Fórmulas que mueven el mundo

Blog de Javier Sampedro

Sobre el blog

El mundo lo mueven las fórmulas y las metáforas, pero las fórmulas son las metáforas por antonomasia. Una ecuación es una pauta oculta en la naturaleza. Las cosas ya eran así, al parecer, pero nadie se había enterado hasta que llegó el tipo de la fórmula. Por ejemplo, v=e/t. La velocidad (v) es el espacio (e) partido por el tiempo (t). Si la velocidad de la luz (c) es una constante, lo que tal vez explique su nombre (c), el espacio (e) y el tiempo (t) no pueden serlo. Haciendo un par de cuentas, de ahí se llega a E=mc2 en dos semanas. Ésa es la fórmula que transformó el Big Bang en ese cielo nocturno que se ve ahí fuera, y la que lleva 14.000 millones de años alimentando el cosmos de energía, si es que eso tiene algún mérito. Imagínense la factura. La fórmula es la metáfora por antonomasia: F=ma. Como queríamos demostrar .

Categorías

El autor

Javier Sampedro nació en Madrid en 1960. Entre 1983 y 1993 se dedicó profesionalmente a la investigación genética, primero en Madrid y después en Cambridge. Desde 1995 es redactor de El País, donde actualmente escribe sobre sanidad, ciencia y tecnología. Asegura ser un dibujante con aptitudes (y sin paciencia) y un guitarrista de jazz solvente (aunque sin audiencia), pero ninguna de las dos cosas ha podido ser contrastada.

agosto 2007

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Suscríbase a este sitio

¿Qué es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« La pianista | Inicio | O »

30 agosto, 2007 - 02:50

La ley de Webern

Webern "Sería muy interesante saber por qué la escala mayor suena alegre y la menor triste", dice Julián Hernández, responsable del siniestro total de una generación de músicos. "Eso para no hablar de lo neutro del jazz o de la música dodecafónica y serial de Webern y compañía".

Anton Webern creía sinceramente que algún día la gente iría "silbando melodías dodecafónicas por la calle". Cinco años después de decirlo, un soldado americano lo mató de un tiro según salía por el portal. Hombre, no digo que lo hiciera por esa razón, pero yo no sé por qué los dos episodios se suelen referir juntos en cuanto se juntan dos músicos.

El dodecafonismo era un método que había perpetrado el jefe de Webern en Viena, Arnold Schönberg, para garantizar al compositor una absoluta y permanente infracción de la tonalidad, la sintaxis de la música. Cualquier sistema tonal de la galaxia implica que unas notas (la tónica o ancla y sus socios naturales) se utilizan mucho más que otras en una melodía. Así que Schönberg prohibió por estatuto usar ninguna nota más que otra: la melodía dodecafónica debe llevar las 12 notas que hay en la escala, y ni una más.

El resultado es una atonalidad inmaculada y cristalina, el lenguaje musical llevado al puro chaflán de su desintegración radiactiva. Es evidente que Webern se equivocó, y no lo digo por el tiro. Cincuenta años después de su profecía, nadie va silbando melodías dodecafónicas por la calle, y ni siquiera resulta muy fácil oírlas dentro de los teatros. Un grupo de cámara tardó una vez dos días en darse cuenta de que sus transcripciones de una sonata dodecafónica estaban en la clave equivocada, y se dieron cuenta porque se lo dijo el productor del disco.

Si se presenta la frase "Ana siempre toma el café con azúcar" seguida de la palabra "leche", cierta zona del cerebro sufre una leve caída de potencial a los 400 milisegundos. Si la palabra es "coche", la caída de potencial es mucho mayor. El mismo Stefan Koelsch del que les hablé hace días sustituyó la frase inicial por un pasaje musical, y luego presentó las palabras amplitud, estrechez, aguja, desván, escalera, río, rey, espejismo. Algunos pasajes parecían tener significados inducidos por su estructura musicológica: por ejemplo, la palabra "estrechez" casaba con una melodía de notas disonantes y muy apiñadas en el pentagrama, y la palabra "amplitud", con una de intervalos más espaciosos.

El Terceto de cuerda de Schönberg es el que mejor casó con la palabra aguja. El músico lo había compuesto para describir su primer infarto.

Comentarios

Comencé a tocar la guitarra a los 15 años. Era la década de los 90 y la alegría de los grupos ochenteros se había esfumado. Escuchaba los Smashing Pumpkins, Nirvana, REM y Oasis (Eros Ramazzotti también pero creo que fue culpa de las hormonas). Quizá, influido por ellos, empecé a engancharme al sonido de los acordes menores (mi favorito era el Mi menor). Me ha costado mucho salir de esa tendencia. Aun hoy, cuando intento componer alguna canción, me obligo a ‘meter’ algún La Mayor, pero no hay narices. No sé que hacer con él. Los acordes mayores suenan demasiado ‘floridos’ para quien ha sido amamantado con el Depre-Rock de los 90.

Por cierto, ya comenté por aquí que mi padre fue músico en los 70, pero es que mi tío fue componente de varios grupos madrileños de la movida y mi pareja estudió piano en el conservatorio durante ocho años. Pues bien, la única asignatura que suspendí en el colegio fue música…

Tiene delito

Es que lo de tocar "Jingle Bells" con la flauta dulce delante de toda la clase imponía, doy fe. Me solidarizo contigo, Tostadora. Por cierto menudo cabreo se debió pillar tu padre, no?

Ruli, tengo cohartada... fue por no entregar la libreta de ejercicios del trimestre. Pero como mi madre llevaba muy mal lo de que fuera un vago le dije que era porque se me daba mal la música.

Ahora, todavía, se extraña cuando toco la guitarra: "Pero si la música se te daba fatal..."

Gusano, yo a mi padre no le he visto más decepcionado en la vida que aquella vez. Incluso me llevó a dar clases particulares de música con un profesor del conservatorio. ¡Y todo porque no quería decirle lo de la libreta! Al cabo de dos semanas dando clase el profesor le dijo que el que me daba la asignatura debía tenerme manía porque no entendía cómo había suspendido.

Y el 'Jingle Bells'... El de música era un psicópata. El nivel mínimo para aprobar en sexto de egb era tocar "El bolero" de Ravel, "Minueto" de Mozart y "Sinfonía del nuevo mundo" de Dvorak. Además de copiar 10 veces la partitura de cada una de ellas. Eso fue lo que no me dio la gana hacer.

toasty,ya sabes,sera eso de matar al padre y tal....
Aun sin acabar de leer todos los post del blog, sorprendido estoy del cambio formula x musica,pero...¿no es la musica (la que se estudia, digo) una formula?¿podriamos afirmar que, como anuncia la intro del blog,es algo que ya esta ahi,que siempre ha estado ahi, solo que un "listo" la transcribe (porque es capaz de "oirla",de sentirla,de nombrarla,de deducirla....)?¿la "armoniosidad"(vaya palabro) ¿es algo que solo nuestro "celebro" es capaz de percibir?¿es algo objetivo para cualquier bicho que perciba esas frecuencias?
No deja de maravillarme este blog (o mejor sus gentes), quizas por provenir de un mundo acientifico,amusical y casi analfabeto (incluso en varios sentidos)... desde luego vaya caletres que hay por el mundo...

Una teoría. Cada idioma tiene una cierta "musiquilla". Una melodia. Tal vez existan diferencias regionales en cada idioma. Recuerdo que los pájaros también tienen cantos diferenciados por regiones.
¿Será esa "melodía" anterior al lenguaje transmisor de datos? ¿la melodía era el dato a transmitir? ¿identificación de grupo?

Querido Javier: siempre me parecen interesantes sus artículos. Pero debo decirle que este de hoy no tiene, musicalmente, ni pies ni cabeza.
Un fuerte abrazo,
Diego

Ruli, la poesía leída en voz alta, es una melodía.
Como no tengo oído, hay que preguntar a un experto si la poesía "alegre" usa la escala mayor y la poesía "triste" la escala menor

¿utilizamos esas escalas cuando entonamos frases optimistas y pesimistas?

Eso nos puede llevar a que el sentimiento que provoca un ritmo y ese mismo ritmo existían antes de existir la música.
La música se "adapto" a los sentimientos y ritmos ya existentes

Maaaamma mía, Diego Fernández http://laspalabrasdelagua.blogspot.com/,
un portento, pero poco sentido del humor .
Yo, como dice Abd-el-Krim,soy una analfabeta musical, y sin embargo puedo leer los artículos musicales de JS, seguro que no comprendo todo, pero sé más que antes de leerlo, y eso es suficiente.

¡Pobre Webern! ¿Condecoraron al milico yanqui que lo mató cuando iba silbando una serie dodecafónica en un escenario parecido al de El Tercer Hombre? Es evidente, pues, que su profecía -la de que todo el mundo silbaría sus melodías dodecafónicas- no sólo no se cumplió sino que era peligrosa.

Quizá la conclusión sobre música, percepción, oído y demás farándula sea la de Llorenç Barber: "Los perros ladran, las vacas mugen, el hombre hace música". ¿Tiene esto que ver con el origen del lenguaje que Attenborough (o como se escriba) apuntaba en uno de sus documentales observando los gritos de monos africanos? Y sí: los cantos de los pájaros ya fascinaron a Messiaen...

Otra conclusión de Barber: primero está el concepto "yo hago música" y después es necesario saber que "el universo pàlpita". ¿La música de las esferas cabalga de nuevo?

Lo dicho: enhorabuena por todo este follón que sería muy de agradecer ver publicado en un libro para estas navidades que se nos avecinan.

Lo encontré ayer este impagable documento musical,yo aún no me repuse de su visión , y debe ser un ejemplo de 'escala menor'porque es muuuuy triste:

http://www.dailymotion.com/video/x27u2l_leonard-cohen-suzanne_music

¡1970 qué tiempos!

La música tipo 'leonard cohen' la mató el trankimazín

Supongo que la música comenzó en el momento que algún individuo dejó de interesarse por el ‘mensaje’ de los sonidos y comenzó a experimentar con la ‘forma’, quizás sin darse cuenta de que la forma acaba alterando el mensaje. Y de ahí a Leonard Cohen en un plis…

Tostadora, yo creo que Leonard Cohen cantaba ese día después de haberse tomado un 'tranquimazín':)

¿Me parece a mí o las decadas 'tienen', a grande rasgos, una escala que se va alternando?

Los 60: escala mayor
70´s: Menor
80: Escala Mayor (McNamara y Almodovar eran acordes mayores, fijo)
Los 90: Menor
Siglo XXI: Mayor..

Pero seguro que la compuso sin pastis (de farmacia), maga. Por cierto el otro día te sacaron al lado de la columna de Sampe.

A mí, particularmente,que no entiendo inglés y tengo que esperar a que me las traduzcan, me quedo con la sensación que me produce la voz de quien canta ,sobretodo.
Hace poco oí al guitarrista de audioslave,Tom Morello, y me produce lo mismo que Leonard Cohen, he encontrado sustituto...A ver si me investigas si es escala mayor o menor Tom Morello , Tostadora,para confirmar tu teoría siglos-escalas
Aquí puedes escucharle,si es que no le conocías ya.
http://www.myspace.com/thenightwatchman

Qué¿?? como que me sacaron ...no sé de que hablas

buenos dias. me llamo blasy. es la primera vez que escribo en este blog porque hoy es el primer dia que me ha gustado lo que he leido. mis felicitaciones. blasy.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54ed420cb8833

Listed below are links to weblogs that reference La ley de Webern:

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal