Fórmulas que mueven el mundo

Blog de Javier Sampedro

Sobre el blog

El mundo lo mueven las fórmulas y las metáforas, pero las fórmulas son las metáforas por antonomasia. Una ecuación es una pauta oculta en la naturaleza. Las cosas ya eran así, al parecer, pero nadie se había enterado hasta que llegó el tipo de la fórmula. Por ejemplo, v=e/t. La velocidad (v) es el espacio (e) partido por el tiempo (t). Si la velocidad de la luz (c) es una constante, lo que tal vez explique su nombre (c), el espacio (e) y el tiempo (t) no pueden serlo. Haciendo un par de cuentas, de ahí se llega a E=mc2 en dos semanas. Ésa es la fórmula que transformó el Big Bang en ese cielo nocturno que se ve ahí fuera, y la que lleva 14.000 millones de años alimentando el cosmos de energía, si es que eso tiene algún mérito. Imagínense la factura. La fórmula es la metáfora por antonomasia: F=ma. Como queríamos demostrar .

Categorías

El autor

Javier Sampedro nació en Madrid en 1960. Entre 1983 y 1993 se dedicó profesionalmente a la investigación genética, primero en Madrid y después en Cambridge. Desde 1995 es redactor de El País, donde actualmente escribe sobre sanidad, ciencia y tecnología. Asegura ser un dibujante con aptitudes (y sin paciencia) y un guitarrista de jazz solvente (aunque sin audiencia), pero ninguna de las dos cosas ha podido ser contrastada.

agosto 2007

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Suscríbase a este sitio

¿Qué es RSS?

Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« No diga la bemol | Inicio | La ley de Webern »

29 agosto, 2007 - 06:58

La pianista

La_pianista Raquel Cabañas tendría ocho o nueve años cuando a su hermana, ya casi adolescente, le compraron un piano. "Escuchaba lo que tocaba mi hermana", recordaba ayer, "y aprendí las notas antes de entrar a solfeo. No recuerdo muy bien cómo las aprendí y no tengo constancia del momento en que empecé a oír sus nombres. Me da la sensación de que siempre los escuché, aunque la lógica me dice que es imposible, que hasta no saber solfeo no podía conocerlos, obviamente, pero yo no noté ese proceso. Cuando empecé solfeo sí que sé que ya los oía, porque no entendía por qué ponían el piano de espaldas para preguntarnos las notas; ese recuerdo es muy nítido. Ni por qué decían 'voy a dar un La si ya al tocarlo se oía la palabra la". Raquel, naturalmente, estaba convencida de que todo el mundo era igual que ella, y aún a sus 34 años no acaba de entender muy bien a qué viene tanta pregunta.

Discutíamos ayer en el blog (http://blogs.elpais.com/formulas_ mueven_el_mundo/) sobre un experimento recién publicado acerca del oído absoluto -la rara habilidad de identificar una nota en el vacío, sin que otra nota sirva como referencia-, y ella escribió para comentar su caso en tres líneas. Total, que no la dejamos en paz en toda la tarde.

"Creo que mi caso no es un oído absoluto; por ejemplo, puedo equivocarme entre semitonos a los que diera el mismo nombre: cuando escucho un si bemol no escucho las dos palabras, sino que escucho si un poco grave, pero esta diferencia es sutil. A veces lo escucho como un si con la i un poco hacia la a, lo que me hace asegurar que sea un si bemol". Porque va hacia la palabra la, que es la nota por debajo de si bemol.

"Una de las veces que me di cuenta de lo poco habitual que era, fue en un estudio de grabación. No me conocían de nada, yo estaba allí por otros motivos, pero me preguntaron si les podía ayudar, así que les dije que me dieran papel y le dieran al play y, según escuchaba la canción, se la fui escribiendo sin haber tocado ni una sola nota con ningún instrumento. Después hice los cálculos para trasponerla (en eso soy un poco lenta), y ya estaba lista. No hice ninguna comprobación, porque ese día notaba que escuchaba bien y no tenía ninguna duda de que todas las notas que había apuntado eran las correctas".

¿Y qué dijeron los chicos?

"Oh, ellos estaban perplejos, y me quedé como pianista de su grupo una buena temporada".

.

Resultado de Athos et al (Dichotomy and perceptual distortions in absolute pitch ability, Proc. Nac. Acad. Sci. electronic early edition Aug 29)

Resultado_athos_et_al_2

.

.

.

.

.

>Los 981 participantes con oído absoluto están apilados uno encima de otro, con el más joven arriba (8 años) y el más experto abajo (70 años).

>Las columnas son sus resultados para cada nota, con las notas en las abscisas. El código de colores es respuesta correcta/fallo hacia arriba/fallo hacia abajo

>La pauta más llamativa son las columnas la bemol, marcadas con flechas negras y grises. Como se ve, no sólo son las que más fallos acumulan, sino que éstos son casi siempre hacia arriba, y van empeorando con la edad.

Comentarios

Mucha potra.
Javier comenzaba ayer su columna: «Ha querido el azar que Alexandra Athos y sus colegas de la Universidad de California en San Francisco publiquen hoy mismo (PNAS, edición electrónica) su descubrimiento de la nota maldita -la bemol, les avanzo-[…]»

Raquel Cabañas, se dejó caer por el ‘blog’ por ventura y nos deleitó con su simpatía.

Se da la casualidad que hace cuatro años, un día como ayer, Javier publicaba su columna ‘En el principio fue el acorde’.
http://www.elpais.com/articulo/revista/agosto/principio/fue/acorde/elpeputec/20030828elpepirdv_27/Tes

*Se da la casualidad de que hace cuatro años [...]

Yo tengo un oido aqui y el otro en Tegucigalpa.

Pero tengo una cualidad innata y dificil, je: soy capaz de cantar en un tono cuando el intrumento suena en otro. :-).

No todos pueden presumir de un oido tan tapioso, creo...

Ayer estuve haciendo experimentos con el piano y así, a bote pronto no daba una; luego esforzándome y recordando la nota anterior sí que acertaba alguna. Vaya don el de Raquel. Relator, si sabes de algún test para el oído absoluto on-line, lo dices, a ver si se puede entrenar en los momentos "ociosos".

Thanks!!

Tengo dos celacantos semiseminuevos. ¿a nadie le interesan?

"...tampoco era para echarles la montaña abajo". jeje, muy bueno

Bien sorprendente el caso de Raquel. Y me resulta particularmente extraño que sitúe en sus ocho o nueve años el primer contacto con la notación musical. No tengo, por supuesto, ningún dato, pero "intuitivamente" parece un poco tarde. ¿Cómo pudo hacerse esa conexión entre un "buen oído relativo" o un "oído absoluto" innato y los nombres aprendidos? A los ocho, el lenguaje verbal está altamente desarrollado, y es mucha la música que se ha escuchado... sorprendente.

En un momento de su niñez ha tenido que asistir a sesiones en las que se decía el nombre de una nota y se tocaba esa nota o/y viceversa.
Lo que me ha parecido más singular es que si ella dice "do" en tono de "sol" su "chivato" le dice "do" porque es lo que está oyendo. ¿con que "voz" oye los nombres de las notas? ¿la suya propia? ¿la de otra persona? si es otra persona ¿reconoce la voz?

G.Marx: ¿Interesar como en: "Parece que el Sr. G.Marx tiene dos celacantos semi-seminuevecitos; ¡Qué interesante!"
o interesar de "a cuánto va el kilo"?

Ruli: Raquel decía ayer que el propio emisor de la nota "pronunciaba" la sílaba.

¿entonces no hay una voz que dice "sol"?
entonces el propio piano es el que dice "sol" y la campana, y el vaso.
Tiene que ser un poco molesto el que las cosas te digan cosas.

G.Marx: Se lo pregunto porque, en el primer caso, puede incluso aumentar con el tiempo (Parece que Mr.Marx cohabita desde hace doce años con un par de celacantos. Sumamente interesante.) pero en el segundo, acabará interesando a Ordenalfabetix, sospecho.

Ruli: "sí, las notas me van diciendo el nombre por todas partes, ambulancias, supermercados, hasta puertas que chirrían, la parte musical de cualquier canción, especialmente los solos (sin voces, claro), pero puedo no prestarles antención. Puedo por ejemplo leer y escuchar música a la vez, si no sería un caos."

No, los celacantos que tengo desde hace doce años en una pecera no los vendo, los tengo mucho cariño y me dan poco dinero.
Son dos celacantos que conseguí para un experimento con un microscopio y que apenas llevan siete días fuera del agua.

Lo dicho. Ordenalfabetix@aldeagalamail.com

Bah, G. Marx, todo el mundo tiene un precio, incluso Marx.

Mucho carinio, pero si te ponen un par de lechugas de 500 Eur sobre la mesa ya veras tu adonde va el carinio por los celacantos.

Profit! Profit! :-)

una cosa curiosa, una pintura que cambia de color con los cambios de temperatura. ¿Podremos ver los grados en colores?
http://eliax.com/index.php?/archives/1227-Pintura-que-cambia-de-color-con-la-temperatura.html

Joker, si me ponen dos billetes de 500 les doy los peces y la pecera. Pero como no me los dan, les tengo mucho cariño y no los vendo.

Es usted un sentimental, Marx.

el oido absoluto no es tan raro como parece, se da más en pianistas que en el resto de instrumentistas y además está demostrado que en China hay un porcentaje sensiblemente mayor de músicos con oido absoluto, ya que están acostumbrados (por el idioma) a reconocer frecuencias absolutas. Tengo una pregunta, si cada vez se va subiendo la frecuencia del La4 en la historia. (por ejemplo antes estaba en 415Hz subió hasta 440Hz y ahora ronda por 443Hz. los que tenemos oido absoluto llegaremos a perderlo algún día, ya que la frecuencia se acercará tanto al siguiente sonido que será imposible discernir cual es cual.

Karl: ¿Los que TENEMOS oído absoluto? ¿Y cuál es su experiencia? Desde luego, va a resultar que "el oido absoluto no es tan raro como parece" o ¿cuántos grupos de diezmil personas acceden a este blog?

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54ed3772a8833

Listed below are links to weblogs that reference La pianista:

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal