28 ene 2013

¿Cocina de calle o de mercado?

Por: José Carlos Capel

Puesto de Jesús en el Mercado Central de ValenciaEn el Mercado Central de Valencia cada vez disfruto más. El pasado sábado, rebasado el mediodía me fui directo a la parada de Jesús, un puesto especializado en mariscos y pescados. En sus mostradores pocas cosas pero siempre buenas. Entre otras, anguilas vivas que sacrifican al momento, igual que sucede en algunos mercados de Singapur y Hong Kong.

Las gambas rojas, espléndidas, estaban a 11,50 euros el ¼ kg. Y las quisquillas a 9 euros el ¼ kg  ¡Qué buena pinta¡ comenté en voz alta “Van baratas”, me respondió Jesús. “Le descuento un euro en el cuarto de cada una”, volvió a insistir. ¿Y cómo me las como? Se giró en redondo y me señaló un cartel redactado en español, italiano, inglés y francés: “La Cocina del Mercado. Compra el pescado o marisco que te apetezca y nosotros te lo cocinamos.”

¿Y eso dónde es?, le volví a preguntar “En El Trocito del Medio www.eltrocitodelmedio.com  a la salida frente a la puerta” Como me tentaba la sugerencia le pedí 4 gambas rojas y un puñado de quisquillas para el aperitivo. Pagué 8 euros y me fui con mi botín a precio de ganga en una bolsa.

Llegué a la esquina del bar y le pregunté al patrón si me lo podían cocinar. Sin dudarlo un segundo me contestó que sí  ¿Y cuánto me va a costar? “Cuatro euros”, me respondió. “Aquí puede tomarse una mariscada por la mitad de precio que en cualquier marisquería. Vamos a hacer sus gambas a la plancha y las quisquillas hervidas, si le parece bien”.  Asentí, pedimos dos cervezas y disfrutamos del aperitivo en la terracita frente al mercado. Un festín por un precio moderado.

Espléndidas quisquillasEnhorabuena por tal alarde de imaginación le dije a Paco Ferrer, uno de los propietarios. Enseguida me di cuenta que llegaban extranjeros, fundamentalmente italianos, con bolsitas parecidas a la mía. Turistas que seguían el mismo ritual. Salvando las distancias -- pensé en ese momento--, se trata de algo parecido al famoso "cork cage", la tasa de descorche que cobran algunos restaurantes por las botellas con las que determinados clientes se presentan bajo el sobaquillo.

Desde hace algunos años todo el mundo se pirra por comer en los mercados. Sin embargo, la mayoría de estos negocios me parecen artificiales. El famoso Pinocho de La Boquería tiene arraigo, pero El Mercado de San Miguel en Madrid no es otra cosa que un vistoso Food Hall. Los nuevos despachos de ostras y espumosos del mercado del Olivar de Palma de Mallorca, son simples bares dentro del mercado. Y el restaurante Materia Prima, inaugurado en Madrid con el mismo concepto, es un quiero y no puedo sin ningún interés.

¿Cómo se puede calificar esta iniciativa valenciana? ¿Cocina de calle o de mercado? Ni es street food, ni tampoco se trata de comida que se despacha en el propio mercado. Qué más da. Para mí y frente a la crisis, un brillante ejercicio de imaginación. En twiter: @JCCapel  Perspectiva del mercado Quisquillas recién hervidas Cartel expuesto en varias paradas del Mercado Central de ValenciaAnguilas vivas que se sacrifican y trocean al momento Pizarra expuesta a la puerta de El Trocito de EnmedioBar El Trocito del Medio, en una esquina frente al Mercado Central Ticket de compra en el puesto de Jesús. Cuatro gambas rojas y un puñado de quisquillas 8 euros Paco Ferrer a la puerta de su local  Gambas rojas recién hechas a la plancha   

 

Hay 42 Comentarios

Interesante y diferente iniciativa para disfrutar de productos de primera, frescos y recién adquiridos en el Mercado, lo cual reduce costes de almacenaje de marisco y pescados.
Ahí es donde reside su éxito: cocina de mercado asequible y servicio inmediato para el cliente.

QUE ESQUISTOS SE VEN :) ME ENCANTARÍA PROBARLO GRACIAS POR EL ARTICULO....

Si puedes utilizarlas. Será un placer
Saludos

Sr. Capel, me gustaría saber si puedo utilizar el texto y las fotos de "¿Cocina de calle o de mercado?". Quiero traducir el artículo al ruso por mis lectores en Rusia. Por supuesto, voy a señalar el enlace a la original y el autor. Gracias!

Todo lo que fomente el mercado estoy a favor, y si encima podemos disfrutar de productos de primera calidad a buen precio mejor que mejor. Un acierto.
www.arolasblog.wordpress.com

Los adictos a los mercados sabemos que los pescaderos a última hora del sábado bajan los precios para no quedarse con mercancía atrasada el fin de semana. Un truco es llegar a esa hora por eso bajaron.

En Barcelona tenemos la suerte de que desde hace mucho tiempo el mercado es un sitio habitual para tapear o desayunar, pesacados y carnes pasan con normalidad del mostrador a la barra. Sin necesidad de irse a la boquería, en el mercado de la libertad hay un sushiman muy decente en una de las paradas del mercado.
El diletante-

Del mar al mercado, del mercado a la cocina y a degustarlo.
Envidiable,

Pues la idea es buena: el cliente tiene variedad para elegir y la seguridad de que el producto es tan fresco como su pericia para calibrarlo, a un precio económico .Y el restaurante se ahorra un montón de gastos en almacenaje:espacio, material, y desperdicios. Ahora sólo falta que el personal esté a la altura de la idea, y si no, que llamen a Chicote.

En el Puerto de Mazarrón llevan 15 años haciéndolo y gratis, pagando la bebida, etc

Segun el economista Xavier Sala-i-Martin ( cuya particularidad reside en cambiar de chaqueta según el tema del día ) in LaVanguardia of Today : "la gente mas pobre de los paises con economia de mercado vive como no vivian los reyes del siglo 16".
Confirmo : los reyes del siglo 16 vivian de puta madre.
Pregunta metafísica : es el Roto, in el Pais of Today, mejor economista que Xavier "el Chaquetas" Sala-i-Martin?
PD: comida de calle o de mercado? Dudo, de hecho existo, pienso y vuelvo a dudar y no me decido...De calle o de mercado? etc...etc...etc....

Ay José Carlos, José Carlos, creo que andamos ahí ahí de golosos los dos, jajajá! Hablaba en broma, bueno, en medio broma, pero si nadie recoge el guante, igual tengo que ponerme yo misma, pero en Bilbao, claro, al fín y al cabo, no me gusta presumir pero son dos de mis especialidades. Mientras me decido, ya sabe que estoy en Basauri, cuando venga a Bilbao, ya sabe... buenas noches!

Pep,danos la dirección por favor. No te referirás a Can Frau verdad?

Maritxu, pues no pides tú casi nada, una tatin o una Strudel hecha a pie de mercado. Si descubres algún sitio no dudes en decírmelo, por favor, que iré encantado

Ya comprendo que esto que Vd. dice es otra cosa, es comprar y que te lo guisen otros, porque si hablamos de restaurantes situados en los mercados hay muchos, a mi me encanta el de de Santa Caterina en Barcelona del grupo Tragaluz, en el Borne. No sé donde comprarán pero hacen parecer que se abastecen allí mismo.

Saludos. En el mercado municipal de santa Catalina de Palma de Mallorca , hace años que hacen lo mismo y sólo por 3 euros

¿Un festín a precio moderado? ¡Genial!
Peero... no hay festín que se precie si no acaba dulcemente, así que voy a regalar una idea para quien la quiera, y si se hace millonario, que se acuerde de mí, jajá; ahí va: yo quiero comprar en ese mercado un kilo de reinetas y que me hagan una Tatín o un Strudel; ya sé que tarda un poquito, pero no hay problema, mientras, vamos dándole al vermut con unas gambitas, unos calamares, etc. Good night, everybody!

Hola Buen día, me gusta mucho tu Blog, contiene muy buena información, ¡Volveré!
http://nccocinaybano.com/blog/

Qué asco, esas culebras marinas, babosas, renegrías retorciéndose, como serpientes, la bicha las llamamos en Andalucía, no se como se las comen Vdes por buenas que sepan, por Dios y por todos los santos

Las quisquillas esas dan ganas de chupar la pantalla, por favor que aspecto más bueno

La gracia de lo que cuenta el Sr. Capel de Valencia está en la inmediatez, y la autenticidad porque la idea no es original, como ya sabemos. Hay un comentario anterior en este post que dice algo del mercado de Santiago de Compostela. En Madrid funciona también en el mercado de San Antón desde su inauguración en el restaurante de 5 Jotas, Osborne. Lo llaman Cooking e incitan a comprr en el mercado abajo y subir con la bolsa de comida y decirle al cocinero que prepare el producto al gusto. Yo no lo he hecho y no sé como funciona pero algo me dice que debe salir más caro, es como llevarle a un sastre la tela, tiene que cobrar más por la hechura porque no se lleva comisión en el tejido. Les dejo la web del restaurante en cuestión para que le echen un vistazo. http://www.lacocinadesananton.com/cooking/

En Valencia es típico o habitual llevar comida a cada Casal de fallas, así que lo de comprar en un sitio y llevarlo a otro suena parecido. Soy de Valencia y no tenía ni de este lugar

Grandes descubrimientos y muchas verdades en un mismo post. Gracias.

Mila y Jon.

Yo soy usuario del rinconcito del medio. El Sábado pasado fui a comprar con mis tres nietas mayores de 9 y 8 anos de edad, al mercado. Cada una hizo su compra y la abono y luego fuimos a almorzar al Rinconcito. Tomamos unchivito cada uno y la experiencia fue gratificante.

Sr. Capel, lo del mercado esta muy bien. Yo en mi agenda tengo varios "restaurantes amigos" que si les llevas cosas interesantes ellos te las cocinan y sirven a cambio de cobrar la mano de obra, sin ir mas lejos el otro día con unos amigos llevamos unas becadas a un restaurante y nos las cocinaron, por cierto muy bien, a cambio de completar ellos el menú.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Un blog para gente a la que le gusta cocinar, viajar, estar al día en modas y tendencias y, sobre todo, comer bien. Un diario de experiencias personales relatadas con desenfado y sentido del humor. Cocineros, recetas, restaurantes, personajes, secretos de cocina y recomendaciones insólitas que no te puedes perder.

Sobre el autor

Isidoro Merino

José Carlos Capel se licenció en Ciencias Económicas, pero lo que realmente le gustaba era cocinar. Lleva 25 años ocupándose de la crítica gastronómica de este periódico y preside Madrid Fusión. Después de haber escrito decenas de libros, ha convertido su afición en un modo de vida.

Los blogs de el viajero

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal