales y aparecidos del danés Lars von Trier, que en Estados Unidos se llamó Kingdom Hospital, y que comparada con la versión original pierde por goleada.

Por suerte la relación de King con el cine y la tele no termina aquí, sino que se extiende también a su columna de la revista Entertainment Weekly, en la que opina sobre cualquier cosa que encaje bajo el denominador común de “cultura pop”. The Pop of King, se llama el espacio que el escritor sostiene, periódicamente, desde 2003.

Desde allí gritó a los cuatro vientos su amor desmesurado por Lost, y desde ese mismo sitio también soltó su conocida sentencia contra J.J. Abrams y los ejecutivos de la ABC, nunca más oportuna y vigente que ahora: "Por favor, muchachos, no maltraten a la gallina de los huevos de oro (Lost) con años de flashbacks sin sentido. Acabenla como quieran, pero háganlo cuando llegue el momento".

King coqueteó con Lost, y los autores de la serie le devolvieron la galantería en más de una ocasión.

Pero no sólo el rey del terror enalteció los misterios planteados en las primeras temporadas de Lost, sino que también aplaudió los enigmas presentados en Veronica Mars; aseguró que Heroes —comparada con los arcanos de la isla— carecía de grandeza mítica, se enloqueció con Damages, alabó The Shield y The Sopranos, se espantó con Sarah Connor Chronicles, no se mostró muy entusiasmado con Mad Men y pidió, en su momento, casi a grito pelado, que alguna cadena americana se ponga las pilas y emita la versión británica de Life on Mars.

¿Y ahora cuál es el nuevo amor de Stephen King? ¿Qué serie de los últimos años lo pudo haber encandilado (amén de Sons of Anarchy, en la que incluso aparecerá como actor)? No es tan difícil: Breaking Bad, señores, la maravilla de la cadena AMC, a la que el escritor calificó de incomparable, una gran verdad que la serie legitima en cada nuevo episodio.

El último, sin ir más lejos: un drama familiar, intenso. Eso fue todo. Después de la balacera de la semana pasada, de los climas trepidantes y los suspensos alucinados de los que veníamos, Vince Gilligan nos llevó otra vez a los subsuelos de la familia White, no tan diferentes, después de todo, a los subsuelos de cualquier otra familia. Perfección absoluta. Y punto.

Las razones por las cuales Stephen King se fascinó con la serie de Vince Gilligan las explicó oportunamente en su columna de EW, cuando comenzaba la segunda temporada. Y las razones son, claro, imperdibles.

Para quienes no leyeron la nota en su momento, aquí mismo la pueden leer completa, traducida al español. Al resto, les refrescamos este hermosísimo párrafo, y nos despedimos. Pero no sin antes decir, como corresponde: ¡larga vida al tío Stevie! ¡Larga vida a Breaking Bad!

Dice Stephen: "Desearía haber sido una mosca en la pared de la exposición donde el creador de Breaking Bad, Vince Gilligan, explicó el concepto del show a los ejecutivos de AMC. Lo imagino diciendo: 

“—OK, muchachos, éste es el trato. Nuestro protagonista es un profesor de universidad que se llama Walt. Aunque no fuma, descubre en el primer capítulo que tiene cáncer de pulmón terminal. Recluta a su ex estudiante, un camello haragán llamado Jesse. Juntos se meten en el negocio de la metanfetamina. Y  como es profesor de química, Walt hace una metanfetamina reventadamente buena. Jesse sólo quiere conseguir un fajo de billetes, pero Walt tiene planes más importantes: asegurar que su esposa (embarazada) y a su hijo adolescente (que sufre de parálisis cerebral) estén bien financieramente tras su muerte, que será pronto. ¿Aceptáis?” 

¡Y dijeron que sí! ¡AMC dijo que sí! ¡Dios bendiga a estos tipos!"

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal