El olvido que seremos

Por: | 22 de agosto de 2007

"Somos el olvido que seremos". Ese verso, que él creyó que es de Jorge Luis Borges, y muy probablemente lo sea, es el arranque del último libro de Héctor Abad Faciolince, escritor colombiano que ahora vive en Berlín por una temporada que se le acaba. El libro se titula El olvido que seremos y es una de las grandes obras que he leído en los últimos años. Escritor sabio, capaz del ritmo en una prosa que está repleta del sentimiento de la autobiografía, Héctor describe la historia de su padre, que fue asesinado en 1987 por los paramilitares colombianos. Ese sentimiento autobiográfico, que a veces paraliza, alcanza en la prosa de Héctor los niveles de la confesión y de la poesía, junto con una rapidez literaria que le da una enorme altura; jamás cae en la autocomplacencia del dolor, y se permite incluso el humor, el buen humor que debió haber en su familia incluso en los tiempos oscuros.

Ese libro me golpeó muy fuerte; Héctor siempre ha sido para mi uno de esos grandes escritores colombianos que parecen tener dentro de sí como el motor de la prosa combinada con la música y con la poesía. De la estirpe de Fernando Vallejo y de Gabriel García Márquez, y de William Ospina, es capaz de grandes hazañas narrativas incluso en los textos más urgentes, en la prosa periodística.

Me escribió en julio, en medio de uno de los meses más terribles de mi vida reciente, y no le respondí, aunque en mi alma me hice eco de su carta. El otro día, mientras hablaba con la persona con la que almorcé y luego me dijo que yo no aparentaba la edad que tenía, recordé que debía llamarle en algún momento. Y apunté su nombre como una de las tareas que debía cumplir ayer mismo. Por la tarde, mientras trataba de leer los mensajes del blog, en medio de dos adolescentes que chateaban en un ciber que se llama Planet fun, aquí, en San Sebastián de La Gomera, sonó el móvil, apareció un número desconocido y era Héctor. Maravillado por la sopresa, salí a la calle, dejé el correo y le conté la estupenda coincidencia. Intercambiamos impresiones, él me pidió algo que puse en marcha y yo le prometí un envío que esta misma mañana mi amiga Natalia me está haciendo el favor de cumplimentar.

Estas coincidencias, decía Héctor, sólo indican que estamos en el camino de las personas que queremos, y que el recuerdo es tan fuerte que a veces se verifica en llamadas que han sido preparadas o deparadas por un destino que alguien maneja desde algún lugar que uno sólo podría identificar con la palabra memoria o con la palabra poesía, que más o menos vienen a ser lo mismo.

Ah, y en cuanto a los versos cuya autoría ha despertado una polémica en Colombia. Seguro que alguno de nuestros bloggers tiene una clave. ¿"Somos el olvido que seremos" es un verso de Borges o no? Seguro que aquí hay una respuesta para Héctor.

Hay 43 Comentarios

Aqui un ejemplar de este excelente libro
http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-149170622-libro-el-olvido-que-seremos-hector-abad-faciolince-_JM

Sueño I

Somos un sueño y seremos olvido.
Un grano de arena en una pequeña pecera,
La luz de una estrella escondida en la buhardilla,
El canto del grillo sin haber visto jamás a un grillo.

Somos un sueño en el que una mente obro por todas
Y cada una de las soñadas creyó que por si sola pensaba,
Sin saber la primera que otra mente la guiaba.

Y así será como este extraño mundo se rige,
En el cada uno se siente dueño de sí mismo,
Sin saber que el dueño del Todo es uno solo
Y con un soplo borrara todo lo que hizo.

Pena (De Los 7 Samuráis)

solo decir que despues de 18 meses, mi mujer sufrio un cancer de pulmon me dejo un carta que decia este poema de J.L.Borges. ahora en el silencio solo las lagrimas borran la tinta del papel que con tanto amor guardo celosamente.
yo en cambio la despido con sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando, su boca que era mia ya no me besara se acabaron los ecos de su reir sonoro, y es cruel este silencio que me hace tanto mal.
Fue mia la piadosa dulzura de sus labios, que dieron a mis ansias caricias y bondad.......... aunque a J.L. Borges no le gustara el tango

El bueno de Juan Cruz, me suele citar mas a mi que a Pablo Neruda (son palabras suyas).Este mensaje es para Carmen G. que el 23-08-07 se interesaba por mi obra.Contacta conmigo en jlpernas@jazzfree.com.Esto de Internet a mi me sigue pareciendo un milagro.José Luis Pernas.

Llega tarde, pero llega.
Nunca desapareceremos del todo mientras estemos en la memoria de alguien. Ahí va eso del maestro P. Salinas:

CUANDO TÚ ME ELEGISTE

"Cuando tú me elegiste
-el amor eligió-
salí del gran anónimo
de todos, de la nada.
Hasta entonces
nunca era yo más alto
que las sierras del mundo.
Nunca bajé más hondo
de las profundidades
máximas señaladas
en las cartas marinas.
Y mi alegría estaba
triste, como lo están
esos relojes chicos,
sin brazo en que ceñirse
y sin cuerda, parados.
Pero al decirme: “tú”
a mí, sí, a mí, entre todos-,
más alto ya que estrellas
o corales estuve.
Y mi gozo
se echó a rodar, prendido
a tu ser, en tu pulso.
Posesión tú me dabas
de mí, al dárteme tú.
Viví, vivo. ¿Hasta cuándo?
Sé que te volverás
atrás. Cuando te vayas
retornaré a ese sordo
mundo, sin diferencias,
del gramo, de la gota,
en el agua, en el peso.
Uno más seré yo
al tenerte de menos.
Y perderé mi nombre,
mi edad, mis señas, todo
perdido en mí, de mí.
Vuelto al osario inmenso
de los que no se han muerto
y ya no tienen nada
que morirse en la vida."

Procura que alguien te tenga en la memoria, no caigas en el olvido porque sólo entonces estarás muerto de muerte eterna. Un saludo

En este asunto que propones, Juan, me limito a suscribir las palabras de Caballero Bonald: "mi estilo es mi memoria".
La vida es una fábrica de memoria que el tiempo sienta en el estrado del perdón y del olvido. Soy de los que opinan que el perdón entra en los baremos de lo posible, no así el olvido, que no está al alcance de la complacencia humana. Existimos para imposibilitar el olvido, que es donde se encuentra la clave de la posibilidad de nuestra extinción como estirpe.

Sólo querría que El Angel Que Nos Mira volviese una vez más su mirada a ese otro cuaderno, tras hacer caminar a su ratón sobre el apellido del famoso trompetista de jazz. Es una forma de decir ¡hola!

Interesante como siempre pero pensemos en que 'no seremos olvido' durante algún tiempo al menos y si en la tierra queda alguien que como Héctor ha conseguido mantener la memoria de su padre y de Borges con ese verso.

Asi que contra el olvido te dejo este verso Juan:

"¡Ah...no te olvides!"

Deja en la cara oculta de la luna
Esa carta de amor que me escribiste
Ese poema inconcluso
La tarjeta no enviada para mi aniversario
Deja la rosa que se marchitó
En tu mesa de noche sin entregármela
Déjame los besos que nunca me diste
Y el manojo de llaves que abren tu corazón
Mañana es luna llena subiré por ellos
Cuando el silencio y las sombras
cubran la ciudad
¡Ah y no olvides de dejar el mapa
que me lleve a tu guarida!


(A.T. Grigera)

Hola Juan, me he convertido en una adicta a tu blog, adicción que cada día aumenta hasta el punto de asomarme y contarte algo por mi parte, lo siento, pero con el tema de hoy, me ha sido imposible no meter baza, y eso que llevo tiempo evitandolo, pero al final... aquí estoy.
Y con relación al tema de las coincidencias que comentabas el otro día, no es por una coin
cidencia que esté enganchada a tu blog, fue gracias a alguien a quien quiero mucho, y que me
habló tan bien y con tanta pasión de tu libro "Ojalá octubre", que en ello estoy, leyendote
muy despacito..
Es curioso lo de las coincidencias, tu hablabas de una frase que te ha perseguido siempre de
Albert Camus "El sol que reinó sobre mi infancia me privó de todo resentimiento" y en el
último babalia Antonio Lobo Antunes dide que en su infancia hubo "buganvillas en flor,
azules y moradas, a lo largo de un muro, viejo y oscuro muro de la infancia,con tanta sombra
siempre... y unos días antes Mario Vargas en un precioso articulo "La sombra del padre"
opinando de tu libro, dice que una buena relación con el padre debe dejar en quienes la viven
algo positivo en el carácter, tal vez eso que llaman buena entraña...Y como colofón el domingo
Manuel Vicent nos habla de James Joyce y su infancia empobrecida, causa de su rebeldía.
¿Será coincidencia que me gustan tanto estos cuatro escritores y que se hayan puesto de acuerdo
para hablar del sol y las sombras de la infancia ?
A mí me encantan las bungavillas, tengo dos en mi pequeña terraza, a lo mejor fueron sus flores
azules y moradas y no su sombra quienes me privaron de resentimientos....
Y con el tema de hoy no puedo dejar de poner dos poemas que tienen relación con el olvido,
uno porque ni siquiera aparecerá más allá de la muerte y el otro porque es la muerte misma.
_________________________________________

AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

Francisco de Quevedo
___________________________________

MUERTE EN EL OLVIDO

Yo sé que existo
porque tu me imaginas.
Soy alto porque tu me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
--oscuro, torpe, malo-- el que la habita...

Angel González.

Juan, no encuentro nada del poeta Jose Luis Perna que comentabas
el otro día en tu blog, dime donde puedo localizar algo de el.


Oye Blasy
Mariano es mucho Mariano. No me extraña que le admires yo también soy su fan y aunque quizá lo tengas por si las moscas te copio la dirección de su blog

http://latintaazuldelamemoria.blogspot.com

ESE GRAN SIMULACRO

Cada vez que nos dan clases de
amnesia
como si nunca hubieran existido
los combustibles ojos del alma
o los labios de la pena huérfana
cada vez que nos dan clases de
amnesia
y nos conminan a borrar
la ebriedad del sufrimiento
me convenzo de que mi región
no es la farándula de otros

en mi región hay calvarios de
ausencia
muñones de porvenir / arrabales
de duelo
pero también candores de
mosqueta
pianos que arrancan lágrimas
cadáveres que miran aún desde
sus huertos
nostalgias inmóviles en un pozo
de otoño
sentimientos insoportablemente
actuales
que se niegan a morir allá en lo
oscuro

el olvido está lleno de memoria
que a veces no caben las
remembranzas
y hay que tirar rencores por la
borda
en el fondo el olvido es un gran
simulacro
nadie sabe ni puede / aunque
quiera / olvidar
un gran simulacro repleto de
fantasmas
esos romeros que peregrinan por
el olvido
como si fuese el camino de
santiago

el día o la noche en que el olvido
estalle
salte en pedazos o crepite /
los recuerdos atroces y de
maravilla
quebrarán los barrotes de fuego
arrastrarán por fin la verdad por
el mundo
y esa verdad será que no hay
olvido.

Mario Benedetti


Donde habite el olvido. Por qué olvidar a Bécquer y a Cernuda.

La memoria de los desaparecidos está en el sentir de los que les recuerdan. Mientras no se apaguen seguiran vivos.

Los Pañuelos de las M A D R E S D E M A Y O, clarean el otoño gris de la desesperanza.

MADRES: vuestro eterno MAYO ya no os pertenece, nosotros compartimos los junios, julios, agostos, septiembres....

Para empezar, que me leeré el libro en cuanto lo compre (claro) pero como mi librería (y digo "mi" librería porque es la que desde hace 25 años me surte, no solo de libros sino de amistad)ha cerrado hasta septiembre pues hasta que doña Lola Larumbe no abra las puertas, nada que hacer.
Y para seguir, olvidar es no haber vivido. Me parece a mí, pero a veces conviene olvidar muchas cosas que mejor no haber vivido.
Ya sé, ya sé, algo lioso, pero ando con los oidos fatal y no hay manera de hacer un comentario en condiciones. Es la tercera vez que vengo en el día y o lo hago ahora o ya no lo hago.
Un saludo a todos los tertulianos.

Inmaculada seguro que su padre reconoce un gesto amable y una agradable conversación, aprovechen para poblar su memoria de gratos recuerdos.

Mi padre ha tenido recientemente un accidente vascular en el cerebro. Como consecuencia se le ha alterado la memoria y ahora no recuerda quién fue. No nos reconoce y nosotros no lo reconocemos a é. No comprendemos lo que hace ni lo que dice, Y yo me pregunto ¿dónde está ahora el que fue? Y ,el que está ahora, ¿es mi padre?.
Ahora ya es el olvido

Gracias, Paty. Y gracias también a Diego Fernández por su comentario. Tienes razón. Vivimos en un país desaforado. Falta sensatez y mesura. Pero, ¿no será que siempre hemos sido así?

Vamos a resumir: (somos memoria “viejo”)
De que creen que esta hecha la vida, (memorias por descubrir)
¿Vivimos? (de la memoria)
¿Quien te recordara? (el extraño en su memoria). El archivo esta sobre los hombros aunque algunos terminan perdiéndola…

Claro que nada perdura, incluso la memoria algún día no tendrá sentido si no hay donde reciclar, y sin que signifique eternidad. Llegado el momento quien recordara si hubo o no memorias…una partícula de polvo en el espacio archiva una frase que dice así: “somos la negligencia que seremos”, jaja. Pues bueno los dejo.

" La gente nos olvidará cuando ya no estemos".
Jamás...
El recuerdo de lo que se ha amado nunca muere , ni desaparece. Está ahi, por y para siempre.Forma parte de nosotros mismos.

¡Bien por Conistorsis!
Juan tu blog acaba de hacer historia para tu amigo el escritor y periodista colombiano.
He estado leyendo en el blog que indica Conistorsis y aún no he terminado con los comentarios de tu blog pero quería decirte que quizá como premonición a la crítica injusta que le han hecho existe un blog colombiano que se llama “Ajuste de Cuentas” http://www.arquitrave.com/Ajuste_de_Cuentas/c6generaciondesencantada.html
relacionado con la llamada “Generación desencantada” en el que aparece el Poeta colombiano Harold Alvarado Tenorio que fue quien publicó el verso inédito de Borges en la página que nos indica Conistorsis.

Felicitaciones Juan por el blog del que me siento felíz una vez más de su descubrimiento y al que no ceso de darte las gracias por él y por todo lo que nos enseñas.

Sobre el olvido (o su ausencia), este poema de Pedro Salinas:


No quiero que te vayas,
dolor, última forma
de amar. Me estoy sintiendo
vivir cuando me dueles
no en ti, ni aquí, más lejos:
en la tierra, en el año
de donde vienes tú,
en el amor con ella
y todo lo que fue.
En esa realidad
hundida que se niega
a sí misma y se empeña
en que nunca ha existido,
que sólo fue un pretexto
mío para vivir.
Si tú no me quedaras,
dolor, irrefutable,
yo me lo creería;
pero me quedas tú.
Tu verdad me asegura
que nada fue mentira.
Y mientras yo te sienta,
tú me serás, dolor,
la prueba de otra vida
en que no me dolías.
La gran prueba, a lo lejos,
de que existió, que existe,
de que me quiso, sí,
de que aún la estoy queriendo.

Hola Juan he buscado en las Obras Completas de Borges pero no aparece y aún no he leído los comentarios, a lo mejor ha alguien lo ha encontrado.

Sobre un artículo de Julio Llamazares en "El País", publicado el 2 de agosto.
No es el primero que trata de la cuestión leonesa. Pero no es lo que me preocupa del texto. Lo verdaderamente asombroso es que Llamazares sostenga una aberración tan grande como que las peticiones de una autonomía propia para León sean acalladas "con métodos que recuerdan los del estalinismo histórico". Son estas exageraciones absurdas, estas barbaridades ridículas e inconsistentes, las que sitúan el debate político español en un vacío intelectual. Para los seres humanos, para los que hemos vivido en el siglo XX sobre todo, hay palabras sagradas como Auschwitz, Gulag... nazismo, estalinismo. Esas palabras no pueden pronunciarse a la ligera, no pueden ser frívolamente utilizadas. Esa frase de Julio Llamazares desacredita su rigor histórico y el contenido del artículo.

Abro ahora "Variaciones 95", de Salvador Pániker. En la página 151 cita "al filósofo GA" (Gabriel Albiac, casi seguro): "Lo que ha pasado en este país ha sido un verdadero exterminio anímico. Aparte del físico, que se ha dado selectivamente donde era necesario. El país ha sido castrado, liquidado. Se nos ha privado de cualquier posibilidad de incidir sobre nada, se nos ha arrebatado la realidad". A continuación, escribe Pániker: "Caray. ¿A qué país se refiere el señor GA? ¿A la Alemania nazi?, ¿a la URSS de Stalin?, ¿a la Camboya de Pol Pot? Pues no. El filósofo habla de España 1995, y del PSOE".

Juan, tiene mucha razón Hector, sobre las coincidencias entre dos personas, en cuando nos acordamos una de otra, y el Sumu de esto que afirmo, recogiendo la frase o pensam,iento de Hector ; fuimos tu y yo en el encuentro en Bilbao, cuando te hacia en Madrid o Cartagena dando una Conferencia.
Nos quedamos sorprendido al abrazarnos. Te acuerdas. Fue como un premio a la paciencia en vernos. Salud

"Somos el olvido que seremos". Naturalmente, salvo "porque tú me miras mi vida ha vuelto a ser" (Pere Gimferrer). Corolario: Escribir, saltar, agitar los brazos, para que nos vean.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54ecde5088833

Listed below are links to weblogs that reference El olvido que seremos:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal