Finanzas públicas: la luz al final del túnel

Por: | 07 de abril de 2017

En los últimos días hemos conocido los registros de déficit y deuda pública de 2016, así como el cuadro macro que acompaña al Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado 2017 (PGE 2017). El déficit total de las administraciones públicas españolas cerró el año pasado en el -4,3% del PIB, tres décimas mejor que el objetivo comprometido con Bruselas en relación al Procedimiento de Déficit Excesivo (PDE). Asimismo, la ratio de deuda se mantiene estable bajo la frontera del 100% del PIB.

Por sectores, la Administración Central redujo su déficit en cuantía equivalente a una décima de PIB, frente a las cuatro décimas comprometidas. Las Comunidades Autónomas, por su parte, redujeron su déficit nueve décimas, a tan sólo una de su objetivo. El déficit de la Seguridad Social mejoró en una décima lo previsto, pero muy lejos de amortiguar el deterioro inercial que viene experimentando en los últimos años (-1% en 2014, -1,2% en 2015 y -1,6% en 2016).

La aportación de las Corporaciones Locales, equivalente a 0,6 puntos de PIB, compensó los desequilibrios de las demás administraciones públicas. En este sentido, los ayuntamientos de menor tamaño parecen haber contribuido de manera determinante al buen resultado del sector público en su conjunto.

Tabla 1. Saldo presupuestario de las CCLL (millones de euros)

Tabla1

Fuente: MINHAFP

El desigual reparto del esfuerzo fiscal entre los distintos sectores de las administraciones públicas es un elemento a tener en cuenta a la hora de evaluar la factibilidad del objetivo de déficit en 2017. Asumiendo las hipótesis recogidas en el cuadro macro del Gobierno que acompaña al PGE 2017, se infiere que si las CCLL aportasen un superávit del 0,5% PIB (como viene siendo la media de los últimos años), las CCAA cumpliesen con su objetivo del -0,6% y la Seguridad Social consiguiese detener el deterioro inercial de su déficit (lo que significaría consolidarlo en el actual -1,6% del PIB), bastaría con que la Administración Central situase su déficit en el -1,5% del PIB para que el total de las AAPP no superase el límite del 3,1% comprometido con Bruselas.

Distintos factores determinarán el cumplimiento de este objetivo:

  • Factores favorables al cumplimiento. Haber cerrado 2016 con un déficit del 4,3% supone una mejora en el punto de partida de cara al ajuste fiscal de 2017. Además, la inflación esperada para el conjunto del año, junto con la dilución del efecto base de la reforma fiscal de 2015, contribuirá a un incremento notable de los ingresos. Asimismo, el incremento de precios también tendrá un impacto directo en las ratios de endeudamiento vía denominador. En concreto, pese a la desaceleración del crecimiento (el cuadro macro que acompaña a los PGE 2017 apunta a un 2,5%, frente al 3,2% de 2016), el aumento del PIB nominal esperado por el Gobierno se sitúa en el 4,1%.
  • Factores desfavorables al cumplimiento. A diferencia de 2016, cuando el esfuerzo fiscal a realizar fue de 0,5 puntos porcentuales de PIB, en 2017 será necesario ajustar 1,2 puntos Por otra parte, aunque las cuentas de la Seguridad Social en el arranque del año no apuntan a un agravamiento del déficit, tampoco ofrecen señales de una inversión de la tendencia.

En todo caso, el elemento determinante para el cumplimiento del objetivo de déficit público es la evolución de la recaudación. Las estimaciones de ingresos contempladas en el PGE 2017 suponen un incremento del 7,9%, que situaría la elasticidad de los ingresos con respecto al crecimiento nominal en el 1,9%, un valor notablemente por encima del promedio histórico. El riesgo reside en que una sensibilidad de los ingresos al ciclo económico menor de la estimada podría suponer una desviación del objetivo de déficit. Así por ejemplo, que los ingresos crecieran el 6% (lo que resultaría en una elasticidad del 1,5%) podría suponer un riesgo de desviación de hasta tres décimas en el objetivo de déficit. Aunque la fortaleza del ciclo acompaña, prestemos atención a la evolución de la recaudación de las principales figuras impositivas en los próximos meses.

Tabla 2. Evolución del déficit de las AAPP 2011 – 2019 (objetivos PDE)

Tabla2

Fuente: MINHAFP

En cuanto a la deuda, que cerró 2016 en un nivel equivalente al 99,4% del PIB, conviene recordar que su estabilización viene explicada principalmente por el fuerte crecimiento de la economía española y por el entorno favorable de tipos, y no tanto por la evolución del stock de deuda en sí mismo. En este sentido, el todavía elevado déficit primario (exento de la carga de intereses), equivalente a 1,5% PIB, debe servirnos para recordar que el ajuste fiscal de las administraciones públicas todavía no se ha completado.

Tengamos en cuenta que, para salir del brazo correctivo del PDE, no sólo es necesario conducir la ratio de déficit por debajo del 3% (algo que, incluso en el caso de desviación con respecto al objetivo de este año, parece asegurado en 2018) sino dar muestras de que la ratio de deuda se reduce al ritmo promedio de dos puntos porcentuales cada año. La economía española todavía no reúne ambas condiciones y, si se cumplen las previsiones de la Comisión Europea, el año próximo España será el único Estado miembro de la UE que permanezca bajo el brazo correctivo del PDE. Todavía falta un esfuerzo, pero ya se ve la luz al final del túnel.

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Finanzas a las 9

Sobre el blog

Los profesionales de Afi ofrecen un punto de vista singular sobre la actualidad del sistema financiero. En cada publicación se aborda el análisis de cuestiones ligadas al proceso de transformación del sector, a las novedades regulatorias, a la relación con la tecnología o al repaso de los fundamentos teóricos que explican las bondades de un sistema financiero sólido.

Sobre los autores

Afi

Afi es, desde 1987, una empresa líder en consultoría y formación independiente en economía, finanzas y tecnología. El rigor técnico, la innovación y la orientación al cliente son las bases de nuestra diferenciación y nos han permitido ofrecer desde 1994 formación financiera especializada a través de Afi Escuela de Finanzas.

Emilio Ontiveros es Presidente de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y de Afi Escuela de Finanzas, además de Catedrático de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma de Madrid. @ontiverosemilio.

Ángel Berges es Vicepresidente de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y Catedrático de Economía Financiera de la Universidad Autónoma de Madrid. @AbergesAngel.

Daniel Manzano. Socio de Afi. Presidente de Afi Inversiones Financieras Globales EAFI y de Afi Consultores de las Administraciones Públicas. @dmanzano_afi.

Esteban Sánchez Pajares es Socio del área de Banca y Seguros de Analistas Financieros Internacionales (Afi). @est_snchez.

Francisco José Valero es Socio del área de Estudios de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Autónoma de Madrid.

Daniel Fuentes Castro es responsable de análisis macro de Analistas Financieros Internacionales (Afi)@dfuentescastro

Ricardo Pedraz es consultor de área de Finanzas Públicas de Analistas Financieros Internacionales (Afi) @RicardoPedraz.

TWITTER

Afi Escuela de Finanzas

TWITTER

Afi Corporativo

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal