Cinco episodios para entender Ucrania

Por: | 30 de enero de 2014

Trosky

Oficiales alemanes reciben a Leon Trotsky y Lev Kamenev en Brest-Litovsk / AP

La revuelta popular del ‘Euromaidán’, que se desató a finales de noviembre con la sorprendente decisión del Gobierno ucranio de suspender la firma del Tratado de Asociación y Libre Comercio con la UE, ha generado una convulsión interna que por lo pronto se ha cobrado la dimisión del primer ministro Mikola Azárov y todo su gabinete ministerial. Ucrania se enfrenta a la disyuntiva de acceder a la Unión Aduanera que ha forjado Rusia con Bielorrusia y Kazajstán o afianzar su relación con la Unión Europea mediante el tratado de asociación. La doble alma del pueblo ucranio -con un occidente que se ve custodio de las esencias nacionales y mira hacia Europa, y el sureste, de cultura y lengua rusas, que lo hace hacia Moscú-, vuelve a dividir al país como ya ocurrió en el pasado. Estos son algunos momentos claves del pasado de Ucrania que ayudan a entender el presente.

1- Desde 1654 la Tierra de la Frontera (ese es su significado en el idioma eslavo), a excepción de la occidental Galitzia vinculada al Imperio Austro-Húngaro, perteneció al imperio de los zares hasta que la I Guerra Mundial y la Revolución Rusa pusieron patas arriba el mapa de la Europa centro-oriental. La firma del Tratado de Brest-Litovsk en marzo de 1918 entre las Potencias Centrales y Rusia obligó a ésta a reconocer la independencia de Ucrania, entre otras muchas cláusulas humillantes, pero la derrota alemana en la Gran Guerra unos meses después, dejó en papel mojado lo firmado en Brest-Litovsk. Rusia quería recuperar los territorios perdidos y Ucrania se vio inmersa en una guerra civil con varias entidades autónomas apoyadas por rusos bolcheviques, rusos mencheviques, polacos... incluso un movimiento anarquista llamado el ‘Ejército Negro’ se hizo fuerte en el sur del país. El Tratado de Riga de marzo de 1921 puso fin a una guerra que dejó un millón y medio de muertos y marcó las fronteras definitivas hasta la II Guerra Mundial. Ucrania occidental se incorporó a Polonia y ésta reconocía a la República Socialista de Ucrania que en diciembre de 1922 fue miembro fundador de la URSS.

2- Las directrices marcadas por Stalin en la construcción del estado socialista y el primer Plan Quinquenal soviético trajeron funestas consecuencias para la nación ucrania que hoy día son una herida que supura en las relaciones entre ambos países. Stalin y los planificadores económicos culparon a los agricultores de acaparar los cereales y comprometer los resultados de los objetivos de industrialización. En 1929 la lucha de clases se desató contra los kulaks, los campesinos acomodados, que se convirtieron en un grupo social a liquidar. La resistencia de millones de campesinos a las requisas de la cosecha y la colectivización forzosa, fue contestada con una represión feroz que supuso ejecuciones, encarcelamientos, torturas y deportaciones en masa. Los efectos de la política de Stalin, que deliberadamente sabía que condenaba a sufrir penurias y hambre al campesinado de la URSS, se tradujo en el invierno de 1932-33 en una crisis que sentenció a muerte a unos cinco millones de ucranios. Algunos supervivientes testificaron que la escasez y el horror llegaron al punto de darse casos de canibalismo. Fue lo que se conoció popularmente como Holomodor, la Gran Hambruna, que para muchos es uno de los más brutales genocidios del siglo XX. El dictador georgiano afirmó que la muerte de un hombre es un hecho trágico, pero que la muerte de un millón es una simple estadística. Seguramente pensaba en eso cuando se dio la orden de que los niños que eran hijos de campesinos y fueron dejados por sus padres cerca de los orfanatos de las ciudades porque no podían alimentarlos, fuesen expulsados y abandonados en medio de la inmensidad del campo ucranio a su suerte.

3- En 1954 Nikita Kruschev, líder soviético de origen ucranio ruso-hablante, decidió asignar la república autónoma de Crimea a Ucrania para conmemorar los 300 años de unión entre rusos y ucranios. Esta península estaba poblada por tártaros hasta que Stalin en 1943 ordenó la deportación de la mayoría de ellos a Asia Central acusados de colaboracionismo con el ejército nazi. A partir de ese momento llega a Crimea población rusa y ésta pasa a ser su principal componente demográfico. Desde el punto de vista militar su importancia no es poca pues la flota soviética del Mar Negro estableció su base en Sebastopol. Al producirse la desintegración de la URSS en diciembre de 1991, los actos caprichosos de dirigentes anteriores acabaron pasando su factura. En mayo de 1992 el parlamento ruso declaró ilegal la cesión de Crimea a Ucrania en 1954, temeroso de que ésta rompiese con Rusia y la CEI (Comunidad de Estados Independientes) y avanzara hacia una mayor cooperación con Occidente. En 1994 los partidarios de la integración con Rusia dominaban el poder ejecutivo y legislativo en Crimea aunque por fortuna para Kiev las diferencias entre ellos no tardaron en aflorar y el poder central ucranio se hizo con la situación. En los años siguientes los presidentes Kuchma y Yeltsin pactaron el uso de la base naval y Ucrania decretó el control político desde Kiev del conflictivo territorio. Dicho esto, la mayoría ruso-hablante de la península no olvida sus orígenes.

ARC5617538

Manifestantes de la Revolución Naranja en Kiev en 1994 / Reuters 

4- Las elecciones presidenciales de noviembre de 2004 se grabaron en la memoria de todos los ucranios. Putin viajó a Ucrania e hizo abiertamente campaña a favor de Víktor Yanukóvich, actual presidente y en ese momento heredero del corrupto presidente Leonid Kuchma. Víktor Yúshenko acudía a las elecciones en alianza con Yulia Timoshenko, conocida como la ‘princesa del gas’, dueña de una empresa importadora de gas ruso y representante del clan empresarial de Dnepropetrovsk. Timoshenko tiene intereses económicos directos con Rusia y ha sabido liderar el bando prooccidental, lo cual es más que notable. El 6 de septiembre, el candidato opositor y prooccidental Víktor Yúshenko enfermó repentinamente y tuvo que ser hospitalizado. Fue tratado en Viena y cuando reapareció el 19 de aquel mes, tenía el rostro irreconocible. Un descomunal sarpullido era el síntoma de lo que los médicos diagnosticaron como un envenenamiento con dioxinas. Yúshenko culpó a los servicios secretos que trabajaban para sus rivales políticos los cuales habrían decidido apearle de la carrera electoral y dejar el camino libre a Yanukóvich, pero Yúshenko se repuso. Cuando se celebró la segunda vuelta, las denuncias de fraude electoral llegaron desde todos los ámbitos menos Rusia. La negativa gubernamental a repetir las elecciones desataron la 'Revolución Naranja' con la que centenares de miles de personas ocuparon el centro de Kiev de manera pacífica bloqueando los edificios administrativos durante 18 días en una vigilia permanente que exigía democracia ante los ojos atónitos de medio mundo. Las regiones ruso-hablantes del este del país amenazaron con imponer su autonomía y el régimen pensó en declarar el estado de excepción. Las negociaciones entre las partes y la mediación internacional lograron alejar el fantasma de la guerra civil y alcanzar el pacto. Se volvieron a celebrar elecciones y Víktor Yúshenko fue elegido presidente.

5- Antes de llegar al presente Ucrania y Rusia tuvieron una última crisis con la guerra del gas que se desencadenó en enero de 2009. Rusia alegaba el impago de la deuda que Kiev mantenía con la compañía rusa Gazprom y la negativa ucrania a acordar un nuevo contrato de suministro, aparte de acusarle de robar gas. Por los gasoductos ucranios transita el 80% del gas que importa Europa de Rusia, que acabó tomando la decisión de cortar el suministro para presionar a Ucrania. Durante quince días con temperaturas a -15º, los países del este europeo se quedaron literalmente tiritando y algunos de la Unión Europea vieron sus reservas disminuir peligrosamente. El escenario político era muy complejo. Las relaciones entre ambos países se hicieron más difíciles ya que Putin no tragaba con la política nacionalista y prooccidental de Yúshenko. La Unión Europea había llegado a las puertas de Rusia con sus ampliaciones y se convertiría en el mercado natural de las exportaciones ucranias. Mientras tanto se negociaban créditos con el FMI y el BERD para salir de la apurada situación financiera de su economía. Al frente de Ucrania, los que antes eran aliados, ahora eran enemigos. El presidente Yúshenko acababa de cesar a Timoshenko como primera ministra tras la aprobación de leyes que mermaban el poder del presidente de la república y las reformas necesarias para salir del caos económico permanecían aparcadas. Ucrania y Rusia acabaron firmando un acuerdo sobre el suministro de gas con duras condiciones para la primera. Las firmas de ese acuerdo fueron luego usadas para acabar condenando a Yulia Timoshenko, a la sazón primera ministra, a siete años de cárcel por abuso de poder en unas circunstancias procesales que recordaban las de Mijail Jodorkhovski en Rusia.

Ucrania afronta de nuevo momentos decisivos. La Rusia de Vladimir Putin juega el papel de potencia global que quiere subvertir en lo posible la situación de postración en la que quedó tras la desintegración de la URSS y Ucrania es un peón necesario en esa estrategia por su situación en el mapa, pero los ucranios se consideran lo suficientemente fuertes para no aceptar la presión rusa como en tiempos anteriores. El tablero geopolítico en esa zona se mantiene inestable.

Hay 17 Comentarios

Ucrania es tierra sagrada rusa, todos los ucranianos son rusos étnicos, Ucrania es Rusia, que no pertenezca a la Federación Rusa no la hace menos rusa.
Un saludo

Sería bueno hacer saber que el pueblo ruso nació de la emigración hacia tierras más interiores de habitantes de tierra ucraniana huyendo de la llegada de los mongoles. La parte rusa nació de la parte ucraniana

Así q todos a votar a cambiar a los q lo hagan mal y todos los cambios qvsean necesarios respetando y reformando según la ley lo q decidamos siempre de forma verdaderamente democratica . al pueblo le representa quien gana en las urnas así q los perdedores q se aguanten hasta q consigan ganar y a respetar la ley. Si no volverá un nuevo Franco con razón si hay tramposos.

En España fracasaron intentando quemar iglesias y asesinando a los lideres de la derecha. Y acabo en guerra civil q fueron perdedores todos nuestros antepasados y en particular los q empezaron con la violencia en las calles y sacaron de las cárceles a los golpistas de la revolución de 1934. Algunos quieren probar otra vez? yo les digo nq quien empieza la violencia siempre pierde.

Democracias autenticas como España aunque tengan corrupciones de todos los colores no las van ha echar abajo ni facistas ni comunistas republicanos. para eso tenemos la legión y si hace falta los requetés si empiezan a querer perseguir a los cristianos como durante la segunda república. Ahora ya no queremos franquismos salvo q los revolucionarios quieran saltarse la ley y la democracia. hacen falta mejorar muchas cosas pero todas de forma democrática.

El maidan es un golpe de estado populista empujado y aceptado por occidente (europa y usa) para favorecer intereses económicos y estratégicos antirusos. Así q ahora a aguantarse con la reacción de los profusos y la madre Rusia. Cataluña esby sera España por lo civil o lo militar por lo menos mientras de forma democrática no digamos otra cosa todo el pueblo de España.

bueno yo quiero saber cual es conflicto de Rusia y Ucrania.
conflicto de España y Catalunia

¿Y en este "análisis" no van a retomar lo que fue la "Revolución Naranja"? Porque no podemos olvidar los intereses de Estados Unidos y sus implicaciones con las revoluciones de colores... Provienen de algo que se denomina "golpe suave" y es injerencia de ese país en el otro (EU entrando para ver por sus intereses).... este análisis sólo ve una parte de la moneda, se quedó muy por debajo de mis expectativas.

Error de bulto en el punto tres: El Imperio Ruso conquistó Crimea en el siglo XVIII , concluyendo esta conquista en 1783 en época de Catalina la Grande y esta circunstancia-- omitida totalmente en el texto-- es el origen de la llegada de población rusa a la península y no la deportación de 1944 (ojo, que fue en 1944 y no en 1943 como escriben ustedes). Y la mayoría poblacional rusa se produce ya antes de esa deportación: en el censo de 1897 Crimea tenia una mayoría eslava de 247.000 personas (además de 186.212 tártaros y 31.590 alemanes, entre otros colectivos). En 1939, en un censo más detallado figuraban 558.481 rusos, 154.123 ucranianos, 218.179 tartaros, 51,299 alemanes. Tras la deportación de los tártaros en mayo de 1944 en Crimea quedaron 379.000 personas (datos der agosto de 1944) ,de las cuales el 75% eran rusas y el 21% ucranianas.

Por otra parte, la disposición del parlamento ruso del 21 de mayo de 1992 no tuvo consecuencias jurídicas y el segundo punto (de los dos que tenía el mencionado documento decía que "en vista del tratado bilateral del 19 de noviembre de 1990 entre Rusia y Ucrania, ambas partes renuncian a las pretensiones territoriales" y "dado que ese principio está fijado en los acuerdos entre los estados de la CEI, se considera necesario regular la cuestión de Crimea mediante conversaciones interestatales entre Rusia y Ucrania con participación de Crimea y sobre la base de la expresión de la voluntad de su población”. Al dia siguiente, el Soviet Supremo hizo una declaración en la cual se dice que “en ningún caso nos proponemos efectuar reclamaciones territoriales a Ucrania, y al fraternal pueblo ucraniano…” y somos fieles al principio de inviolabilidad de las fronteras en el marco de la CEI, entre ellas las de Ucrania con Rusia”.

Vaya, tantos expertos da altísimo nivel (incluidos los que descubrieron la Historia hace 5 años) para un breve resumen de lo que ya nos acordábamos todos. Qué decepción.

Convendria aclarar, que Rusia de formo a partir de Ucrania

El éxito del Euromaidan no se ha sustentado en un sesudo análisis sobre los términos del Acuerdo de Asociación ni sobre su impacto en la economía y sociedad ucranianas, sino en la idealización de la UE, en la cual se ven los valores cuya búsqueda han alimentado previamente las protestas antigubernamentales: democracia, transparencia, Estado del Bienestar, justicia social o niveles de consumo medios-altos. Sin embargo esta conexión, en el contexto nacional y geopolítico ucraniano, favorece un cambio de marco de las protestas, desde el modelo de gobernanza y la política económica a la identidad nacional. https://eurasianet.es/2014/01/euromaidan-frontera-ucrania/

Da gracia este diario. Tanto hablar de libertades en Ucrania y echar pestes de Cataluña. Mañana meten a Ucrania en la UE y literalmente se queda vacia. Me hace gracia tanto patriota con bandera azul-amarilla junta. A la minima se largan y da igual quien este en el poder

Cada territorio tiene su historia y su situación actual es consecuencia de su pasado. Esto es lo que pasa también en Cataluña, por ejemplo, y no quieren asumirlo https://xurl.es/9ik46

UCRANIA Y LA AMENAZA DEL FASCISMO. UNA AMENAZA EN TODO EL CONTINENTE EUROPEO: https://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2014/01/ucrania-y-la-amenaza-del-fascismo-una.html

“Las grandes empresas tributan menos del 3,5% y el 80% opera en paraísos fiscales”: https://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2014/01/las-grandes-empresas-tributan-menos-del.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Historia[S]

Sobre el blog

Dado que el presente se levanta sobre lo que ya pasó, no es mala idea echar un vistazo atrás para entender lo que está pasando. Cicerón lo dijo antes y mejor: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser eternamente niños”.

Sobre los autores

Tereixa ConstenlaCoordinadora: Tereixa Constenla. Periodista de EL PAÍS. Descubrió la Historia en 2008, cuando aterrizó en la sección de Cultura, y comprobó que el pasado era un filón para el presente.

Isabel Burdiel recibió el Premio Nacional de Historia en 2011 por su biografía sobre Isabel II. Es especialista en liberalismo europeo del siglo XIX y catedrática de la Universidad de Valencia. "Para que sirva para algo, la Historia no tiene que quedarse en el círculo de especialistas", sostiene.

Julián Casanova, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, defiende, como Eric J. Hobsbawm, que los historiadores son "los 'recordadores' profesionales de lo que los ciudadanos desean olvidar". Es autor de una veintena de libros sobre anarquismo, Guerra Civil y siglo XX.

Manuel Morales es periodista de EL PAÍS y profesor de Periodismo Digital en la Escuela de EL PAÍS/UAM. Para liberarse de tanta actualidad busca refugio en historias del pasado, sobre todo las que han dejado huella en la fotografía.

María José Turrión fue la primera directora del Centro Documental de la Memoria Histórica, creado sobre el esqueleto del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca. Cree firmemente que los archivos contribuyen "a la salvaguarda de los derechos humanos y al desarrollo pleno de las democracias".

Javier Herrero es documentalista de EL PAÍS y licenciado en Historia Moderna y Contemporánea. Le interesa indagar en los antecedentes históricos de acontecimientos que saltan a la primera línea informativa.

Eduardo Manzano Moreno es profesor de investigación del CSIC y autor de numerosos libros sobre Al-Andalus, la Edad Media y la memoria histórica. Cree en el poder transformador del conocimiento histórico y en la necesidad de forjar una conciencia que nos convenza de que se pueden cambiar las herencias recibidas.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal