Pagos con tarjeta más baratos

Por: | 22 de julio de 2014

A partir del próximo 1 de septiembre entrará en vigor la nueva normativa relativa a la limitación de las tasas de intercambio en operaciones con tarjeta de crédito o débito, establecida en el Real Decreto-ley 8/2014, del 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. La medida adelanta la aplicación del Reglamento de la Comisión Europea sobre las tasas de intercambio para operaciones de pago basadas en una tarjeta. El objetivo de esta regulación es "incentivar el uso de las tarjetas de pago y dar lugar a una mayor aceptación de las mismas, fomentando la innovación en el sector en esta área, en especial, respecto de los pagos de pequeño importe"

La nueva normativa sólo afecta a los llamados esquemas de cuatro partes (como Visa y Mastercard), por lo que es de esperar que aumente la brecha de uso con los esquemas de tres partes, cuyo principal representante en el ámbito bancario en España es American Express. En la siguiente figura se explica el funcionamiento básico de este tipo de esquemas y del propio concepto de tasa de intercambio (lo que paga el banco adquirente al banco emisor). En definitiva, la expectativa es que la reducción de las tasas de intercambio tendrá un efecto a la baja sobre las tasas de descuento, que es el importe que los bancos adquirentes cobran a los comercios por cada pago con tarjeta.

Flujo de comisiones en un esquema de tarjetas de cuatro partes

CAP5_Figura 1

 Fuente: Informe Tecnocom 2013

Con carácter general, los límites máximos a las tasas de intercambio serán a partir de septiembre el 0,3% del importe de las operaciones a crédito y el 0,2% de las operaciones a débito (con un máximo de 7 céntimos, en el caso de estas últimas). Las transacciones de bajo valor (por debajo de 20 euros) se situarán en 0,2% para crédito y 0,1% para débito. Actualmente el intercambio de operaciones de débito tiene un coste de unos 25 céntimos de euro, mientras que las operaciones de crédito pagan entre 0,6% y 0,71%, según las estadísticas del Banco de España.

De los múltiples conceptos por los que las entidades de crédito perciben comisiones por operaciones no financieras, las comisiones percibidas por la operativa con tarjetas de débito y crédito se engloban en la categoría de “Comisiones percibidas por cobros y pagos”. Esta categoría incluye, además, comisiones por mantenimiento de cuentas a la vista, órdenes de pago, cheques y efectos.

De acuerdo con los datos de Banco de España, las comisiones percibidas por servicios de cobros y pagos ascendieron a unos 4.700 millones de euros en 2013, representando el 35% del total de comisiones no financieras. Si bien todas las categorías de comisiones han registrado descensos desde 2008 por el menor volumen de actividad económica, las comisiones por cobros y pagos son las que más se han reducido, con una descenso acumulado del 25% desde 2008, frente a la caída del 14% del conjunto de comisiones percibidas. Según las estimaciones que hemos realizado en Afi, la aplicación de la nueva normativa tendrá un impacto negativo cercano a los 408 millones de euros en 2015, lo que supondría una reducción adicional de un 9% sobre el importe de 2013.

Sistema bancario español. Composición de las comisiones percibidas en 2013

  Comisiones

 Fuente: Afi, Banco de España

Es de esperar que con esta nueva normativa se produzca una mayor asimetría en los ingresos que reciben los emisores en concepto de tasas de intercambio por operaciones de débito y de crédito (de un reparto del 42%-58% pasaríamos a uno del 35%-65%). En consecuencia, las entidades más dependientes del débito (por ejemplo, aquellas con mayor cuota en cuentas corrientes) se verán más afectadas, mientras que las entidades que han apostado en mayor medida por un modelo de crédito saldrían menos perjudicadas por la nueva normativa.

Por otra parte, se espera que esta medida implique un mayor uso y, sobre todo, una mayor aceptación de los pagos con tarjeta; situación que debería incidir a medio plazo en un mayor crecimiento en el número de transacciones, pero será difícil que compense la caída de la tasa de intercambio. Ante este escenario, las entidades se verán obligadas a tomar medidas para compensar este efecto de caída de sus ingresos por comisiones. Algunas de ellas podrían ser las siguientes:

  • Incrementar las comisiones por mantenimiento.
  • Eliminar las tarjetas gratuitas sin vinculación con la entidad.
  • Realizar recortes en los servicios de valor añadido ligados a los medios de pago (seguros, programas de fidelización...) o empezar a ofrecer tarjetas con un menú de servicios a la carta.
  • Desarrollar acuerdos con comercios para conseguir descuentos y promociones a los titulares de tarjeta, aumentando así su disposición a utilizarla y a pagar por ella.
  • Búsqueda de fuentes alternativas de ingresos, principalmente ligadas a la financiación (revolving, financiación oportunista, etc.).

Mercados alternativos

Por: | 17 de julio de 2014

Transcurridas ya dos semanas desde el estallido del caso Gowex, merece la pena hacer algunas reflexiones en frio, y extraer algunas lecciones, para no caer tampoco en movimientos pendulares, especialmente en cuanto a generalización de comportamientos claramente contrarios a las buenas prácticas de mercado.

La primera reflexión es que fallaron mecanismos de detección de falsedades en las cuentas. Las compañías pueden ir mejor o peor de lo anticipado, y sus precios fluctuar –tanto más cuanto mayor sea el componente de expectativas en su plan de negocio – pero las cuentas deben ser creíbles, sea quien sea el auditor de cuentas (grande o pequeño) y sea cual sea el mercado en el que cotiza la compañía (alternativo, o mercado regular).

Una segunda reflexión nos lleva al papel jugado por Gotham, y a cómo pasó en pocos días de ser villano a héroe, al destapar unas dudas que concluyeron con la confesión de falsedad de cuentas. La actuación de Gotham ha vuelto a abrir el debate sobre las posiciones cortas en Bolsa, en la medida en que dicha firma publicó su demoledor informe tras haber tomado posiciones cortas sobre Gowex, lo cual ha hecho aflorar furibundas críticas, o acusaciones de conflicto de intereses, etc. Yo no veo ninguno, siempre y cuando en los informes publicados por Gotham se dejase constancia de que efectivamente tenía esas posiciones cortas abiertas.

No creo que deba ser  un  problema que alguien analice –invirtiendo tiempo y recursos en ello- una empresa, y tras concluir que tiene buenos fundamentos, invierta en la misma)  y haga públicos sus análisis, eso sí dejando claro que ya se ha posicionado en la compra. Igual de legítimo es el caso contario, que es lo que hace regularmente Gotham: sospecha de algunos valores que puedan estar sobrevalorados; investiga, y si confirma sus sospechas, toma posiciones en corto, y luego publica sus análisis, dejando constancia de que ha tomado esas posiciones. Cuestión distinta sería que no llevase ese reconocimiento de posiciones tomadas.

La tercera reflexión que quiero compartir es la referente al papel de los mercados alternativos de valores. En los días sucesivos al estallido de Gowex se ha producido una auténtica lapidación del MAB, con abandono del mismo por parte de varias compañías, y no pocos anuncios apocalípticos sobre su supervivencia, desde la percepción de que la protección al inversor no estaría suficientemente garantizada en los mismos.

Me parece razonable que aparezca ese tipo de respuestas emocionales a la emergencia de escándalos como el de Gowex, pero no se debe generalizar. En primer lugar porque la historia nos ha enseñado cómo problemas de no credibilidad de cuentas pueden aparecer en empresas consideradas emblemáticas (Enron, Parmalat, Pescanova), cotizadas en mercados considerados fuera de toda duda en cuanto a intensidad reguladora y supervisora. De hecho, la propia Gowex cotizaba no sólo en el MAB, sino también en Alternext, el segmento alternativo de la poderosa NYSE-Euronext, uno de los tres mayores mercados bursátiles del mundo.

Grafico F-9 140717

Respecto al futuro de los mercados alternativos, cabe resaltar que la recientemente aprobada Directiva MIFID 2 (véase nuestra reciente entrada en este blog), precisamente introduce como novedad los denominados Mercados de PYME en Expansión, como una tipología de mercados con “etiqueta” europea. Todos los incluidos en esta tipología deberán cumplir elevados estándares de transparencia y protección al inversor –eso sí, asumiendo éste los riesgos derivados de una inversión que puede oscilar intensamente- al tiempo que se reducirán las cargas administrativas –sobre todo en términos de frecuencia, plazos e intensidad del reporting- para las empresas emisoras de valores.

Esa mayor flexibilidad estará solo disponible para las pyme, consideradas como tal si  tienen un valor de mercado inferior a 200 millones de euros. En todo caso, y en aras de no incorporar una rigidez excesiva en cuanto al denominado “efecto ascensor” –es decir, que una empresa pase del mercado alternativo a su homólogo “de mayores”- se permite que esos mercados SME-GM mantengan cierta proporción de empresas grandes –de más de 200 millones de capitalización- siempre que no supere el 50% de empresas cotizadas, y dando un plazo de entre 2 y 3 años para subsanar ese requisitos cuando el mismo se incumpla.

Se pretende con ello, dotar de un cierto marco de estabilidad a unos mercados en los que la volatilidad de los precios es algo absolutamente consustancial, que no debe traducirse en una excesiva variabilidad del censo de entidades cotizadas. La confianza de los inversores es crucial para el éxito de los mismos, y en última instancia para consolidar un mecanismo de financiación empresarial muy necesitado en Europa, y que no debe verse truncado por casos de malas prácticas, como la que se acaba de generar en España con Gowex.

La educación financiera de nuestros jóvenes

Por: | 10 de julio de 2014

La presentación ayer de la publicación PISA 2012 Results: Students and Money. Financial Literacy Skills for the 21st Century por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la celebración ayer y hoy en Madrid, de forma sincronizada, del Congreso PISA Finanzas para la vida, organizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), son motivos más que suficiente para ocuparnos de la educación financiera en nuestro país, más en concreto de la de nuestros jóvenes.

Es la primera vez que se hace un estudio sobre este tema a escala internacional sobre los jóvenes de 15 años. Ha incluido 18 países o territorios, 13 de ellos de la OCDE, dentro de la evaluación educativa más general que es PISA (Programme for International Student Assessment) de la que no nos ocupamos en este post. Esto quiere decir que no se ha valorado la comprensión de chicas y chicos de los diferentes instrumentos financieros, complejos o no, sino una serie de destrezas para ver en qué medida pueden enfrentarse a situaciones de naturaleza financiera propias de su edad, como, por ejemplo, una cuenta corriente bancaria.

Esto no hace menos relevantes los resultados. Inquirir sobre la educación general que reciben y cómo la asimilan puede poner de manifiesto su capacidad de disponer de conocimientos científicos, técnicos o culturales en el futuro que contribuyan al progreso del país. También cabe decir lo mismo de la educación financiera de los jóvenes. A fin de cuentas, ésta debería ser la primera línea de protección, en este caso de autodefensa, de los consumidores de productos y servicios financieros.

España no sale bien parada, ya que se sitúa por debajo de la media de los países analizados. No deberíamos hacer demasiado hincapié en ello sin embargo, ya que se trata de una encuesta que como tal debe someterse a criterios de significación estadística. Según ellos, nuestro país se sitúa al mismo nivel nada menos que Estados Unidos, Rusia o Francia, así como Croacia o Israel. Nos parece más relevante señalar la distancia que nos aleja de los países más avanzados, en este caso una región de China. Y, si no queremos ir tan lejos, tenemos en segundo lugar a Bélgica, concretamente a su comunidad flamenca.

Gráfico

En efecto, la educación es un proceso en el que importa todo el camino y nuestro país lleva tiempo intentado mejorar su posición con iniciativas tanto públicas como privadas. En el primer caso destacamos el Plan de Educación Financiera fruto de la colaboración entre el Banco de España y la CNMV, que se plasma en el portal  Finanzas para todos. La Fundación Afi colabora con ambas instituciones en la promoción de la educación financiera en nuestro país. Para el segundo resulta suficiente acudir a la Red Española de Educación Financiera, patrocinada por la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

No faltan, pues, iniciativas. Otra cuestión es que sean suficientes a la luz de las posibilidades de progreso que se deprenden de los resultados anteriores. Habrá que ver si en el futuro las evaluaciones de este tipo nos permiten comprobar si somos capaces o no de reducir la distancia que nos aleja de los primeros puestos. En este sentido, conviene resaltar algo que se desprende del propio estudio. Como parece lógico esperar, existe una elevada correlación entre el nivel de educación general, concretamente en lengua y matemáticas, y la educación financiera, pero no en todos los países va siempre en la misma dirección. España es uno de ellos, donde la mayor excelencia en los dos primeros ámbitos se traduce en un menor nivel de educación financiera.

Esta realidad pone de manifiesto, por un lado, que la educación financiera tiene entidad por sí misma y no es reducible, ni sustituible, por otros tipos de educación. Por otro, apunta a que debe tener una adecuada presencia formal en el sistema educativo para que produzca los efectos positivos que se esperan de ella. 

Encrucijada del sistema financiero

Por: | 08 de julio de 2014

Se están operando grandes cambios en la fisonomía del sistema financiero internacional tras la reciente crisis. La publicación hace unos días del informe anual del Banco de Pagos Internacionales[1] es una buena excusa para listar algunos de ellos, de los que, por otra parte, se hace eco en su capítulo VI. En esta entrada los recopilo y ordeno de forma sintética, destacando algunas de las principales evidencias y reflexiones que se realizan en dicho informe:

  1. Los bancos han conseguido reforzar y recomponer finalmente su base de capital. Lo han propiciado las mayores exigencias regulatorias y, más aún, la propia presión de los mercados que asistieron atónitos durante los años iniciales de la crisis a la disolución como azucarillos de los recursos propios de muchas y muy grandes entidades.
  2. El capital de mayor calidad que soporta los balances bancarios es hoy sustancialmente superior al de entonces y proviene fundamentalmente de la retención de beneficios de las entidades. No tanto en las entidades europeas, cuya capacidad de generación de márgenes está siendo singularmente reducida, al operar todavía en un entorno económico deprimido. 20140708 DM Encrucijada sistema financiero_grafico ratio solvencia                                                                                                                                                                            
  3. También ha contribuido al aumento de sus coeficientes de solvencia la reducción de los activos ponderados por riesgo (de su denominador), en un proceso de reingeniería por parte de las entidades (al menos parcialmente) al que deberían prestar mas atención los supervisores.
  4. No obstante, en algunas zonas (Europa de nuevo) la reducción del mencionado denominador está determinada también por una reducción de los balances bancarios y/o una recomposición de los mismos. En efecto, el volumen de préstamos bancarios no ha dejado de caer en Europa, dejando hueco por otra parte para el aumento de las carteras de deuda soberana. Por el contrario, los préstamos bancarios en Estados Unidos mantienen un crecimiento robusto desde hace ya dos o tres años.
  5. Este fenómeno es paralelo a la senda divergente que mantienen las ratios de préstamos morosos a uno y otro lado del Atlántico. En Estados Unidos caen con claridad en los últimos años, mientras en Europa sólo recientemente estamos asistiendo a un punto de inflexión.
  6. Por supuesto, 4 y 5 están relacionados con el muy diferente enfoque y diligencia con los que se ha afrontado la crisis económica así como la limpieza y reestructuración de los balances bancarios.
  7. La relación precio/valor contable de los bancos sigue siendo baja en términos históricos a pesar de su recuperación hasta niveles en torno a la unidad (por debajo aún los europeos). Los factores que lo explican son fundamentalmente los todavía reducidos niveles de rentabilidad de los activos bancarios y las dudas que en algunos casos aún subsisten sobre su calidad (especialmente en Europa, que esperemos despeje el ejercicio pilotado por la Autoridad Bancaria Europea y el BCE en su ámbito de actuación).
  8. Una tendencia muy destacada, y que no siendo novedosa no ha dejado de acentuarse durante los años de crisis, es el ascenso del sector de la gestión de activos (grandes fondos de una u otra naturaleza). Tanto más cuanto que los bancos se han retirado de algunas líneas de negocio y actividades en los mercados de capitales. Se está produciendo además una concentración creciente en pocos actores. Dado que son responsables de la inversión de grandes carteras  su papel es cada vez más relevante en la determinación de los costes de financiación de los gobiernos, empresas y hogares. Esa sustitución de algunas funciones, mas localizadas antes dentro del propio sistema bancario, requieren desde luego una atención mas especial (su regulación y supervisión) pensando en clave de estabilidad del sistema financiero internacional.
  9.  El crédito bancario a empresas está menguando en favor de la financiación basada en mercados, sobre todo en los países avanzados y, dentro de estos, en los europeos. Estos ha sido más proclives históricamente a la financiación intermediada a través del sistema bancario (el caso español es probablemente el más paradigmático). Están siendo factores determinantes el propio afianzamiento del sector de gestión de activos señalado en 8, pero no menos el hecho de que la banca haya reducido su ventaja relativa en cuanto a costes de financiación. De hecho, estos llegan a ser incluso superiores a los que soportan los propios prestatarios corporativos con acceso directo a los mercados. El que la brecha entre las calificaciones crediticias medias de la banca se haya reducido (si no invertido) frente a las empresas no bancarias, no es sino otra expresión de este mismo fenómeno que probablemente esté para quedarse.
  10. La atención que merece en el informe el negocio asegurador como  tercer gran subsector de las entidades financieras es menor en términos relativos. Probablemente porque, con algunas notables excepciones, las compañías aseguradoras han navegado mejor en el temporal al disponer de más amplios colchones de capital. Dicho esto, se destaca con razón el reto y el riesgo que, especialmente en el negocio de vida, supone un horizonte de tipos de interés tan bajos como los que se han consolidado en el largo plazo.   

No son desde luego todas, pero sí algunas de las grandes tendencias sobre las que está configurándose un renovado sistema financiero internacional.



[1] Organización internacional singular bien conocida, radicada en Basilea, que fomenta la cooperación financiera y monetaria internacional y sirve de banco para los bancos centrales.

 

Desapalancamiento sin crecimiento

Por: | 01 de julio de 2014

No por manida deja de tener virtualidad la frase que afirma que sin crecimiento no se pueden pagar las deudas; de ahí la permanente insistencia en que un país tan endeudado como el nuestro necesita el crecimiento con mayor intensidad que otros. En varias ocasiones nos hemos hecho eco de esa necesidad, como puede verse en  entradas anteriores de este blog

En un contexto semejante no queremos dejar pasar la oportunidad de destacar el análisis que el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) en su recientemente publicado informe anual  realiza del proceso de desapalancamiento llevado a cabo en tres países que, según la terminología del propio BIS, han sufrido recesiones de balance: Estados Unidos, el Reino Unido y España.

Los tres países alcanzaron en los primeros años de la crisis niveles de endeudamiento privado (empresas y familias) extraordinariamente elevados, del 175% sobre el PIB en Estados Unidos, 205% en Reino Unido, y 230% en España. Desde entonces los tres países han visto reducir ese endeudamiento en aproximadamente 20 puntos porcentuales, lo que permite al BIS enfatizar que nuestro país necesita niveles adicionales de desapalancamiento privado.

Pero más allá del nivel absoluto, y de la sostenibilidad del mismo, quiero recalcar en esta ocasión la diferente dinámica con la que en los tres países se ha producido una reducción aparentemente similar en términos de PIB (20%). Para ello utilizaremos el gráfico adjunto, tomado directamente del mencionado informe anual del BIS.

GraficoF-9 1Julio2014

Destaca en primer lugar la diferente rapidez con la que se inició el proceso. Mientras en Estados Unidos el endeudamiento privado alcanzaba su techo a mediados de 2009 y de inmediato iniciaba su corrección, en el Reino Unido se mantenía estable antes de descender  un año más tarde. En el caso español, el endeudamiento incluso continuaba su ascenso durante todo 2009 y buena parte de 2010, antes de  iniciar su corrección.

Pero sobre todo cabe destacar la aportación de los dos componentes (deuda nominal y PIB) de la ratio de endeudamiento privado, en cada uno de los tres países. En el caso de Estados Unidos toda la corrección del ratio de endeudamiento se debe al crecimiento del PIB; de hecho en más del 100%, en la medida en que la deuda nominal ha continuado aumentando. Podemos identificar un perfil similar, si bien más moderado, en el Reino Unido. El crecimiento nominal del PIB ha contribuido extraordinariamente a reducir el nivel de endeudamiento, al tiempo que la deuda nominal registraba una variación acumulada de signo positivo, aunque  en una magnitud muy inferior a la observada en Estados Unidos.

El caso español es radicalmente diferente. La evolución del PIB nominal ha sido negativa, en acumulado desde 2009, contribuyendo a incrementar el ratio de endeudamiento “ceteris paribus”, de tal manera que la reducción de este ratio ha debido descansar íntegramente –de hecho en más que ese 20% sobre el PIB anteriormente mencionado-  en una reducción del nominal de la deuda. Una reducción de ese calibre, en un país cuyo multiplicador de deuda por unidad de crédito venía siendo muy superior al de los otros dos mencionados, sin duda ha tenido un efecto realimentador mucho más dañino. Sobre todo en un contexto en el que, como el propio BIS reconoce entre líneas, la política monetaria ha sido mucho más acomodaticia en esos dos países, haciendo mucho más digerible el necesario proceso de desapalancamiento privado.

Finanzas a las 9

Sobre el blog

Los profesionales de Afi ofrecen un punto de vista singular sobre la actualidad del sistema financiero. En cada publicación se aborda el análisis de cuestiones ligadas al proceso de transformación del sector, a las novedades regulatorias, a la relación con la tecnología o al repaso de los fundamentos teóricos que explican las bondades de un sistema financiero sólido.

Sobre los autores

Afi

Afi es, desde 1987, una empresa líder en consultoría económica y financiera independiente. El rigor técnico, la innovación y la orientación al cliente son las bases de nuestra diferenciación y nos han permitido ofrecer desde 1994 formación financiera especializada a través de Afi Escuela de Finanzas.

Emilio Ontiveros es Presidente de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y Catedrático de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma de Madrid. @ontiverosemilio.

Ángel Berges es Consejero Delegado de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y Catedrático de Economía Financiera de la Universidad Autónoma de Madrid.

Daniel Manzano es Socio y Director General de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @dmanzanoster.

Álvaro Martín Enríquez es Socio del área de Innovación y Desarrollo Internacional de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @alvarojme.

Esteban Sánchez Pajares es Socio del área de Banca y Seguros de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @est_snchez.

Francisco José Valero es Socio del área de Estudios de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Autónoma de Madrid.

Enrique Sánchez del Villar es Director Asociado del área de Banca y Seguros de Analistas Financieros Internacionales (Afi)

TWITTER

Afi Escuela de Finanzas

TWITTER

Afi Corporativo

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal