Toros de España

Por: | 28 de julio de 2010

Con respecto a la polémica sobre si deben o no prohibir los toros tengo esto que decir:

1. No se deben prohibir.

2. No se deben estimular.

3. Si se consumen, como en Canarias, que se consuman; mientras haya gente que quiera verlos, que los vean.

4. Si se permiten se acabarán antes.

5. Los empresarios taurinos de Barcelona están deseando que los prohiban, dicen, porque cada día son menos negocio.

6. Me molesta produndamente esa relación automática que establecen muchos entre rechazo a los toros y nacionalismo.

7. Hay muchísima gente no nacionalista (ni española, ni catalana, ni nada) que no quiere que haya toros.

8. Desprecio como pocas teorías la teoría de que quien está contra los toros está contra España. Es como si no te gusta el jamón serrano o el chorizo o, en Francia, el queso Camembert y en Italia la mortadela de Bolonia y eso resultara sinónimo de antipatriotismo español, francés o italiano. Las patrias, qué pereza.

9. Es una polémica cansina y estúpida que sólo revela que, a pesar de la crisis y el desempleo y otras cuestiones verdaderamente graves, la gente se entretiene con dos de pipas.

10. Uf, qué cansancio.

Hay 109 Comentarios

Yo aconsejo a los que quieran prohibir los toros, que antes de razonar en público, conozcan el fenómeno en toda su extensión. Deben conocer a los ganaderos, visitar una ganadería (las hay que lo permiten), hablar con los veterinarios, conocer a los toreros, mayorales...etc y después opinar. Se leen comentarios agresivos, insultantes e incluso asesinos (comparar a un animal con una persona deseando su muerte es de asesino, ,miren el diccionario). Les aseguro que yo he hecho todo lo que les aconsejo y la opinión varía 180 grados. Y aunque no lo crean habré ido a 5 corridas de toros en mi vida. No me apasiona, pero respeto al que le guste y sienta. Lo que es intolerable es que haya personas que critiquen los toros sin conocer nada. Seguro que en su ambiente cultural hay muertes de animales más o igual de crueles, pero la conocen y justifican. Prohibir o estar de acuerdo en prohibir sin conocer a fondo un asunto es de analfabetos o de súbditos.

Y ahora a por CORREBOUS (toros embolaos y enmaromaos )

De acuerdo con el decálogo del Sr. Cruz, especialmente el número 10.
En relación con la prohibición de los toros, tengo que decir que veo mucha hipocresía en todo esto, como en todas las prohibiciones, pues cada uno mira las cosas solo por un ventanuco y no con mirada amplia. ¿No deberian los defensores de los derechos de los animales, considerar tambien los de as personas?¿No se debería considerar que el hacer escalar a un menor de edad, un niño, sin ningun tipo de arnés, ni protección alguna, sobre los hombros de varias personas algo temblorosas y en equilibrio hasta una altura de 5 a 7 metros, como un acto que va contra la seguridad infantil? Como un acto incluso de violencia contra la infancia o utilización de menores.
Piensenlo con calma, hay muchas cosas así, y nadie dice nada.

Yo no tengo problemas con que haya toros... siempre que cuando el toro mate al torero, tengan la deferencia de darle las dos orejas del diestro al animal y que lo saquen en andas de la plaza, con vítores y tó.

Lola, que buena memoria tienes.
Un beso

Hoy escuché en la radio a la ministra de cultura diciendo que la fiesta es un hecho cultural en España y ella es taurina. Suponemos que nadie mejor que ella para conocer la cultura española y nadie mejor que los que nos educamos fuera para darle la razón: el toreo es una de las expresiones de un fenómeno extendido en este país: el maltrato, el que, a fuerza de ser educativo, se ha convertido en parte de la esencia cultural española

Ah, un toro solamente se puede lidiar una vez. El público protesta cuando está toreado. Se supone que pierde nobleza.
Valen una pasta. Se mueve mucho dinero en el toreo. Más cornás da el hambre, dicen.
La tercera de pipas va a ser la prostitución y su propaganda, me temo. Es insólito lo de esos los anuncios en España. En otros países serían inconcebibles en la prensa "seria".

O'Ryan, en Latinoamérica se torea. Quienes diezmaron a los indios no fueron los españoles que quedaron acá, sino los que fueron allá. La mayoría murieron por virus transmitidos desde Europa contra los que no tenían defensas.
Caray, en este asunto los toros se mezcla todo, el aborto, el nacionalismo, el queso y hasta el genocidio. El espectáculo taurino es lo que es, y punto. Tiene que legislarse como todo, en democracia.
Corbalán, has sido el 100.

Antonio; soy vegetariano porque no quiero ser cómplice del crimen de un animal , el cual tiene el mismo ser o energía que nos mantiene vivos.

Atte.

Andrés O´Ryan, tu que comes, borregos, o matas zorros.

Alguién sabe cuanto vale un toro de lidia .

Porque tienen que matarlos juegen y toreen con ellos y ya está o no es negocio para el ganadero.
Matar es pecado y disfrutar de ello PEOR , habla muy mal de Uds. los Españoles=Criminales, acuérdense del Karma que arrastran de las matanzas de 100 millones de personas de las etnias de América= ¿consecuencia crisis económica actual?, no sean porfiados evolucionen, ya es tiempo.

El toro es otro ser más que es engañado, como lo somos nosotros.
De joven o recien nacido vive en el campo y le enseñan a ser feliz y cuando se hace mayor, 4 o 5 años le encierran y lo martirizan delante de toda una población de adultos y niños de doce años.
A nosotros de niños y jovenes nos enseñan a ser cultos a rodearnos de la familia y sentirnos queridos por nuestros seres más queridos y cuando entramos en la edad de trabajar, nos encierran en un edificio y nos martirizan con el miedo,los gritos del jefe, el temor de perder el trabajo y de llenarnos de hijos y con la muerte, que no sabemos cuando nos llegara.
Y para que aceptemos de buen grado, lo visten con una ideologia y filosofia que todo queda camuflado como carnaval, no sabiendo núnca si estamos por nuestra cuenta, estamos encerrados por convicción, o somos cautivos del sistema.
Salud y Resistir.

No sé, me da como que esta utilización bastarda de lo taurino y las esencias patrias s algo ya mil veces repetido y es que llevamos siglos según la caspa cortijera rompiendo España, SU España, la de cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de Maria, la que corre histérica a "hacer el camino del Rocío" o se muere en llanto costalero en la semana santa o se pirra por llevar a hombros a la Geperudeta el día de la virgen de los Desamparados, sin pisar luego jamás una iglesia, ni rezar,ni asistir a una misa, respeto las creencias, aunque no sé muy bien si son religiosas o antropológicamente paganas, lúdicas y ancestrales. El mundo del toro es un espectáculo, un divertimento, un negocio, una industria, una profesión y está fuertemente enraizada en el Mediterráneo pleno de culturas minoicas y como totem-sexual incluso- el toro, el mito del torero y la cantaora, el mito de la picaresca, no sé, se me antoja esta polémica demasiado primitiva y burda. Esa energia en acabar con el toro de lidia que dicho sea de paso no me importa nada-el toro- porque no se extiende a otras formas tan crueles de trato degradante a los toros, o a otros animales.¿Porque no comenzar por erradicar la muerte arbitraria de los seres humanos, la crueldad con niños y ancianos, con todo ser humano en el mundo y cuando eso ya no exista,seguimos con los animales, nos hacemos todos vegetarianos y así ni los torturamos, ni los sacrificamos en los mataderos, no sé pero me da que esos ardores guerreros en favor¿? del toro de lidia no se verán acompañados de la defensa de la vida y la salud en la infancia en el mundo,de la vejez, contra el trato inhumano cruel y degradante contra el ser humano. ¡A que estamos jugando¡ ¿Quo vadis ?

Juan, seguimos viviendo en un País en donde el pueblo se dedica a Frascuelo y a Maria.
Los que defienden el mantenimiento de las corridas de toros, por tradición, porque les viene de sus antepasados y los que por sensibilidad no aceptan la crueldad con los animales.
Pero para ser más complicado el pueblo español, mantiene con agrado las peleas de perros, en el que el pobre animal es destrozado ante el jolgorio de los apostadores y espectadores en general, mientras los catalanes multa, hasta con la cárcel aquel ciudadano que siendo dueño de un perro lo abandone y muera en la carretera o reciba abusos de su amo.
Yo la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, la veo como, un eslabón que les faltaba para completar su forma civilizada de entender el urbanismo, la decencia y el respeto por la vida de los animales.
Yo no necesito acudir a ninguna ciudad para ver una corrida de toros, aunque no me escandalizo con lo que se hacen a los toros.
Es parte de este mundo hipócrita, que denuncia el maltrato y muerte de los toros y los perros, pero se ha acostumbrado a ver jóvenes muertos, de hambre en la entrada de sus casas modernistas.
Salud y Resistir.

Es fantástico que Juan Cruz escriba con mucha exactitud lo que pienso...y lo que siento...!que pereza! y tal vez un grito "agónico" que vergüenza damos..!que sociedad!

desaparecerá la fiesta (comillas) de los toros. Por puro sentido común. No lo veremos pero desaparecerá, estoy segura de ello y me alegro :)

Juan, sí, qué cansancio! Estoy de acuerdo con lo que escribes en tu blog. Nancy

CUENTOS Y RELATOS DE COLOMBIA
UN RECORRIDO POR EL INTERIOR DE UN PAÍS FASCINANTE, BELLO, EXTREMO.

El e-libro se puede adquirir en Amazon para leer en los dispositivos Kindle, Kindle DX, iPhone, iPod touch, iPad, BlackBerry, PC, Windows y Mac, pinchando este enlace:

http://www.amazon.com/dp/B003UNJZNM
O escribiendo a editora@terra.es para recibirlo en formato PDF en su correo electrónico.

El autor nos cuenta como lo inverosímil es cotidiano entre los colombianos. Sorprende la prosa de Grajales García con su capacidad de hacer historias nuevas con ironía, acción, humor, misterio, erotismo, amor, aventura… un viaje por ciudades con belleza natural, admiradas por nacionales y extranjeros: Cartagena de Indias y Barranquilla, y ciudades en conflicto social: Medellín, Cali, Bogotá y Pereira. El lector asiste como testigo invitado a la guerra entre el Gobierno y el Cartel de Medellín; al funeral de Milciades Zamora y su despedida musical de tres días en un entorno de música vallenata; a la historia de amor caribeña entre Tatiana y Franklin Stalin; al relato de Dani y su relación con Finlandia, una mujer extraña…al variado imaginario narrativo del escritor y sus personajes. Este libro nos impacta con la fuerza de su lenguaje y el poder de la palabra escrita


LE CONTARÉ A MIS AMIG@S

Aquel que viva en Cataluña y quiera ver una corrida de toros, tendrá que desplazarse.
Creo que ese es el anuncio.
Me pregunto si se trata de reivindicar otros aspectos culturales o si ha existido cierta identificación de algunos seres humanos con el toro. Me refiero a personas que se identifican con el acoso, los diversos apuntes y ataques y finalmente, con el sacrificio del que es objeto por parte del torero, cuando lo consigue sin heridas ni muerte.
Porque cuando el torero es vapuleado o cornado, cuando el guión se tuerce y toda la atención recae sobre él... cuando el conflicto se invierte, la impresión, el impacto se trastoca y se nos muestra colosal. La fuerza contenida se desboca y lo que parecía un baile de dominio y sumisión que culmina con la muerte del animal, se convierte en un ataque bestial. En el estruendo del poder de la fuerza bruta.
¿Qué queremos ver y que vemos?
Un experto podría decir que aprecio lo que puede entender un desconocedor, un ignorante de la cultura taurina y del mundo de los toros y de los toreros.
Y le daría toda la razón.
¿Tengo yo opinión? Pues no, yo no la tengo. Para eso tendría que haberme informado sobre la materia en un grado aceptable.
Y creo que es ahí donde está el error. En atrevernos.
El hecho de que toda una cultura haya sobrevivido a lo largo de los siglos y se haya conservado, es cuanto menos un motivo de reflexión y de reconocimiento.
Es cierto que cada individuo consume lo que más le gusta o lo que más cómodo le resulta.
No es cómodo ir a los toros. Y además, es bastante caro. No es arte de consumo fácil, y presupone cierta fortaleza y cierto coraje del espectador. Creo que el amante de los toros no se identifica ni con el toro ni con el torero. Pero la vida y la muerte caminan de la mano en una lucha artística sobre el dominio y la victoria.
En el mundo fuera de las plazas, la vida y la muerte no combaten emparejadas, ni se muestran en el mismo plano. Y afortunadamente, esto se ha conseguido tras muchos años de lucha por los derechos humanos.
Cuando se hable de los derechos del animal, opinaré sobre la muerte del toro en una plaza pública a manos de un torero que dispone de un manto, flechas de mano y una larga espada.

Chapuza, no te olvides el domingo de ver la final del Campeonato Europeo de fútbol Sub 19 que enfrenta a las selecciones de España y Francia...JAJAJA

No sólo se matan toros.
"Dile a la Luna que venga. / Que no quiero ver la sangre / de Ignacio sobre la arena"

Sr: Cruz ¿toros ( vetados) de España , y toros embolados( blindados) de Cataluña? ¡Qué casualidad!!! Símbolos, símbolos

Sr Cruz: ¿Toros (vetados) de España, y toros embolados(blindados ) de Cataluña? ¡¡Qué casualidad!! Eso no le harta mi arrma?

Es una crueldad por lo tanto se debe prohibir. No vale aquello del que no quiera que no vaya.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0133f2a08f3d970b

Listed below are links to weblogs that reference Toros de España:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal