Estrategia Digital

Estrategia Digital

A través de las herramientas de medición online hemos llegado al conocimiento de innumerables cuestiones que suceden a diario en la red. La analítica web abre una amalgama de puertas para entender aspectos clave en la concepción, lanzamiento y mantenimiento de cualquier negocio online. Este blog pretende analizar cosas que pasan a diario en un mercado en el que todo cambia en horas.

Digg, otra historia en la que se confunde valor y precio

Por: | 16 de julio de 2012

Una compañía ya no vale lo que otra esté dispuesta a pagar por ella. Entre medias existe una amalgama de consideraciones que hacen que valor y precio se emancipen definitivamente. Las empresas con base tecnológica, en general, son un gran ejemplo de esto y Digg, en particular, lo encarna a la perfección.

Guardar

Digg no fue el primer agregador de contenidos, pero sí el que dio con la clave: crear comunidad alrededor de la plataforma. Para muchos es el exponente del 2.0. El fenómeno de este tipo de sites es fascinante. La venta de Digg, según cuentan en The Wall Street Journal por 500.000 dólares marca un antes y un después empresarial. En cualquier caso, Kevin Rose, fundador de Digg y padre de la agregación de contenidos, seguirá siendo uno de los niños prodigio de Silicon Valley. Lo suyo no es una historia de fracaso, sino de éxito en el que valor y precio vivieron tiempos distintos. Rose reconoció en 2010 en TCDisrupt una oferta de Google cercana a los 80 millones dólares. Dijo entonces que no se arrepentía de no haberla vendido. Puede que hoy opine lo contrario desde su posición actual como trabajador de Google.

Los verdaderos problemas se remontan a comienzos de 2010, en dónde Digg sufre una crisis de sus usuarios registrados que le hacen menguar en audiencia de manera crítica. El auge de las plataformas sociales hizo el resto del daño. La plataforma fue masiva mientras democracia y anarquía jerarquizaban los contenidos. Variables que si el usuario interpreta condicionadas, se acabó la relación con la plataforma. 

No es el primer ejemplo de negocio digital cuyo éxito de audiencia resultó ser tan fugaz como su caída. Y las enseñanzas empresariales derivadas de este asunto son ilimitadas. Si no creas una compañía para venderla, optimiza el site desde el principio pero conociendo y dimensionando a tu público core de tu actividad. Digg se pasó (cambio drásticamente el site en diseño y concepto), lo pagó (fuga masiva de usuarios en solo unos meses), reconoció el error (su fundador se disculpó y reconoció los fallos), pero ya era tarde, muy tarde. El ritmo de caída anual de usuarios conectados desde Estados Unidos desde 2010 es impactante. De 14 millones en 2009 ha pasado a tener 2,7 millones en junio de 2012, según comScore:

Caida en audiencia de digg

¿Riesgos para Menéame.net?

En España todas las miradas apuntan de nuevo a Menéame, el agregador de contenidos por excelencia en español. Hace meses comparé ambos sites emparentando su tendencia y tuve que rectificar porque Menéame se desmarcaba de la tendencia de Digg, seguía creciendo y su fundador, Ricardo Gallir, me lo demostró permitiendo que accediera a sus datos internos.

Menéame es diferente y no tiene los mismos problemas que han tumbado a Digg. Puede que su ritmo de crecimiento sea menor o se estanque, pero sigue teniendo picos de tráfico por acontecimientos destacados muy notables (Terremoto Japón, en dónde los usuarios de Meneame descubrieron artículos y post sobre el asunto sensacionales, o las protestas del 15M). A pesar de ciertas revoluciones de sus usuarios los números de la plataforma de agregación son interesantes comercialmente y gozan de una relación entre su audiencia y fidelidad muy superior a muchos medios tradicionales.

Grafico 1 digg meneame
Fuente: comScore. (Nota: el crecimiento de noviembre a diciembre es por cambio de metodología, luego no es comparable, pero se aprecia una tendencia sostenida y sin caídas)

Digg cambia de manos a un precio razonable por el momento que traviesa el site. Les toca ahora revalorizarlo. ¿Misión imposible? Manda el usuario, el mismo que abandonó MySpace y podría tumbar a Facebook en cuestión de meses.

Grafico 2 digg

Eso sí, la compra de Digg por parte de Betaworks es ya sobre sus despojos. Google quería esta empresa para quedarse con Rose y su equipo técnico. Les veía como los únicos capaces de liderar el proyecto de Google News y darle una nueva dimensión. Dicen que ofreció hasta 200 millones por la Digg de 2008. No llegaron a concretarlo, pero Rose ya trabaja para Google. Valor.

LinkedIn compró patentes a Digg para dinaminzar la actividad de sus usuarios. Es conocido que la recurrencia de los usuarios de LinkedIn no es la más activa del panorama social. Hablan de entre 3 y 4 millones de dólares. Valor. 12 millones de dólares pagó The Washington Post por hacerse con los servicios del plantel técnico de Digg. Valor. Y 500.000 dólares pagados por Betaworks para intengrarlo en alguno de sus productos y dar salida a lo que quede de la marca. Al final, el precio adorna un titular... pero el valor, el real de la plataforma fue incalculable. Al menos para el usuario. Ya no queda mucho de esa Digg y su valor que, en forma de cenizas, se han esparcido por toda la red. En el fondo el precio ya era lo de menos.   

Hay 8 Comentarios

Puede que su ritmo de crecimiento sea menor o se estanque, pero sigue teniendo picos de tráfico por acontecimientos destacados muy notables

LinkedIn compró patentes a Digg para dinaminzar la actividad de sus usuarios. Es conocido que la recurrencia de los usuarios de LinkedIn no es la más activa del panorama social.

DIG esta tomando mucha fuerza , pronto sera un digno competidor para facebook.

actualmente digg a cambiado su diseño y a mi parecer ya no resulta tan amigable como era antes , prefiero el antiguo

en el mundo de internet todo es relativo , asi en algun momento estas arriba , tood dependdera de las masas que tienden a ir donde esta lo novedoso , y que van de acorde a sus necesidades

Pues a mi "meneame" no me gusta absolutamente nada, promueve una especie de lucha directa en la que unos cuantos se unen para dar votos negativos a otro u otros por tener una linea ideológica diferente o, sencillamente, porque "cae mal a uno de los amiguetes".

De esa manera se llega a conformar una especie de mafia en la que quien no "trague" nunca conseguirá un ranking alto porque el grupo más poderoso se lo impide y no solo eso, es que con eso de los "votos negativos", quedas sancionado a no poder publicar e incluso a no poder ejercer el legítimo derecho a réplica.

Vaya currazo de articulo, muy interesante

Creo que las cosas evolucionan y en Internet más rápido. Un ejemplo de la evolución de meneame y digg podría ser http://www.karmacracy.com aunque eso lo tendrán que decir los que lo usan ;)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal