13 sep 2012

Mérida: Andes, noche, juventud, ‘drum and bass’ y otras maldades buenas

Por: Jaled Abdelrahim

La-Cada-teleferico
No es un chiste: Esto son un caraqueño, uno de Maracaibo y uno de Valencia (tres de las principales ciudades venezolanas) que se ponen a discutir sobre qué ciudad de su república es la más recomendable para ir a hacer cosas tan llanas y agradecidas como disfrutar de paisajes de postal, respirar montaña o quemar la noche de bar en bar hasta horas indecentes y volver a casa tranquilo de paseo farolero.

“Pues la mía…”, “pues la mía…”, “pues la mía…”, dice cada uno sin convencer al resto. En esto que aparece en la conversación uno de Mérida y sentencia: “En la mía se puede hacer todo eso”. Y van los otros y callan sin objeción alguna. Al parecer está en lo cierto.

Gracia no tiene, porque chiste no era, pero aquí uno que ya está echando las maletas al coche y llenando el depósito a precio de barra de pan. Próxima estación: Mérida, principal localidad de los Andes venezolanos.

Pico-TorresEsta pequeña urbe de 230.000 habitantes, capital del municipio Libertador del estado de Mérida, es una ciudad de esas a las que cuesta llegar por culpa de su altitud (1.600 m. montaña arriba), pero de la que más cuesta irse por culpa de su espíritu. Parece que la amabilidad del país aumenta a la par que los metros.

- Busco este hostal.

- Eso está a unas cuantas cuadras.

- ¿Dónde?

- No se preocupe, chamo, yo le llevo.

Un vistazo en redondo basta para entender el concepto. Ciudad de casas bajas, población gentil, montaña verde, cielo celeste, roca morena y olor a aire de nieve. 19 grados perennes de media se agradecen después de dos meses de ruta sudando trópico.  

Su denominación se la debe al capitán español que la fundó en 1558, Juan Rodríguez Suárez. A juzgar por lo que uno conoce, fue más cosa de nostalgia que de simetría paisajística que el enclave se quedara con el nombre de la ciudad ibérica donde había nacido este colono.

La meseta donde se sitúa, en mitad de la cordillera andina, es una terraza inmensa del valle del río Chama. La Sierra Nevada de Mérida (el único lugar del país donde se puede ver nieve) y la Sierra de la Culata se pluriemplean a sus flancos protegiendo a la comarca del viento a la par que le colocan un marco de obra de arte. En la primera de ellas, el pico Bolívar pone la importancia enciclopédica a la región testimoniándose como el punto más alto de Venezuela (4.978 metros).

Cascada-india-CarOtros tres ríos, -el Albarregas, el Mucujún y el Milla-, atraviesan la ciudad junto al Chama. El resultado son las 200 lagunas que se forman en la parte baja de la región. Suficiente agua para hidratar la vegetación serrana, el verde helecho y la masa enredada del norte de la zona llamada Selva Nublada. También para dar de beber a los colibríes, los loros y los cóndores que surcan el skyline montañoso andino.  

Bocanada de oxígeno. Premonición de toparse con el abuelito de Heidi. Oportunidad de olvidarse de las estadísticas lúgubres de esta nación para ponerse de nuevo el disfraz de turista -esta vez con las botas de andariego-. Un minúsculo autobús, igual de pequeño que los demás que circulan por la urbe, sube hasta el frondoso bosque de El Valle. “Restaurante. Trucha fresca”, dice el cartel de una parcela extraviada en el páramo llamada Truchicultura Monte Rey.

- ¿Sirven aquí buena trucha?

- Claro, papá. Tome usted esta caña y pésquela. Nosotros se la cocinamos bien rica.

Lo natural es la rúbrica de este lugar. Observar esa pureza en bruto es tan fácil como subirse al teleférico más alto del planeta –también el segundo más largo del mundo- (4.765 metros sobre el nivel del mar y 12,5 Km de trayecto), propiedad de esta región del suroeste venezolano -aunque temporalmente parado-.

Claro, que no todos las excelencias de Mérida tienen que ver con pureza asilvestrada. En la idiosincrasia de este lugar son un fijo los turistas nativos e internacionales que saturan las avenidas y el trolebús de este oasis de tranquilidad nacional. Por otro lado, ser la sede de la universidad de los Andes (la más prestigiosa de la nación y la número 30 de Latinoamérica), sonoriza a este paraíso montañoso con el bullicio de miles de jóvenes que la convierten en una de las capitales universitarias más importantes del país y en una referencia para el ocio nocturno bolivariano.

SAM_0291Un vino chileno para los más sibaritas en la Casa de los Trequeños, junto a la remodelada Plaza Milla, o unas cervezas a morro con olor a Jamaica de fondo en el bar Botana (a pasos de la plaza de las Heroínas), puede ser un buen plan inicial para el mocerío que habita esta ciudad con ambiente de campus. “Después toca la rutica, como decimos nosotros”, sugiere Belkis Rojas, actriz y estudiante en la universidad local. “Es decir: el Hoyo del Queque, el Birosca y para terminar el Emu. Si es que te quedan fuerzas”.

Cerca de una treintena de bares y pubs abarrotan esta localidad de ritmos y ponen a rebosar sus ramblas de juventud ociosa. El miedo a las calles vacías de otras regiones del país aquí lo echó fuera la gente que colma las vías a casi cualquier hora.

¿Salsa?, un poco, por supuesto,  pero por primera vez en muchos kilómetros de viaje las danzas caribeñas han perdido su protagonismo imperativo. Grupos como Calle 13,  PapaShanty o Dame pa’Matala revientan los bafles para darle un respiro a las caderas de estudiantes y turistas. Hasta la mítica banda española Ska-P resucita con fuerza en este lado del charco para recordar aquello de que “el patrón” es “tu enemigo”.

¿Quién iba decir que en la latitud del perreo omnipresente el Drum and Bass iba a encontrar un hueco en plenos Andes? De eso se encarga el pub Birosca, la segunda cita obligada del mogollón. ¿Y por qué no alargar la velada hasta el amanecer escuchando Rock&Roll en un bar de románticos ochenteros, cigarros y verja entreabierta llamado Emu?  La vuelta a casa, puro relax para quien ya ha experimentado noches de fiesta en ciudades como Caracas.

  Calypso-6

Un pequeño inciso amargo de obligatoria confesión sin querer ennegrecer el texto: Como se trata de este país, también existen situaciones tan europeamente incomprensibles como que un tipo mate a su perro a tiros en mitad de la calle “para que no sufra”, algún que otro ajuste de cuentas en los papeles o que en una residencia universitaria el grupo pseudoguerrillero Tupamaro tenga libertad para imponer sus normas e incluso para construir un muro alrededor del recinto y así evitar injerencias oficiales o extraoficiales. Así es Venezuela. Pero hasta eso parece aquí menos rudo que en el resto del estado. En general, balance muy positivo.

Alguien le recriminó a este autor que Kilómetro Sur no hablaba de lugares que un viajero sin ganas de asumir riesgos pudiera visitar en Venezuela. De antemano pidió que no se le repitiera lo que cualquier panfleto de agencia turística ya cuenta de la isla Margarita. Querido lector, aquí está su paraíso venezolano. 

Hay 17 Comentarios

Mérida para mi es la ciudad mas espectacular del pais, lastima que el teleferico tiene años paralizado por su mantenimiento, y la inseguridad ah aumentado, y paso de ser la ciudad mas pulcra de Venezuela ahora esta sucia, lastima que los diligentes politicos de la ciudad no entren en conciencia sin importar sus diferencias e ideales politicos y sigan haciendo de merida la mejor ciudad de venezuela.

Me gusto, artículos como este nos recuerdan que Venezuela tiene mucho que ofrecer para el disfrute de los turistas, sitios que si no te los cuentan, los pasas por alto en tu ruta. http://www.viajespass.com/

Impresionante.cada dia te quiero mas.

¡como me gustan tus artículos!.para los que no conocemos esas tierras,es un paseo precioso,Se siente y se palpa el paisaje, se escucha la música y se percibe el riesgo..
Animo .Sigue mostrandonos esos paraisos

¡como me gustan tus artículos!.para los que no conocemos esas tierras,es un paseo precioso,Se siente y se palpa el paisaje, se escucha la música y se percibe el riesgo..
Animo .Sigue mostrandonos esos paraisos


: )

Excelente cuidad la llamo "paraiso" es el unico lugar en mi pais donde se puede vivir libremente, ideal para estudiar con la ayuda de mama ULA. sin dejar aun lado cuando cada mañana al salir para la universidad lo primero que encuentros frente es la magestusidad de las montañas con nieves perpetuas!. Con el comentrio anterio referente al funcionamiento del sistema teleferico, que se tomen el tiempo necesario ya que, desde su fundacion no se habia relizado cambio alguno en las estructuras base. Depende de ello la atraccion turiscica de la cuidad. convesida de que tendremos un sistema moderno, confiable y la garantia de seguir visitando nuestras montañas. te felicito por el articulo jaled "especilmente por la fotico y la rutica" .. haste que el cuerpo aguante.

Muy buena la nota! Dan ganas de ir! Jaled, si vienes por argentina visita esta pagina asi recorrés estos lugares inéditos. Saludos www.cabrahorco.com.ar

Muy bueno el artículo. Soy venezolano, de una pequeñísima ciudad de cerca de Mérida, y por mi trabajo paso mucho tiempo recorriendo mi bello país. Estoy de acuerdo con el periodista. Mérida, donde paso muchas temporadas, es un sitio preciosos y la mejor ciudad para pasarlo rebien. Qué bueno que fuera a la Botana, al Hoyo y el Birosca, creo que todos ahí hacemos el mismo paseo nocturno. Demasiado divertido, ¿verdad? Y por cierto, siempre me voy de uno a otro andando y vuelvo a casa con toda tranquilidad. Jamás tuve un problema en la calle en Mérida. Me gusaría ver a los que se quejan de la seguridad allí saliendo de una disco a otra de noche caminando en ciudades como Caracas o Barquisimeto, donde también voy a menudo. (Claro que en todos los lugares uno se puede encontrar algún problema, hasta en Suiza, pero quien diga que la inseguridad en Mérida en un problema es que no tiene ni idea de lo que pasa en los demás sitios de Venezuela -tristemente-). Gracias por el escrito, me trajo bellos recuerdos.

excelente los comentarios de Merida, hay otros lugares alli que visitar como la Venezuela de Antier

Si mal no recuerdo a principios de 1960 se inauguro el teleferico de Merida.En aquella epoca yo estudiaba en el "Colegio San Jose" un internado de los Jesuitas en Merida y vivi la puesta en marcha de la instalación, ya entonces impresionante ! Desde hace 30 años vivo en Alemania. El articulo reproduce bastante bien como era aquello entonces.

he visitado merida en espana hace tiempo, es una cudad muy bonita,pero no conozco la de venezuela que me parece muy muy diferente.

Incluyo un enlace al periodico venezolano el Universal donde se habla de la condicion del Teleferico de Merida.
http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/120309/comienza-instalacion-de-cabinas-para-el-teleferico-de-merida

Tengo muy buenos recuerdos del paramo y de Merida pero son eso ,recuerdos, de cuando no robaban y asaltaban tanto a la gente .

Yo estudie en esa ciudad y aun perdura en mis recuerdos, el autor de este articulo la describe muy bien.

El teleférico que ustedes nombran tiene ya varios años paralizado, la violencia ahora forma parte del paisaje merideño, la basura se acumula en las calles.

Si viajas a Mérida y te gusta el arte te recomiendo visitar el estupendo Museo de Arte Romano y el Templo de Diana, símbolos de la cultura grecorromana. http://www.tuofertaenviajes.com

una ciudad maravillosa,amable,linda.EL teleferico sera que ya funciona

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Recorrer Sudamérica en coche es una buena idea para no perder el hilo de su realidad agitada. Un blog de contacto con la gente, de emociones, asfalto, paraísos y estaciones de servicio.

Sobre el autor

Jaled Abdelrahim

A Jaled Abdelrahim no le convenció ni su trabajo como reponedor de supermercado, ni su carrera de derecho, ni su labor como periodista sedentario. Lo que quería era conocer el mundo de primera mano. Después de viajar por Europa, Oriente Medio y el norte de África, su última iluminación no ha sido otra que recorrer el sur de América de punta a punta a bordo de un Volkswagen desvencijado. Colabora con El Viajero, la revista Yorokobu y varios medios de viajes.

Cuenta de Twitter: @JaledAA

Los blogs de el viajero

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal