Estrategia Digital

Estrategia Digital

A través de las herramientas de medición online hemos llegado al conocimiento de innumerables cuestiones que suceden a diario en la red. La analítica web abre una amalgama de puertas para entender aspectos clave en la concepción, lanzamiento y mantenimiento de cualquier negocio online. Este blog pretende analizar cosas que pasan a diario en un mercado en el que todo cambia en horas.

Del júbilo 2.0 al negocio 3.0

Por: | 01 de agosto de 2012

Internet social solo será 3.0 cuando sea un negocio. Los años de productos disruptivos sin ingresos tocan a su fin. Internet no necesita más grandes promesas 2.0 que aumentan la alarma de un nuevo crash de las puntocom. Sobre todo cuando hay ejemplos de tecnológicas que ganan más que nadie en un contexto de crisis. Google, Apple y Amazon son las más conocidas, pero hay otras, como Yandex, Alibaba, o la plataforma social LinkedIn que sí abrazan un modelo de negocio creíble y sostenible.

En el saco del dospuntocerismo se enmarcan un sinfín de promesas con mucha innovación pero poco cash, y eso acaba siendo un problema. La evolución natural de cualquier negocio debe sustentarse sobre la firme promesa de obtener unos ingresos extraordinarios. La segunda palabra implica que los costes serán inferiores, a pesar de moverse en un terreno en el que el gasto es más difícil de controlar que en otros mercados convencionales.

Caída en bolsa tecs

La promesa 2.0 y la burbuja de siempre

Vivimos un hundimiento del valor bursátil de las tecnológicas. Se salva LinkedIn y los buscadores, Google y Yandex, su clon ruso. Las alertas de los inversores están en nivel naranja, los analistas claman al rojo y los gerentes de las redes sociales permanecen mudos ante los brotes verdes que Mark Zuckerberg impone. Para él, la bolsa solo era un necesario peaje de financiación para continuar con su obra. El problema ahora es que el Opus Facebook no podrá vivir ajeno a esto, o se le acabó seguir con su misión de cambiar el mundo.

La debacle se ha acelerado tras ver los resultados de Facebook: 128 millones de dólares de pérdidas cosechadas hasta junio. Uno de sus generadores de ingresos, Zynga, también cae y arrastra al primero. El veloz ritmo de Internet es antagónico con los ingresos que son capaces de generar algunas de las tecnológicas más prometedoras. La velocidad en la innovación no tiene su rendimiento pecuniario y eso se paga.  Al menos en bolsa.

En el fondo, los analistas no es que sean tontos, es que no son usuarios adictos, sino oportunistas de sus agendas de sus clientes. Y eso se nota en los análisis e implica cierto grado de visceralidad sin instrucción.

El móvil no va a salvar al 2.0. Tampoco las tabletas ni las aplicaciones. No lo salvará ningún artefacto que irrumpa en el mercado y sea capaz de generar millones de ventas. Porque lo que necesitan las plataformas sociales son ingresos en sí mismo. Twitter es un producto único. Sus usuarios adictos estarían dispuestos a muchas cosas con tal de poder usarlo como hasta ahora lo vienen haciendo. Pero sus formatos publicitarios son lo que son. Su métricas de rendimientos espectaculares, pero dejan fríos al anunciante. Luego parece que habrá que superar dos estadios: primero, el de la publicidad convencional en la red y sus miserables monedas de intercambio publicitario y, segundo, el propio modelo de negocio. ¿Es la publicidad el único camino? Ahora cambiemos Twitter por Facebook y tendremos el mismo problema. Con el agravante de que la segunda gasta como 100 veces más que la primera. Incluso en adquisiciones… y es que parece muy osado que una compañía como Facebook haya gastado 1.000 millones de dólares en comprar Instagram. Independientemente de las bondades 2.0 que esta implica sobre el mundo de la fotografía.

Las Redes Sociales 3.0 serán aquellas que hayan consolidado un modelo de negocio más allá de la publicidad. Aquellas cuyos saltos en bolsa se derrumben ante resultados semestrales de ingresos extraordinarios. No solo es una cuestión de producto, sino de tiro. Porque uno ya es excelente, pero demanda del foco adecuado en la gestión. ¿Tienen Facebook ese equilibrio? Veremos en el segundo semestre.

Hay 7 Comentarios

Que les esté costando despuntar no implica que no lo consigan y hay que recordar que hay grandes negocios digitales, sólo hay que pensar en google

y eso acaba siendo un problema. La evolución natural de cualquier negocio debe sustentarse sobre la firme promesa de obtener unos ingresos extraordinarios.

Pero toda esta discusión es... tan antigua. Todos los negocios digitales basados en la puesta en contacto entre usuarios siempre han tenido un problema de monetización. Hasta el hotmail ha sido incapaz de dar unos números serios.

Dice Dídac que se está haciendo mucho sw inútil. Algo de eso debe haber: si nos fijamos seriamente, nada de lo que hace FB o Twitter, no hablemos de Pinterest, o de MySpace, o más desgarradoramente de Quora, Tumblr o los inventos estos nuevos de Stone y Williams (Branch, Medum) contienen una gran innovación: ya estaba en los foros, ya está en la tecnología para producir blogs. Es decir... estamos otra vez ante cosas que hemos visto, bares nuevos donde se hace lo mismo: conectar. Desde ICQ hemos visto todo esto. Y han sido servicios útiles y superpopulares, foros incluidos: ¿quien ha ganado dinero REAL con ellos?

Dice el prof Pickard que FB se enfrenta a un viejo dilema (http://themediabusiness.blogspot.com.es/2012/07/facebooks-business-problems-are.html), monetizar algo que entra en conflicto con su naturaleza: relaciones que se basan en confianza y compromiso con los usuarios... que se van a ver y son alteradas por la necesidad de vender los datos para hacer publicidad... porque ¿pagar? ¿quien necesita pagar por conectarse y tener un avatar?

El dospuntocerismo antes de ser un chicle pasado de boca en boca prometía relaciones diferentes entre usuarios, empresas y plataformas: contenía muchas dosis de ética hacker donde lo importante es... usar el sw para hacer cosas y donde la publicidad es un discurso aberrante ante relaciones humanas que debían ser otra cosa.

FB es otra televisión. Sólo que no puede conseguir el mismo rendimiento económico y no lo conseguirá. Amazon o Idealista son buenos negocios digitales porque canalizan transacciones económicas... pero canalizar transacciones sociales... ahí creo que no puede haber dinero. Porque destruyen la confianza. Malos negocios. No olvidemos AOL.

Se esta creando mucho mas software del que realmente la gente necesita. Demasiados portales web que ahora estan ganando millones y no aportan mucho a la sociedad. Ahora se les da mucho valor, pero esto no es para toda la vida. Cuando la gente deje de creer, deje de valorar tanto ciertas aplicaciones, todo se hunde. El problema es que mas del 60% de los portales dependen en alguna medida de los grandes, porque utilizan sus servicios, Google, Yahoo, Facebook, etc etc. Ahora estamos viendo un boom del tema social media, la gente le da mucha importancia o le da mucho valor a algo que no lo tiene... todo por hacer dinero rapido

No estoy de acuerdo. El creador de Facebook no es ni mucho menos tonto y esta claro que facebook tiene dinero. Solo hay que ver la valoracion actual de la empresa. Quiza haya alguna manera de obtener ingresos sin tener que freir a publicidad al usuario, algo que al final acabaria siendo contraproducente

Lo que hace falta es una revolving card para comprar en facebook shopping center....

No me sorprendería que Facebook pudiese desarrollar un nuevo concepto adaptable a tecnologías actuales. Publicidad? además de crear hay que comunicar...
Si cada vez que abriese el app facebook de mi iphone, y aparece "Coke" y una lata... seguramente tendré un pitufo en mi cabeza llamando para que baje a comprarme una...
Serán casi 1.000 millones de personas (clientes potenciales) en un mismo sistema!
Linkedin?.. gran negocio para headhunters...Pero no conozco a ningún colega que pague una tarifa por Linkedin.

Buena nota! saludos, @apartak

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal