Palabra sobre palabra, de Ángel González

Por: | 14 de enero de 2013

Cuando fui editor, hace de ello siglo y medio, más o menos, pues fue a principios de los 90 del siglo XX, me fijé en algunos lugares donde ensayar las presentaciones de los libros, para percibir cómo serían recibidos éstos en los distintos lugares de España adonde fuéramos luego con los autores. Me fijé en Oviedo, especialmente, porque allí había un periodista que ejercía también de agitador cultural, Miguel Munárriz, cuyo entusiasmo por la literatura se cifra en uno de los acontecimientos que propició allí y que alguna vez le imitamos fuera de allí: Viva la literatura viva!

La sensibilidad de Munárriz, para la literatura, para la poesía y para la gente lo convirtió entonces en un cómplice necesario para nuestro trabajo editorial, que entonces empezaba y era tan incierto como el reinado de Witiza. Su entusiasmo, unido a su olfato, fue esencial para ir viendo cómo conducir aquel barco de palabras en el que estaban, en distintos camarotes, Amaya Elezcano, Lola Díaz, Ramón Buenaventura, Manuel de Lope, Rodolfo González Villahoz, Marta Donada, Rosa Junquera, Nuria Barrios..., nombres propios con los que yo sigo relacionando mi aventura editorial, truncada al fin para regresar al periodismo, en cuyos recintos sigo transitando.

A esos amigos se unió, en cierto modo como delegado absoluto de la sensibilidad de Alfaguara en el Atlántico norte, Miguel Munárriz. Al cabo del tiempo él se vino a Madrid, hizo un trabajo excelente en El Mundo, coordinando y dirigiendo su suplemento literario, luego (cuando yo había dejado ya aquel barco) trabajó en Alfaguara y finalmente montó con Palmira Márquez una activísima agencia de comunicación y literatura de la que se desgajó para seguir haciendo otros trabajos, el último de los cuales, el de dirigir el espacio cultural Fernando Fernán Gómez en la plaza de Colón de Madrid, parece un anillo para su dedo. Ha levantado ese centro, que depende del Ayuntamiento de Madrid, a cotas importantes de percepción del público, organizando espectáculos, conferencias y coloquios, y ahora acaba de poner en circulación una serie de escenificaciones que ponen voz a poetas con los que él (y tantos) tiene tanto que ver. Al ciclo lo ha llamado Los martes, milagro, y empieza mañana martes en el citado centro. 

Como empieza el ciclo con Ángel González, empieza este Los martes, milagro con el legendario título que recoge la obra del gran poeta, Palabra sobre palabra. La escenificación correrá a cargo de dos actrices, Iria Márquez (que dirige la dramaturgia también) y Ana Alonso. La música la pondrá la chelista Cary Rosa Varona. Miguel me cuenta que habrá imágenes con la voz de Ángel González recitando; esas imágenes corresponden a una entrevista en video realizada por el propio Munárriz para la televisión asturiana en los años 80, hace siglo y medio también. El coordinador del ciclo es Carlos Jiménez. Las próximas entregas serán el 12 de marzo (Que están respirando amor, a partir de la poesía de Zorrilla) y 5 de marzo (Amor oscuro, en torno a los Sonetos del amor oscuro, de Lorca).

Munárriz, como su tocayo de apellido, el editor Jesús Munárriz, con quien solo tiene esa concomitancia, es un gran lector de poesía, imagino, además, que será poeta secreto; su colección de poesía es enorme, y bien utilizada, muy fatigada, como decía Borges que tenían que ser los libros. Pues esa colección, un tesoro que ha ido construyendo con paciencia y devoción, está ahora en el Aula de las Metáforas, una biblioteca pública de Grado (Asturias). A esa biblioteca ha donado Munárriz lo mejor de su biblioteca, la poesía, lo más querido de sus libros. Es una manera de aventar, y de alentar, la pasión que lo conmueve.

Mientras me hablaba, este sábado, de este hecho y de aquel proyecto, y apareció en su memoria y en su palabra el nombre de Ángel González, supe algo que ocurre a veces sobre las personas que uno ha admirado y ya no están. A él, como a muchos amigos, aún se le rayan los ojos cuando dicen el nombre del poeta que hizo de la palabra una posibilidad abierta y honda de comunicación. Mañana aventará Munárriz esos versos, una vez más. Martes y milagro. Con M de Munárriz, por cierto.

Hay 5 Comentarios

muy interesante!

Un poco de Vicente Núñez para que se sepa lo que el maestro quiere decir;

Nació en Aguilar de la Frontera, Córdoba, el día 8 de junio de 1926.

Estudió Bachillerato en Cabra (Córdoba), en Lucena (Córdoba) y en el Colegio de los Jesuitas del Palo, en Málaga.

Pasó el Examen de Estado en la Universidad Central de Madrid, en 1947. Comenzó los estudios de Derecho en la Universidad de Granada que luego continuó en la Universidad de Sevilla.

Durante las milicias universitarias, en Ronda (Málaga), entabló amistad con los escritores Carlos Barral y con Antonio Gala.

A partir de 1951 comenzaron a aparecer poemas suyos en diversas publicaciones.

Entre 1953 y 1959 vive en Málaga, formando parte del grupo de poetas reunidos en torno a la revista Caracola.

En el Tercer Congreso Internacional de poesía de Santiago de Compostela, celebrado en 1954, entra en contacto con los poetas del grupo Cántico, vinculándose a la estética de este grupo de poetas y colaborando en alguno de los números de la revista Cántico.

Publica sus dos primeros libros de poemas en 1954 y en 1957.

Durante un corto periodo vive en Madrid, donde colabora con la revista Ágora.

En 1960 regresó definitivamente a Aguilar de la Frontera, su pueblo natal y tras largos años de silencio, justificados por la crisis que desencadena la muerte de su madre y la decepción del mundo literario que conoce durante su breve estancia en Madrid, volvió a publicar en 1980.

En 1982 obtuvo el Premio Nacional de la Crítica de Poesía Castellana con su poemario Ocaso en Poley.

En 1984 se le nombró Hijo Predilecto de Aguilar de la Frontera.

En 1990 le fue concedida la Medalla de Plata de las Letras Andaluzas.

Socio fundador del Ateneo de Córdoba fue nombrado Ateneista de Honor en 1990.

Falleció en Aguilar de la Frontera, Córdoba, el 22 de junio de 2002.

En mayo de 2002 le fue otorgada la Medalla de Oro del Ateneo de Córdoba y el mismo año, ya fallecido, y a título póstumo, se le concedió el Premio Andalucía-Luis de Góngora y Argote de las Letras.

En su localidad natal, se constituyó el 15 de julio de 2005, la Fundación Vicente Núñez, ideada por el propio poeta, quien planeó la creación de un espacio donde organizar actividades literarias. Orientándose tras su muerte hacia la promoción de la literatura y, en particular, de la obra del propio Vicente Nuñez, además de prestar atención a la difusión del flamenco.

Desde el año 1991 la Diputación Provincial de Córdoba convoca de manera anual un premio que lleva su nombre.

[editar] Obras literarias

[editar] Poemarios individuales
Elegía a un amigo muerto. (1954)
Tres Poemas ancestrales. (1955)
Los días terrestres. (1957)
Poemas ancestrales. (1980)
Ocaso en Poley. (1982).
Cinco epístolas a los Ipagrenses. (1984)
Teselas para un mosaico. (1985)
Sonetos como pueblos. (1989)
Himnos y texto. (1989)
La cometa. (1989)
La gorriata. (1990)
Rojo y sepia. (1987, publicado en 2007)

[editar] Antologías poéticas
Poemas. (1987)
Antología poética. (1987)
Poesía (1954-1986). (1988)
Poemas. (1993)
Poesía (1954-1990). (1995)
Poemas (1997).
Viaje al retorno. (2000)
El fulgor de los días. (2002)
Mío amor. (2003)
Dime que te quiero. (2004)
Carmina. (2005)
Plaza octogonal : poesía reunida 1951-2002. (2008)
Poesía y sofismas I : poesía (2009)

[editar] Aforismos
Sofisma. (1994)
Entimema. (1996)
Sorites. (2000)
Nuevos sofismas. (2001)

[editar] Prosa
Teoría del acto. (1989)
El suicidio de las literaturas: ensayo, crítica y otros textos (1952-1999) (2002).

Un poco de Antonio González para que sepan lo que dice el maestro.

Nació en Oviedo el 6 de septiembre de 1925. Su infancia se vio fuertemente marcada por la muerte de su padre, fallecido cuando apenas tenía dieciocho meses de edad. La descomposición del seno familiar continuó durante la Guerra Civil Española, cuando su hermano Manolo fue asesinado por el bando franquista en 1936. Posteriormente su hermano Pedro se exilió por sus actividades republicanas y su hermana Maruja no pudo ejercer como maestra por el mismo motivo. En 1943 enferma de tuberculosis, por lo que inicia un lento proceso de recuperación en Páramo del Sil, donde se aficiona a leer poesía y empieza a escribirla él mismo. Tres años más tarde se halla ya por fin recuperado, aunque siempre arrastrará una insuficiencia respiratoria que al cabo le produciría la muerte, y decide estudiar derecho en la Universidad de Oviedo; en 1950 se traslada a Madrid para estudiar en la Escuela Oficial de Periodismo. El poeta Luis García Montero ha publicado en 2009 Mañana no será lo que Dios Quiera, donde con un lenguaje poético y emocionado cuenta estos primeros años de la vida de Ángel González. Cuatro años después, en 1954, oposita para Técnico de Administración Civil del Ministerio de Obras Públicas e ingresa en el Cuerpo Técnico; le destinan a Sevilla, pero en 1955 pide una excedencia y marcha a Barcelona durante un periodo en el que ejerce como corrector de estilo de algunas editoriales, entablando amistad con el círculo de poetas de Barcelona, formado por Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma y José Agustín Goytisolo; en 1956 publicó su primer libro, Áspero mundo, fruto de su experiencia como hijo de la guerra; con él obtuvo un accésit del Premio Adonais. Vuelve a Madrid para trabajar de nuevo en la Administración Pública y conoce al grupo madrileño de escritores de su generación, Juan García Hortelano, Gabriel Celaya, Caballero Bonald y algunos poetas más.

Tras su segundo libro, Sin esperanza, con convencimiento (1961), Ángel González pasó a ser adscrito al grupo de poetas conocido como Generación del 50 o Generación de medio siglo. En 1962 es galardonado en Colliure con el Premio Antonio Machado por su libro Grado elemental.

El año 1970 es invitado a dar conferencias a la Universidad de Nuevo México en Albuquerque y luego extienden su invitación para que enseñe durante un semestre; fija su residencia en Estados Unidos y en 1973 pasa por las Universidades de Utah, Maryland y Texas bajo la misma condición de profesor invitado, regresando en 1974 a la Universidad de Nuevo México en Albuquerque como fijo de Literatura Española Contemporánea, cargo en que se jubiló en 1993. En 1979 viaja a Cuba para formar parte del jurado del Premio Casa de las Américas de Poesía. Ese mismo año conoció a Susana Rivera, con la que se casó en 1993. Tras su jubilación siguió residiendo en Nuevo México aunque a partir de 2006 las visitas a España eran cada vez más reiteradas.

En 1985 le conceden el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y en 1991 el Premio Internacional Salerno de Poesía. En enero de 1996 fue elegido miembro de la Real Academia Española en el sillón "P" sustituyendo al escritor Julio Caro Baroja. El mismo año, además, obtuvo el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. En 2001 obtiene el Premio Julián Besteiro de las Artes y las Letras. En 2004 se convierte en el primer ganador del Premio de Poesía Ciudad de Granada-Federico García Lorca.

Su obra es una mezcla de intimismo y poesía social, con un particular y característico toque irónico, y trata asuntos cotidianos con un lenguaje coloquial y urbano, nada neopopularista ni localista. El paso del tiempo y la temática amorosa y cívica son las tres obsesiones que se repiten a lo largo y ancho de sus poemas, de regusto melancólico pero optimistas. Su lenguaje es siempre puro, accesible y transparente; se destila en él un fondo ético de digna y humana fraternidad, que oscila entre la solidaridad y la libertad, al igual que el de otros colegas generacionales como José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma, Carlos Barral, José Agustín Goytisolo y José Manuel Caballero Bonald.

González colaboró con los cantautores Pedro Ávila en el disco "Acariciado mundo" (12 poemas de Ángel González, 1987) y Pedro Guerra en el libro-disco La palabra en el aire (2003) y también con el tenor Joaquín Pixán, el pianista Alejandro Zabala y el acordeonista Salvador Parada en el álbum Voz que soledad sonando (2004).

La madrugada del 12 de enero de 2008 falleció el poeta, a los 82 años, en Madrid, a causa de la insuficiencia respiratoria crónica que padecía.1

[editar] Canción homenaje

En 2009 Joaquín Sabina le dedica la canción "Menos dos alas", incluida en su disco Vinagre y rosas y escrita junto a Benjamín Prado.

[editar] Obras

[editar] Lírica
1.Áspero mundo, M., Col. Adonais, 1956.(Accésit Premio Adonáis 1955). 2ª ed. Ediciones Vitruvio, 2012.
2.Sin esperanza, con convencimiento, B., Colliure, 1961.
3.Grado elemental, París, Ruedo Ibérico, 1962 (Premio Antonio Machado).
4.Palabra sobre palabra, M., Poesía para todos, 1965, 1972 y 1977.
5.Tratado de urbanismo, B., Col. El Bardo, 1967.
6.Breves acotaciones para una biografía, Las Palmas de Gran Canaria, Inventarios provisionales, 1971.
7.Procedimientos narrativos, Santander, La isla de los ratones, 1972.
8.Muestra de... algunos procedimientos narrativos y de las actitudes sentimentales que habitualmente comportan, M., Turner, 1976.
9.Prosemas o menos, 1985.
10.Deixis en fantasma, M., Hiperión, 1992.
11.Otoños y otras luces, B., Tusquets, 2001.
12.Nada grave, Madrid: Visor, 2008, póstumo.

[editar] Antologías
1.A todo amor, 1988.
2.Luz, o fuego, o vida, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1996.
3.Lecciones de cosas y otros poemas, 1998.
4.101 + 19 = 120 poemas, Madrid, Visor, 1999.
5.Realidad casi nube, Madrid, Aguilar, 2005.
6.Palabra sobre palabra, Barcelona, Seix Barral, 2005 (Poesía completa).
7.La Primavera avanza, Madrid, Visor, 2009.

[editar] Ensayo
Juan Ramón Jiménez (1973)
El Grupo poético 1927 (1976)
Gabriel Celaya (1977)
Antonio Machado (1979)

Tienes mi voto, Despistadp.

No leo literatura pero escucho música y creo que esto es un gran poema. De cualquier manera, hay gente que también dice que lo es. Será cuestión de leer al tal González.


Words like violence
Break the silence
Come crashing in
Into my little world
Painful to me
Pierce right through me
Can't you understand
Oh my little girl

All I ever wanted
All I ever needed
Is here in my arms
Words are very unnecessary
They can only do harm

Vows are spoken
To be broken
Feelings are intense
Words are trivial
Pleasures remain
So does the pain
Words are meaningless
And forgettable

All I ever wanted
All I ever needed
Is here in my arms
Words are very unnecessary
They can only do harm

Enjoy the silence

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef017d3feb8b83970c

Listed below are links to weblogs that reference Palabra sobre palabra, de Ángel González:

Mira que te lo tengo dicho

Sobre el blog

¿Qué podemos esperar de la cultura? ¿Y qué de quienes la hacen? Los hechos y los protagonistas. La intimidad de los creadores y la plaza en la que se encuentran.

Sobre el autor

Juan Cruz

es periodista y escritor. Su blog Mira que te lo tengo dicho ha estado colgado desde 2006 en elpais.com y aparece ahora en la web de cultura de El País. En cultura ha desarrollado gran parte de su trabajo en El País. Sobre esa experiencia escribió un libro, Una memoria de El País y sobre su trabajo como editor publicó Egos revueltos, una memoria personal de la vida literaria, que fue Premio Comillas de Memorias de la editorial Tusquets. Otros libros suyos son Ojalá octubre y La foto de los suecos. Sobre periodismo escribió Periodismo. ¿vale la pena vivir para este oficio?. Sus últimos libros son Viaje al corazón del fútbol, sobre el Barça de Pep Guardiola, y Contra el insulto, sobre la costumbre de insultar que domina hoy en el periodismo y en muchos sectores de la vida pública española. Nació en Tenerife en 1948.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal