A favor de Jesús Hermida

Por: | 07 de enero de 2013

Como la actualidad tiene las pavorosas patas cortas de la urgencia, y por tanto cualquier juicio inmediato puede llevarnos al error y quizá a la maledicencia, digamos algunas palabras para situar en la historia al periodista que conversó con el rey Juan Carlos para Televisión Española. Porque puede ocurrir, y así de vano es este oficio, que lo que le quede en la memoria a quienes se fijan más en lo que acaba de pasar que en lo que ha pasado sea que Hermida no le hizo dos preguntas a su entrevistado, y que por esas dos preguntas ya su larga experiencia merece enlatarse dentro de un cajón que por fuera ponga Nada.

Desde que el periodismo se configuró para algunos de nosotros como el mejor oficio del mundo ya estaba ahí Jesús Hermida, combatiendo en el diario Pueblo a favor de lo que Juan Cueto llama ´la mirada divertida`; sus páginas eran antologías de las ideas que un periodista quiere tener en su cajón para salir de los atolladeros: siempre había en esa caja de sorpresas un personaje insólito, una frase a la que él le torcía el cuello. Era estimulante y era evidente que él escribía estimulado por una curiosidad que luego lo llevó a inventar formatos informativos que lo convirtieron en el más famoso (y en el más popular) de los personajes que hacían información en la pequeña pantalla.

Su presencia en la pantalla era espectacular pero, mientras estuvo en Nueva York, informando desde el puente de Brooklyn, siempre fue imaginativo y no banal. Asistió a episodios que luego fueron históricos, aunque alguno fue instantáneamente histórico, con la impavidez de un profesional y con el entusiasmo de un crío. Y así se comportó siempre, hasta ahora mismo, con el entusiasmo de un crío. Educado, elegante, tranquilo, y también atrabiliario, veloz, voraz... En una sola figura, todas las figuras de un personaje que quiere vivir más allá del aliento que tiene.

Hizo algunas entrevistas memorables, como las que hizo en De cerca, pero nunca fue un preguntón más allá de su escudo áureo de hombre que no quiere meter el dedo en el ojo para que el ojo llore; para eso no se hizo Hermida, y nunca fue eso. Así que es lícito imaginar que ahora no quería tampoco ensañarse con el ojo malo (o con los ojos malos) del rey, sino que quería llevarse a casa una conversación con alguien sobre el que él tiene curiosidades que no todos los periodistas tendrían de igual manera: otro hubiera querido saber dónde le duele al rey, pero Hermida no es de los que preguntaron nunca por los dolores que no se quieren decir. Si los hay, si aparecen, escucha; siendo tan educado como es resulta imposible pedirle que le meta el dedo en los ojos, o en la boca ni a Jesucristo que se lo encontrara. Ahora bien, si el personaje le deja un resquicio, por ahí entra; pero me temo que ahí él no vio, o no le dejaron que viera, ningún resquicio. 

El formato, por otra parte, no era hermidiano, a él le gusta hablar al oído, simular además que está oyendo por un solo oído, sin mirar directamente al que le escucha en el otro lado, sino tratando de parecer el cómplice del otro. Y el rey estaba muy lejos; así no puede hacer una entrevista Hermida; así Hermida tan solo puede mirar, y mirar de lejos; la suya es una conversación de cerca, y en este caso no se daban las circunstancias.

He escuchado de todo estos días; con muchas críticas al resultado de la entrevista estoy de acuerdo, y con otras críticas no me siento tan confortable. Todos tienen derecho a echar en falta esas preguntas u otras, pero me parece que a Hermida no se le puede despachar como si estuviera presentándose a la Reválida de periodismo, pues en este oficio ya tiene aprobados todos los cursos. Dejen que hable la viodeteca, y la lejana hemeroteca, para saber quién es Hermida; no nos conformemos con lo que la urgencia nos lleva diciendo desde el viernes por la noche.

 

 

Hay 26 Comentarios

Juan Cruz, te detesto.

Juan, mira que te lo tengo dicho, si quieres saber cuantos te visitan buscando un resquicio por donde entrar a matar, solo tienes que apoyar, defender, inclinarte hacia un lado al andar y sube de cotización tu blog.
Salud y Resistir.

Y mientras nos envolvemos en pequeñas escaramuzas sobre los matices de la conversación del Rey y Hermida, de lo que pudo ser y lo que ha sido, nos enteramos que España superó en el último tramo del año la barrera de los seis millones de parados, según estimaciones de Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea (UE). Pese a que el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se despidió del año confiando en alejar las cifras de esa nueva cota, los desempleados sumaban 6,16 millones en noviembre. La cifra, divulgada ayer, eleva la tasa de desempleo al 26,6% de la población activa, la mayor de toda la Unión Europea. España aporta un tercio de los parados de la zona euro.
Otro viernes se aproxima con nuevas y malas noticias, Made Rajoy.
Salud y Resistir.

Lo de menos es el pésimo papel de Hermida, que por otra parte es un tipo que siempre ha resultado indigesto al 100% de los televidentes. Lo más importante es el argumentario simplón y ridículo de lo respondido por el entrevistado, la falta absoluta de adecuación a la realidad, el recurso a las viejas medallas y los antiguos blasones, la falta de comprensión de lo que ocurre, la ausencia de sensibilidad, el hueco discurso del "todos juntos" en una sociedad en la que los poderosos están demostrando su absoluta indiferencia por la adversidad de la mayoría ¿a quien cree que le importa que el príncipe sea el mejor preparado de toda la dinastía?

Entiendo que defiendas a Hermida por el corporativismo profesional ( es de "la Casa"), pero la entrevista fue un bodrio.
Un ejemplo de mal periodismo que no dignifica la profesión precisamente.
Entiendo que TVERAJOY quiera lavar la imagen real, pero entrevistas así me recuerdan cuando Franco pescaba el pescado que le ponían al ladito de su Parkinson galopante.
Típica entrevista del fascio español que sigue vigente. Podría haberse negado Hermida, pero se plegó.
Ahora que apechuge.
Saludos cordiales.

De entrada, reconozco que Jesús Hermida, con su teatralidad (más bien maniqueísmo) nunca ha sido santo de mi devoción. Aún así no hay duda de que tenía cierta "reputación" en el oficio, a base de muchos años. Pues bien, la entrevista al rey (sí con minúscula) fue un ejemplo magnífico de comó cargarse esa reputación en un pis-pas, sí señor. Sólo le faltó limpiarle al rey con un pañuelo las babas con que él mismo lo cubrió, de tanto lamerlo.

Cierto..." mientras estuvo en Nueva York, informando desde el puente de Brooklyn, siempre fue imaginativo"... como decir por TVE que los ciudadanos de EE. UU no paseaban..solo desplzaban en auto.... ...cuando uno no podía moverse en las 10 millas x 2 en el sidewlk de la Quinta Avenida, de tanta gente que había. Es que se hace muy buen periodismo banal desde Brookling.

Exclusiva! He tenido acceso a las dos famosas preguntas, que sí se hicieron pero fueron censuradas a instancias de Hermida: en una se le descolgó el flequillo y en otra, la baba. Transcribo:
Hermida: Divina Majestad: ¿Alguna aclaración más acerca del animalito de Botswana?
Rey: Joéee, que ya he pedío perdón. Además cazar es legal y el que me invitó -que yo no pagué un real (¿pillas el chiste, panoli?)- nos acababa de conseguir el contrato del siglo en Arabia. ¿Cómo le iba a decir que no? Además, me dijo Corinna: 'venga, rey, anímate' y yo que no sé decir que no (que le pregunten a Suárez) pues accedí. Fue un error. Hoy no hubiera ido si no me lo pide Rajoy en picardías.
Hermida: En cuanto a su yerno: ¿Es verdad que usted no se habla con doña Cristina?
Rey: Desde luego que no me hablo. ¡Qué poca vergüenza! Pues no me pide la niña que les deje hacer los vis a vis en Palacio? Hasta ahí podíamos llegar. La ley no es igual para todos, pero bajo mi techo no les quiero. Que se vayan a casa de Felipe.
A continuación Hermida se enjugó las lágrimas y continuó como si nada, como el gran profesional que es.

Yo solo reprocho a Hermida que la entrevista no la hiciera de rodillas (físicamente).

Maestro Cruz
Honor y gloria para Enrique MENESES maestro de periodistas y ejemplo para todos los profesionales del periodismo por su ética profesional ,honorabilidad y compromiso con la verdad


Saludos Paco

Maestro Cruz
Que Hermida es uno de los grandes periodistas de este país es algo obvio y cierto, si uno ha seguido la actualidad desde la llegada de la democracia Que el formato no era el más conveniente creo que ha quedado claro, ni favoreció al rey ,ni favoreció a Hermida pero está creo que claro que al que no favoreció fue al teleespectador que es al que iba dirigido esta entrevista.Sin que sirva de precedente ó si, no estoy de acuerdo en que esas dos preguntas eran morbosas, son las que hay que hacer pues lo manda la actualidad y la oportunidad única de preguntar al jefe de la casa real sobre un tema muy delicado en el que están implicados miembros destacados de esa casa y esto pretende ser una democracia y en la democracia el saber donde se gastan los dineros públicos y el saber el uso que se hace de los cargos públicos deben ser transparentes y públicos y quien mejor que el jefe para explicarlo.


Saludos y feliz año dentro de lo posible y lo que nos dejen este gobierno de inútiles

Paco

Tú te dejarías operar por un médico que haya tenido un buen historial pero que ahora le tiemblen las manos? si te operara no dirías que ha sido una chapuza? El historial está bien para colgarlo en las paredes pero en el trabajo hay que examinarse todos los día y sino dejarlo que es lo que debería haber hecho

No me gustó la entrevista, ni el tono ni el fondo ni el decorado, ni Hermida ni el rey. Un fracaso. Ni Hermida debió aceptarla, ni el rey adoptar ese tono dulzón, aséptico, más bonachón que campechano para variar y contentar ...¿a quién? Parece que desde Botswana sólo intenta hacerse perdonar, y el esfuerzo resulta patético a fuer de supérfluo y por encima de todo inútil. La entrevista debió hacerla Gabilondo, pero seguro que no se hubiera plegado al cuestionario pactado. Hermida se pasó de engolado y pringoso, cortesano hasta la nausea y el rey parecía el abuelito entrañable que nos cuenta un cuento. Dos personajes a los que admiro hicieron el ridículo. Y bien que lo siento.

Ayer vi partes de esa entrevista en el programa de wyoming. confieso que me dio verguenza ajena. Me hizo acordar a la entrevista de Urdazi a Aznar

Yo creo que la entrevista fue la única que podía ser después de pasar el filtro de las inconveniencias. Hermida intentó ser Hermida, que como bien dices deja puertas abiertas a los entrevistados, pero el rey estuvo en su papel muy firme y yo no esperaba de él cierta soltura que otros entrevistados suelen mostrar con cierta cintura.
Pretender llevar al rey al suelo de lo humano para que el mismo rey aceptara la invitación de mostrarse a sí mismo, fue lo único que se le podría reprochar a Hermida, si eso es algo que se pueda reprochar.

Hola, amigos. Yo creo que Juan se pasa de bueno. No se está juzgando el palmarés de Hermida, ni sus méritos, ni la importancia periodística del entrevistador. Se juzga esa entrevista, en la que todo falta y todo sobra, no solo algunas preguntas. ¿Para qué quiere el señor Hermida tanta experiencia y tantos méritos si cuando hacen falta los deja en su casa? Yo sé que no era un asunto fácil y que no se le pueden añadir más méritos al periodista de los que ya ha conseguido, pero ¿por qué no arriesgar algo, un poquito más? Parecía que estaba entrevistando a Kim il sun.

Yo no le reprocho a Jesús Hermida que sea mal periodista sino esa ambición desmedida que raya el narcisismo y la vanidad por la que pueda un periodista tirar por la borda un currículo. Por el simple hecho de volver a estar en el candelero. ¿Qué necesidad había?.
Pero eso pasa con muchos otros.

"Un periodista vale lo que vale su último reportaje (o entrevista o artículo o columna)".

La entrevista de Hermida, la opinión de Mariló Montero.

¡Defienda a los que valen y no son famosos!

me agradó la actitud del Rey, me recordó a su padre un montón, los genes supongo, bonachón y en contra de muchas opiniones, cercano, algunos esperaban, ilusos, un pronunciamiento contra (de alguna manera) su hija. No dudo de que su gran honoralibidad, perdón por el palabro, intentará por todos los medios corregir tanta poca verguenza y sino ahí está el Principe. Hermida como siempre, mucha clase y mucho oficio.

Es increíble que se pretendan imposibles cuando lo posible no se trata.
En un país en el que la corrupción acampa a sus anchas, en el que sigue siendo la familia el pilar social (y para muchos su tabla de salvación o la de muerte) en detrimento del Estado de Derecho, se pretenda hacer creer a los ciudadanos que el rey de España vive en un Estado democrático y por lo tanto, sin problemas de seguridad.
La célebre jaula de oro sigue existiendo, con tufillo a veces a parca, otras a incienso envenenado, otras a papel couché, y otras a ensañamiento: a toga manchada de polvo y sangre, o a idiotez.
Pedir lo imposible es ponerse del lado de los críos y de los idiotas.
Oye: qué bien lo tapan todo

Confieso que esta republicana no perdió ni perderá el tiempo escuchando reportajes a reinecitos o reinecitas.
Y, si fuera periodista, mi apego a la libertad de expresión y opìnión-, también me impedirían aceptar un reportaje de esas caracteristicas.
.
Bibiana Fernández Simajovich
:
PD: Creo haber publicado anteriormente un pedido de acuce de recibo al mail que le envie presentandole un proyecto al que le pedía que, si le apetecía, le echara un vistazo.
Estoy un poco anonadada en relación a la ausencia de acuces de recibo en españa. Me pasa solo aquí, porque cuando escribo a escritores o periodistas latinoamericanos SIEMPRE obtengo respuesta, aunque sea para decirme que, por exceso de trabajo, no pueden acceder a mi petición.
Esa respuesta ahorra tiempo e intranquilidades tanto al emisor como al receptor del mensaje
Dejo el link del proyecto que se dará de baja en dos días más por si a alguien le apetece mirarlo
Gracias de todas formas

http://www.verkami.com/projects/3622-una-et-en-euskadi-el-libro

Todos estamos, los que escribimos en los "MS" abiertos a la critica, pero en este caso, el que Juan nos trae hoy a la pantalla del ordenador, tiene cierto "tufillo" a intereses creador de Don Jacinto Benavente.
Unos por no ser ellos los que realizarán la entrevista o conversación, otros porque le pagan para disentir, otros por "venderse mejor" como diria un clasico y la mayoria porque no han tenido tiempo de analizar "la conversación de Zarzuela".
En fin que los que deberia haber estudiado la vida del periodista Hermida, ahora se pongan a criticar una charla en privado con "El Rey" en como minimo, una pasada.
Yo la vi en directo y me siguió gustando el ritmo, la cadencia de la prosa de Jesús Hermida.
El que quiera saber más alla, que acuda al colegio.
Salud y Resistir.

Excelentísima trayectoria de Don Jesús, las preguntas morbosas para los morbosos, nosotros queremos preguntas apropiadas en el momento apropiado.

Jesús Hermida tiene una gran trayectoria pero esperábamos que diera opción al entrevistado para que conocieramos su opinión sobre temas tan relevantes como la transparencia y corrupción.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017d3f955609970c

Listed below are links to weblogs that reference A favor de Jesús Hermida:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal