29 abr 2013

¿Quién descubrió Machu Picchu?

Por: Jaled Abdelrahim

Una turista contemplando la ciudad inca de Machu Picchu, en Perú. / CORBIS
Dicen que la figura de Hiram Bingham (1875-1956), el explorador estadounidense que pasó a la historia como el gran descubridor del Machu Picchu, fue uno de los modelos que inspiraron el personaje de Indiana Jones. Botas, sombrero, rutas por selvas ignotas… Las fotos, las descripciones y la recuperación que dirigió hace 102 años de la urbe precolombina más escondida y cotizada del hemisferio sur, maravillaron al mundo, dispararon su reputación y convulsionaron el universo de la arqueología. El gobierno estadounidense, el estado peruano, la universidad de Yale (EE.UU) y la National Geographic Society respaldaron el trabajo de este profesor de historia y dieron fe del hallazgo que lograba un 24 del julio de 1911. Pero ese día, algo vio Bingham además de ruinas que prefirió no testimoniar. Apenas una pequeña inscripción a carbón en las piedras de los vestigios. Unas líneas, cuya existencia se mantuvo casi tan oculta como lo había estado la misteriosa ciudad perdida de los incas, y cuyo desprecio afianzaba la gloria de su expedición. “A. Lizárraga, 1902”, decía aquella grafía. Cuando el equipo de Bingham acometió la recuperación de la ciudad, él mismo mandó que se borrase.

Retrato de Agustín Lizárraga.El volkswagen me lleva hasta Cuzco, donde viven algunos descendientes del autor de aquel mensaje extirpado. Se trataba de un labriego peruano llamado Agustín Lizárraga, un hombre nacido en Mollepata (Perú) que arrendaba a principios del siglo XX una parcela de tierra a las faldas del inaccesible cerro donde se encuentra la ciudad perdida. Cuentan sus allegados que él había llegado hasta allí nueve años antes que el estadounidense, sin embargo, nada escribió Bingham sobre ese hecho en el libro en el que se reafirmaba como descubridor del enclave (La ciudad perdida de las incas, 1948). Para el norteamericano fueron los honores, los museos, los reconocimientos y la placa que luce a la entrada de las ruinas. Hoy, los Lizárraga piden que la historia devuelva los honores que se le negaron a su ancestro.  

“Yo de pequeño vivía en el lugar desde el que partió mi abuelo, a orillas del río Urubamba, bajo el Machu Picchu”, relata Lucho Lizárraga Valencia, nieto de aquel campesino. Este profesor de universidad de 61 años no llegó a conocer a su antepasado Agustín ya que éste murió accidentalmente, antes de que él naciera, ahogado en las aguas del río Vilcanota, en 1912, precisamente el mismo año en el que Binghan iniciaba la fase de recuperación de los vestigios. De lo que sí fue testigo el descendiente es de la herencia testimonial que la proeza de su abuelo había dejado entre los vecinos de la zona. “No había televisión entonces y por las noches, como si fueran cuentos, recuerdo escuchar a mis padres y a mi abuela hablar sobre esa historia del descubrimiento”, evoca Lucho. “Contaba mi abuela Clara que él subió hasta allí cuando el camino era inaccesible, y a veces, al contarlo, se enfadaba. Decía que un gringo había llegado a las ruinas gracias a él y que se lo había llevado todo. Pero claro, para nosotros, que éramos niños, eso simplemente eran viejas historias sobre un abuelo que hacía tiempo había muerto”.

Lucho Lizárraga, nieto de Agustín LizárragaSentado junto a Lucho asiente Américo Rivas, un ingeniero familiar indirecto de los Lizárraga nacido en Santa Teresa, una hacienda vecina de la misma zona. Rivas, contemporáneo de Lucho, había escuchado la idéntica historia una y mil veces desde crío y siempre se preguntó si alguien resolvería aquella “injusticia” histórica. Harto de esperar el reconocimiento, él mismo decidió investigar todo lo relacionado con aquel asunto y publicar el primer libro donde se recopilan todos los datos de esta otra versión del hallazgo (Agustín Lizárraga. El verdadero descubridor de Machupicchu -2011-).

Rivas conoce cada detalle de aquella aventura: “El 14 de julio de 1902, Agustín Lizárraga buscaba nuevas tierras de cultivo entre la maleza selvática acompañado de otros tres hombres del lugar: Enrique Palma Ruiz, administrador de una de las haciendas del territorio; Gabino Sánchez, el mayoral de la misma, y Toribio Recharte, su peón” comienza a narrar.

“Cuando dieron con las ruinas, Lizárraga intuyó que ante sus ojos tenía una joya del pasado y por eso pintó su nombre y la fecha de su primera visita en las piedras de lo que hoy es conocido como el Templo de Las Tres Ventanas” prosigue. Según los testimonios directos que recopiló Rivas, Lizárraga regresó varias veces hasta aquel lugar, y aunque carecía de padrinos que promulgasen su descubrimiento, trasladó la noticia de boca en boca entre familiares y amigos que la propagaron desde Lima hasta París sin demasiada trascendencia. “La historia no cuenta que fue Agustín Lizárraga quien organizó la primera expedición turística  al Machu Picchu cuando llevó allí a algunos de sus familiares y vecinos, los Ochoa, en 1904. Tampoco que fue él quien puso a trabajar en los campos de cultivo de las ruinas a las dos familias que encontró Bingham en el Machu Picchu el día que llegó allí”. 

Paradojas del destino, la corroboración de la desheredada historia de los Lizárraga, aún hoy desconocida por la gran mayoría del público incluso en Perú, la resucitó otro Bingham, Alfred, hijo del arqueólogo estadounidense. En su libro Retrato de un Explorador (1989), el descendiente del norteamericano revelaba una frase crucial que su padre había anotado en sus diarios de viaje pero que olvidó testimoniar en su libro: “Agustín Lizárraga es el descubridor del Machu Picchu, él vive en el puente de San Miguel”, había anotado su progenitor en los papeles.

Arriba, fotografía de 1911 que muestra el lugar donde se encontró la inscripción de Lizárraga (ventana izquierda). Abajo, el mismo lugar en 1925, con la firma ya borrada. “No hay más que decir a eso”, sostiene Rivas. Para redondear todas las pruebas con las que contaba sólo le hacía falta a este investigador una prueba visual que demostrase su versión. Y apareció. En 2011, con motivo del centenario del descubrimiento de Bingham, la universidad de Yale amplió a gran tamaño un centenar de fotos de archivo realizadas por el explorador. “Creí que nunca lo vería, pero ellos mismos estaban dando la demostración. En su mismo centenario”, sonríe Rivas. En una de las imágenes aumentadas aparecía el Sargento Carrasaco, un escolta cusqueño acompañante de Bingham durante su expedición, posando junto al Templo de las Tres ventanas en 1911. Sobre las piedras de la construcción se diferenciaba lo que en imagen pequeña era inapreciable, la parte final de una pintada (hoy inexistente) que daba la puntilla definitiva al asunto. “1902”, se llega a leer nítidamente bajo un nombre borroso. “Creo que el día que vi esa foto fue el más feliz de mi vida”, dice Rivas.

Tras cien años de omisión de esa otra historia y una férrea presión periodística, hoy los expertos, las autoridades cusqueñas y las nacionales reconocen que en las ruinas de Machu Picchu estuvo Agustín Lizárraga antes que Bingham, aunque siguen dando al ahora llamado “descubridor científico” (Bingham) mayor atención. Por eso los Lizárraga, una saga ahora repartida por todo el mundo, aún no dan por terminado el pleito. “Desde 2002 nos reunimos anualmente en una comida a la que llamamos  Lizarragada para reivindicar la proeza del abuelo”, explica Marco Antonio Bolívar Lizárraga, bisnieto del descubridor.

Estos familiares aseguran que su cometido no es eliminar al gringo de la historia. “Es justo que se reconozca la gran labor de Bingham con las ruinas, pero no que le otorguen el descubrimiento”,  esgrime Carlos Lizárraga Álvarez, historiador y también bisnieto del de Mollepata. “Nosotros no pedimos plata, ni propiedades, ni indemnizaciones. Sólo queremos ver la placa de mi abuelo colgada a la entrada de las ruinas. Es lo justo”, apostilla.

Lizárraga vs. el pasado

Detalle de la inscripción de Agustín Lizárraga, que Hiram Bigham encontró en 1911.Existe otro frente para la centenaria demanda de esta familia. Ocurre que en la última década a los Lizárraga también les han salido competidores hacia la otra dirección de la historia. El Dr. Jean-Decoster, director del Museo Machupicchu de la Casa Concha de Cusco, rebate que el descubrimiento sea originalmente del peruano y fundamenta su afirmación en un artículo del investigador norteamericano Paolo Greer. Según las indagaciones de éste, existen mapas elaborados por exploradores, investigadores o empresarios extranjeros del siglo XIX que señalan el cerro Machu Picchu. Así pues, planos como los de  Herman Göring (1874); Charles Wienner (1880); Augusto Berns (1881); o Antonio Raimondi (1890), entre otros, marcan explícitamente el cerro, en especial el de Berns, que nombra la zona como la Huaca del Inca.

Jorge Escobar, decano y docente del departamento de historia de la Universidad de Nacional San Antonio Abad del Cusco, ubica el descubrimiento mucho más atrás. Según sus pesquisas, “el Machu Picchu jamás fue un sitio desconocido”. Para demostrarlo hace referencia a más de una decena de documentos (el más antiguo de 1537) donde se menciona un lugar llamado Picchu al que se refieren como enclave donde cultivar y para el cual se expidieron contratos de explotación y compraventa.

RCarlos Lizárraga Álvarez, historiador y bisnieto de Agustín Lizárraga.ivas ha dedicado tiempo y un extenso capítulo de su libro a desmontar todas esas teorías. “Acerca de lo de los Picchus que aparecen en los documentos del profesor Escobar, con quien he debatido de esto en alguna ocasión”, explica el investigador, “yo le recuerdo que Picchu significa montaña en quechua, y que por eso ha encontrado esas referencias. No quiere decir que alguien hubiera encontrado la ciudad perdida”. Respecto a la argumentación del Dr. Decoster, afirma Rivas que “defiende lo indefendible”. “Lo que señalan los exploradores del siglo XIX es únicamente un lugar llamado Cerro Machu Picchu, el nombre del monte que se ve desde abajo. ¿Qué me hace estar tan seguro de que no vieron las ruinas? Hombre, no sólo que fuese un lugar de acceso imposible para los medios de la época, sino que para que un explorador vea Machu Picchu y no escriba ni una sola letra sobre él, una de dos, o nunca lo ha visto o le dio una parálisis cerebral”, ironiza su argumento. El mismo crédito le da al mapa que elaboró Berns en 1881 descubierto por Greer: “Este empresario señaló la Huaca del Inca porque buscaba inversionistas que patrocinasen su proyecto de recolección de oro y plata, ”esgrime, “materiales que él simplemente creía que estaban allí porque alrededor del Machu Picchu existen otros vestigios incas que probablemente le esperanzaron en su propósito”. “Y si no, que me expliquen por qué en su mapa señala esa Huaca del Inca al otro margen del Río Urubamba, y no en el que está la ciudad”.

Mientras el ingeniero ofrece datos puntuales, Lucho observa la foto de su abuelo sobre la portada del libro de Rivas y limpia una pequeña mancha sobre la imagen. “Hiram lo restauró y lo hizo famoso, por supuesto”, arranca el nieto, “pero mi abuelo estuvo primero, y dejó constancia con una inscripción que el propio Bingham borró. Nosotros tenemos la obligación de que la historia reescriba de una vez por todas su nombre y le dé el reconocimiento que muchos, por intereses diversos, le siguen negando. Seguiremos con nuestra lucha hasta que se haga justicia. Agustín Lizárraga, mi abuelo, es el verdadero gran descubridor”.

Hay 52 Comentarios

Hola!! Interesante artículo y blog!

Te dejo el mio para que lo mires. http://www.secretosdelaflorida.com/

Hola!
Me encantó vuestro blog!
os dejo el mío también de viajes para que le echéis un vistazo:

http://www.elviajedesandra.com

saludos!!!

Vale la pena conocer la Ciudad Perdida de los Tayrona. Es necesario hacer una caminata de tres o cuatro días, pero vale la pena ver un lugar tan mágico como MP y casi sin turistas.

http://www.quepenaconusted.com/2012/05/me-rasco-porque-me-rasca.html

NADIE DESCUBRIÓ MACHU PICCHU

Lo importante no es quien la vio primero, si no quien la dio a conocer al mundo. Gracias a esos expedicionarios y visionarios ahora podemos disfrutar de una de las maravillas del mundo. Supongo que los lugareños habrían llegado a la ciudadela infinidad de veces, aunque Bingham fue el que contaba con los medios para mostrarlos al mundo. Os recomiendo el viaje, es una visión magnífica http://notasenmilibretaviajera.blogspot.com.es/2013/01/diario-de-viaje-valle-sagrado-y-ii-fin.html

Jaled,
No sabía si escribirte o no. Hubo gente que en mi otro comentario se metió con mi hortografía, así que en este comentario la voy a cuidar mucho. No deges que los hagoreros te digan nada sobre lo de los descuvrimientos. Lo que tu dices es la verdad avsoluta. Me encanta como escribes y lo que cuentas. Por favor, mantente a salvo y escribeme de buelta.

El Sr. Orbigo de la Fuente tiene razon, un "descubrimiento", es darlo a conocer a la mayor cantidad de personas, globalizarlo, caso contrario solo es un lugar conocido localmente; lo malo es la obsecion anglosajona(tambien de otros), de ser los "unicos" que valoran el hecho, y su "derecho" a usufructuarlo, ademas molesta que "descubran sitios poblados", encima los bautizan a su antojo: Falkland, Everest, etc., considerando a los habitantes de "su propiedad" haciendolos objeto de toda clase de vesanias y genocidio; de hecho los supuestos "descubrimientos", ya fueron realizados por olas sucesivas de pobladores u ocupantes, incluso las "hazañas" son a destiempo, hay testimonios de ascensos rituales a las altas montañas de Asia, antes que los anglosajones "coronaran" las mismas, lo de Machu Picchu es una mas.

Lo que ocurrió en Machu-Picchu ha pasado en otros lugares del mundo mundial. Si no mira lo que pasó con las fuentes del 'Nilo Azul' (Lago Tana) donde Robert Bruce ha pasado como su descubridor cuando Pedro Páez (español) había estado mucho, muchísimo antes. Lo de Lizárraga me lo creo totalmente pues la zona esta llena históricamente de 'huáqueros' y él pudo ser perfectamente uno de ellos.
Un abrazo [da gusto leerte].

No al turismo a países oficialmente homófobos

Estoy de acuerdo con que antes de él hubieron muchos otros descubridores, pero sólo él supo hacer lo correcto, lo que se tenía que hacer en estos casos.
¡¡Mirad que bonitas!!
http://ladimi.blogspot.com.es/search/label/Pulseras

¿Del europeo anglosajón?

No es cierto, Agustín Lizárraga no fue el primero, antes los hubo otros, tanto peruanos como extranjeros, especialmente españoles durante el siglo 15…. Y que no dejaron huella alguna simplemente porque no había nada de valor que llevarse y si Bingham resultó elogiado fue por su afán de hacer arqueología con un plan científico (como todo lo que hance los gringos) con las ruinas lo que motivó una decena de libros, ingentes ganancia para escolares sobre estas ruinas. Los anteriores, como el empresario Lizarraga estaban más interesados en la plata y en caudillaje, la ganancia gratuita pero como vio que era un montón de piedras apiladas y calcinadas por el sol una sobre otra no llamó la codicia y solo dejó su firma como algo pasajero de poca importancia. Si así es, entonces el tal Lizárraga no merece elogios ni reconocimiento alguno. Lo mismo pasó con Colón, había otros europeos que dejaron huella en el nuevo mundo antes que Colón pero el que se llevo elogio y riquezas fue el que abrió la puerta para que otros entraran, tal como lo hizo Bingham.
Y agrego: de acuerdo a los opinantes de este foro: 1) los oriundos del país de origen son los primeros en robarse toda cosa de valor que encuentran de su propio folclor, esos robos se transforman muchas en hacendados, hijos del típico cuidillo quien fuera otrora un encomendero. Esta odiosa cultura es el DNA que afecta a toda Latinoamérica: hijos del robo, del ultraje, de la violación de la india-malinche y bastardaje, raza hibridad de moros, ibéricos, fenicios, visigodos, negros y finalmente indios. 2) Si Latinoamérica algo tiene de valor hoy es a debido al ejemplo del europeo anglosajón (que tampoco escapa de la maldad), pero de su minucioso trabajo de abeja-cultiva tanto como para enriquecerse ellos como para que otros se sirvan de lo que dejan… Y NO del español que nada bueno dejó en la América amerindia, por eso Lizárraga es la mimesis de sus antepasados, espejo refractario de la pobreza que sume a ese país hoy en día (76% de parados). Si veis una América tercer mundista, te ves a ti mismo porque esa es la misma España de la que sois reflejo en un Lizárraga. Bucolismo pastoril, holganza quijotana, dormir la siesta, zapatear el tablero, celebrar la matanza de toros y orar a la virgen guapa salida de los cabildos de paja y piedra todavía feudales. Esto último explica muy bien porque un Franco se haya adueñado de España durante décadas precisamente debido a la debilidad de carácter-cultural y apego a tradiciones paganas. Y que alguien me diga lo contrario, Bah!

siempre supe esa historia, pero hay que ver las cosas desde un punto de vista realista. el senor lisarraga estuvo alli en 1902 I antes que el estuvieron muchos lugarenos, pero nunca se hizo nada para que este lugar se diera a conocer. porque ?
porque desgrasciadamente el nacional piensa en lo que va a sacar .,lo que puede valer lo que encuentre. lo cual el americano hizo tambien , pero gracias a el macchu picchu es lo que es ahora, conocido a nivel mundial. si caemos en la cuenta hay muchos macchu picchus, tenemos por ejemplo Choquequirao, o el gran pajaten que estan supuestos a ser ciudades enteras , porque casi nadie conoce eso, porque no se an hecho proyectos para hacerlos accesibles, porque siempre se cae en la idiosincracia del peruano , de que si alguien no viene con su dinero I lo hace conocido el no lo va a hacer, I despues cuando ya esta todo construido I listo para sacar provecho alli se levantan las voces de protesta diciendo esto es mio ,sin haberla sudado.
REALIDAD SENORES hay muchos ciudadelas que estan siendo saqueadas a vista I paciencia de todo el mundo, vasos I jarrones antiguos siendo vendidos en el centro de lima I en provincias, se que hay esqueletos de dinosaurios guardados hace muchos anios en bodegas porque no hay dinero ni para investigar ni para inventor en un museo.
ENTONCES SENORES PORQUE RECLAMAMOS TANTO.

Al final quien lo descubió es difícil de saber, ya que muchas de las maravillas del mundo ya estaban descubiertas por sus habitantes muchos años antes de que llegasen las personas que creen que los descubrieron. Lo importante en mi opinión no es quien lo descubrió, si no que se mantenga en el tiempo y la historia y todos podamos disfrutarlo.
Podéis seguir mis experiencias viajeras en el blog: http://mindfultravelbysara.com

Es imposible entender lo que hicieron los primeros proto-arqueólogos en el XIX y hasta principios del siglo XX sin entender el contexto en que trabajaban. Bingham fue un oportunista, un Indiana Jones ávido de riquezas y prestigio, pero sabia perfectamente que la alternativa entonces era el simple saqueo habitual perpetrado por los aborígenes habituales. Se trataba de nuevo de "rescatar oro", esta vez con fines científicos, de las manos de quienes no consideraban capaces de apreciarlo en su justa medida. En Egipto o Mesopotamia ocurrió a una escala 100 veces superior. Afortunadamente los tiempos han cambiado, y todo lo que se sustrajo debería ser devuelto al Perú, para patrimonio de toda la humanidad. Hoy, por fin hay arqueólogos que se basan en la arqueología, ignorando cualquier otro criterio.

Es curiosa la coincidencia fonética de Pichu (nos informan que significa montaña en quechua) con nuestro pico (del latin picus, referido a las aves pero también por semejanza en la forma, con la cima de las montañas). Parece ser que es una onomatopeya (pic-pic) que compartimos con nuestros parientes del otro lado del Atlántico.

Supongo que el volkswagen del autor del blog está 'resquebrajado' y no 'desquebrajado'. Y destartalado quizá sea más adecuado, pues el metal no se resquebraja.

Hiram Bingham se llevó la medalla del descubriento de machu picchu y dejemos de lloror por siglos.

STOP LIMA BOOM BOOM

Estimado luisvilla (Comentario | 29/04/2013 20:04:15) Para tu información Hiram Bingham se llevó todo vestigio valioso encontrado en MP en calidad de préstamo (1911) . El Perú ha reclamado su devolución y la universidad de Yale ha devuelto muy poco hasta la fecha. Deja ya tus rollos de saqueos de oro y plata...etc. Quizás te sientes aludido con el párrafo al propósito de los saqueos de tu casta política y monárquica, y que no es mas que la corrupción que tanto criticáis a los países latinoamericanos con la diferencia que nosotros si tenemos los cojones necesarios para protestar y cargarnos al gobierno que haga falta.

Soy peruana. Lamento concordar con la observacion de que muchos de mis compatriotas siguen con la cantaleta del "oro usurpado", "exterminio" (caminando por las calles de Peru se nota que el exterminio español debe haber sido un fracasado intento...). El problema es ese patriotismo ciego, dogmatico y tonto. Más de un siglo se paso desde la independencia de España y la miseria continua igual en las serranias. Ahora que nuevamente la economia peruana esta mejorando el gobierno de turno se le ocurre dar unos pasitos "a lo Chavez"....a quien culpar si no a nosotros mismos? Cuando sera el dia en que nos responsabilizemos por lo que ocurre en nuestro pais?

Lo que más me llama la atención a estas alturas, verdaderamente es como los Peruanos (no todos, claro) siguen con esa historia de que nos Robaron el Oro y la Plata. Amigos, eran otros tiempos, con otras mentalidades. Solo que ahora, que no teneis colonizadores de ninguna nacionalidad, tampoco conseguís hacer nada bueno por vuestro país. A ver, si conseguís viivir en el siglo que estamos (casi todos) y dejar tanto rencor atrás. Por lo que da para apreciar en vuestro comentarios, no sois mejores personas que el resto, habla por vosotros el resentimientos de siglos. No habeis evolucionado nada y es una pena. Conservar lo que hay de bueno en esa región y eso, quizás, sea una lección para alguien. Os aclaro que mucho de vosotros, lleva en las venas sangre Española, renegando de lo que sois, os haceis peores que los que según vosotros, os robaron el oro y la plata y os dejó en una situación de la que no mejorais hace siglos. Llego a la conclusión de que cada nación, tiene el país que merece.

Una cosa es "descubrir", o sea, ser "el primero" en ver una cosa, y otra muy distinta es DAR esa cosa A CONOCER.
Nadie podrá saber jamás quien "descubrió" Machu Picchu, si es que estuvo perdido alguna vez, porque es muy posible que los habitantes de la región conocieran su existencia desde siempre.
Pero DAR A CONOCER es diferente: Alguien va, lo ve y lo anuncia al mundo y, desde entonces, todos lo conocen. A ese le llamamos DESCUBRIDOR.
Antes de este señor, solo lo conocían, si es el caso, uno o unos pocos, ni puede saberse ni es relevante. Desde entonces, lo conoce todo el mundo: HA SIDO DESCUBIERTO.
Es la misma historia de Colón y los vikingos. Estos estuvieron en America, pero ni se enteraron. Ni ellos ni nosotros.
Colón sin embargo, fué (con dinero, marinos y barcos españoles, ¿hay que recordarlo?) lo encontró y lo dió a conocer, por tanto, descubrió América.
Que el señor Hiram Bingham hiciera alguna trampa para evitarse lios, puede ser cierto, pero ¿quien dijo que este señor fuera un angelito o que Colón fuera un tipo excelente?

Macchu Picchu fue creado como centro religioso. Todas las culturas han elegido lugares especiales, espirituales para erigir sus templos. Bueno, y además nos afecta un poco el soroche si venimos de altitudes más bajas

Avelina, son los Apus.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

Recorrer Sudamérica en coche es una buena idea para no perder el hilo de su realidad agitada. Un blog de contacto con la gente, de emociones, asfalto, paraísos y estaciones de servicio.

Sobre el autor

Jaled Abdelrahim

A Jaled Abdelrahim no le convenció ni su trabajo como reponedor de supermercado, ni su carrera de derecho, ni su labor como periodista sedentario. Lo que quería era conocer el mundo de primera mano. Después de viajar por Europa, Oriente Medio y el norte de África, su última iluminación no ha sido otra que recorrer el sur de América de punta a punta a bordo de un Volkswagen desvencijado. Colabora con El Viajero, la revista Yorokobu y varios medios de viajes.

Cuenta de Twitter: @JaledAA

Los blogs de el viajero

Archivo

febrero 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal