Las Humanidades en la sociedad del conocimiento

Por: | 14 de abril de 2014

JosepMlozanoPor Josep M. Lozano, profesor del dpto de Ciencias Sociales de ESADE

Vamos todos repitiendo obedientemente el mantra “sociedad del conocimiento”. Pero, ¿qué sociedad y qué conocimiento?

Veamos. En la sociedad que parece emerger, la vieja división entre cultura literaria y cultura tecnocientífica queda en un segundo lugar. De hecho, la sociología recreativa insiste en que la división entre ambas culturas se ha resuelto a favor de la tecnociencia. De ahí a grandes lamentaciones –e incluso funerales- sobre las humanidades solo hay un paso. Peter Sloterdijk afirmaba que "la cultura humanista, basada en el libro y en una educación monopolizada por el sacerdote y el maestro, ha perdido definitivamente su capacidad para moldear al hombre". La frase es tan provocativa como brillante, y su provocación y su brillo pueden hacernos dejar de lado unas cuantas aclaraciones que son necesarias: ¿qué se establece como cultura humanista y quién y cómo la delimita?; ¿no existe cultura humanista si no se basa en el libro?; ¿que el sacerdote y el maestro ya no monopolicen la educación es una constatación o una nostalgia?; ¿qué quiere decir hoy moldear al hombre?
 
Supongamos que aceptamos lo de la crisis de las humanidades, ¿pueden tener todavía algún papel las humanidades en la emergente (¡ejem!) sociedad del conocimiento? Hay ciertas tendencias que, a mi parecer, lo confirman, siempre y cuando las humanidades sepan asumir las nuevas condiciones sociales y culturales. Hasta hace poco el peso se decantaba hacia el hecho de compartir un fondo común del saber (el Allgemeine Bildung de los alemanes, la educación liberal anglosajona). El famoso canon occidental de Harold Bloom es, probablemente el último canto nostálgico a favor de esta visión de la tradición. Pero en el presente, la mezcla entre conocimiento aplicado, especializado y la necesaria comprehensión y capacidad de integración creará saberes mestizos, experiencias altamente interdisciplinares. La distinción entre especialistas y generalistas, pues, tendrá menos sentido o, simplemente, dejará de tenerlo; la separación entre ciencias y letras (¡vaya solemne tontería!) todavía menos; y la dependencia excesiva del pasado y de “una” tradición tampoco.
 

Seguir leyendo »

¿Para qué se hace la fiesta?

Por: | 09 de abril de 2014

LLUIS DSC_1504 migPor Lluis Martínez Ribes, profesor de Dirección de Marketing de ESADE

La innovación en retail es un tema candente. En 2013 la Comisión Europea nos pidió a un grupo de expertos en retail medidas para fomentar la innovación en éste sector en Europa. Otro apunte en esa dirección es el hecho de que en las dos últimas ediciones de los “3 días de inmersión en innovación en retail” de ESADE vinieron directivos desde Australia, Corea, China, Suiza, Gran Bretaña, Estados Unidos, Polonia, España, Argentina, Puerto Rico y Guatemala. Y buscando “retail innovation” en Google, aparecen 130 millones de menciones. ¿Por qué tanta movida? ¿Para qué sirve la innovación en retail?

Innovar no es administrar, ni  mantener el negocio limpio y aseado. No es mejorar lo que existe, reducir puntos débiles, intensificar lo que se hace bien, o mejorar la eficiencia. Innovar tampoco es obedecer las conclusiones de un estudio de mercado, ni subirse a una tendencia, o aplicar una “best practice”. Innovar es un ejercicio de creación y de transformación de la realidad actual; es idear un trozo de futuro que ahora no existe, inventar una nueva forma de comprar. Innovar es visualizar y lanzar una “next practice”, creando así tendencia probablemente.

Seguir leyendo »

Sagarra, EduardPor Eduard Sagarra, profesor Derecho Internacional Público ESADE y presidente de la Asociación para las Naciones Unidas en  España

Luchar contra la inmigración irregular no supone hacer dejación de lo que somos o aspiramos como sociedad democrática justa y avanzada, y de lo que defendemos respecto a la dignidad de cualquier ser humano. ¡Nos ha costado mucho alcanzar nuestras libertades, derechos fundamentales y nuestro estado social de derecho, tras 1975, para olvidarlo en la línea fronteriza al tratar al “otro”!

Pero si no se lucha contra las mafias dentro de España o allende nuestras fronteras; si no se lleva a cabo una política común e implicada de los países del Norte de nuestro continente y de toda la Unión Europea, sino se gestiona eficazmente la cooperación internacional con los países de origen, y la ayuda al desarrollo; cualquier medida resultará ineficaz. El origen de la inmigración masiva irregular no se halla solo en las fronteras exteriores de la Unión o de Schengen, ni en el interior de  la “tierra prometida” que es hoy Europa para el resto del mundo. La verdadera razón la encontramos fundamentalmente en la imperiosa necesidad que todos tienen de emigrar.

Las causas son múltiples: la desertización, los desastres naturales, las guerras pero, sobre todo, huir de la miseria, del hambre, de la corrupción, de la falta de libertades y derechos mínimos o de la explotación de las mafias, de sus propios gobernantes y de los militares o dictadores tolerados, aupados y sostenidos por la propia Europa bajo la excusa o la justificación de favorecer unas relaciones comerciales o explotación de recursos naturales que son buenas para nuestra balanza comercial y PIB, y la mayoría de las veces, mediante un lucrativo negocio de tráfico de armas que se utilizan contra la población.

Ante esta situación, cabe exigir que el "gran pacto de Estado" para afrontar con sensatez la inmigración, que hoy sugiere el Ministro y el Gobierno del Sr. Rajoy, sea un pacto verdadero y sin “trampa ni cartón”. No queremos poner en duda la voluntad del Gobierno pero, resulta sospechoso que durante el debate del Estado de la Nación en el Congreso de Diputados, no se hiciera ninguna mención.

Seguir leyendo »

Sagarra, EduardPor Eduard Sagarra, profesor Derecho Internacional Público ESADE y presidente de la Asociación para las Naciones Unidas en  España

Ante los luctuosos sucesos de Ceuta y las avalanchas humanas en Melilla, cabe preguntarnos si es posible hoy, poner puertas al campo o fronteras en Mediterráneo y en el  Atlántico para atajar la previsible, probable y segura entrada ilegal de inmigrantes irregulares desde el norte y el oeste de Àfrica, dirigidos y liderados con sagacidad por los mercaderes de esclavos como lo son “las mafias”.

Sobre lo ocurrido en Ceuta, el Ministro del Interior de España justificó, en un primer momento, el uso de medidas de prevención y protección de las fronteras; defendió la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado y a la Guardia Civil por el uso de pelotas de goma “disuasorias” y creó un concepto nuevo y “alegal” de frontera marítima. Concepto que, entiendo, no es acorde con el Derecho Internacional ni con el Derecho del Mar. Sin embargo el delegado del Gobierno en Ceuta, Antonio González, no quedó satisfecho y quiso ir por nota y, para ello, afirmó que "quien llegue a una playa española no significa que esté en España". Nos parece  muy  grave que una autoridad con "mando en plaza" y que, además, haya sido senador electo, se atreva a dar un curso de Geografía, Derecho Político, Derecho Internacional Público y Derecho Marítimo “express”. Sinceramente, si fuera alumno mío, lo suspendía sin más.

Afortunadamente, tras algunas diferencias con autoridades europeas, ONGs, asociaciones defensoras de Derechos Humanos y otras fuerzas políticas españolas y no españolas, el Ministro reconsideró su posición inicial y reconoció el uso injusto de las pelotas de goma como medida disuasoria y, lo más importante, se puso manos a la obra en buscar salidas, no culpables. La intención, loable, era ver cómo se podía recomponer y afrontar este puzzle, impenitente y difícilmente solucionable, de la afluencia masiva de inmigrantes.

Seguir leyendo »

Si no apareces bien en los móviles, no existes

Por: | 31 de marzo de 2014

Franc-carreras-esadePor Franc Carreras, profesor del departamento de Dirección de Marketing de ESADE

Son las 6:59 de la mañana de un día cualquiera entre semana. En menos de 60 segundos, los potentes servidores de una gran corporación iniciarán un complejo proceso en cadena que hará llegar miles de mensajes vía e-mail, redes sociales y RSS a consumidores potenciales repartidos por todo el mundo. En ese momento, encima de la mesa del director de marketing reposa un grueso dossier con una sofisticada estrategia diseñada por el mejor equipo de consultores del sector. Además, la empresa cuenta con un presupuesto generoso y un equipo numeroso. Todo parece estar alineado para el éxito. Sin embargo, apenas unas horas más tarde, los informes de resultados arrojan una imagen desoladora.

 Desafortunadamente esta es una escena demasiado habitual hoy en día.

¿Qué ha pasado? ¿Dónde hemos fallado? ¿Quién es el responsable? Estas son algunas de las preguntas que se hace el equipo directivo en la sala de juntas aquella misma tarde. Nadie entiende lo que ha pasado hasta que uno de los asistentes ligeramente distraído consulta su teléfono móvil y decide abrir el mensaje. Lo que se encuentra es deprimente: un texto con letra diminuta y un enlace que lleva a una página web que no solo tarda una eternidad en descargarse sino que además es imposible de entender desde una pantalla tan pequeña.

Como casi siempre, la respuesta está en los datos: A finales del año pasado, los mensajes de correo electrónico abiertos en dispositivo móvil sobrepasaron a los abiertos en ordenadores de sobremesa por primera vez. Lo mismo ocurre desde hace algún tiempo con el tráfico a redes sociales como Facebook o Twitter y el tráfico a páginas web está cada vez más cerca de la misma cifra.

 ¿Qué deben hacer las marcas para no desperdiciar más de la mitad de su esfuerzo y presupuesto?

Seguir leyendo »

Idearium

Sobre el blog

Es una ventana abierta para inspirar ideas y generar debate económico y social. Profesores y antiguos alumnos de ESADE reflexionan en este blog sobre los desafíos de la economía global, las incertidumbres socio-económicas de nuestro país y de Europa. Con estilo ágil y didáctico, los expertos ayudan a impulsar ideas en un mundo global

Sobre los autores

ESADE

ESADE es una de las más reputadas escuelas de negocios europea y mundial. Con campus en Barcelona, Madrid, Buenos Aires, Sao Paulo y Munich, en sus aulas se han formado 44.000 alumnos que ejercen cargos de responsabilidad en empresas de los cinco continentes. Es, precisamente, su red de antiguos alumnos una de sus fortalezas tras 53 años formando directivos y profesionales. Dispone de Facultad de Derecho y del parque de negocios EsadeCreápolis.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal