Todas las secciones

¿Qué es esto?

Sobre este blog
Espoiler es un weblog que se especializa en ficción televisiva, descargas p2p y subtitulado. Además del blog, que es pura palabrería, puedes visitar EspoilerTV.com, la mejor base de datos en español sobre series de televisión. Y registrarte para tener tu Agenda Personal.

Espoiler está pensado para las miles de personas que eligen ver televisión de calidad, en lugar de quejarse de la telebasura.

¿Quién escribe?

Sobre el autor
Hernán Casciari nació en Buenos Aires, en 1971. Es escritor y periodista. [Más]

Suscríbete a este sitio


RSS envía a donde quieras los titulares de Espoiler.

Sección ' The Walking Dead'

Avances y puntos
de inflexión

La semana pasada no tuvimos Fringe. Pero la serie de J.J. Abrams regresa mañana jueves dos de diciembre con un...
ESPOILER - 01 de diciembre, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 108

La semana pasada no tuvimos Fringe. Pero la serie de J.J. Abrams regresa mañana jueves dos de diciembre con un episodio del que ya hemos adelantado algo, y que promete un intenso punto de giro en esta historia de mundos paralelos.

Recordemos: a Peter Bishop una voz anónima en el teléfono le acaba de revelar una verdad crucial, mientras en el otro lado la verdadera Olivia —que ahora sabe quién es en realidad— está atrapada sin salida, presa de la voluntad del durísimo Walter alternativo.

Fringe no sólo aportó un tema interesante a las series de ciencia ficción. En esta temporada —por si fuera poco— también vino a reformular la noción de triángulo amoroso.

Para generarnos más expecativas de las que ya tenemos, la FOX dio a conocer un trailer cinematográfico. Luego de haberlo visto pienso que tal vez, más allá de las especulaciones respecto de su posible cancelación, Fringe tenga una chance.

Compartamos, entonces, una promo del próximo episodio, que se llama Entrada, en español y a secas.

 

Y ahora un avance de poco más de tres minutos que me dejó lleno de expecativas.

Como sabemos todos, la próxima semana —el domingo cinco de diciembre— termina la primera temporada de The Walking Dead. Otra historia en la que también tenemos un triángulo amoroso, más convencional que el de Fringe, y que según adelantan algunos tendrá su punto de inflexón en la season finale que se avecina.

Hay fans del comic original —en el que se basa la serie— a los que no les están gustando nada ciertos giros arbitrarios de la trama. Otros, en cambio, juzgan necesarias estas desviaciones, propias del formato televisivo, y no se quejan tanto.

Por mi parte, The Walking Dead me está gustando mucho, salvo en aquellos momentos en que los personajes se ponen melodramáticos. Entiendo que para ellos el mundo ha cambiado, todo se ha puesto muy raro y feo, pero evitaría hacerles pronunciar determinados parlamentos más cercanos al culebrón que a otra cosa.

Veamos el avance del que les hablaba, amablemente subtitulado por la gente de Llegaron para quedarse. Es un fragmento enterito de los supervivientes en el interior del CDC, el sitio al que se dirigían desesparadamente en el último episodio emitido.

Si no quieren saber nada de antemano, no lo vean. Ustedes se lo pierden.

 

¡La pucha! ¡Qué corta se nos hizo The Walking Dead!

¿Puede un zombie
donar sus órganos?

Hablé de The Walking Dead la semana pasada, y lo cierto es que no pensaba volver al tema hasta el...
ESPOILER - 10 de noviembre, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 163

Hablé de The Walking Dead la semana pasada, y lo cierto es que no pensaba volver al tema hasta el final de la primera temporada. Pero después de ver el episodio de esta semana, Guts, tengo la necesidad de compartir al menos una inquietud con ustedes.

1

Voy a comentar una escena en particular. Aviso que habrá leves espoilers, nada del otro mundo, pero necesarios para entrar en tema con cierta propiedad. Quien aún no haya visto Guts, puede regresar más tarde.

Hay una escena en el episodio de marras que comienza alrededor del minuto veinticinco. Muchos ya sabrán a cuál me refiero. El protagonista, vale decir el policía Rick Grimes (Andrew Lincoln), está atrapado junto a un grupo de supervivientes en un edificio rodeado de zombies. Salir vivo de allí es complicado. Pero a Rick se le ocurre una idea.

Sabemos que los zombies son capaces de distinguir a los humanos, entre otras cosas, por el olor. El plan de Rick, en pocas palabras, consiste en untarse el cuerpo con tripas, órganos y demás restos extraídos del cadáver de un zombie, para luego mezclarse entre ellos sin ser detectado. Una idea arriesgada, tanto para los protagonistas como para la buena salud del guión.

El descuartizamiento del cadáver es difícil de seguir con los ojos abiertos, pero esto no es lo peor. Lo raro ocurre unos segundos antes, cuando el policía —en un rapto de sensibilidad extrema— se pone a hurgar en los bolsillos del zombie, saca una cartera y busca su nombre en el permiso de conducir. 

Sabíamos que The Walking Dead sería una historia más humana que las típicas películas del género, y que estaría basada en los personajes y no sólo en su lucha por sobrevivir a la plaga de muertos vivientes. En efecto: aquella cosa asquerosa, antes de ser un zombie, tenía nombre y apellido.

Se llamaba Wayne Dunlap, y era tan humano como este señor. Había nacido en 1979, vivía en Georgia. Probablemente, reflexiona Rick, antes de la mordedura final era alguien que solía preocuparse por las facturas, el alquiler, el Super Bowl... En suma: un tipo normal. Cuando el policía está a un paso de descuartizarlo para embadurnarse con su sangre y colgarse sus vísceras en el cuello, alguien agrega un dato crucial: Wayne también era donante de órganos.

El chiste está bien, supongo, aunque a mí me haya agarrado totalmente desprevenido. Y si no ha sido un chiste, ¿entonces qué fue? ¿Un toque bizarro? ¿Una marca de ironía? ¿Eso quiere decir que la serie, en adelante, puede ser capaz de tomar estos caminos? Probablemente los amantes del cómic original tengan la respuesta. Y si la tienen, avisen.

Pero a mi, esa única línea del guión —sin mencionar otras cuestiones muy puntuales del episodio, en las que no voy a ahondar— me llena de preguntas respecto del rumbo que tomará The Walking Dead de aquí en adelante, sobre todo ahora que acaba de ser confirmada la segunda temporada.

Pero tranquilos. Después del arranque soberbio que tuvo la serie, el bajón del segundo episodio se puede llegar a entender. Eso sí: evitemos los chistes oportunistas, por favor. Me sacan de ritmo.

Un piloto visceral
y muy prometedor

Los minutos iniciales de The Walking Dead, la serie de AMC basada en el comic creado por Robert Kirkman, son...
ESPOILER - 03 de noviembre, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 118

Los minutos iniciales de The Walking Dead, la serie de AMC basada en el comic creado por Robert Kirkman, son toda una declaración de intenciones.

2j4eg6a

Como mínimo, la secuencia de apertura nos deja un par de cosas en claro: que la historia se narrará sin dilaciones —nada de "me tomo el tiempo necesario para preparar a los espectadores", por ejemplo—, y que tampoco admitirá concesiones a la hora de provocar los efectos buscados: lo prueba la inocente niña rubia que, en los minutos iniciales, vemos deambular entre los coches abandonados.

Torsos mutilados reptando sobre el césped, arrebatadas orgías de tripas y de sangre, zumbidos de moscas sobre cadáveres en descomposición y otras cosas por el estilo, no menos inquietantes, son algunas de las imágenes que condimentan el piloto de The Walking Dead.

No es una serie recomendable para personas sensibles, es cierto. Pero la verdad, pese al escaso interés que me despiertan esta clase de historias, el primer episodio me pareció, en una sola palabra, espectacular.

Repasemos brevemente el argumento. Después de ser alcanzado por el disparo de un delincuente, el policía Rick Grimes (Andrew Lincoln) regresa de un coma profundo. Está tendido en la cama de un hospital silencioso, vendado y lleno de cables.

Las primeras señales que le devuelve el mundo real son perturbadoras: un ramo de flores muertas sobre la mesa de noche, y en la pared lateral las agujas de un reloj detenido. Nada, comparado con lo que está por venir. Porque el pobre de Rick enseguida descubrirá que acaba de despertar en un mundo plagado de zombies hambrientos, una verdadera pesadilla postapocalíptica que —a efectos dramáticos— no tardará mucho tiempo en asimilar.

Por suerte o por desgracia, de acuerdo a cómo se mire, su esposa e hijo no están en casa. Sin embargo Rick sabe que ambos siguen vivos, hay detalles en el hogar que lo demuestran, y sale en su búsqueda desesperada. En el camino —trama de los próximos episodios— se unirá a un grupo de supervivientes que intentan encontrar un lugar seguro para vivir.

A grandes rasgos, esto es lo que cuenta la nueva serie de AMC, cuyo debut fue inmejorable: más de cinco millones de espectadores, pasmados y con la boca abierta, siguieron en directo las primeras y espeluznantes escaramuzas de Rick con los muertos vivientes. Impecable.

¿Qué se le puede objetar al piloto? Para mi gusto, nada. Ni siquiera su exceso de clichés, un recurso necesario y admisible en historias que, como ésta en particular, buscan ahorrar prolegómenos para ir a lo que verdaderamente importa: que experimentemos verdadero terror mientras seguimos al héroe por paisajes de pesadilla, sin saber qué aventura horripilante le espera a la vuelta de la esquina.

Impecable, también, la mano del realizador Frank Darabont, y fantásticos los efectos especiales. Una joyita, en todo sentido, con un final no apto para enfermos cardíacos ni mucho menos para personas claustrofóbicas.

Tensión y espanto. Nada mejor para una noche de Halloween.

Entre zombies
y ley seca

En esta nueva temporada, inminente por otra parte, la decana HBO y su hija dilecta, la cadena AMC, van a...
ESPOILER - 07 de septiembre, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 57

En esta nueva temporada, inminente por otra parte, la decana HBO y su hija dilecta, la cadena AMC, van a tirar toda la carne al asador con dos tremendas producciones que, por razones varias, prometen ponernos los pelos de punta.

Ya conocemos bastante —acaso lo suficiente— de cada una de estas grandísimas apuestas. Hablo de Boardwalk Empire y de The Walking Dead. Vale decir: de la historia de mafiosos con el sello de Martin Scorsese, por un lado; y de la espeluznante historia de zombies que surge de una adaptación del cómic homónimo de Robert Kirkman, con muchísimos fanáticos en su haber, por el otro.

Como esta semana vamos a dedicarnos a hacer algún que otro repaso de los estrenos que nos interesan, hoy compartiré con ustedes dos videos —largos y muy completos— sobre ambas producciones.

Empecemos por los zombies.

Lo vi ayer y me pareció impresionante. No es que, a priori, me resulten interesantes las historias de muertos vivientes (me gustó mucho Dead Set, eso es cierto, aunque más por la parodia que por el género en sí mismo), pero lo que anticipa este compacto de imágenes es de verdad, digamos, sobrecogedor.

(Por las dudas aclaro que la primeros minutos del trailer ya los vimos, aunque a través de un video filmado cámara en mano durante la última la Comic-Con de San Diego. Ahora tenemos eso mismo y mucho más, pero en HD).

Apaguen la luz, vean y tiemblen; o en todo caso vomiten, en cualquier orden que sea:

Y ahora, para completar, un making de Boardwalk Empire. Serán doce episodios, el doble de lo pautado para la primera temporada de The Walking Dead.

No hace falta agregar mucho más, sólo contemplen y gocen.

¿Quién da más, señores?

Los zombis
vienen marchando

Así es The Walking Dead, la nueva serie de AMC basada en el comic del mismo nombre creado por Robert Kirkman.
ESPOILER - 27 de julio, 2010
Enlace permanente » | Comentarios - 28

Rick Grimes (Andrew Lincoln) despierta en la cama de un hospital. Regresa de un profundo estado de coma, después de haber sido alcanzado por una bala en pleno cumplimiento del deber. Porque Rick Grimes es policía.

El caso es que cuando abre los ojos —¡pobre santo!— el mundo no se parece en nada al que conocía. La ciudad está devastada, y las personas —la mayoría de ellas— ahora tienen dientes afilados, rostros putrefactos y han cambiado sus hábitos alimenticios: les gusta la carne humana, cuanto más fresca, mejor.

Zombie-Female-Torso-760

A grandes rasgos, así comienza The Walking Dead, la nueva serie de AMC basada en el comic del mismo nombre creado por Robert Kirkman. Una apuesta fuerte de esta cadena que tanto nos gusta, y que a partir del mes de octubre se propone mantenernos aferrados a nuestros sillones durante su primera temporada, de apenas seis episodios.

Veamos un video—extraído amablemente de la web de Televisión Española—, en el que los productores del proyecto nos revelan algunos detalles del "detrás de cámaras".


Y ahora el primer trailer de la serie, filmado cámara en mano por un gentil asistente a la Comic-Con de San Diego, en el que —siempre y cuando hagamos el esfuerzo debido— podemos ver los primeros y espeluznantes pantallazos de esta historia.

The Walking Dead se va a estrenar en forma simultánea en ciento treinta y tres países, y —como vimos— no será en blanco y negro, pese al deseo de muchos fans.

Acaso como consuelo, en el reciente panel de la Comic-Con hubo un mensaje para ellos: dado que la cadena busca sorprender por igual a neófitos y expertos, la versión televisiva no seguirá el mapa trazado por la historia original, sino que explorará nuevos rumbos, sin perder —claro— el espíritu que Robert Kirkman (autor de la obra original) le otorgó a sus criaturas. De hecho, Kirkman está involucrado en el proyecto como uno más del equipo.

Eso es bueno.

¿Qué me entusiasma particularmente de las últimas novedades de The Walking Dead? Que, además de todo lo que ya sabemos, será una historia basada en los personajes y en sus relaciones, amén de su lucha por sobrevivir a la plaga de muertos vivientes.

Quedamos así, en modo espera, hasta octubre. Y después, se acaba el mundo...

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal