Fórmulas que mueven el mundo

Blog de Javier Sampedro

Sobre el blog

El mundo lo mueven las fórmulas y las metáforas, pero las fórmulas son las metáforas por antonomasia. Una ecuación es una pauta oculta en la naturaleza. Las cosas ya eran así, al parecer, pero nadie se había enterado hasta que llegó el tipo de la fórmula. Por ejemplo, v=e/t. La velocidad (v) es el espacio (e) partido por el tiempo (t). Si la velocidad de la luz (c) es una constante, lo que tal vez explique su nombre (c), el espacio (e) y el tiempo (t) no pueden serlo. Haciendo un par de cuentas, de ahí se llega a E=mc2 en dos semanas. Ésa es la fórmula que transformó el Big Bang en ese cielo nocturno que se ve ahí fuera, y la que lleva 14.000 millones de años alimentando el cosmos de energía, si es que eso tiene algún mérito. Imagínense la factura. La fórmula es la metáfora por antonomasia: F=ma. Como queríamos demostrar .

Categorías

El autor

Javier Sampedro nació en Madrid en 1960. Entre 1983 y 1993 se dedicó profesionalmente a la investigación genética, primero en Madrid y después en Cambridge. Desde 1995 es redactor de El País, donde actualmente escribe sobre sanidad, ciencia y tecnología. Asegura ser un dibujante con aptitudes (y sin paciencia) y un guitarrista de jazz solvente (aunque sin audiencia), pero ninguna de las dos cosas ha podido ser contrastada.

agosto 2007

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Suscríbase a este sitio

¿Qué es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« La caverna | Inicio | El papiro Rhind »

09 agosto, 2007 - 11:23

Esto no es una palabra

El reverendo Edward Foster tuvo una súbita inspiración en los primeros días de 1904. "¿Por qué no son las palabras como las pinturas?", se preguntó. "Una palabra desconocida, al igual que un cuadro nunca visto, revelaría así gran parte de su significado". Foster se sobrecogió ante las implicaciones de su idea. Qué inmenso lastre arrastraba la humanidad con esos vocabularios construidos sin método ni sentido alguno. Un buen lenguaje, se dijo, debía construirse de modo científico para que resultara autoevidente.

Tras descartar que hubiera nacido "hombre con un cerebro de mayor potencia intelectual que el de Aristóteles", Foster dispuso que las palabras de Ro pudieran empezarar con 10 letras, pues ésas eran las categorías -sustancia, tiempo, posesión- que le salieron al griego de la potencia. La segunda letra es vocal y por tanto subdivide cada categoría aristotélica en cinco subcategorías. Por ejemplo, de la "t" brotan ta (tiempo), te (lapso), ti (instante), to (reposo) y tu (rato). Los pronombres empiezan por "a", las preposiciones por "i" o por "o", según vayan a favor o en contra de la siguiente letra, si acaba en "o" debe ser un nombre abstracto, en fin.

Foster siempre reconoció a su mujer un talento lingüístico muy superior al suyo, con la debida distancia al poderío estagirita, así que la persuadió de algún modo para que se largara ella sola un diccionario de 16.000 palabras Ro-inglés / inglés-Ro: la gramática fundida con la lógica en la primera lengua del futuro. Vean un ejemplo: rojo "bofoc", naranja "bofod" y amarillo "bofof", todos de "bofo" (color). Qué sensación de armonía. Y justo entonces apareció Edwin Hubble.

El problema no era realmente que el cosmos se llamara "Na" ("lo inamovible"). El problema es que se generaba desde Na. Así, el Sol era el "Lolai-Na", o "el que sólo se mueve sobre lo inamovible". El nombre de la Luna (Galaina) se debía a lo lejos que quedaba su dinámica de lo inamovible. Y de "Lolai-Na y Galaina" -día y noche, luz y sombra, juicio y arrebato- brotaba en orden jerárquico el nomenclátor de cuanta cosa contempló el estagirita. Ro, amigos, se había deshecho en fonemas en un mero instante ("ti").

Sí, el último párrafo era una parábola. La versión de no-ficción es casi peor: "He dedicado 24 años a esta labor", escribió el reverendo en la edad tardía. "Si no he conseguido construir un lenguaje que el mundo quiera adoptar, debo decir que tengo la clara convicción de que Ro es la vía, y mi conciencia está tranquila".

Los lenguajes de tipo Ro fueron un sueño racionalista en el siglo XVII, y el gran Leibniz fue uno de los primeros en salir escaldados del intento. El "alfabeto del pensamiento humano" del que hablaba sin parar iba a ser un léxico construido con ideogramas, de tal forma que el usuario, al encontrarse con una palabra desconocida, no tuviera más que "calcular" lo que significaba (casi todo el mundo, seguramente, habría preferido consultar un diccionario). Este tipo de sistemas supone un riesgo adicional. ¿Y si llega un matemático y demuestra que existe una palabra Ro que significa "no soy una palabra Ro"? Así fue como Kurt Gödel se cargó el Ro de las matemáticas, el otro gran sueño racionalista.

Según la lingüista Anna Wierzbicka, de la Universidad Nacional Australiana en Canberra, todas las lenguas poseen unas 60 palabras indefinibles sin caer en trampas circulares: un buen ejemplo es yo (a menos que "uno mismo en cuanto a su esencia de persona" cuente como definición). ¿Serán éstos los "números primos del idioma", el germen del que se deriva todo concepto pronunciable?

Comentarios

Bien, al menos en mi PC el texto de hoy de JS no ha aparecido hasta las 11.20.

Sin embargo, a las 2.30 de ayer GA ya habia colgado su post. Mismo titulo, mismo tema.

Aqui cada cual se hace sus conjeturas, pensar sigue siendo libre.

En su post de las 5.44, Luzazul ya había colgado el texto del artículo de Sampedro, Joker. El artículo estaba accesible, pero no en el blog.

Joker, ayer por la noche Luzazul linkó el artículo, como un anticipo

Ok, pero GA cuelga su post a las 2.58, horas ANTES.

Luzazul: cuando estuvo disponible el articulo de JS?

La búsqueda de la lengua perfecta (aprovecho para hacerme Eco del libro homónimo) no es exclusiva del siglo XVII. Hubo intentos antes y los hay ahora, sobre todo relacionados con la búsqueda de una lengua intermedia para la construcción de sistemas de traducción automática.

De hecho ¿quién no ha dedicado algún tiempo a esa labor? Yo, al menos, me declaro culpable.

Supongo que el tema de hoy está estrechamente relacionado con el de ayer. ¿Son los conceptos (o algunos conceptos, al menos), inherentes al ser humano y por eso no requieren definición?

Quizás la capacidad del hombre para el lenguaje no se base tanto en que tenemos una "gramática" innata (como podría arguir Chomsky) sino que no caemos en definiciones circulares. La lógica recursiva de las definiciones se detiene en esos conceptos innatos (o como bien dice JS, toda definición puede descomponerse en esos factores primos).

Por cierto, recuerdo a los bloggeros que sólo me conecto de vez en cuando, cuando puedo acercarme a la biblioteca o al ciber; por esa razón algunos comentarios a mis mensajes (generalmente de K.) se quedan sin respuesta

Claro, Joker, pero los artículos suelen estar disponibles al comienzo de la madrugada, normalmente al mismo tiempo en el blog y en el periódico como texto. Seguramente también fue así ayer y lo que falló, hasta esta mañana, fue su inclusión en el blog. No hay misterio.

Olvidaba comentar lo de Gödel. No me parece tan claro que su trabajo haya roto ningún sueño racionalista. Al menos, nada más lejos de su intención que eso.

¡Ah, por cierto! Gödel era un platónico.

...Y me voy despidiendo.

"Mierda, mierda para mí y para toda mi puta mierda" grité enloquecido mientras salía corriendo tras los pasos de aquel gañán. La visión del billete de metro encima de mi mesa, tocando a un ejemplar del “Cinco días”, penetró como una corriente de cien mil voltios en mi cerebro. El hijoputa, pensé, me llevó a su casa a ver la película. El muy cabrón se debió partir el pecho viéndome reir del Palminteri. “¡Apártate, coño!”. La puta mierda de la mesa y del imbécil ése. ¡Hostia puta! Tranquilo o te comerás la escalera. Si le pillo, le jodo. Céntrate, el sobre no puede llegar a la Central. Como Dios que hay, que le jodo. Cabrón de mierda. Le jodí, sí, pero aquello fue hace veinte años. “¡Parad ese coche!”... ¿¡Qué coño ha pasado!?

- ¿Llegó? –le pregunté.
- No...
- Y no importaba, el conserje y el muy cabrón estaban confabulados, los hijos de puta.
- ¿Entonces? –era difícil sacarle una palabra, le ofrecí un cigarrillo.
- Je, aquí se puede fumar.
- Aquí, menos morir, se puede todo: mi colilla es proverbial: echa siempre humo azul y no se acaba, nunca –le di lumbre, también de color azul cielo.
- Iban a utilizar mi informe sobre el caso para reírse de mí una buena temporada, nada más.
- Todo cuestión de mala pata.
- Sí.
Iba a marcharme a revolotear un rato -¿cuánto dura un rato?-, cuando me vino a la mente una última pregunta.
- Disculpa ¿qué le hiciste?
- Je, le robé la novia.
- Sí, claro: cherchez la femme!
Bajo mis pies, un ya turístico Check Point Charlie brillaba sin asomo de piedad por nadie.

Decía mi sobrino -seis años- que le gustaban más las mates que la lengua porque los números se podían "combinar". Quizá si le hubiesen alfabetizado en Ro...

Tengo un nuevo evento para vuestro disfrute, una nueva vuelta de tuerca al Blog de nuestros insignes J.S y J. K.
Vengo observando que un parasito anida entre vosotros, que no aporta nada al grupo en la solucción del problema diario del Sr. Sanpedro y J.K.
Es un pelotari que no se calienta lo suficiente para merecer vuestra compañia.
Se le ve el cerebelo plano, no tiene actividad, parece que viajo demasiado esta noche y teneis que darle un descanso de una hora, sin perturbar vuestra erudición.
Vosotros lo teneis que elegir al inservible,vividor e incompleto que esta infiltrado. Dar opiniones y fuera con él, durante una hora.

Yo ya no entiendo nada.

Pues querida Mor, yo entiendo la mitad que tu

¿Tendrá algo que ver con las flechas y las dianas trepadoras?¿O es artero?

Parece que se nos está yendo la olla un poco a todos, a ver, algún comentario sobre la columna de hoy?

¿Cuanto es la mitad de nada? Es que soy de letras...

Trepidante guión, me levanta ecos (cosa mía, del sujeto, ¿eh?) de Germán Areta, otro Crack.

Quizá lo que ocurre con las lenguas naturales es que no empezamos con definiciones, sino con dedos que señalan. Quizá la gramática innata consiste en la capacidad del niño para descubrir que "puerta" no es el nombre propio de la de su cuarto, sino un conceto... para cuando nos metemos con las definiciones ¿Quién es el listo que distingue lo innato de lo aprendido?

chomsky?

peut être

Aunque lo que comentas del niño que señala antes de saber qué quiere decir tendría más que ver con los protodeclarativos y protoimperativos del niño y enlazaría mejor con la teoría vygotskiana de la interiorización del lenguaje, con origen social para ser posteriormente interiorizado

Pues no sé que deciros sobre las entendederas de los post de hoy... pero lo mío (el mío) responde a lo que ayer me encomendó dabalearrozalazorraelabad, digo, luzazul.

PS: No fue K. Gödel, sino B. Russell el de la paradoja de "sea un conjunto formado por los conjuntos que no son elementos de sí mismos": la paradoja es obvia.

¿Por qué tan pocos comentarios hoy? ¿No da el tema para tanto juego?¿Dónde están J.K., Luzazul, Tostadora y Joker?¿Se están tostando en la playa?¿No será Asesor Literario el infiltrado?¿Por qué escribo estas preguntas?

Cito El Pais de hoy "los dvd infantiles merman las dotes lingúisticas de los más pequeños" ¿estarán codificados en RO?

"La posibilidad que queda a
interlocutores que no se entienden es de
reconocerse como miembros de grupos
lingüísticos diferentes y de volverse entonces
traductores" T.S.Kuhn (La estructura de las revoluciones científicas)

¿Somos todos aprendices de traductores?

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e3982509288833

Listed below are links to weblogs that reference Esto no es una palabra:

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal