15 abr 2012

Un panadero de los hermanos Adrià

Por: José Carlos Capel

DSC08570Se llama Paco Roig (www.pacoroig.es), igual que el ex presidente del Valencia Club de Futbol y ha estado más de un año sirviendo panecillos (rosquilletas y “air-bags”) al famoso restaurante Tickets de los hermanos Adrià. Tiene 34 años, luce una oronda figura y con las gafas puestas recuerda a Harry Potter con una mirada entre pícara e infantil.

DSC08539Cada vez que en algún restaurante he tropezado a ciegas con alguno de sus panes me he interesado por el autor. El último en sorprenderme fue el “pan del abuelo” que me sirvieron en  Rías de Galicia en Barcelona. Antes había probado sus panecillos en el propio Tickets (Barcelona) y en Trencadish (Valencia), la segunda marca en Valencia del cocinero Raúl Aleixandre (Ca Sento) Y en todos los casos he tenido la sensación de estar paladeando algo muy especial. Entre su listado de clientes figuran Vicente Patiño (antiguo Óleo), Ricard Camarena (antiguo Arrop), Quique Dacosta y algunos más.

DSC08550Aunque proviene de una familia de panaderos, sus primeros pasos los dio en el mundo de la pastelería en las aulas de Valrhona y en Solé Graells de la mano de Carles Mampel. Antes que panadero Roig es un gourmet que interpreta su trabajo como un cocinero del pan. Y a pesar de que todavía no ha revolucionado nada se encuentra en la élite de los mejores profesionales de España. Lo seleccionaron para el campeonato del mundo de Rímini pero finalmente no participó. Hace pocas semanas su familia abría el tercer local en Valencia con un área de venta y cafetería. DSC08552Impulsado por el éxito y con la ayuda de su mujer, Reme Clemente, baraja proyectos de expansión para desembarcar pronto en Madrid

Pregunta: ¿De qué especialidades te sientes orgulloso?

Respuesta: Cuando diseño una nueva pieza al primero que tengo que convencer es a mi padre, mi gran censor. De momento me llegan al corazón el “pan del abuelo”, el pan de aceite y el de picos o fresado. Y también nuestra chapata, similar al pan de cristal de Guzmán pero con más sabor.

DSC08553Pregunta: ¿Cómo cocinas tus panes?

Respuesta: Todos son artesanos. Hacemos a mano el heñido y el boleado. Y fermentamos en carros de madera como antiguamente. Las bacterias evolucionan mejor. En acero no saben igual. Si los grandes vinos envejecen en roble por algo será.

Pregunta: ¿Utilizas masa madre?

Respuesta: Siempre. Mejora el sabor, suaviza las migas y acentúa el tacto crujiente de las cortezas. Aporta elegancia. Trabajamos harinas españolas de trigo y centeno. Nada de espelta ni de otros granos. Nuestro “pan del abuelo” aguanta una semana. DSC08559

Pregunta: ¿Quiénes son tus referentes en el gremio de la panadería?

Respuesta: Mi propio padre y algunos panaderos franceses. En España, Xevi Ramón de Triticum, Ana Bellsolá de Baluard y Reykjavik, los tres en Barcelona. Pero la gran panadería popular está en Galicia, el último reducto de los panes artesanos de verdad. Hay obradores rurales donde cuecen el agua para hacer panes como los de millo (maíz). Atesoran una sabiduría de siglos. Mi abuela para hacer los fermentos calentaba el agua. Yo he hecho pruebas con diferentes temperaturas y las masas reaccionan de diferente manera.

DSC08564Pregunta: ¿Panecillos de ración o grandes hogazas?

Respuesta: Solo algunas piezas están concebidas para ser pequeñas, como el pan hojaldrado. En el resto de los casos siempre grandes, las fermentaciones y las cocciones son más largas y los sabores se desarrollan mucho mejor. En la alta cocina se impondrán los carritos de panes con grandes hogazas cortadas al momento delante de los clientes. 

DSC08522Pregunta: ¿Qué tendencias de futuro intuyes en la panadería?

Respuesta: No hay una sino mil tendencias. Yo apuesto por el retorno a la tradición actualizada. Los panes no tienen que ser pesados y deben realzar los alimentos. El pan no es un comodín, hay que elegirlo después de saber lo que se va a comer. En los restaurantes con inquietudes se impondrán pronto los panes firmados.

Pregunta: ¿Por qué en España no hay todavía un Arzak de la panadería?

Respuesta: Tenemos ya un Arguiñano de la panadería que es Xavi Barriga que desde su panadería Turris en Barcelona,  ha escrito libros, promueve catas, interviene en programas de radio, y ha agitado el mundo del pan. El Arzak panadero llegará tarde o temprano. Espero que cuando esto suceda sea respetuoso con la tradición.  DSC08574

Glosario de fotografías.

a) Paco Roig y su esposa

b) Paco Roig

c) Pan del abuelo

d) Pan de picos, fresado

e)Pan de aceite

f) Rosquilletas 

g) Pan hojaldrado

h) Interior de la tienda recién inaugurada Sucre & Blat

i) Exterior

 

Hay 47 Comentarios

me agrado tu pagina me gustaria ser parte de ella yo me dedico a dar clases de reposteria y panaderia aca en guadalajara jalisco mexico saludos

El pan no se cocina, se HORNEA.

De un punto de vista sociologico ( y casi, casi biblico...) pretender al auto-abastecimiento en una sociedad urbana no es que sea "regresivo" o "nostalgico", es un pelin "utopico" en materia de principios "economicos" : Ejemplo(s) :
Emilo Botin cuyo salario horario es de ( no me atrevo a pensarlo) euros, pierde dos horas por semana ( sean : tropecientos eurazos ) para amasar y hornear el pan suyo de cada dia( sin intereses). Puede permitirselo ? Si...
Pepe Jimenez de Putoculo, farmaceutico en Valencia, cuyo salario horario depende de la Generalitat....NO!

De vez en cuando todos hacemos experiencias de masas criticas...Pero no TODOS los puñeteros dias...
Ejemplo :
Mariano Rajoy harto de las criticas de las masas cambia de "hobby" y se dedica a aumentarnos el precio del pan...

Estoy en total desacuerdo con la idea de que hacer pan en casa es difícil, como lo atestiguan los miles y miles de aficionados que lo hacen en silencio a diario. Por desgracia, dado el bajo nivel medio de la panadería en España, un aficionado que repita unas pocas semanas, acaba haciendo un pan muy superior al de la media.

Por lo demás, encuentro muy conveniente que se ponga cara, nombre y sonrisa a los panaderos, que la gente los conozca. No entiendo muy bien el interés en que surga un nuevo Arzak o Adriá del pan (no hace demasiado ya lo apuntó en el anterior artículo sobre pan); como entonces, vengo a explicar que a mí lo que me gustaría en realidad es que en vez de más Arzaks y Adriás hubiera más "Bar Pepe" en la panadería española, sitios honestos que ofrezcan un buen producto. Precisamente, en el hipotético caso de que llegara un Arzak o Adriá del pan, precisamente no haría una hogaza grande (que es lo que parece agradar al autor) ni retomaría métodos tradicionales de elaboración (que parecen agradar al autor), sino que haría panes de vanguardia, lejos de las hogazas grandes y tradicionales que parecen agradar al autor.

Lo dicho, ojalá muchas panaderías apuesten por hacer un producto bueno, que las distinga de la nefasta oferta industrial sin calidad; del mismo modo que ojalá nos duren mucho los bares de la esquina que nos den buenos productos, buenos menús y buenas cañas.

Estimado MS,
1/ Estoy harto de conceptos y tesis doctorales en materia de planeamiento territorial y urbanismo sobre "agricultura urbana", "huertos urbanos" y "rurbanizacion" . De hecho Petrarca ya distingue lo que es proprio de la "ciudad" y lo que pertenece al "campo". Si confundimos espacios y conceptos nunca podremos gestionar el crecimiento urbano, la consiguiente destruccion de lo rural y del medio ambiente como condicion de un desarollo "sostenible". Pero tiene razon lo suyo es un "pasatiempo" y no un "autoabastecimiento".
2/ Gran parte de mi familia son agricultores, de hecho, se lo que significan, el trabajo de la tierra, los rendimientos agricolas, la escasez de los beneficios, el exodo rural y el sabor de las fresas, de las cerezas, de los melocotones, de las ciruelas recien cogidas en el huerto de mi abuela materna ( si Arturo, alabado sea tu nombre, soy un nostalgico mamotreto...)
3/ En ese sentido estoy indignado por la destruccion de las agriculturas regionales ( sin preferencias "geograficas") a cabo de la racionalizacion de la produccion y de la liberalizacion economica...Es decir del fantasma liberal de un mundo convertido en ciudad con la consecuencia de una ciudad real catastrofica sea de un punto de vista social, espacial que ambiental...Y unos tomates fuera de precio aunque insipidos....
Bueno ya que estamo perdone por lo de "pijo"
Saludos
PD: guardeme una tostada (simbolica)

Vale Jose Carlos, entonces me quedo más tranquilo. Sobre todo después del rollo que he soltado, y es que ayer no me podía dormir porque tuve una pesadilla con Muriño, je,je.
De todas formas cuando te apetezca quedamos para hacer un pan y lo compruebas.

Un saludo.
ms

Querido Martin Sicilia, yo no te he malinterpretado. Te había entendido perfectamente. Gracias por tus comentarios

"Paz a todos los hombres...". Es muy cierto lo que dice Martin en su comentario de que cualquiera que se lo proponga puede hacer pan en su casa, y con practica ir mejorando ya que en la mayoría de los casos son formulas. Despues viene lo del amasado, fermantaciones y demás pero todo se aprende. En cuanto a los huertos urbanos, cualquiera que disponga de una terracita con bien de sol, unos tiestos y agua, puede tener un pequeño huerto. Hay cientos de libros que ayudan. Tambien es cierto que "unos llevan la fama y otros cardan la lana". En el mundo que nos toca vivir, el saber vender y venderse casi es más importante que el propio producto y en esto los "medios"saben mucho.Besos a tod@s!

Estimado José Carlos. No sé si me has malinterpretado pero por si acaso te aclaro que en ningún momento he intentado desmerecer el trabajo de los panaderos y cocineros profesionales, como el caso de Paco Roig o Marcelo Tejedor y otros, diciendo que el pan se puede hacer en casa, como si yo hubiera dicho que eso de hacer pan lo puede hacer “cualquiera”.
Lo que quiero decir es que de la misma manera que en casa podemos hacer una paella o un cocido que no desmerecen muchos de los que nos ofrecen los profesionales en sus restaurantes, el pan, el buen pan, también se puede hacer en casa. Como se ha hecho toda la vida y si no preguntemos a nuestros padres y abuelos. Está claro que ni el primer cocido, ni el segundo te salen bien. Pero si tienes interés y gusto por cocinar después de haber practicado lo suficiente te sale un cocido muy bueno al que incluso puedes invitar a alguien a probarlo. Pues con el pan ocurre lo mismo. Uno de los mitos que rodean el pan es precisamente ese. Que eso no se puede hacer en casa. Que hacen falta instrumentos, harinas, hornos especiales. Pues no amigo Capel. Con sólo harina, agua y sal y un horno normal de cocina que alcance 200-250ºC se puede hacer un pan en casa sensacional. Por supuesto que hay panes más difíciles de hacer que otros; no es lo mismo hacer una hogaza que una baguette, o pan de cristal. Cada uno tiene su técnica y hay algunos especialmente difíciles de hacer bien. Pero una hogaza la puede hacer cualquier persona que se lo proponga. Y te lo puedo demostrar cuando quieras. Yo también era un escéptico y pensaba como tú, hasta que descubrí que no.
Ahora bien, hay que aprender a hacerlo (de ahí lo del buen libro y lo de al menos un curso de amasado y formado básico presencial que te ahorre algunas semanas de aprender y te evite tener que tirar bolas y bolas de masa mal amasada a la basura). Y para aprender a hacerlo hace falta sobre todo tener ganas de aprender y practicar día a día, masa a masa, cómo y por qué va saliendo cada vez mejor el pan. Y es que las masas son seres vivos que dependiendo de las condiciones de temperatura y humedad así reaccionan. Muchas veces este arte no tiene más método que el ensayo-error. Pero lo bueno, es que desde los dos o tres primeros intentos ya elaboras tú mismo un pan comestible y digno, lo que te va realimentar tu ego como panadero (aficionado) y en la siguiente amasada vas a mejorarla porque has aprendido algo de un fallo anterior. Claro, estamos hablando de alguien que tiene interés por hacerlo.
El que no quiera porque no pueda o porque no tenga tiempo tiene dos opciones, o compra esa cosa que venden en las gasolineras que dura calentito y crujiente el tiempo que tardas en llevarlo a casa, o compras un pan mejor, en sitios mejores pero mucho más caro por razones obvias (otro problema y es el que se comentaba en el blog de Mikel Iturriaga, es que en alguno de esos sitios caros te den gato por liebre…).
El caso es que como tu blog es para aficionados a la cocina, entiendo que muchos seguidores, además de aficionados a comer, también son aficionados a cocinar en casa. De ahí viene la solución del autoabastecimiento que propongo ante la patética oferta en muchas ciudades, en especial en Madrid.
En cuanto a lo que comenta “Anonimo auto-abastecido (apocrifo)” quiero puntualizar algunas cosas:
Igual también Vd. me ha malinterpretado en mi comentario porque cuando hablo de autoabastecimiento lo hago refiriéndome a ciertos alimentos concretos; tomates y algunas verduras. Evidentemente no va Vd. a montar una piscifactoría en la terraza de su casa, ni sembrar trigo ni siquiera un campo de melones.
No sé a qué huertos urbanos ha ido Vd. y es posible que haya algunos que sean “una estafa para Pijos”. No lo dudo ni me extrañaría.
Los que yo conozco no son así. Vamos, que no tema por ir porque no le van a alquilar tijeras de podar Louis Vuitton ni azadones de Prada. Muchos de ellos son iniciativas de asociaciones de vecinos de barrios, mas bien marginales, para aprovechar terrenos y solares vacíos que son cedidos por los Ayuntamientos para, además de fomentar la práctica del cultivo como hobby y forma de relación social entre los vecinos, también sirven para apartar a mucha juventud sin rumbo de otras prácticas como es por ejemplo la de “el botellón”. Le adjunto un link
( www.aavvmadrid.org/index.../huertos-urbanos%20en%20sevilla.pdf )

Por lo que cuenta, veo que bien le convendría acudir alguno de esos huertos urbanos, o cultivar unos plantones de tomate en su jardín o en su terraza (que es lo que tengo yo). Porque es ahora justo el momento de hacerlo de cara al verano y está todavía a tiempo. Además le serviría al menos para aprender un poco sobre lo que es capaz de producir una simple mata de tomate y llevarse la agradable sorpresa de que con muy poquito terreno (un macetero) y pocas plantas se puede abastecer una familia entera, pues la planta del tomate no echa tres tomates y luego se muere; está dando tomates durante toda la temporada (kilos y kilos, vamos que sus vecinos y familiares acabarán agradeciéndoselo).
Si aprendiera esto, además de recuperar o darse cuenta por primer vez de cuál es el verdadero sabor del tomate, muy probablemente acabaría absolutamente indignado con lo que le cobran en el “super“ o en el mercado del su barrio por un kilo de tomates insípidos y de textura repugnante. Y esta es la única consecuencia no deseable de esta práctica.
En cuanto a las horas de trabajo dedicadas al cultivo, eso depende de lo que entienda Vd. por dedicar horas o por trabajar. Algunas horas hay que estar, pero no es como picar en la mina.
Sólo hay que plantar, regar y recoger. Son horas de pasatiempo, de estar a gusto al sol relajado tu huerto, regando, oliendo el aroma que despiden las plantas y viendo día a día cómo van creciendo. Y cuando sale el fruto sentir el placer que supone arrancar uno de esos tomates de su mata, sumergirlo en agua helada, cortarlo con una navaja, echarle un poco de sal y un chorro de aceite y comérselo ahí mismo en su huerto, para merendar, con un buen vaso de vino y una buena rebanada de pan que también Vd. podría haber cocido previamente en el horno de su casa. Eso, amigo Anónimo, no se puede explicar. Eso hay que vivirlo y, créame, no tiene precio.
Un saludo.
ms

Lo bueno, si natural, dos veces bueno http://www.deyute.com

El pan que se vende en las gasolineras suizas ( al sur de Lausanne, capital mundial del canton de Vaud, para los pirados de geografia...) proviene congelado y precocido de Polonia ( un poco mas al este de Catalunya )

1/ Los huertos urbanos son una estafa para Pijos. Cuanto trabajo (horas) y superficie necesita una persona para abastecer su familia en productos horticolas al año? Que hacemos del concepto de especializacion? Voy a crear mi propria agencia de notacion...
2/ el blog del Comidista es para Pijos adoradores de MIkel. Los mensajes mas comunes se resumen a : "Mikel que pasada cuanto me he reido con tu ultimo post y que rico estaba tu estofado"....
3/ Capel tiene razon ( aunque me joda admitirlo...)

Pan de Cea, de Carral, de Ousá, ...

Solamente queria rectificar la direccion del blog que habia dejado mal y de paso felicitar a los amigos del buen pan por su labor de mantener la parte artesana de esta profesión. Gracias, amigos!
http://lamardecocina.blogspot.com

Mis abuelos fueron panaderos, como lo fue mi padre que ya no está. Todos ellos trabajaban mucho y justo les daba para vivir. Aquellos panes sí que eran artesanos. Ahora, gracias a la industria, a pesar de que muchos dicen lo contrario, se destruye al panadero artesano que no puede competir con las maquinas y se inunda el mercado con "eso" que venden hasta en las gasolineras a menos de 40 centimos. Y para muestra un boton: Un amigo de nuestro blog fue a una panaderia a comprar harina de fuerza para preparar una pizza en casa y no sabían qué estaba pidiendo! Claro, en esa "panaderia" deben vender... "otra cosa", pero no PAN

Parece ser que el tema del pan está de moda... Háztelo tu:
http://10000maneras.blogspot.com/2012/03/pan-casero.html
Es muy fácil.

Martin Sicilia, muy interesante tu sugerencia pero permíteme que discrepe. Yo tengo escrito y publicados dos libros sobre el pan. En el primero "El pan nuestro" estuve 10 años trabajando y recogiendo muestras por España y Europa, hasta armar un glosario de más de 350 panes españoles, muchos de ellos rurales.. Primera conclusión de hace 15 años, fue que salvo en Galicia y en el norte de Portugal la mayoría de los panes eran bastante discretos. Fue entonces cuando me di cuenta también que el pan tenía que ver con la religión, la antropología y el floclor y que muchas de sus formas obedecían a arcaícos simbolismos. Desde entonces las cosas no han empeorado, sino que, incluso, han mejorado bastante. Cuando el precio de las barras estaba intervenido yo hablaba con frecuencia de panes infectos.
Tu propuesta es buena pero muy difícil de llevar a cabo. Hacer pan en casa es una idea que todos hemos tenido, pero puedo asegurarte que no es nada fácil, sobre todo si quieres obtener piezas de calidad. A lo largo del tiempo he visto como muchos cocineros profesionales -- la mayoría -- fracasaban en el intento. Una de las excepciones fue Casa Marcelo el local de Marcelo Tejedor que para conseguir un buen pan estuvo mas de un año.
El panadero al que entrevisto en este blog es un profesional de campanilla muy dotado para el oficio. Su "pan del abuelo" jamás sería capaz de hacerlo en casa un aficionado.
Enfin, a pesar de todo lo que se pueda opinar, insisto en que la mejoría ha sido notable. Bien es cierto que el camino que queda por recorrer es bastante largo, empezando por el mundo de las harinas.
Estuve con Paco Torreblanca hace dos días y me decía que unos proveedores españoles le ofrecían harinas especiales para sus panettones. Como no le gustaban las analizó y descubrió que tenían ácido ascórbico. Hoy las compra en Italia. No basta con decir que el pan es malo o bueno. Hay que conocer todas las variables si se quiere llegar a conclusiones fiables.
Cuando quieras ensayar en casa cuentas conmigo

Hola José Carlos
El pasado día 28 de Marzo, un compañero tuyo de medio, publicó en su blog un artículo sobre el pan y el timo de las llamadas “Boutiques de pan” (http://blogs.elpais.com/el-comidista/2012/03/el-gran-timo-de-las-boutiques-del-pan.html)
Tuvo en pocas hora mas de 700 comentarios, lo cual indica que el tema de la calidad del pan (y de la de otros alimentos) cada vez interesa más a la gente, lo cual es bueno. Creo.
Con muchos alimentos va a ser difícil encontrar alguna solución y por eso se agradecen artículos como los últimos que has publicado sobre los mariscos, los aceites con sabores artificiales, y otros hablando de su origen, su calidad, etc…
Sin embargo, con otro tipo de alimentos, como en este caso el pan (o los tomates, algunas verduras, etc.) existen otras posibilidades para no tener que aguantar la escasa calidad de la oferta y el engaño con los precios que muchas veces se produce, sobre todo en las grandes ciudades.
Y la solución es bien sencilla: el autoabastecimiento.
Cualquiera que tenga ganas de comer buen pan y un poco de inquietudes culinarias lo que tiene que hacer, ante el panorama tan desolador (sobre todo en Madrid), es comprar un buen libro sobre “cómo hacer pan en casa” (recomiendo el de Anna Bellsolá “Pan en casa”, e incluso el del “pérfido” británico Richard Bertinet “Crujientes”), apuntarse a un buen curso presencial y aprender a hacerlo uno mismo en su casita con su horno de-toda-la-vida, que sale y además muy bueno.
En mi casa, desde hace más de dos años, no compramos pan de gasolinera ni de “pijis-buti-pan”. Además, el pan hecho en casa por uno mismo dura tres o cuatro días en perfectas condiciones. Por no hablar de las tostadas…
Esto también es extensible a las huertas de jardín, de terraza de piso o, algo que ahora está empezando a verse por las ciudades: los huertos comunitarios en los que te alquilan pequeñas parcelas para que tú te plantes tus verduras, las cuides y las recolectes. Una gran idea.
ms.


Soy una gran apasionada del mundo del pan, y coincido con uno de los comentarios anteriores, en que no tiene perdón ir a un buen restaurante y que estropeen la comida con un mal pan (igual que con un mal postre).
Coincido con el Sr. Roig en que los restaurantes deberían servir grandes hogazas, cortadas en el momento para los clientes. Esta Semana Santa estuve en El Portal de Echaurren (Ezcaray) y disfruté de esa experiencia con el pan (y el aceite, que también debería ser escogido, y acompañar a un buen pan de hogaza).
Lamentablemente en Madrid (en mi modesta opinión) no llegamos al nivel de las panaderías de BCN, por lo que espero con ansiedad la apertura de un local del Sr. Roig!
http://viajocomprando.wordpress.com/2012/02/02/la-fiebre-del-pan-de-oro-en-madrid/

A propósitgo de l,o que dice este panadero yo no puedo soportar en los restaurantes la típica señorita que se acerca con una bandejita de panes minúsculos a preguntarme cuál quiero. Ni siquiera sé lo que voy a comer, nadie m e ha preguntado qué voy a beber y ahí aparecen los panes duros como el cartón o calientes pero de los que se quedan duros a los pocos minutos, y esa es la tónica de lo que se hace en muchos restaurantes que se las dan de elegantes

Natalia y Eric, creo que no os habeis enterado de que va esto, que no habeis leido o comprendido la entrevista. Cuando compara a Barriga con Arguiñano lo hace desde el punto de vista de difusión en los medios, de aparecer y tratar de hacer llegar la información a un mayor número de personas. Que uno sea mejo panadero que el otro cocinero, da igual, esa no es la cuestión.
Y Fransec Altarriba puede dar muchas conferencias Natalia, pero quién llega, te guste o no, es el que sale en tv, habla en la radio o escribe libros. En este caso documentarse mejor no te ha llevado a buen puerto. Le veis a todo un lado "maligno" sando punta a todo.

Ir a un restaurante y que no te pongan un buen pan debería estar multado con un descuento en la cuenta final del 50%!!
Saludos.

El único panadero que desarrolla la cultura del pan es Francesc Altarriba, citado más abajo, que ha creado la figura del panier, que equivale al sumiller de los panes en la sala. Sres de la hostelería no basta con comprar buen pan sino que luego hay que tratarlo bien en los restaurantes y de eso sabemos poco la mayoría

Si la pinta está en relación con el sabor tienen que estar estupendos. Qué diferentes y qué apetitosos, por favor

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal