Mentir es mejor

Por: | 03 de abril de 2007

Leí esta mañana un artículo de Edurne Uriarte en Abc. Sobre el café, sobre qué va a ser. Es el enésimo artículo que sobre dicha materia prima aparece en la prensa española. A ella, a Edurne, le interesó destacar el precio del café del que habló aquel pamplonica con el presidente Zapatero en la ya legendaria reunión televisiva. Como se sabe, porque se ha publicado hasta en los inodoros y en las barras, el presidente dijo, después de titubear un poco, que el café, según su estimación, vale "unos 80 céntimos" en los sitios a los que él acude.

Era fácil entenderlo, porque además lo dijo, con sus labios, yo lo oí, fue un sintagma perfecto, "80 ´céntimos", ¿o no se dice sintagma?, y luego los periódicos, de una manera atosigante, lo han reproducido. "80 céntimos". Hasta la saciedad. Aborrezco el café de verlo tan preciado. Pues Edurne, profesora e incluso catedrática, decidió que le venía mejor a su artículo contar el suceso de esta manera: "No ha sido una buena semana para José Luis. Un ciudadano le preguntó, José Luis, ¿tú sabes el precio de un café? Y José Luis, ni idea"... El artículo sigue con otras ignorancias de José Luis. Cuando Zapatero tuvo esa tertulia yo estaba en Colombia; luego la reprodujeron en todas partes, de una u otra manera, de modo que sé (ya digo, hasta la saciedad) que Zapatero dijo eso, que el café costaba ochenta céntimos, y eso que yo sé seguro que lo sabe también Edurne Uriarte. Entonces, me pregunto, ¿a qué mentir? ¿Por qué elige ella una mentira, "ni idea", para argumentar su desdén ante el desconocimiento universal de la persona que esta mañana, entre muchas mañanas, ha decidido denostar? El presidente del Gobierno, como cualquiera, ha de tener sabidurías e ignorancias.

Cuando éramos chicos nos pegaban los maestros por no saber cuál era la capital de España, y había algunos aviesos que nos castigaban al cuarto oscuro porque no sabíamos los ríos de España. Este castigo era especialmente lacerante para los escolares canarios, que entonces no habíamos visto sino barrancos. Como venganza, yo decidí aprenderme la alineación del Barça de aquel momento, que es esa que comienza Ramallets, Olivella, Rodri, Gracia... Tenía mucha más enjundia que la lista de los reyes godos. Mi madre hacía un café magnífico, a las cuatro de la tarde, y la casa se llenaba de un olor penetrante y gratuito, un café que no tenía precio. Muchos canarios nos criamos en medio del olor de ese café, de modo que hasta la palabra café me hace volver ahora el rostro hacia la felicidad melancólica de tan buenos momentos. Ahora el café se ha hecho una cosa de pijos y de dietistas, y en España se convirtió estos días en moneda política. Ha bastado que Zapatero no haya dado en la diana del precio del café para que le asaltaran desde todos los frentes, como si hubiera pisoteado la bandera de España, o de la carestía de la vida. Decía García Márquez el otro día que con los lectores de sus libros se podría hacer el país más poblado de la tierra. Pues con el papel que ha generado el asunto este del café se podía empapelar alguna de las siete u ocho islas canarias, si unimos a las ya existentes la Isla de La Graciosa. Hasta ahora todo lo que había leído eran lugares comunes, comentarios más o menos agresivos o simpáticos, sobre la controversia que acarreó la cifra que dio el presidente. Pero nunca había leído que el presidente dijera que no tenía ni idea. Y desde esta mañana me pregunto por qué demonios Edurne Uriarte tuvo que mentir para hacer más hondo el (supuesto) error de Zapatero.

Me lo pregunto, pero siempre me pregunto estas cosas, lo que pasa es que ahora estos amigos de ELPAIS.com me van a permitir que me pregunte al menos una vez al día por las cosas que me dejan perplejo, y con el café frío.

Por cierto, este mediodía me preguntó el cineasta José Luis García Sánchez: "¿Por qué no le dices a Andre Buenafuente que junte a Zapatero con cien ciudadanos?" "Ya lo hizo TVE". "´Sí, pero para que Zapatero les haga cien preguntas" "¿Cómo cualés?" "Quién mató a Lorca". "¿Y qué más?" "Lo que sea, que el presidente pregunte. La ciudadanía siempre responde".

Por si me lee Andreu, ahí va la idea.

Hay 52 Comentarios

Hola,Juan, me gusta lo que escribes y cómo lo escribes, con ese cabreo tranquilo, sin llegar a las manos. Antes, sólo te había escuchado en la radio y eso. Si algún día me pongo a escribir, prometo imitarte.

Un ciudadano le preguntó, José Luis, ¿tú sabes el precio de un café? Y José Luis, ni idea"... El artículo sigue con otras ignorancias de José Luis. Cuando Zapatero tuvo esa tertulia yo estaba en Colombia; luego la reprodujeron en todas partes, de una u otra manera, de modo que sé (ya digo, hasta la saciedad) que Zapatero dijo eso, que el café costaba ochenta céntimos, y eso que yo sé seguro que lo sabe también Edurne Uriarte. Entonces, me pregunto, ¿a qué mentir? ¿Por qué elige ella una mentira, "ni idea", para argumentar su desdén ante el desconocimiento universal de la persona que esta mañana, entre muchas mañanas, ha decidido denostar? El presidente del Gobierno, como cualquiera, ha de tener sabidurías e ignorancias.

mira Juan no te conocía hasta ahora. Te seguiré leyendo Tampoco conozco a Edurne profesora, catdrática de la duda.Sin duda Juan el mejor café el de la abuela. La mía lo molía y luego lo tostaba. Lo sigue haciendo, con el mar de fondo y el Teide mirando. A ZP le encantaría.

A J.C. Conde, ¡Cómo se puede ser tan mezquino y tan pedante!... A estos personajes no les importa la mentira, ni la impostura, y sin embargo se les eriza el cabello cuando alguien, sencillamente, aclara las cosas.

Yo no conocía a esta periodista, pero hoy día del debate de investidura, en TVE, he podido comprobar que esta señora, con todos mis respetos, no le agrada nada, que el psoe haya ganado estas elecciones, pues en todas sus interveniones en ninguna a tenido palabras de reconocimiento.

Juan, he leído "Ojalá Octubre" me ha encantado, incluso me he visto reflejado en alguno de los capítulos.

Espero vernos pronto. Un saludo

Cuando se va el aire de fuego y la luna blanca asoma por las montañas del cielo,suelo tomar un cafetito.Ni me da nervios,ni me quita el sueño.Descafeinado.Mismo sabor, mismo precio:90c.
Si me quita el sueño que la ONU llame (S.O.S) al mundo porque hay humanos que necesitan mendrugo.

A las ordenes de la dirección de campaña. Nada mejor para aumentar la tensión que el café, el dramatismo ya lo pone el Sr. Cruz.
Feliz campaña, periodista.

Yo recuerdo, mira que curioso, el aliento de mi padre justo después de tomarse un café; de 80 o 3 céntimos, da igual.

http//www.delibros.org

Solidaridad (es dificil escribir la palabra, más dificil practicarla) con los jovenes muertos en el Líbano. Algunos de ellos latinoamericanos. No todos van a ser integrantes de bandas callejeras. A ver cuánto tiempo tarda Rajoy en convertirlos en rédito electoral. Creo que mi reflexión llega tarde. Hace minutos ha exigido en la radio "la verdad" sobre la operación del Líbano. Tiene narices que exijan ellos "la verdad". Repugnante.

Hola Juan. Solo quería dar mi opinión acerca del famoso café y decir dos cosas; en primer lugar que no creo que el presidente del gobierno tenga que pagarse muchos cafés a lo largo del día, y por otra parte decir que ya es suficiente con esta idiotez, que lo único que hace es demostrar la clase de política tan absurda y sin sentido que tenemos hoy día en nuestro país. Más vale que los partidos se uniesen y se dedicasen a arreglar los problemas de este país (que no son pocos) y dejarse de atacar unos a otros con estupideces.
Felicidades por el blog.

Quiero escribirle a Edurne Uriarte.
Con educación, respeto y saber que escribir pienso que se puede conseguir. A vuestra cuenta.

En el pais donde habito -el geografico y el literario- la vida es impensable sin café. Queridos mios... el estado español no se reduce a Madrid y aledaños. En mi espacio -muy,muy,muy alejado de la capital del reino- un cafe cuesta, exactamente, la media de 80 centimos. Pero ya se sabe... una es "rabiosamente" zapaterista.

La profesora Uriarte, es de las que entra al cine con la peli empezaba. Ya lo hacia en sus clases.

FE DE ERRATAS

"por qué", en lugar de "porqué", y "concentrarnos", en lugar de "concentranos".

Todos saben, y el que no ahí están las clases de primero de la ESO para que se lo haga mirar, que Edurne es Uriarte hasta la médula, o sea, una pija idiota y dietista en sus ratos libres, ésas de las que no le sobra ni un gramo de gracia, perdón, de grasa.

Sobre el cafelito a 80 céntimos la taza.

No sé porqué la gente se rasga las vestiduras porque nuestro presidente no sepa que un cortado cuesta un euro. Será que a él le hacen un descuentillo de un veinte por ciento, allí donde va, para hacerle la pelotilla. Es lógico lo del descuento: ser presidente del gobierno tenía que tener alguna ventaja.

No saber el precio de un café no es revelador de absolutamente nada. Yo desconozco lo que cuestan un café, una caña, un montadito de jamón, una taza de chocolate con churros...;pero, en cambio, me sé la comparativa de precios del kilo de fresón/pollo/embutidos/carne, etcétera: en el mercado, el
mercadillo, El Corte Inglés,el Hipercor, el Supercor, Mercadona, Ahorramás y Labrandero. Me quedo con este último: es el almacén de fruta y verdura con mejor relación calidad/precio de la Comunidad de Madrid. Y,si me apuran, de España: conozco muy bien los precios de las viandas en el Principado de Asturias, las Islas Baleares (Mallorca tiene la mejor fruta y verdura de España [sin olvidar su sobrasada casera, su bollería y su "arròs brut"], a pesar de que se le hayan salinizado sus pozos acuíferos).

Por tanto, vamos a concentranos en las dotes de gobierno de
nuestro presidente.

Juan Cruz, no te conocía, soy del sur del mundo, de Argentina, he leído tus dos notas y me parecen magnificas.
Un poco de aire fresco siempre viene bien en la lectura, buscaré el autor que recomendás por las librerías del barrio. Gracias, espero la próxima nota.

Restaurante Centro (Teruel).
Café 0.80 €
Cortado 0.90 €
y te regalan una galletita.

¿Conocerá Zaplana el precio de un paquete de chicles?

mira Juan no te conocía hasta ahora. Te seguiré leyendo Tampoco conozco a Edurne profesora, catdrática de la duda.Sin duda Juan el mejor café el de la abuela. La mía lo molía y luego lo tostaba. Lo sigue haciendo, con el mar de fondo y el Teide mirando. A ZP le encantaría. Está invitado

Bienvenido, Juan.
Tengo para mí que la humareda del café sirve bien a quienes, llegados de todos los rincones del espectro (político) se esconden tras de ella. Es curioso esto para quienes ya hace años tuvimos que pasarnos al descafeinado.
A mi en realidad me hubiera gustado preguntarle cuándo los funcionarios (del Estado) dejarán de tener el sueldo fijo (ese que mengua cada año)... Ahora que he introducido el tema de los funcionarios lo brindo a todos los tertulianos para que puedan seguir hablando, se que se presta... el café, los funcionarios, los funcionarios que toman café.... Así podremos seguir hablando, sin decir casi nada, de tertulia... como los tertulianos....
Por favor Juan, tu, haz otra cosa, te lo ruego.
PD:...Y sigue ahí anda, que tu vecina Eva, la del sexo es muy mala y como está arriba en la página se tiene tendencia a clicar sobre ella y ¡¡¡ lo hace tan mal !!!

Sabe señor Cruz, que cada vez que escucho a alguien opinar o hacer referencia sobre el café (oro amarillo que le llaman) me viene a la mente mil deducciones acertadas porque no puedo evitarlo. Un día me hizo ver una buena amiga actríz respecto del café (nada relacionado con ese 7° arte me cercioré de que no estaba actuando) tan acertada historia que desde entonces me cuido de opinar sobre el café porque NO falla. Pero es un poco largo para contar aquí así que cuando lo vuelva a ver -y si hay tiempo porque siempre andan de prisa en los eventos- se lo contaré porque no lo olvidará se lo aseguro. Y es que yo tampoco tomo café. Y quién quita y a lo mejor ya lo sepa porque es vieja la historia. Lo felicito por su nueva blog que hace pasar muy buenos ratos: sus anécdotas en Colombia, todo un caso: usted recuperó su bolsa, pero el aprovechado taxista le costó una carrera aprender a no quedarse con ninguna bolsa y de suerte que no se encontró como lo que uno hizo en el bolso (que no era de plástico)de una señora en Logroño o Ponferrada (no recuerdo bien) que al robárselo a la pobre señora creyó que se encontraría al menos con un par de pesetas (entonces) pero la señora asaltada se sentó en la acera de la calle a carcajearse y la gente preocupada le preguntaba si se encontraba bien, no daban crédito de que no lo denunciara ni tratara de recuperar su bolso. Y es que sucedió que dentro llevaba a su ¡GATO MUERTO! porque iba a enterrarlo. Qué tal!. Al asaltante le tocó llorar doble. No me diga que no le acabo de pasar una de novela. Felicidades y éxitos.

Te costó, pero ya has aterrizado. Los cambios de soporte llevan su proceso.
Un abrazo "compañero blogero" y buen amigo

Salud Juan!!!! será bueno seguirte por tu blog. abrazo argentino, desde Buenos Aires.

Me gustaría saber si alguien sabe cuánto estafamos los ricos del primer mundo a los pobres del tercer mundo por una tonelada de café (seguro que no mucho más de 80 céntimos de euro; sin contar con la miseria y el hambre que les producimos)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d8341c0ee953ef

Listed below are links to weblogs that reference Mentir es mejor:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal