Finanzas a las 9

Sobre el blog

Los profesionales de Afi ofrecen un punto de vista singular sobre la actualidad del sistema financiero. En cada publicación se aborda el análisis de cuestiones ligadas al proceso de transformación del sector, a las novedades regulatorias, a la relación con la tecnología o al repaso de los fundamentos teóricos que explican las bondades de un sistema financiero sólido.

Sobre los autores

Afi

Afi es, desde 1987, una empresa líder en consultoría y formación independiente en economía, finanzas y tecnología. El rigor técnico, la innovación y la orientación al cliente son las bases de nuestra diferenciación y nos han permitido ofrecer desde 1994 formación financiera especializada a través de Afi Escuela de Finanzas.

Emilio Ontiveros es Presidente de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y de Afi Escuela de Finanzas, además de Catedrático de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma de Madrid. @ontiverosemilio.

Ángel Berges es Vicepresidente de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y Catedrático de Economía Financiera de la Universidad Autónoma de Madrid. @AbergesAngel.

Daniel Manzano. Socio de Afi. Presidente de Afi Inversiones Financieras Globales EAFI y de Afi Consultores de las Administraciones Públicas. @dmanzano_afi.

Esteban Sánchez Pajares es Socio del área de Banca y Seguros de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @est_snchez.

Francisco José Valero es Socio del área de Estudios de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Autónoma de Madrid.

Daniel Fuentes Castro es responsable de análisis macro de Analistas Financieros Internacionales (Afi)@dfuentescastro

Ricardo Pedraz es consultor de área de Finanzas Públicas de Analistas Financieros Internacionales (Afi) @RicardoPedraz.

TWITTER

Afi Escuela de Finanzas

TWITTER

Afi Corporativo

Sin mercado único al por menor

Por: | 17 de diciembre de 2015

La Comisión Europea (CE) acaba de publicar un Libro Verde sobre los servicios financieros al por menor, COM (2015) 630*, que tiene como subtítulo Mejores productos, más posibilidades de elección y mayores oportunidades para consumidores y empresas. Inicialmente mencionado en el plan de acción de la Unión del Mercado de Capitales (UMC), ha adquirido una relevancia y una web  propias.

El libro incorpora a lo largo de su texto una consulta pública sobre 33 cuestiones que pueden responderse en la web mencionada, así como un conjunto de pequeños casos que muestran que el mercado único europeo no funciona apenas para esos servicios financieros.

Las cifras son incuestionables. En los ámbitos de banca y seguros, menos del 3% de los consumidores europeos adquieren servicios financieros procedentes de otro Estado miembro, porcentaje que sube hasta el 5% en el crédito al consumo, pero baja hasta el 1% si consideramos los préstamos transfronterizos dentro del área euro.

Son datos poco consistentes con un mercado único, sobre todo si tenemos en cuenta que un 35% de los ciudadanos europeos viven en regiones fronterizas con otros Estados miembros, a los que podrían acudir con relativa facilidad, o que 13,6 millones de europeos viven en un Estado miembro diferente del que son originarios, lo que apunta a dificultades en la portabilidad de determinados servicios financieros.

Incluso el test con el que tradicionalmente se han valorado los efectos beneficiosos del mercado único, una mayor igualdad de los precios de los bienes y servicios en los diferentes países, deja bastante que desear, a tenor de los gráficos siguientes:

Gráfico 1

 

Gráfico 2

 

Gráfico 3

 

Gráfico 4

 

Fuente: Comisión Europea

 

En este contexto, la CE analiza los obstáculos existentes, incluyendo los procedentes de la regulación, sea de la Unión Europea o de sus Estados miembros, y pregunta a los interesados su opinión sobre posibles soluciones a los problemas detectados. La consulta, abierta hasta el próximo 18 de marzo, no tiene, en principio, ninguna repercusión normativa inmediata, pero la CE anuncia un plan de acción sobre servicios financieros al por menor para el verano de 2016.

No es un tema nuevo. La CE publicó en el año 2007 un libro verde similar, COM(2007) 226, pero completa otras iniciativas recientes de dicha institución no sólo específicamente financieras, como la UMC, sino también del desarrollo del mercado único en general, COM(2015) 550, y, particularmente, del mercado único digital, COM(2015) 192. De hecho, la CE contempla este último como una vía para superar algunos de los problemas detectados, si bien reconoce que no puede aumentar la exclusión financiera, por aquellas personas que, por edad o educación, no conocen bien las tecnologías digitales.

Creemos que la iniciativa de la CE es oportuna, pero, como el propio Libro Verde reconoce, los destinatarios de los servicios financieros al por menor y estos mismos servicios poseen características que dificultan, si no impiden, que los veamos presentes de forma muy significativa a un nivel transfronterizo. Este no suele considerar las transacciones que se efectúan con presencia directa en el país de destino, sea en forma de filial o sucursal, aunque este no es el tema que nos ocupa.

 

* Un Libro Verde tiene por objetivo estimular una reflexión a nivel europeo sobre un tema concreto. En él se invita a las partes interesadas a participar en un proceso de consulta y debate sobre las propuestas que presenta.

Banca transfronteriza

Por: | 09 de diciembre de 2015

Por si no fuera suficiente con la adversa respuesta de los mercados a la que consideran insuficiente actuación del Banco Central Europeo (BCE) en su Consejo de Gobierno de la pasada semana, el Banco de Pagos Internacionales (BPI, más conocido por sus siglas en inglés, BIS, Bank for International Settlements) no dejaba pasar una nueva oportunidad de criticar lo que ellos denominan una política monetaria insostenible y alimentadora de una potencial inestabilidad en los mercados financieros internacionales, pese a que en los últimos meses los mismos hayan asistido a lo que el BIS denomina una “calma chicha”.

Esa advertencia del BIS, que no es nueva, se producía en el marco de la presentación de su último informe trimestral, en el que se recoge una abundante y rica información sobre flujos bancarios transfronterizos. Siendo así  me parece mucho más útil desgranar algo de esa rica información, que comentar una vez más esa advertencia sobre política monetaria que no aporta nada nuevo al discurso del BIS.

Lo primero que cabe destacar es que la actividad bancaria transfronteriza ha registrado un notable retroceso desde 2011 hasta la actualidad. Como puede comprobarse en el gráfico adjunto, el total de obligaciones de pago en el mundo, frente a acreedores extranjeros, ha pasado de unos 31 billones de dólares en 2001 a unos 26 billones a mitad de 2015, es decir un 15% de retroceso.

151209_graficoA

Si tenemos en cuento que el total de endeudamiento no ha dejado de crecer en el mundo en dicho periodo (sobre todo por los países emergentes), ello quiere decir que se ha producido un claro efecto de repliegue, en el que la actividad bancaria doméstica ha ganado peso frente a la actividad bancaria transfronteriza. Efectivamente  esto se pone de manifiesto en el gráfico siguiente en el que se recoge la evolución del saldo vivo de crédito, y su variación anual, tanto para el global mundial como el detalle para EEUU, eurozona, y tres diferentes bloque de países emergentes (Latinoamérica, Asia, y Europa del Este). En cada uno de ellos, a su vez, se diferencia entre crédito obtenido de entidades locales frente a los préstamos transfronterizos.

Puede comprobarse cómo, en la mayoría de áreas, y desde luego en el agregado mundial, el crédito local no ha dejado de crecer, al tiempo que el transfronterizo ha registrado descensos de forma prácticamente recurrente.

151209_graficoB

A ese generalizado proceso de repliegue bancario hacia sus mercados tradicionales, probablemente no ha sido ajena una dinámica de re-regulación –consumos de capital, pero también exigencias de separación de actividades (ring fencing) – especialmente punitiva con las actividades de banca transfronteriza.

Un último apunte es que dicha actividad sigue siendo claramente liderada por el dólar como moneda de denominación, con casi un 50% sobre el total, habiéndose incrementado su presencia en los dos últimos años en detrimento del euro, como puede comprobarse en el primero de los gráficos. Sin duda alguna ha jugado en esa dirección la depreciación del euro, que ha hecho reducirse el contravalor en dólares de las deudas asumidas en euros.

Hacia una garantía de depósitos europea

Por: | 03 de diciembre de 2015

La semana pasada la Comisión Europea (CE) propuso completar la unión bancaria (UB) con un tercer pilar, un fondo de garantía de depósitos europeo (FGDE o EDIS, por sus siglas en inglés, European Deposit Insurance Scheme*), para cuya implantación propone modificar el reglamento que regula el segundo de los pilares, el mecanismo único de resolución (MUR), COM (2015) 586.

La propuesta es coherente con el objetivo de la UB: romper el círculo vicioso, o bucle diabólico, entre riesgos soberanos y riesgos bancarios, que ha hecho especialmente daño a los países periféricos, entre ellos España. Aunque ahora las aguas están más calmadas, más vale prevenir que curar. Por eso, la CE ha emitido simultáneamente una comunicación, sin trascendencia normativa inmediata, COM (2015) 587, con vistas a debilitar aún más ese círculo o bucle y, en general, reducir los riesgos del sistema financiero. En este post nos centramos en el FGDE.

El FGDE implica un proceso de mutualización de la garantía de depósitos dentro de la UB. Este tipo de procesos se ven con recelo por los Estados en teoría pagadores, por lo que supone de potencial de transferencia de fondos hacia los Estados receptores. De ahí que la CE, a la vista de la experiencia del MUR, haya propuesto una mutualización progresiva en tres fases y sujeta a condiciones estrictas.

Como se observa en el gráfico siguiente, la primera etapa, hasta 2020, sigue un planteamiento de reaseguro, de modo que el FGDE sólo financiará a los FGD nacionales, en todo caso hasta un límite, cuando esté justificado, en particular cuando hayan agotado sus propios recursos y siempre que cumplan la normativa de la Unión Europea (UE) en este terreno.

En la segunda etapa, hasta 2024, el planteamiento pasa a ser de coaseguro, también con límites y salvaguardias, donde el FGDE asumirá progresivamente una mayor parte de la garantía, desde un 20% inicial hasta el 100% final.

En la tercera y última etapa, a partir de 2024, coincidiendo con la plena mutualización del Fondo Único de Resolución (FUR), el FGDE asegurará al 100% los depósitos dentro de la UB.

Este proceso no significa que se altere el nivel actual de la garantía de los depósitos, que en principio seguirá siendo de 100.000€ por persona y entidad, pero sí que dichos depósitos estarán mucho más garantizados, al serlo por fondos de ámbito europeo y no exclusivamente nacionales. Si para el FUR, su importe previsto asciende a 55.000 millones de euros, para el FGDE serían de 44.000 millones.

 

Figura 1

Una característica importante del FGDE es que se financiará, como sus equivalentes nacionales, con las aportaciones de las entidades bancarias, pero será neutral respecto a estas, ya que sus aportaciones al FGDE se deducirán de las que tengan que hacer a los FGD nacionales, tal y como se observa en el gráfico siguiente.

Figura 2

En nuestra opinión, el planteamiento que ha hecho la CE es necesario y debe considerarse positivo para el éxito de la UB. Sin embargo, a la vista de la experiencia del MUR, no podemos dar por garantizado que los colegisladores (Parlamento y Consejo de la UE) lo aprueben en las líneas fundamentales propuestas.

 

Por otro lado, el ámbito de los FGD en la UE no está siendo muy favorecido por algunos de los Estados miembros. A 30 de noviembre, la Directiva 2014/49/UE que los regula, aún no ha sido ratificada del todo por 13 de ellos. Esa misma directiva tuvo una gestación un tanto larga, propuesta por la CE en julio de 2010, no vio la luz hasta junio de 2014.

 

* Aunque la normativa de la UE habla de esquemas, porque no tiene que ser necesariamente un fondo, empleamos aquí la terminología española, que nos es más familiar.

 

Más transparencia bancaria europea (*)

Por: | 01 de diciembre de 2015

(*) En colaboración con Itziar Sola, Analista de Banca en Afi 

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) no ha olvidado su compromiso de reforzar el tercer pilar del Acuerdo de Capital de Basilea, la disciplina de mercado, basada en una mayor transparencia del sector. La semana pasada publicaba precisamente su segundo ejercicio de transparencia, con información de junio de 2015, con la intención de aumentar el nivel de comprensión de la banca europea. Este valioso ejercicio permite comparar tanto el posicionamiento individual de entidades como el posicionamiento de los sectores bancarios por países a través de numerosos indicadores homogéneos. Supone, en efecto, un avance importante con respecto al anterior (diciembre 2013) por varios motivos:

  • Mayor cobertura de entidades: 105 grupos bancarios de 21 países de la Unión Europea (UE) y Noruega, cuyos activos suman 30 billones de euros (67% del total de activos bancarios de la UE), mientras que en 2013 la muestra era de 64 entidades.
  • Información: por primera vez se basa en información de supervisión remitida a la EBA, reduciendo así la carga para las entidades y asegurando una mayor armonización.
  • Indicadores: reporta, por primera vez, información de las cuentas de resultados y de los coeficientes de apalancamiento y calidad de activos (morosidad y cobertura), además de los indicadores típicos de solvencia, exposición soberana, riesgo de crédito y riesgo de mercado.
  • Herramienta interactiva: la EBA ha puesto a disposición pública una herramienta fácil de manejar y de comprender, que complementa los ficheros de la base de datos.

                Muestra de las entidades sujetas al ejercicio de transparencia de 2015

Fuente: EBA, Informe final del ejercicio de transparencia.

  20151130 Más transparencia bancaria europea_1

 Antes de evaluar el posicionamiento agregado de la banca española en comparación con otros sistemas bancarios europeos es preciso señalar que el mencionado ejercicio se ha realizado a nivel consolidado, es decir, se incluyen los activos por negocio fuera de España de las entidades con presencia internacional, lo que explica que las catorce entidades españolas analizadas representen el 90% del total de activos de la banca española. Es importante tener esto en cuenta para entender los niveles de algunas de estas ratios al compararlos con los que se definirían si se analizase sólo el negocio bancario desarrollado en España.

Como ponen de manifiesto los gráficos siguientes, en agregado, la banca española se sitúa por encima de la media europea en la ratio de apalancamiento, esto es, tiene más capital en relación a sus activos totales. Sin embargo, su elevada densidad de activos ponderados por riesgo (denominador de las ratios de solvencia) le lleva a registrar uno de los niveles más reducidos de solvencia, independientemente de que se aplique el calendario transitorio (phased-in) o no (fully loaded) contemplado en el nuevo marco de solvencia de Basilea III.

Ratio de apalancamiento (jun-15)

CET1 phased-in (jun-15)

Fuente: Afi, EBA.

Fuente: Afi, EBA.

20151130 Más transparencia bancaria europea_2

  

20151130 Más transparencia bancaria europea_3

 Respecto a la calidad de activos, las entidades españolas mantienen una ratio de morosidad superior (7,1% frente al 5,6% de la UE), aunque con una cobertura mayor debido a los elevados saneamientos realizados durante la reciente crisis. Por su parte, el indicador de exposición soberana sobre activos de la banca española se encuentra, en media, por encima del europeo (11,8% frente a 9,7%).

Ratio de morosidad (jun-15)

Ratio de cobertura (jun-15)

Fuente: Afi, EBA.

Fuente: Afi, EBA.

20151130 Más transparencia bancaria europea_4
 
20151130 Más transparencia bancaria europea_5

 Los indicadores de la cuenta de resultados reflejan una mejor posición relativa de la banca española frente a la europea. Los fuertes ajustes de capacidad realizados en los últimos años, muy superiores a los observados en otros países de nuestro entorno, hacen que la ratio de eficiencia de la banca española, a junio de 2015, sea de las más bajas de la UE (47,3% frente al 59,2% de la media de la UE). Este nivel de eficiencia y la normalización del coste del riesgo ayudan a que la rentabilidad media de la banca española, medida sobre el capital regulatorio, se sitúe precisamente por encima de la media europea.

Ratio de eficiencia (jun-15)

Ratio de rentabilidad sobre capital regulatorio (jun-15)

Fuente: Afi, EBA.

Fuente: Afi, EBA.

20151130 Más transparencia bancaria europea_6 20151130 Más transparencia bancaria europea_7

 Por tanto, al hilo de este ejercicio podemos concluir que, en media, la banca española se encuentra mejor posicionada en comparación con la banca europea en términos de apalancamiento, cobertura de activos deteriorados, eficiencia y rentabilidad. Sin embargo, los niveles de morosidad y los de solvencia siguen definiendo una peor situación comparativa. No conviene olvidar, en cualquier caso, que si el foco se pusiese exclusivamente en los negocios en España (no en el consolidado) la fotografía “no sería tan favorable”.

Volviendo al inicio de este post, la EBA ha anunciado explícitamente que este tipo de ejercicios se llevarán a cabo los años en los que no se realice un ejercicio de estrés. Se nos ocurre, que puestos ya a fortalecer el tercer pilar de Basilea, sería aconsejable que todos los agentes económicos dispusieran de información estandarizada y comprensible, entidad a entidad, con frecuencia, al menos, semestral. No debe ser tan complicado cuando el BCE publica los agregados por países y los supervisores bancarios de otras economías no tan desarrolladas como las europeas dan información no solo con nombres y apellidos sino también con mayor periodicidad.

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal