La lealtad de publicar

Por: | 24 de julio de 2008

Por la tarde, en medio de un calor que se parecía al de México o al de Cuba cuando se calienta la caldera del Caribe, estuve tomando agua con gas muy helada con Miguel Aguilar, un joven editor, de Mondadori, donde lleva los libros de no ficción. Estuvimos hablando de grandes editores del pasado, de Jaime Salinas, de Carlos Barral; durante una época muy fructífera de éste en Seix Barral, Salinas fue un elemento decisivo del engranaje editorial que hizo posible aquella hermosa, inolvidable aventura. Luego le prestó a Alianza su sensatez y su inteligencia, y ya saben lo que fue y lo que es Alianza, tras el impulso de gente como Salinas, Javier Pradera y Daniel Gil. De ellos dos, de Salinas y de Barral, estuvimos hablando, y de lo que la sociedad cultural española les debe, que es mucho. Y la sociedad no lo paga porque ésta es una sociedad mezquina, preocupada por el comercio inmediato más que por la creación de cultura a partir de la cultura que ya existe. Si Atapuerca fuera del año pasado ya estaría cerrada Atapuerca, porque aquí lo que importa es lo que está ocurriendo, lo que acaba de ocurrir, excepto en lo que hace referencia a Atapuerca, que de vez en cuando (como en los informes de los consejos de administración) saca sus huesos a la calle y hace recuento de sus falangetas. Pero en fin, me fui con Atapuerca por los cerros de Úbeda. De lo que hablábamos, pues, era del, tejido cultural que significa la publicación de libros, y cómo en aquellos años arriesgados, aquella conciencia increada del cosmopolitismo español fue capaz de arrostrar la negligencia del franquismo y colocar a este país en la vanguardia de las culturas literarias del mundo. De eso hablábamos en medio del calor y ante sendas botellas de agua de Vichy, que tomamos como si acabáramos de abandonar el desierto. Y esta mañana me encontré (en el blog dedicado a Carlos Barral, precisamente) una deliciosa entrada de Pedro Ávila sobre un lance que se produjo en México cuando Barral observó que alguien ponía a Octavio Paz a caer de un burro. Y Barral, indignado por los insultos al gran poeta, retó a duelo al inquisidor. Y esto me trajo a la memoria uno de los elementos más valiosos y perdurables del oficio de editar: la lealtad, a los libros y a sus autores, y esa lealtad la mantuvo Barral por sus autores (y por los que no eran sus autores) hasta el fondo de sus obligaciones. Que Pedro (cantante, él le puso música a los versos de Ángel González, lo pueden ver en Youtube, les aconsejo que lo vean en Youtube) haya recordado esa anécdota, que yo no conocía, me ha llenado esta mañana de alegría y de reconocimiento. A Pedro y a Barral. Y eso quería decir esta mañana en que creía que iba a escribir sobre la placidez con la que Rita, la perra, duerme a los pies de la cama de Eva, que anoche se quedó a dormir en casa. Como Rita.

Hay 54 Comentarios

Buenos días a todos... Gacias Francisco por salir en mi recate, esto no se pue aguantáaaa, yyy... me salió del alma, quiero pedir perdón por si alguien se da por aludido. Debemos decir lo que pensamos y pensar lo que decimos, las personas que vivimos en otras comunidades españolas, tenemos mucho que decir que contar...y que ofrecer, cada una tiene su historia. No solo los hisleños...! Que estoy de acuerdo! Que deben ser muy bonitas las islas y que tienen historia. Por cierto pienso visitarlas el año próximo, si Dios me lo permite. Paco hablas de limar asperezas con
aquellos que su literatura, es el insulto u
atras cosas que pueden hacer daño a personas
de prestigio y a la vez sesibles. Yo tengo presnte la máxima o regla de oro: "No hagas
a los demás lo que no quieras que te hagan a ti". Me pregunto sobre qué tiene más valor moral, la intención que inspira un acto o los resultados que con él se obtienen. Ahí queda eso. Debemos reflexionar sobre valores, y preguntarnos si el valor de la autenticidad es preferible el valor de de la amistad. Un saludo a todos vosotros/as
desde Canga este paraíso anclado en un pequeño puerto de mar. Hoy está un día radiante y mi alma es serena armonía, al lado mi hijo y de mi nuera. Ser felices...

Apreciado Francisco Gómez:
Aún Juan no ha abierto la nueva cabecera de hoy, pero no importa; en cuanto lo haga volveré a desearte un pronta recuperación física y de ánimo.
Puedes contar conmigo para lo que necesites pero no puedo evitar que te disgustes porque no deba entrar en "MIRA QUE TE LO TENGO DICHO".
Sabes que guardo un sitio para tí no solo en mi conrazón sino también en "RETRODEZCAN".
Espero poder seguir leyéndote muchos años, como a la mayoría de amigos que he dejado ahí.
Hazle caso a tus amigos pero sobre todo a VENECIA, por su frescura.
Un abrazo muy fuerte.
Sir livingston

Iago: los dos puntos seguidos y seguidos valen en el caso:
de que se sepa qué decir y
cómo decirlo.

¡Ay, Estrella! no dije nada de tu comentario porque me llegó al alma.
Jaume Magre supo sembrar y su siembra da frutos.

Gracias Alena, por dar fe. Ya se barruntaba por los corrillos del blog: nuestro Mariano no es como los otros libreros ¡Quiá! Ni como los que pinta Forges. ¡Quiá! ¡Quiá! ¡Quiá! ¡Ni de lejos!
Hoy he pensado: ¡Mariano, es corrector! ¡La de rampells y chispazos que le deben dar al ojo algunos de nuestros escribicidios, (los míos todos) ¿¡Y la punturruación!?? . Punto, coma, punto y coma, dos puntos, seguidos y punto y aparte. No, sí yo me fijo, cuando leo, lo bien colocados que están. Pero es ponerme yo al asunto y desaparecen como por encanto, huyen de mí. Pillo algún rezagao y lo reparto por el texto. ¡Cómo envidio a los que saben colocar bien una palabra detrás de otra! ¡Quién fuera corrector!
Cuando vaya a Madrid, yo también… ahora que pienso, a este paso habrá más peregrinos a La Clandestina, que romeros a Roma...
Un abrazo a los del encuentro de hoy. En La Clandestina, supongo.
Tersat, que disfrutes del festival y alrededores.

Quiero conocer esa librería de Mariano, ay Alena, qué envidia.
Mañana me iré fuera "de mi faro"a tomar otros aires, a oír otras músicas -nunca mejor dicho: voy a un festival de blues- El domingo vuelvo, así que no vayáis a pensar que me esfumé, no me acostumbraría fácilmente a vivir sin vuestra compañía.
Buenas noches a todos.

Don Luís: avise.
Así seremos "tres" en la reunión.

Ya tocará el tiempo en que lo demás lo conoceremos, Alena. Yo, desde luego, lo anoto para el próximo viaje a la capital del reino.

He leido en otro blog, que "la estética es la clave de la vida", nada menos que la clave. Y eso en un comentario sobre ética y estética.

Si se es infiel se es desleal y viceversa.

Lo demás es retórica.

(Cuéntanos sobre Eva, Juan. Estamos algo hartos de la política y la literatura)

Puedo aegurarles a ustedes/vosotros que Mariano no es "un librero como los demás"; doy fé, he tenido el privilegio de conocerle esta tarde.

Apreciable Juan Cruz y amigos bloqueros:
Estupendos post ,lo de los ultimos dias,dandome a conocer ese mundo de las editoriales ,editores que arriesgan ,porque son sabedores que para que el panorama cultural progrese hay que arriesgar.Me quedo con el comentario que haces de la deuda cultural que la sociedad española le debe a Salina y Barral"y la Sociedad no lo paga porque esta es una sociedad mezquina,preocupada por el comercio inmediato más que por la creación de la cultura a partir de la cultura que ya existe".También tengo que decir ,que me ha gustado con creces es el comentario efectuado por la compañera Estrella.Es un comentario que "me llegó a los huesos",por lo sentido del mismo.El recuerdo al profesor Jaume Magre,la referencia que fué para ella,y, a partir de ese profesor conoce el personaje de Carlos Barral..."era un espiritu sensual ,anarcoide como el le definia,tan necesario frente al mundo sórdido,gris y pacato que nos ha condicionado y nos sigue condicionado".El comentario de Estrella,que tanto me gustó(se ve que le sale del alma)ha sido una maravilloso complemento al conocimiento de sabrosas pinceladas sobre Carlos Barral.
Mis simpatias al profesor de Estrella,"Niño de la Guerra,acompaño a sus padres al exilio,estuvo internado en los campos de concentracion franceses".Un lujo ,haber tenido una persona de esas caracteristicas,personas que ayudan a introducir el pensamiento libre en las personas.

Maririu,extraordinaria poesia de Celaya,!que maravilla! !Que belleza describiendo lo que para Celaya tiene que ser la poesia!.He repasado el blog de hoy,y, preciosos todos los comentarios,que pena que no pueda entrar un poco más.He aprendido mucho estes dos dias a través de vosotros sobre el mundo editorial , las dificultades para poder introducir los libros auntenticos y la desaparicion de los libreros ,los verdaderos libreros,!vamos retrocediendo alarmantemente en todo que tiene que ver con la cultura,los derechos laborale,...si ..si en todo lo relacionado con el verdadero progreso.Supongo que ya habeis leido el articulo de Javier Marias de esta semana en El Pais Semanal ..titulado:CON NUESTROS VOTOS IMBECILES...referiendose a la politica comunitaria con respecto a la inmigracion ilegal y a las 65 horas semanales...medidas en las que estan sumandose el PSOE.....("Es una directiva repugnante que a muchos europeos nos ha hecho sentir verguenza")...articulo en la linea de Jorge Reverte dias pasados en el diario El Pais.
Perdonar la largueza del comentario,me lio como las persianas
Saludos cordiales

Me encantó este blog disparado desde la cólera, pero como siempre, aderezado con la nostalgia. Reflexión.

Saludos blogueros.

Gabriel Celaya
La poesía es un arma cargada de futuro

" Cuando ya nada se espera personalmente exaltante
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmando,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades:

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quienes somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica, qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: Poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: Lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra, son actos.

Si hay algo que me molesta es el aquí como si el allá fuera perfecto, como si la llegada de la gran distribución, de las editoriales que editan y venden a peso, sólo pasara en España me parece que sería mejor emplear el ahora porque de eso se trata y no hay solución aquí, ¿la habrá mañana? quizás pero no para unos solos

Maestro Cruz
Que lección sobre el mundo editorial mas amplia y certera desde Luís en Barcelona
escribiendo,Antonio Corbalán en Murcia en su labores editoriales y Mariano en“La Clandestina”peleando como gato panza arriba,nos dais una visión no conocida en profundidad por nosotros humildes lectores .Luis si te sirve te diré que lo de Ruiz y el viento me lo regalarón, pero no pienso leerlo(mal hecho por mi parte que por leer me leo los prospectos de los medicamentos) y los cimientos,da vincis etc, etc,esta mal que lo diga y espero que no me imite nadie pero no me da la gana de leerlos.Soy un antiguo y me gusta El Quijote y no Pérez-Reverte,me gustan los clásicos y me gusta Saramago y el Gabo y espero la opinión de Juan para leer a Luis.Espero también la opinión de Adsuar sobre este tema, la de Manzanares, Soto, Marina.IAGO en a Rua Nova hay unos bares que tienen tapas de lengua de vaca, espero que mañana pases un día feliz en la fiesta de mi pueblo y disfrutes de la calidez de los gallegos

Saludos Paco

Maririu no quería decir que las monjitas fueran un chollo, me refería al sitio físico: el torno, allí los niños estaban seguros de no morir de hambre, frío... y las madres tenían ese lugar en el que dejar, sin ser perseguidas; otra cosa es lo que sucedía después; pero no sé, tal vez habría que habilitar algún espacio, ¡yo que sé!, no me parece normal que se detenga a alguien así por muy legal que ello sea, es añadir horror al horror.
Yo también ando con el dúo fiel/leal, una bola se me ha hecho, sigo...

Bien amable, Beatriz. Me salió desde el corazón, la verdad...

Ser un buen maestro debe ser una de las mejores cosas que puedan pasar en la vida. Conocerlo, como me sucedió a mí -y no dudo que a muchos otros- ha sido y es uno de nuestros mejores y más íntimos orgullos.

Es hora de andar a la cocina. Buena noche para todos.

a no ser que sea yo, tersat, porque el texto va dirigido a mí.
Antonio además de editor es poeta por lo distraído.
tersat una niña nacida de otra niña desamparada, no creo que el tronco de las monjas fuera el paraiso.
Desde esta mañana me está trabajando el duo fiel/leal y no es lo mismo, no ni va en paralelo.

yo hago una diferencia entre los, tengo cierto cariño por la FNAC que ví nacer y en la que los vendedores siempre son especializados tanto en informática fotografía o libros, son verdaderos libreros y sus estanterías huelen a librería y te pueden aconsejar libros para minorías. Por lo menos en París. No venden nabos aunque vendan navets pero estos están por los suelos.

La murciana ¿soy yo? Antonio.

Maririu, ese es el tema del libro. El Librero, profesión que tiende a desaparecer.
Las nuevas generaciones ya no lo conocen,lo confunde con el dependiente o al dependienta con un librero.
Y como tu sabes, no hay color.
Ese saber de literatura, de autores, de editoriales, de formatos en rústica o lujo, etc, no se encuentra en los Grandes Almacenes de Rebajas permanentes.
En cuanto a los Editores,conocidos son 5 u 6, a lo sumo en toda España, y són unos incomprendidos y unos deconocidos, no esta visualizados por el publico en general.
Yo hace unos meses, estuve en la presentación en una Libreria de una obra nueva, y la mitad de la conversación les estuve hablando del trabajo oculto y silencioso del editor.
Se tiende a simplificar su trabajo, "es el que hace libros" y plas.
Saludos, murciana.

No estás equivocada, Tersat. Hay desamparos enormes y soledades aún mayores.

Dios cuánta sensatez si todos los lectores fueran como los de Juan Cruz y no los que compran sólo en Carrefour, Fnac...

Qué bonito tu texto Estrella.Me ha hecho recordar antiguos profesores que me han aportado mucho académica y humanamente.Ahora soy yo la profesora, espero estar a la altura.Saludos,Beatriz

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e553d0d2878834

Listed below are links to weblogs that reference La lealtad de publicar:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal