La soledad del dirigente

Por: | 27 de agosto de 2012

 

 

Begoña puente
Por Begoña Puente, profesora de Recursos Humanos de ESADE

Un dirigente es la persona que ejercita la función profesional de dirigir, y dirigir es conducir a las personas; los equipos; las tareas y en definitiva la organización, sea global o su entorno más cercano, hacia unas metas definidas.

 

Se trata por tanto de recorrer un camino en el que más tarde o más temprano aparece la experiencia de lo que unos nombran desamparo y se denomina soledad. Ese momento concreto en el que el dirigente observa como parece borrarse el mundo y se encuentra frente a él; en situaciones de tomar una decisión, aclarar una realidad… En definitiva para avanzar un paso adelante y conducir al resto en ese proyecto. Resulta incómodo, y hasta extraño, para algunos explicar estas experiencias, y es una de las razones por las que en muchas ocasiones los dirigentes acuden a buscar respuestas para conseguir no sentir la soledad. Las respuestas que yo les doy se encaminan hacia una sola: la soledad es tu mejor compañía; es tu brújula, porque te indica que efectivamente estás haciendo lo que se espera que hagas: poner certidumbre en la incertidumbre.

La soledad es una buena compañía porque siempre viene pareja de la reflexión. Discúlpenme el juego de palabras pero es justamente en este momento de lectura en el que mejor se puede experimentar tal guiño.

 

Aparece y desaparece, e indica a su vez que el dirigente no está solo, porque con su presencia le ofrece motivos para el pensamiento y, por tanto, para filtrar lo que le sobra. Porque esto es justamente la esencia de la función directiva: aclarar y aclararse en la incertidumbre. No solo desde la toma de una decisión en sí, sino que va más allá, como es la percepción personal de la vivencia humana ante ese momento de compañía.  La soledad, por tanto, es una buena asesora ¿Haré o no lo adecuado? Se pregunta el dirigente. Y la respuesta podría ser: ¿Cómo lo sientes? ¿Cómo te sientes ante las diferentes opciones de la situación? Una vez más se cumple la frase de “buscando respuestas encuentras preguntas”.

 

No es lo mismo estar solo que estar en soledad. La soledad hay que buscarla y llamarla, y siempre aparece. La soledad es necesaria, obligada, a menudo poco invitada y demasiado maltratada. La soledad acompaña a la persona, porque le habla desde su esencia y le escucha desde el alma. Sentirse solo es el indicador primero que nos lleva a estar en soledad.

 

Caminar en la senda de la función directiva implica salir a buscar a esta amiga, la mejor consultora y consejera de grandes oportunidades; atender a sus propuestas y sugerencias, que no consejos. Para después, poder entrar en el escenario con el propósito de actuar. Y convivir, llevarla como la mejor aliada en todos y cada uno de los pequeños o grandes momentos. Estar con ella como desea. Porque ella siempre está.

Hay 9 Comentarios

Madame catedrático de Recursos Humanos ha olvidado el aspecto esencial de la gerente. Sí, él se hace responsable de la organización, el establecimiento de los objetivos del equipo, etc - pero lo más importante es que él asume la responsabilidad. Los gerentes que culpa a los subordinados o los factores externos por el fracaso de su grupo a entregar es un impostor. Él no es un administrador, sólo un oportunista. Pagamos más de gerentes ejecutivos simples precisamente porque tienen que asumir la responsabilidad por sus decisiones y por el trabajo de todos los miembros de su grupo.
Los directivos de todos los bancos ahora reciben fondos públicos deben tener sus últimos 10 años de sueldo confiscado.

Gracias a consejos como estos hemos llegado donde estamos. Con una inflacion de incompetentes esade's e ieses's en las empresas que no contrataron ingenieros para hacer la autentica i+d. Los ingenieros se fueron y se van del pais y nos quedamos con los listos del mundo financiero y de los malabarismos contables y de la gestion.

Este articulo lo escribe un profesor de una escuela prestigiosa?? Qué tiene que ver sentirse solo con reflexionar?? Indica que la soledad es una muestra de buen directivo porque le permitirá reflexionar?? Todo lo contrario! La soledad la sienten los directivos engreídos, aislados de la realidad de su empresa, que no son capaces de trabajar en equipo...

Si, como comienza el artículo, un dirigente es aquel que forma un equipo, pero luego toma la decisión al margen de él, en soledad, ¿para qué lo forma? Esto es lo que enseñas las Escuelas de Negocios de este país. A tomar las decisiones entre cuatro, aunque éstas afecten al conjunto de la empresa, sus trabajadores, la sociedad...Para ser una escuela de aprendizaje los profes se reciclan poco. Deberían cambiar de manuales. Ahora incluso las grandes corporaciones que sólo buscan enriquecer a sus directivos, saben que tomando las decisiones de forma cooperativa, el empleado se siente más partícipe en la empresa y rinde mejor. No le queda nada al empresariado de este país. Y a sus trabajadores, que los sufren...

Excelente analisis. Si necesitas preguntar algo, mirate al espejo dice sabiamente Warrent Buffet.

Está claro que habla de jefes y no de líderes. El líder basa sus interacciones en el respeto y la colaboración, y el jefe en el menosprecio, la hipocresia y el egoismo....vaya jefes que está formando las escualas de "negocios"! así nos va!!!

Estimada Begoña, resulta muy preocupante que enseñe semejantes barbaridades. Imagino que en el ESADE sus lideres deben ser muy toxicos para que usted se haya creado estas ideas, o esta lejendo mucha literatura de señores Sith y jedi´s. Por favor, corrija sus ideas para que nos nos hagamos una pesima impresion del pantel de profesores y las ideas del ESADE, pues desprestigia mucho este planteamiento. Un lider es por sobre todo un articulador de redes, un motivador, alguien que es respetado por sus capacidades, no un mono que vive solo, pensando , pensando, en que ? si hoy las cosas requieren trabajo en equipo y un enfoque multidisciplinario. La soledad solo es buena para que se planifiquen operaciones poco transparentes, corrupcion, como lo que paso con los lideres de los bancos, y tantos otros ejemplos. Por favor rectifique.

Es de todos conocida la cita que reza que detrás de todo gran hombre hay siempre una gran mujer. Reflejo fiel de la realidad. Detrás de un buen gestor, empresario, dirigente, ha de haber siempre un gran equipo.

Un saludo,
Josefina Blanco.
Prima de riesgo

Un buen dirigente nunca está solo. Porque si realmente es bueno en su tarea, habrá SABIDO ARMAR UN EQUIPO de personal idóneo (o ganarse la confianza y respeto de los que le tocó liderar) con el cual poder tener interrelación de nutrir y nutrirse en informaciones e ideas. Detalle que POCOS dirigentes (casi ninguno, por más académico muy formado que sea) siquiera tienen en cuenta, ya que suelen menospreciar a sus subordinados, desconfiando de todos y de todo lo que les rodea, como si estuvieran en un nido de serpientes o lupanar. Ésos sí que SIEMPRE estarán solos, al margen de la labor que desempeñen (así sea de ayudantes de albañiles o practicando deportes de equipos como fútbol).
Y tal actitud desconfiada y traicionera, que implica el menosprecio de los valores humanos y el ejemplo personal SE ENSEÑA académica y profesionalmente por seguir el "liderazgo" de la tradición anglosajona de ser traicioneros y falsos con todos para obtener mayores réditos a corto plazo, pero arruinando los valores humanos que, paradójicamente, son los mejores puntales para el éxito de una buena gestión, especialmente en los momentos más álgidos.
Sin ir más lejos, este artículo que comento, lo da a entender implícitamente.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Idearium

Sobre el blog

Es una ventana abierta para inspirar ideas y generar debate económico y social. Profesores y antiguos alumnos de ESADE reflexionan en este blog sobre los desafíos de la economía global, las incertidumbres socio-económicas de nuestro país y de Europa. Con estilo ágil y didáctico, los expertos ayudan a impulsar ideas en un mundo global

Sobre los autores

ESADE

ESADE es una de las más reputadas escuelas de negocios europea y mundial. Con campus en Barcelona, Madrid, Buenos Aires, Sao Paulo y Munich, en sus aulas se han formado 44.000 alumnos que ejercen cargos de responsabilidad en empresas de los cinco continentes. Es, precisamente, su red de antiguos alumnos una de sus fortalezas tras 53 años formando directivos y profesionales. Dispone de Facultad de Derecho y del parque de negocios EsadeCreápolis.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal