Tiempos de cambio en la Administración

Por: | 04 de diciembre de 2013

Oscar Cortes2Por Óscar Cortés, autor de “Líderes públicos en la nueva economía” y alumni de ESADE Business School

Nos acercamos al segundo centenerario desde que Mariano José de Larra publicara su famoso manifiesto Vuelva usted mañana. Casi doscientos años y unas cuantas reformas más tarde, los patrones sobre los que se ha venido sustentando el funcionamiento de la Administración pública han ganado en edad pero no por ello perdido vigor.

El viejo modelo, edificado sobre valores troncales como la objetividad, la independencia, el rigor o el respecto de la ley, ha proporcionado estabilidad, continuidad y garantías de las que los ciudadanos se han beneficiado durante décadas. Pero pasados los años el celo en el ejercicio del poder burocrático también ha dado lugar a derivas indeseadas para los tiempos que corren. La autosuficiencia, opacidad, el fanatismo por el control o la resistencia al cambio con la norma como excusa son ejemplos de ello.

Lo viejo hoy tiene que convivir con lo nuevo que emerge en el marco de un vertiginoso proceso de reconversión social, económica y política. Fenómenos que siendo todos ellos de enorme relevancia, carecen de la intensidad disruptiva que sí posee un cuarto vector de transformación: la tecnología.

La revolución tecnológica tiene efectos en ámbitos muy diversos, pero en lo que respecta a lo público tiene el valor supremo de ofrecer al ciudadano la posibilidad  de volver a situarse en el centro del escenario político-administrativo, facilitarle instrumentos para que actúe y contribuya en los procesos de decisión y creación de valor público.

En este contexto asistimos a modelos de reforma cuyo objetivo primordial es el mantenimiento del viejo orden burocrático, con ligeros retoques que aumenten su eficiencia. No es suficiente: lo nuevo demanda iniciativas más rupturistas que conduzcan a una Administración post-burocrática capaz de conectar con un nuevo modelo de ciudadanía y sociedad.

Un cambio que ha de estar basado en una profunda renovación de los valores que sustentan lo público, alineada con los valores emergentes derivados de la crisis económica y la revolución tecnológica. Frente a la suficiencia burocrática, es preciso compartir y colaborar; frente a la rutina del procedimiento, debe primar la creatividad y la curiosidad; frente a la opacidad, se pide a gritos apertura; frente a la jerarquía y el mando, liderazgo en red; frente al conservadurismo, talento y emprendimiento interno.

En definitiva una Administración más abierta e innovadora, con músculo y capacidad, ágil y conectada. Una Administración de nueva generación. Una Administración para el siglo XXI.

 

Hay 2 Comentarios

Un ejemplo de la nueva administración: eres inspector de Hacienda y tienes que seguir las órdenes de los políticos, si no te tienes que ir.
Qué pena que, incluso en los sectores en los que es fundamental contar con la confianza de los ciudadanos, estemos pagando una administración obediente a los partidos políticos y olvidadiza del interés público. Cada vez que cambia el gobierno cambian todos los funcionarios con algún tipo de responsabilidad, hasta para recaudar impuestos, para perseguir delitos o funciones similares es necesario tener carnet..

Alguien dijo una vez que para escribir se necesitan dos cosas: saber hacerlo y algo que decir. ¿Hay alguna de las dos en este caso o es la demostración de que hoy día escribe cualquiera y de que con las nuevas tecnologías de comunicación, la proliferación de blogs, etc., hay un afán de protagonismo por parte de demasiados individuos?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Idearium

Sobre el blog

Es una ventana abierta para inspirar ideas y generar debate económico y social. Profesores y antiguos alumnos de ESADE reflexionan en este blog sobre los desafíos de la economía global, las incertidumbres socio-económicas de nuestro país y de Europa. Con estilo ágil y didáctico, los expertos ayudan a impulsar ideas en un mundo global

Sobre los autores

ESADE

ESADE es una de las más reputadas escuelas de negocios europea y mundial. Con campus en Barcelona, Madrid, Buenos Aires, Sao Paulo y Munich, en sus aulas se han formado 44.000 alumnos que ejercen cargos de responsabilidad en empresas de los cinco continentes. Es, precisamente, su red de antiguos alumnos una de sus fortalezas tras 53 años formando directivos y profesionales. Dispone de Facultad de Derecho y del parque de negocios EsadeCreápolis.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal