40 Aniversario

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El artista fieramente humano

Por: | 31 de enero de 2009

Hoy publico en EL PAIS un reportaje sobre uno de los trabajos periodísticos más complicados y gratificantes que he hecho nunca como periodista, la entrevista con Francis Bacon, cuya obra se puede ver ahora en el Museo del Prado, desde el lunes. Las condiciones en que se pudo hacer la entrevista fueron excepcionales; era imposible, y estuvo a punto de ser imposible; se consiguió gracias a la ayuda de Mary Cruz Bilbao, entonces directora de la Marlborough en España, y en esta crónica cuento algunos detalles de aquel momento, y algunos de lo que sucedió después de la muerte de Bacon en Madrid. Elvira Lindo, que fue la que se atrevió a abrir la maleta del artista, cuenta ahí cómo se sintió en ese momento tan delicado, y estuve hablando con Michael Peppiatt, el biógrafo y amigo de Bacon, de cómo le afectó al artista su enfermedad, el asma, que compartimos. La reconstrucción de aquella atmósfera, la de la entrevista, se terminó de hacer cuando ya el reportaje estaba hecho y en pruebas. Mi compañero Francisco Peregil me envió un correo: él estaba en mi lugar de trabajo cuando me avisó Mary Cruz Bilbao que el genio, que nunca daba entrevistas, o al menos no las daba casi nunca, me había concedido una. Paco tenía en ese momento 24 años, llevaba dos años en el periódico; yo tenía el doble, casi, y conservaba entonces (espero que ahora también) la misma ilusión que él tenía por el oficio. Fue un momento muy especial, por eso lo he contado. Ahí, en Internet, en elpais.com, tienen ustedes el pdf de la entrevista y la crónica en la que también tuve la ayuda de Manuela Mena, que me llevó por la exposición del Prado (a mi y a Mary Cruz, era un homenaje a aquella tarde) como si me estuviera enseñando un raro tesoro. Lo es. La Marlborough me envió el precioso catálogo de 1992, en el que Antonio Muñoz Molina escribe sobre Bacon, me enviaron fotos de las últimas obras del artista. Me he inundado de Bacon estos días, como si estuviera reconstruyendo un recuerdo. Tengo entendido que TVE emite esta noche en Informe Semanal un reportaje en el que Alicia Gómez Montano reconstruye aquella tarde y la vida y la obra de Bacon.

PS: Rectifico. Me informan de que el reportaje sobre Bacon en TVE se emitirá el próximo sábado 7 de febrero.

Rita en el quiosco

Por: | 30 de enero de 2009

Siempre que Rita viene a quedarse a dormir en casa al día siguiente me acompaña muy temprano al quiosco. Frecuento dos quioscos, el de Maxi, cerca de la plaza de Iglesia, que también es el quiosco de Julio Llamazares y de Enrique Barón, y este cercano a la plaza de Chamberí. Esta mañana, en medio de la niebla con la que Madrid saluda al viernes, fotografié a Rita con Eduardo, uno de los quiosqueros. Un señor que venía detrás se fijó en la prestancia con que la perra asimiló que estaba siendo retratada, porque no se movió ni un instante. Y es raro, porque los perros suelen ser muy reacios a estar quietos cuando alguien los retrata. Algo debe pasarle a Rita, que de la actividad frenética ha pasado a preferir el sosiego del pensamiento. Acaso es el clima, o quizá el tiempo, que no es lo mismo; ya tiene ocho años, o quizá nueve, porque su origen es incierto, aunque no el lugar de su encuentro. Mientras ella pensaba, y posaba, yo pensaba, sin posar. Por ejemplo, pensaba en lo que había dicho mi compañero Vicente Jiménez, director adjunto de EL PAÍS, en el programa 59 segundos de Televisión Española. Sería bueno, decía él, subir el tono del debate nacional; sería bueno, subrayaba, que pensáramos sobre la forma de hacer política que hasta ahora ha dominado el escenario nacional, y que tiene como consecuencia los casos de corrupción ya conocidos y ahora, últimamente, y además destapados por este periódico, los escándalos que están creciendo en la Comunidad de Madrid. En ese debate él no logró su propósito, pero poco a poco digo yo que se tendrá que lograr. De hecho, escuché a Mariano Rajoy decir en el Club Siglo XXI que su partido, el Popular, tenía que levantar el vuelo. Y eso es más o menos lo que tendrían que hacer para que no entierren el ala bajo el manto oscuro por el que circulan ahora no sólo sus ideas sino también sus relaciones. Y estaba pensando, mientras llevaba la perra al quiosco, en una carta que me envió ayer mi amigo José María, un veterano internauta de cerca de 90 años que cada día me ilustra con sus ideas, casi siempre contrarias a las mías y muy suculentas. Él me preguntaba cómo era posible que yo dijera ayer que se iba a volver a discutir sobre Educación para la Ciudadanía si el asunto ya estaba finiquitado por el Tribunal Supremo. Y mientras leía eso en su carta escuché al presidente de la Comunidad Autónoma de Valencia (el mismo Francisco Camps que hizo que esa asignatura se diera en inglés) decir que la sentencia había sido un varapalo para el Gobierno. Si eso no es vuelo rasante que venga San Francisco de Sales, el patrón de los periodistas que recientemente hemos celebrado, y lo vea. Y a todas estas, Rita volvió a casa, buscó su comida y se fue a dormitar otra vez a la cama donde suele quedarse con Eva, su dueña, y yo me vine al periódico a ganarme el pan con el sudor de mis dedos.Foto

Opinar

Por: | 29 de enero de 2009

Había un comentario ayer en este blog, firmado por Mario (decía alguien en la televisión esta mañana: "En Internet nadie es quien dice ser"), en el que se me reprochaba que el excelente trabajo de mis compañeros ha sido tratado aquí como arma arrojadiza en las guerras entre medios. No era mi intención, pero si eso se puede percibir quizá tenga razón el autor del mensaje. Muchas veces nos subimos a lomos de nuestra razón y asumimos armas que utilizadas por otros nos resultan por lo menos discutibles. Yo abriría también un debate sobre lo que está ocurriendo con los debates, en los que antes había periodistas (cuyas armas más o menos se conocen) y ahora se produce una mezcla de políticos y periodistas (y de periodistas que son políticos) que me parece que desnaturaliza la percepción que el ciudadano tiene de los que practican uno y otro oficio. Es muy difícil mantener la imparcialidad, para los periodistas y para los ciudadanos en general; pero para los políticos mantener la imparcialidad es una tarea ontológicamente imposible. Ahora viene (otra vez) el debate sobre la Educación para la Ciudadanía. Me gustaría que ante la discusión volvamos a ser los periodistas perodistas y los políticos políticos. Ignoro si será posible, porque yo creo que el oficio de opinar se ha desnaturalizado quizá para siempre.

El lado de Nixon

Por: | 28 de enero de 2009

Desde que empezó Francisco Mercado a publicar sus informaciones en torno al espionaje y a los espionajes que se han descubierto en el seno de la Comunidad de Madrid se han publicado en todos los medios muchas cosas. Entre las mejores, un comentario que hizo el último domingo Ignacio Escolar en Público. Decía Escolar que el director de El Mundo, que se ha pasado la vida como si fuera el ahijado de Ben Bradlee, el director del Washington Post cuando el Watergate, tiene ahora aquí lo más parecido a un Watergate y se ha puesto al lado de Nixon. Ya habrá tiempo para hacer resumen de las actitudes informativas o editoriales, incluida esa, que se han adoptado ante este difícil trabajo periodístico, cuya primera contestación fue aquella de Esperanza Aguirre, "¿Y por qué se cree usted lo que dice ese periódico?", pero lo cierto es que poco a poco ha ido saliendo a flote la espesa trama que se ha montado ahí, en la Comunidad, para que las sospechas fueran tupidas e incesantes, como flechas envenenadas y cruzadas. Como periodista, me he sentido orgulloso del trabajo de mi compañero, y me siento orgulloso de trabajar en un medio que con tanto ahínco como incomprensíón alrededor ha insistido en una investigación que ahora ya es imparable en todos los sectores de la vida pública, judicial, periodística, parlamentaria... Y como ciudadano me ha inquietado el cinismo de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, que aquel primer día lo negó todo y que ahora dice que es la víctima de la trama que conocía desde hace dos años.

Me han dicho que ya se han resuelto los problemas de acceso a los comentarios en este y en otros blogs. Y regreso. Disculpen ustedes el día de ausencia, pero no me parecía bien que ustedes tuvieran la impresión de que yo tacho comentarios. Se tachan, los que son irrespetuosos sobre todo con terceros, pero yo no los tacho.

El juez cambia de dirección

Por: | 26 de enero de 2009

Desde que Francisco Mercado comenzó a publicar en EL PAÍS su serie de informaciones sobre la trama de espionaje desatada en el seno de la Comunidad de Madrid, de la que hoy hay una nueva, y clarificadora, entrega, me fijé en el interesante caso del juez que cambia de dirección. Es el juez que investigó el caso Ciempozuelos, que condujo a la dimisión del alcalde socialista de esta localidad de la Comunidad de Madrid. Dice la información, que subraya lo ya publicado el último lunes: "El juez que investigó el caso Ciempozuelos, Agustín Carretero, fue fichado posteriormente por el consejero Granados como alto cargo de su consejería". Ahora que los jueces se han puesto tan estrictos con el cumplimiento de sus deberes (por parte del Estado), deberían fijarse en casos así, y explicarlos. Sería muy pedagógico para la sociedad, y para entender cómo quieren que les quieran.

Otrosí: ahora en tierra firme (estuve sin Internet estos días: tuve que dictar mis posts) compruebo que, en efecto, sólo se pueden leer los comentarios haciendo un ejercicio de prestidigitación a partir de un cierto número de entradas. Me dicen que están resolviendo el problema. Disculpen las molestias.

Hipocresía

Por: | 25 de enero de 2009

Lo que ha hecho Juan José Güemes contra EL PAIS y nuestro compañero Francisco Mercado es de una consistente, desvergonzada hipocresía. Sin manejar datos con los que refutar la información publicada sobre el espionaje denunciado en la serie que ha publicado el periodista, el consejero de Esperanza Aguirre exigió ayer que el periódico rectificara y pidiera perdón. Es como tirar arena a los ojos del adversario. Como si la cuestión de fondo, el espionaje, no fuera reprobable, el consejero pretende que otros laven manos que no están sucias. La respuesta contundente del Comité de Redacción, publicada por el periódico, pone en su sitio al consejero y subraya la función del periodismo y la función de la política. Haría bien Güemes a esperar a que concluyan las investigaciones, como las propias de su partido y las judiciales, antes de lanzar alevosamente esas opiniones suyas que sólo intentan cegar a los periodistas mientras ejercen su oficio.

Sigue habiendo problemas técnicos para ver comentarios. Lo lamento mucho. A mí también me afecta.

Periodismo

Por: | 24 de enero de 2009

Mañana publico en El Pais una nueva entrega de la serie de entrevistas con maestros del periodismo. Esta vez se trata de una conversación con Harold Evans, que fue director de The Sunday Times durante 14 años, desde 1977. En esa época Evans puso en marcha los mecanismos profesionales que inauguraron en cierto modo lo que luego se llamaría periodismo de investigación. Es periodismo. Se basa en el contraste, en el respeto a las fuentes y en la voluntad de servir lo más próximo a la verdad sobre un hecho complejo. Quiere la coincidencia que al tiempo que dictaba esta entrevista se produjera en El Pais un episodio de periodismo que refleja de manera dramática la peculiar situación de un partido político cuyos dirigentes desconfían hasta de su sombra. El conjunto de lo que se publica llama a la reflexión sobre la política y constituye una pieza importante de periodismo. He visto en algun periódico de hoy cómo se quiere retorcer el periodismo con argumentos que arrojan vergüenza e histrionismo sobre este oficio.

Se han recibido estos días algunas quejas sobre el funcionamiento de los comentarios en este blog. Me consta que quienes saben de ello están investigando sobre las dificultades técnicas que causan este estropicio provisional.

"¿Y usted se cree lo que dice ese periódico?"

Por: | 23 de enero de 2009

Retumba en mis oídos la ahora famosa frase de Esperanza Aguirre cuando empezó esta historia del espionaje supuesto en el interior (y el exterior) de la Comunidad de Madrid. "¿Y usted se cree lo que dice EL PAÍS?"

Era una típica reacción suya: antes de atender a lo que se decía, tapar el sol con un dedo, y atacar al medio de comunicación que ha investigado la historia. El desarrollo de la historia la ha llevado a utilizar las agujas de la demagogia, y ya ha apelado a la palabra mágica, es una cacería; en la definición le ha acompañado Francisco Granados, el consejero que está en medio del asunto, como supuesto responsable de la supuesta trama.

Es un caso interesante sobre el que me gustaría leer sus opiniones.

Blogs y vacas

Por: | 22 de enero de 2009

Estuve en la presentación de Blogs de Papel en la Librería Clandestina; después de un largo día, que había comenzado antes de que amaneciera, aquella fue una ocasión fantástica, refrescante; había jóvenes escritores, lectores, algunos autores del libro, y el entusiasmo incandescente de Mariano Vega, el promotor editorial, junto a sus colaboradores, de Ediciones Policarbonadas. Conocía a algunos asiduos de este blog, como Alena Collar y Agustín de las Heras, y estuve hablando en el acto antes de dos de los autores, Daniel Díaz, escritor y taxista, a quien ya conocía, del taxi, de la escritura de su famosísimo blog, Nilibrenicoupado, y de la radio, y Mariano Velasco, que estudió en la Escuela de Periodismo de EL PAÍS en 1990, y a quien entonces yo le di algunas clases. Además de la familia bloguera, y literaria, que había en la librería, había otros tantos escuchando y viendo por Internet. Me gustó mucho lo que dijo Daniel Díaz sobre el papel; en estos tiempos en que el papel parece que se escabulle como instrumento de comunicación, y de relación, escuchar que un bloguero tan importante, que utiliza internet para comunicarse y para relacionarse, reivindique el papel, su olor, su permanencia, me produjo una enorme satisfacción. Se lo dije, lo dije. Fue un día largo. Por la mañana estuve en Gran Vía, y allí me encontré con la exposición callejera de las vacas, que tanto éxito tiene. Y fotografié, con mis amigas Lula Gómez y Gisele Etcheverry, que no quisieron aparecer en la foto, la que hizo la artista madrileño-catalana-riojana Alicia Estefanía y que representa, en la serie, a este periódico. Se la envié a Rosa; espero que la cuelgue. Las vacas tuvieron siempre para mi una significación especial, honda, telúrica; mi madre las ordeñaba, yo les veía sus ojos melancólicos. Y mi madre decía, cuando hablaba de ellas: "Las vacas miran con ojos/ llenos de melancolía/ porque saben que a su leche/ le echan agua cada día".

Photovacas

Blogs de papel

Por: | 21 de enero de 2009

Mariano Vega, asiduo de este blog, escritor, bloguero y librero, me ha pedido que anuncie aquí un acto de esta tarde en su librería madrileña, La Clandestina; será a las siete, la calle es La Palma, 49, local número dos. Nunca digo en este blog los sitios a los que voy, no me parece bien utilizar este espacio (que es de ustedes) para cuidar mis apariciones, pero en este caso hago una excepción, porque me lo ha pedido Mariano y porque seguramente esta tarde será una buena ocasión para conocer a muchos de los madrileños (o no) que circulan por este lugar que compartimos. La ocasión es la presentación del libro Blogs de Papel que ha editado Editores Policarbonados y en el que participan quince blogueros. Ahí nos vemos, si ustedes quieren ir, y en todo caso mañana les contaré mi experiencia. Hoy hace sol y frío en Madrid, acabo de venir de un trabajo y me voy a otro; esta mañana me preguntaron qué haría yo con el dinero de la lotería (si me tocara), y he dicho que contarlo (contar que me ha tocado, no contar el dinero, nunca cuento el dinero que me dan, me fío). Y luego estuvimos hablando del valor de la modestia y del defecto de la avaricia. Y no sé si ustedes quieren hablar hoy de eso. O de lo que quieran.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal