Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

« Verdad y Mentiras en el Sexo, en Colombia | Inicio | Activos atractivos y valores eficaces »

25 septiembre, 2008 - 18:55

Joel Acosta

Joel_acosta_232rbw Sí, ya sé que nos azotan las catástrofes naturales; que ETA asesina de nuevo; que con el sueldo no llega para nada; que las obras públicas no terminan y las zanjas de las calles no se cierran nunca; que la violencia de género no hay día que no se manifieste; que hemos errado en nuestra vocación y ya es tarde para enmendarnos: todos debimos postularnos como alcaldesa de Mijas (¿sabéis que la tía gana 135.000 eurazos/año?); que jamás reuniremos el encanto y la suerte de mi nueva musa: Dasha Zúkova... Hemos vuelto de vacaciones hace nada y más que de "síndrome" deberíamos hablar de "depresión" posvacacional.

Me encantaría disponer de fondos ilimitados y de ideas fabulosas con los que paliar pesadillas propias y ajenas. Lo que está al alcance de mi mano -en sentido figurado me temo- es alegraros la vista por un rato.

Ayer volví a hablar con Joel, ahora ya, tras encuentros y entrevistas mil, un amigo y el dueño de un body tan estupendo que paga impuestos por él...

Acosta, Joel Acosta, recordadlo. Joel es uno de los strippers más cotizados en España. Vive en Barcelona, trabaja como go-gó y como modelo y (contradiciendo mis consejos), últimamente, ha estado rodando escenas porno.

Os dejo aquí las fotos (las buenas, en blanco y negro son del fotógrafo Jalif y las de la actuacón se las hice yo cuando le vi y el entrevisté por primera vez, en EXPOSEX 2007. En esa edición mi libro sobre porno, Mi lado más hardcore era la publicación oficial y yo trabajé aquellos días como portavoz del festival. En calidad de tal, escribí un diario "secreto" -no exento de algunas licencias literias- que se publicó en su día en Primera Línea.

1 de junio 2007.
18.30h TIEMPO PARA MÍ
Joel5 "Soy incapaz de recordar cuántas entrevistas llevo hechas desde esta mañana. Voy a que me enseñen las novedades en juguetes para chicas. Hay tantas anillas, aceites de masaje, réplicas en látex de trozos de persona, disfraces, vibradores, dildos de textura humana y accesorios apetecibles, que necesitaría de un carro de la compra y un marido forrado… Identifico a Joel Acosta a lo lejos. Fotografío su striptease. Baja las escaleras y enfila camino al backstage. Le llamo. Sonríe y me invita a seguirle. Avanzamos de la mano por un almacén sin luz. Cuando se detiene junto a su maletón quedamos frente a frente, tan juntos que percibo que aún está recuperando el aliento. Sus ojos clavados en los míos. Despacito, agarra mis muñecas, las acaricia. En lugar de soltarme, le devuelvo el gesto pasando mis uñas a contrapelo, insinuante, recorriendo hacia arriba esos antebrazos poderosos surcados por venas hinchadas. Sólo lleva un pareo negro y desprende calor. Su piel se pega a la mía. Sigue sujetándome [...] ... pero, enciendo la grabadora y, con voz temblorosa, lanzo algunas preguntas. A alguien de producción, que ha recogido su disfraz de policía, le pido que tome una foto del instante; sale, dejándonos a solas. En un alarde de responsabilidad corto la entrevista; si sigo, sé cómo puede terminar esto. Aceleradísima, le espeto dos besos rápidos. Me escapo. Aprovecho que casi no hay público para merendar con Anastasia Mayo en la pastelería erótica. Necesito chocolate…"

Copio parte de la entrevista que escribí casi un año después, también para Primera Línea, y que se publicó hace unos meses.

Joel_acosta_261rbw

<<La presencia de cuerpos como el suyo se retribuye porque, por desgracia, no abundan y desde luego, no los pone el Ayuntamiento. Adicto a las marcas italianas, escrupuloso con lo que se mete en la boca (afortunadamente, no sólo hablamos de comida…), dedica a machacar el oblicuo varias horas al día, ha estudiado baile e interpretación. Trabaja como go-go y stripper normalmente en Barcelona, pero pasa casi el mismo tiempo en Suiza e Italia y le reclaman puntualmente desde Francia, Grecia y Reino Unido. Sensato, calculador, Joel Acosta es casi perfecto… ¿lo de menos es que tenga novia o que haga porno?

P.- En esta vida todo tiene un principio, ¿lo tuyo con los tangas como uniforme de trabajo desde cuándo viene?
R.- Desde hace ocho años. Antes, ya trabajaba en la noche, en la puerta. De gorila empecé no por gusto, sino porque iban todos mis amigos, y así fue como me metí en la noche. Currar en la puerta no me gustaba nada.
P.- A las salas donde actúan acuden parejas, y chicas con sus novios. Alguna escenita de celos ya habrás provocado, que las hay que ni con el marido delante se cortan, ¿no?
R.- Nunca he tenido problemas con maridos ni novios. Siempre he sido muy precavido y cuando he tenido que hacer algo, he tenido mucha vista…
Joel1 P.- En teoría tienes una novia, ¿eso no atenta contra la imagen de Playboy típica de los strippers?
R.- Imagen sí, hay un estereotipo que la gente tiene acerca de nosotros. Es cierto que lo somos por el trabajo que hacemos, pero no en lo demás. Teóricamente un Playboy es un vividor, que huye de las responsabilidades y de las preocupaciones. Yo soy todo lo contrario: soy muy previsor y siempre estoy encima de cada detalle. Lo controlo todo.
P.- ¿En la cama también?
R.- Sí, me gusta siempre controlarlo todo. Quizá en la cama –duda- hay momentos para todo: para controlar y que te controlen. Además, yo por ejemplo, las drogas es una cosa que no me gusta. Cada persona debe saber lo que hace y lo que deja de hacer. Yo respondo de mí, pero es que yo soy alguien que no fuma, no bebe, no se droga, que cuida la dieta y la alimentación… Soy muy previsor -insiste-, hay cosas que sé que son esporádicas, pero en general me gusta planificarlo todo.
P.- ¿Cuál es la fantasía sexual que te queda por cumplir?
R.- (gran silencio) Buena pregunta… No es por tema de ego, pero las que he ido teniendo las he ido cumpliendo.
P.- Contabas que has grabado algunas escenas X, un par, con Lady May. ¿Por qué tomaste la decisión de meterte en el porno?
R.- Llevo muchos años colaborando con la industria, algunas veces en festivales, actuando, haciendo shows, y en discotecas lo mismo. Me lo habían propuesto muchas veces, siempre decía que no, pero ahí lo tenía en mente… y un día falló uno de los actores y el director me lo pidió. Me lo pensé, y vi que era una buena oportunidad para ver si estaba capacitado o no.
Joel02 P.- ¿Capacidad? ¡Qué necesidad tenéis los tíos de demostrar que empalmáis delante de gente! No necesitáis demostrar que salváis vidas ni que construís carreteras…
R.- Capacidad a la hora de transmitir bien a la cámara, no de funcionar…
P.- ¿Y por qué no haces cine convencional, teatro o publicidad?
R.- Hago publicidad. Pero en efecto, a la que tocas un poco la industria pornográfica, te cierras del todo la puerta de la publicidad. Como jamás he sido el gran modelo que ha tenido grandes trabajos, sino que se ha tratado de cosas de no gran relevancia, era consciente de que si en el porno daba bien en cámara, a la larga, en trabajos relacionados con el ramo, claro, iba a ganar mucho más. [...]
 
Joel4 P.- Siempre se critica lo salidos que están los tíos, pero yendo a salas de boy’s, ¿no es cierto que las mujeres son bastante más salvajes?
R.- El hombre siempre tiene una libido tremenda, pero la tiene más controlada. La chica, como sólo va una noche, esa noche parece que se le acaba el mundo: bebe, baila y todo como si fuera la última, y siempre tiene propuestas desmesuradas… No es que nosotros no las tengamos, es que estamos algo más acostumbrados a ese ambiente (risas).
P.- Las clientas que celebran divorcios y despedidas de solteras, ¿qué te ofrecen?
R.- De todo (risas). Desde dinero a regalos, o sencillamente su amistad y estar con ellas porque sí… De todo: viajes, ropa, dinero, estar un rato con ella…
P.- ¿Trabajas en alguna sala o agencia de forma estable?
R.- En varias, Diablini y con la agencia “Con faldas y a lo loca”.
P.- ¿Te has llevado algún susto?
R.- Más que susto, decepción: confiar en personas, en proyectos… Creer que vas a progresar en algún business con algún compañero o empresa, y que te la jueguen a la primera de cambio o que te intenten joder con el dinero.
P.- Y tu novia, porque todos la tenéis, ¿a qué se dedica?
R.- A lo mismo que yo.
P.- Esto de que ambos tengáis las mismas “oportunidades”, ¿no es tentar a la suerte?
R.- La confianza ha de dártela la persona, no su trabajo. Si alguien te da confianza da igual que trabaje de stripper que de panadera…
Joel_eva_entrevista P.- Digamos que las oportunidades que te brinda este oficio no son las del otro…
R.- Evidentemente no. Es diferente, pero si crees en esa persona… Por otro lado, lo que no puedes es malvivir por los celos. Si alguien te quiere, te respetará. Además, quizá por este trabajo, yo con el tema sexual tengo otro punto de vista. Soy más liberal y más comprensivo, máxime sabiendo en lo que consiste mi trabajo, que quieras o no, se trata de seducir a la persona que te contrata.
P.- ¿Y tú sabes dónde parar?
R.- Siempre hay unos límites…
P.- Ese rollo de seducir os hace peligrosos: generáis en los demás un deseo, unas expectativas… Quizá para ti sólo sea trabajo, pero habrá quien se enamore.
R.- Sí que es así. Mientras tú lo enfocas como trabajo, ellos lo ven de otro modo. Y de la forma más diplomática y coherente, intentas escurrir el bulto.
P.- Acabas de decir “ellos”, porque también habrá habido propuestas masculinas…
R.- Sí, claro. Aparte de hacer striptease para mujeres y en salas, también lo hago para gays. Normalmente el hombre es más promiscuo y es más dado a pagar para mantener relaciones. Han sido los que han llegado a ofrecerme sumas más altas. Cuando rechazas a un hombre, te conviertes en un capricho.
Joel_eva P.- En general, los hombres quieren algo hasta que lo consiguen…
R.- Exacto y en ese reto han llegado a ofrecer cantidades altas.
P.- Está claro que te desnudas a menudo y muy bien. Cuando estás con alguien, ¿cómo te gusta que se desnude?
R.- Depende de la situación y del momento. Si estás en plan relajado o chill out, algo suave, carnal, seductor. Si estás en un grupo, con amigos, pues algo más desenfrenado.
P.- Me ahorras preguntarte por el sexo en grupo… ¡No nos privamos de nada!
R.- (risas) A ver, no me dedico a eso todo el día, pero en ocasiones surgen cosas y si estás en el sitio y en el momento, y te apetece, ¿por qué no?
[...].>>

Comentarios

Definitivamente tú que si tienes una buena agenda de tíos nena!

Joeeeeeeeeer!!me acabas de alegrar mi última semana de vacaciones! ;)

Eva, ¿Dónde tienes la otra mano?

Pero bueno, ¿tú de dónde sacas estos tíos?

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef010534d17f8e970c

Listed below are links to weblogs that reference Joel Acosta:

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal