Manuel Montobbio

De la emergencia de China y Asia, la Alianza del Pacífico y la reconfiguración de la inserción internacional de América Latina

Por: | 03 de febrero de 2013

    Hemos abordado en las entradas de este blog De la emergencia de China y Asia en América Latina y De las implicaciones y consecuencias de la emergencia de China y Asia en América Latina el análisis de este fenómeno caracterizador de la evolución reciente de América Latina y su inserción internacional y de sus implicaciones y consecuencias en América Latina. Mas no se quedan éstas en ella; sino que van más allá. Como nos muestra, por ejemplo, que éstas hayan estado protagónicamente presentes en el diálogo en la Cumbre entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe UE-CELAC, celebrada el pasado fin de semana en Santiago de Chile. O el que, en sus declaraciones y acciones, la delegación del Gobierno español en ella presente, encabezada por el Presidente Rajoy, haya enfatizado la importancia que otorga a la Alianza del Pacífico y su relevancia para el futuro de América Latina, en la que España ha obtenido el estatus de observadora. ¿Cuáles son las consecuencias de este fenómeno para los actores extrarregionales, y en particular para la Unión Europea y España?. ¿Cuál la potencialidad de la Alianza del Pacífico?. Sin ánimo exhaustivo y con el propósito de contribuir a la necesaria reflexión que exige la respuesta a tal pregunta, señalemos algunas.

    Consecuencias, ante todo, conceptuales. Pues desde los descubrimientos América Latina ha sido tal vez Extremo Occidente, mas Occidente al fin. Ibérico o anglosajón, su inserción internacional ha estado hasta hoy determinada por su relación con Europa o América del Norte. Y a través de América Latina fuimos a Asia, a nosotros llegaba por el galeón de Manila. A través de América Latina llega Asia también hoy a nosotros. Nuestra política latinoamericana pasa hoy, también, por Asia. Hacerla implica hacerla frente a nuevos actores y nuevos foros. Nuevos actores, los asiáticos que están en América Latina, y especialmente China. A través de la interlocución y la acción. Reto de conocimiento sistemático y lo más completo posible, en primer lugar, de qué piensa y qué hace – qué quiere hacer - Asia/China en América Latina. De análisis de los posibles juegos de suma positiva, qué queremos y qué podemos ofrecer, qué podemos hacer. De interlocución con los latinoamericanos sobre Asia/China, y con Asia/China sobre América Latina, introduciéndolo sistemáticamente en nuestro diálogo y acción, desde el Estado y desde la sociedad. De atracción hacia España del interés de Asia/China hacia América Latina, formación de sus expertos en la región, conformación como puente hacia allí. Nuevos foros, como la Alianza del Pacífico, FOCALAE (Foro de Cooperación América Latina Asia del Este), APEC (Conferencia Económica Asia Pacífico), u otros.

    Consecuencias, también, en la reconfiguración de la arquitectura diplomática de la inserción internacional de América Latina; y la  disminución en ella del peso relativo de las Cumbres Iberoamericanas, más allá de cuál sea su contenido y resultados. Pues cuando se crearon eran las Cumbres: hoy son unas de las Cumbres. Entonces, además de la OEA, eran el único foro en que los líderes latinoamericanos se reunían entre ellos, sin Estados Unidos, y lo hacían además con España y Portugal. Cumbre de las Américas, APEC, Cumbre UE-CELAC, FOCALAE, Alianza del Pacífico; y sobre todo las propias Cumbres latinoamericanas – CELAC, UNASUR y regionales –, en que se produce la concertación fundamental.

    Particular atención merece, en esta reflexión sobre la reconfiguración de la arquitectura diplomática en América Latina y su relación con la emergencia de China/Asia en la región, la creación de la Alianza del Pacífico. Pues si, como su propio nombre de alguna manera indica, esa vocación de proyección al Pacífico, de afrontar el reto y aprovechar la oportunidad que de él viene, es consustancial a su constitución, y en buena medida a ella ésta responde, sus consecuencias pueden sin embargo, de desarrollarse en toda su potencialidad, afectar globalmente a la arquitectura diplomática de la región en su conjunto y a su inserción internacional, a sus equilibrios y dinámicas.

    Promovida a partir de la Declaración de Lima en Abril de 2011 y constituida formalmente en la Cumbre de Presidentes celebrada en el desierto de Atacama en Junio de 2012, conformada por Chile, Colombia, México y Perú, con Panamá y Costa Rica como observadores, con una vocación de integración económica que abarque tanto el libre flujo de mercancías como de personas – como muestra la supresión de visados entre sus miembros -, 207 millones de habitantes, 5.144.603 kilómetros cuadrados, un PIB  de 2.883.241 millones de dólares y una renta per cápita de 13.900, exportaciones por valor 525.200 millones (el 55% de las de América Latina, superando las de Mercosur) e importaciones por valor de 505.880 millones de dólares en 2012, supone en su conjunto el 35% del PIB de América Latina y la novena economía del planeta.

    Afronta sin duda retos para su desarrollo, como la sostenibilidad del inicial impulso político a través de la institucionalización y la dotación de una secretaría o estructura administrativa que le dé continuidad e implementación, aporte soluciones técnicas a la visión y voluntad política, o la dotación de infraestructuras que faciliten la operatividad e integración efectiva de este gran mercado del Pacífico, o la implementación efectiva de la libre circulación de mercancías y personas. Pero tiene activos, y sobre todo potencialidades.

    Activos como su alto grado de apertura e inserción internacional, incluyendo el marco de acuerdos de libre comercio o de relación económica con Estados Unidos, China y la Unión Europea. Así, mientras todos ellos tienen ya suscritos acuerdos de libre comercio con Estados Unidos – en el caso de México, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con éstos y con Canadá -, todos tienen también suscrito algún tipo de acuerdo con la UE: México y Chile acuerdos de Asociación, Perú y Colombia son parte del Acuerdo Multipartes, y Costa Rica y Panamá del de Asociación UE-Centroamérica. Así mismo, Chile tiene desde 2006 un TLC suscrito con China, Perú desde el 2009 y Costa Rica desde el 2011, constituyendo junto a Brasil Chile y Perú las economías latinoamericanas con mayor relación económica y comercial con China y Asia Pacífico. México y Chile son miembros de la OCDE, y Colombia candidata a serlo. Y Chile, México y Perú miembros de APEC.

    Potencialidad, en primer lugar y sobre todo, de transformar la realidad socioeconómica de quienes la integran y promover su salto cualitativo hacia el desarrollo, dotándoles al tiempo de la masa crítica y las economías de escala para afrontar los retos de la globalización de la sociedad de la información como sujeto y no objeto de la misma, con capacidad de negociación efectiva con los grandes bloques económicos y mercados conformados en ella.

    Mas potencialidad también más allá, hacia América Latina y globalmente, en múltiples direcciones y ámbitos.

    Consecuencias potenciales, en primer lugar, en el debate y el discurso sobre la integración. Pues, si bien éste inicia históricamente en la región con el acento sobre la integración económica, como tantos otros procesos inspirados por el éxito del de la integración europea, se traslada el énfasis en tiempos recientes hacia la concertación política, al tiempo que cada país concluye acuerdos bilaterales para su inserción económica en la globalización, la constitución de la Alianza del Pacífico vuelve a poner el acento sobre la integración económica. Y su implementación tiene la potencialidad de estructurar a América Latina en dos grandes bloques de integración económica, Mercosur y la Alianza del Pacífico, del que son miembros respectivamente  las dos principales economías latinoamericanas, Brasil y México. Y ello en una coyuntura en que, frente a la concentración de México en su problemática interna en tiempos recientes, mientras Brasil emergía y asumía progresivamente como potencia global, y se planteaba en la literatura analítica si ello iba a conllevar a su vez la asunción y el desarrollo del liderazgo regional por su parte; tras la llegada de Enrique Peña Nieto a la presidencia, México se plantea desarrollar una activa política y presencia en América Latina.

    Consecuencias potenciales, también, para la arquitectura diplomática de América Latina y su inserción internacional. La constitución de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe, CELAC, ha conllevado el debate sobre si la integración política de América Latina iba a acabar basculando en torno a ésta o a UNASUR, si la arquitectura diplomática de América Latina iba a acabar contemplando fundamentalmente una América del Sur aglutinada en torno a Unasur, con Brasil en una posición de liderazgo; o América Latina en su conjunto, con México también como motor e impulsor. Como señala Carlos Malamud en “La Alianza del Pacífico: un revulsivo para la integración regional en América Latina” (Análisis del Real Instituto Elcano, 46/2012, 27-6-2012), “la creación de la Alianza trasciende la discusión entre América Latina y América del Sur, ya que la presencia de México en su seno resuelve el dilema por la vía de los hechos”.

    Consecuencias junto a ésta para su inserción internacional, en las tres grandes direcciones que la determinan: hacia Estados Unidos, hacia la Unión Europea y hacia China/Asia y el Pacífico. Y por ello consecuencias y al tiempo reto para cada una de ellas de repensar su relación con América Latina a la luz de la constitución de la Alianza del Pacífico.

    Reto para la UE y para España, pues así como hasta ahora ha contemplado el discurso prospectivo de las relaciones UE-América Latina el Acuerdo de Asociación UE-Mercosur como la gran apuesta estratégica para articular el salto cualitativo en la relación con la región y la articulación de una zona de libre comercio de gran interés global para la UE, y ha constituido una frustración la imposibilidad de alcanzar dicho acuerdo; a partir de ahora, sin dejar de considerar dicho interés estratégico, no puede la UE tampoco dejar de considerar el interés de promover su relación con la Alianza del Pacífico a partir de los acuerdos que ya tiene suscritos con sus miembros, la necesidad e interés de incorporar su creación y potencialidad al diseño de su política y su estrategia hacia América Latina, la oportunidad de actuar por iniciativa y no por reacción a las reacciones que otros actores o bloques tengan frente a ella. Y ello en el marco más amplio de la asunción del reto que supone, para la UE y para España, la emergencia de China y Asia en América Latina.

    Para una España que hace del sistema de las Cumbres Iberoamericanas opción estratégica y signo distintivo de su relación con América Latina y de la arquitectura diplomática de ésta, no puede dejar de resultar significativo que en la reciente Cumbre Iberoamericana de Cádiz, que ha abierto el proceso para el rediseño o reconfiguración del sistema, además de ésta celebraran los jefes de sus estados miembros una Cumbre de la Alianza del Pacífico. Así como el que el que viene del Pacífico constituye uno de los retos y elementos determinantes de la inserción internacional de América Latina, no puede dejar de constituir uno de los grandes retos a tener presentes en ese proceso de reflexión. Reto de plantearse conjuntamente, entre otras cuestiones, la proyección iberoamericana hacia el Pacífico, las posibilidades de acción conjunta al otro lado de éste, empezando por la proyección de lo común, como la lengua y la cultura en español.

    Más allá de lo que puedan plantearse Estados Unidos o China ante la creación de la Alianza y sus potencialidades, procede destacar especialmente lo que ésta puede plantearse y plantear hacia el Pacífico y su arquitectura diplomática. Potencialidad, en primer lugar, de actuación concertada en APEC, dando lugar a un bloque o polo latinoamericano en éste, al igual con lo constituye ASEAN, articulando, en la estructuración de los actores no asiáticos en el orden internacional del Pacífico, un pilar o polo de atracción latinoamericano junto al anglosajón. Potencialidad, especialmente, de fortalecer la capacidad de negociación conjunta sobre la propia presencia de las economías del otro lado del Pacífico en su desarrollo.

    Potencialidad, por último pero no menos importante, simbólica y referencial. De realizar el sueño de Bolívar de integrar a los pueblos de la América hispánica, de ofrecer un modelo – de integración, político y socioeconómico - para ello, una alternativa pacífica frente a la bolivariana.

    Dice un proverbio chino que con un solo paso se inicia un camino de tres mil leguas. No termina aquí el fenómeno del que son objeto estas líneas y las a él dedicadas en anteriores entradas de este blog, sino continúa su curso transformador de la Historia. Ni la reflexión sobre él: para contribuir a ella han sido escritas, y sobre todo a la toma de conciencia de su necesidad. Llaman las palabras a otras palabras, las ideas a otras ideas. De todos depende seguir avanzando. En el camino andamos.

Hay 5 Comentarios

LO MEJOR Y LO PEOR DE LAS ECONOMIAS EMERGENTES - En un momento en que la Eurozona y España requieren del Comercio Exterior como nunca, les exponemos gráficamente el estado de las Economías Mundiales y el riesgo de colapso y burbuja de las principales Economías - http://www.miguelangeldiez.com/2013/02/06/situacion-economias-emergentes

LO MEJOR Y LO PEOR DE LAS ECONOMIAS EMERGENTES - En un momento en que la Eurozona y España requieren del Comercio Exterior como nunca, les exponemos gráficamente el estado de las Economías Mundiales y el riesgo de colapso y burbuja de las principales Economías - http://www.miguelangeldiez.com/2013/02/06/situacion-economias-emergentes

Muy interesante, como siempre. La Alianza es, sin duda, un espacio lleno de potencialidades. Parece más funcional para los países grandes latinoamericanos que los acuerdos tradicionales (Mercosur, CAN) o los más novedosos (UNASUR, ALBA, CELAC) porque promete un mercado más amplio, abierto a Asia y con moderación en la cooperación política.
Pero ¿no será otra versión del deslumbramiento ante una nueva generación de acuerdos de integración y cooperación en América Latina. Ahora con un argumento geográfico que camuflaría otro político (no hay gobiernos bolivarianos con salida al Pacífico). Olvidando de nuevo la tradicional crítica a la profusión de acuerdos y esquemas que se superponen.
Podríamos repetir las expectativas frustradas de episodios anteriores. Habrá que analizar qué factores harían esta propuesta exitosa y si los que frenaron antecedentes previos no van a aparecer de nuevo.
Puede ser aconsejable limitar las expectativas y dejarlas en la creación de un espacio propicio para dar un empujón al comercio intrasocios y a la relación con Asia aprovechando la pujanza económica de estos años.

Muy bueno, la verdad es que desconocía sobre el tema
muy interesante!
saludos:))

España continua sus esfuerzos en la campaña canadiense, país que ya ha perdido la mitad de sus territorios a manos españolas.
En clave interna, la derecha liberal por fin consigue un proyecto aglutinador, frente a una izquierda dominante aunque decadente.
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://cut07.tk/b36 ] desde tu navegador.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Manuel Montobbio, diplomático y doctor en Ciencias Políticas con formación pluridisciplinar, ha desempeñado diferentes responsabilidades en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y ha estado destinado en San Salvador, Yakarta, México, Guatemala y Tirana. Paralelamente, ha desarrollado una trayectoria académica y literaria, que le ha llevado a publicar diversos libros, ensayos y obras de pensamiento y creación como Salir del Callejón del Gato. La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global, Guía poética de Albania y Tiempo diplomático. Acaba de publicar Mundo. Una geografía poética.

Sigue al autor en Twitter.

Mis libros

MUNDO Una geografía poética

MUNDO

Una geografía poética

Toda poesía reunida refleja un mundo, como el recogido en esta geografía poética que, siguiendo la figura del héroe que lo sostiene, ofrece al lector un viaje por éste en cuyas estaciones o etapas encuentra los poemarios y poemas que lo habitan, sean éstos los que sostienen el mundo o los que relatan sus lugares perdidos, soñados o encontrados, sus fronteras, viajes o lugares-siempre.

Tiempo diplomático

Tiempo diplomático

Una invitación a vivir un destino diplomático en sus diferentes etapas y una aproximación a las funciones del diplomático que, entre el ensayo y el relato, intenta responder a las preguntas de qué es la diplomacia, qué es y qué hace un diplomático y su sentido, y al tiempo va más allá.

Guía poética de Albania

Guía poética de Albania

Una aproximación a la esencia y el alma de Albania, su drama, sus mitos y su universo simbólico en un viaje sinfonía en cinco movimientos —Guía de Albania, Tirana, Búnkeres, Mujeres-hombre y Cielos de Albania—, en que nos adentramos en su realidad y referentes colectivos y en las grandes cuestiones y anhelos que afrontamos en nuestro navegar con la vida en el mundo.

Salir del Callejón del Gato

Salir del Callejón del Gato

La deconstrucción de Oriente y Occidente y la gobernanza global

Un viaje por los espejos que condicionan nuestra visión de la realidad y del mundo y de búsqueda de nuevos paradigmas sobre la democracia, el desarrollo, la paz, la diversidad cultural y otros elementos para la construcción de la gobernanza global.

La metamorfosis del Pulgarcito

La metamorfosis del Pulgarcito

Transición política y proceso de paz en El Salvador

Un análisis del proceso salvadoreño y la problemática de la construcción de la paz y la democracia en El Salvador desde la doble perspectiva de la Sociedad Internacional y la sociedad nacional, como proceso de paz y a la luz de las teorías de la transición democrática, la revolución y el contrato social, y sus lecciones para otros procesos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal