40 Aniversario

La bitácora de Leontxo

23 ene 2016

Razones para prohibir el ajedrez

Por: Leontxo García

Sólo la ignorancia o la maldad pueden explicar la reciente decisión del muftí (autoridad religiosa) de prohibir el ajedrez en Arabia Saudí. Quizá no tenga la menor idea de la gran importancia histórica del deporte mental en el mundo y en la cultura árabe en concreto. O, todavía peor, tal vez le asuste que sus fieles puedan pensar con lógica.

Mufti-grand-saudi-sheikh
El muftí Abdulaziz Al- Sheikh (AFP)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Uno de los argumentos de Abdulaziz al-Sheij, esta lumbrera de la religión musulmana, es aberrante porque intenta convertir en lacras algunas de las grandes virtudes del ajedrez: “Hace pobre al rico, y rico al pobre. Crea hostilidad y hace malgastar el tiempo”. El hecho de que el ajedrez iguale a todo el mundo –ricos con pobres, discapacitados con superdotados, niños con adultos, hombres con mujeres, tímidos con soberbios- es precisamente uno de los motivos de sus demostradas virtudes pedagógicas, sociales y terapéuticas. Varios maestros de escuela que lo utilizan como herramienta educativa me han contado la revolución social que se produce en un aula cuando el alumno supuestamente más torpe le gana una partida al líder de la clase. En cuanto a hostilidad, todos los psiquiatras consultados indican justo lo contrario: es una manera muy adecuada de sublimar y desahogar las tendencias violentas que tiene todo ser humano en mayor o menor medida; por eso, entre otros motivos, funciona tan bien en cárceles y reformatorios.
El muftí cita asimismo razones ampliamente superadas hace siglos: que el ajedrez implica apuestas de dinero, expresamente prohibidas por el Corán. Eso era cierto, a veces, en la Edad Media, pero ha desaparecido desde entonces, con la reciente excepción de las apuestas por Internet sobre el resultado de los torneos, como ocurre en casi todos los demás deportes. Pero es muy improbable que Abdulaziz al-Sheij se refiera a esto último porque entonces tendría que prohibir todos los deportes.
La frase más jugosa del muftí, que nos incita a un interesante buceo histórico, es muy contundente: “El ajedrez es obra de Satanás”. Pero no es nada original porque otros fanáticos religiosos, tanto musulmanes como cristianos, ya dijeron tonterías semejantes a lo largo de los siglos. Con mención especial para el imán Jomeini, quien lo prohibió tras liderar la Revolución de 1979, nada más tomar el poder en Irán, con esta otra sentencia redonda: “El ajedrez es un juego diabólico que perturba la mente de quienes lo practican”. Antes de explicar las curiosas razones de esa decisión, es de justicia aclarar que Jomeini rectificó poco antes de morir, convencido por los argumentos de algunos intelectuales iraníes, que provocaron un debate público después de la huída despavorida de varios jugadores profesionales, como Sharif (nacionalizado francés) o Shirazi (estadounidense), quienes veían peligrar sus vidas o al menos su futuro.
Según las escuelas más radicales de interpretación del Corán, los guerreros musulmanes podían relajarse practicando tres actividades beneficiosas cuando volvían del campo de batalla: montar a caballo, tirar con arco y gozar con sus mujeres. Había otras actividades calificadas como inocuas, y toleradas. Por el contrario, el ajedrez estaba considerado como pernicioso por varias razones; entre ellas, las citadas apuestas antiguas; y también que sus piezas representan figuras humanas y de animales, algo rechazado por los coranistas extremos. Sin embargo, los mencionados intelectuales iraníes y otros islamistas moderados lo catalogaban como beneficioso, dado que servía de entrenamiento para desarrollar la estrategia bélica. Ello persuadió a Jomeini en 1988, e Irán es ahora una de las grandes potencias del ajedrez asiático.
Pero, como ocurre estos días con el muftí saudí, los talibán afganos no se enteraron de nada de eso o no quisieron enterarse, y también lo prohibieron, en 1996, hasta el punto de que los jugadores de la selección nacional se han jugado la vida varias veces o se han escapado del país para participar en las Olimpiadas de Ajedrez u otros torneos. Mucho menos traumático fue el intento de prohibición del clérigo iraquí Al Sistani en 2004: sus propios colegas le hicieron desistir, y el equipo nacional, masculino y femenino, siguió acudiendo a las citas internacionales.
Hay motivos para augurar que ahora pasará lo mismo en Arabia Saudí. Aunque el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua afirma que las decisiones de un muftí “son consideradas como leyes”, lo cierto es que no siempre se cumplen, o al menos no a rajatabla. Abdulaziz al-Sheij es catalogado como extremista en un país que ya de por sí tiende al fundamentalismo religioso; por ejemplo, es partidario de reforzar la prohibición de que las mujeres conduzcan, contra la opinión de la mayoría de sus compatriotas. De hecho, este edicto contra el ajedrez no es más que una renovación de otro promulgado hace 40 años (poco antes que el de Jomeini) nunca aplicado de verdad, aunque en teoría está prohibido, por ejemplo, pasar un juego de ajedrez por las fronteras saudíes.
La ocurrencia del muftí ha tenido mucho eco internacional y ha indignado a los ajedrecistas de su país, quienes sin embargo no parecen asustados. El presidente de la Federación Saudí, Musa bin Thaily, ha anunciado que no piensa cambiar su programación de torneos nacionales, ha cuestionado la decisión del muftí y, para no dejar el menor resquicio de duda, ha matizado: “En las piezas que empleamos en nuestro país, el rey no está coronado por una cruz sino por la media luna creciente del Islam”.
Tal vez porque las religiones se basan en la fe ciega, en contraposición al cálculo preciso y la lógica del ajedrez, éste ha sido prohibido en algún momento por el cristianismo, el Islam y el judaísmo. Incluso Buda vedó los juegos que se practicaban en un tablero de ocho por ocho. Sólo así puede entenderse, por ejemplo, que el famoso monje cisterciense francés San Bernardo de Claraval, líder religioso del siglo XII, definiera el ajedrez como “un placer carnal”. Tampoco se sabe por qué al arzobispo de Florencia le parecía que el ajedrez era “vergonzoso, absurdo y asqueroso”, por lo cual castigó a su obispo tras pillarlo in fraganti. Pero el castigo fue benigno porque le mandó lavar los pies a doce pobres. Y algo parecido ocurrió en el siglo XIII con el arzobispo de Canterbury, que calificó el ajedrez como un “vicio execrable”, y condenó al prior de Norfolk, tras descubrir que era ajedrecista, a tres días de pan y agua. La lista de prohibiciones es tan larga que sería tediosa, pero conviene añadir que durante los tiempos de la Sagrada Inquisición, el famoso Savonarola, confesor de Lorenzo de Médicis, amenazó con la condenación eterna a quienes pillase jugando al ajedrez. Por último, aunque por razones muy distintas, es importante mencionar que el Gobierno chino prohibió el ajedrez (así como la música de Beethoven y todo aquello que tuviera algún atisbo “occidental”) durante poco tiempo en el contexto de la Revolución Cultural (1966-1976) mientras el gran líder Mao Zedong agonizaba.
Para mayor escarnio del gran desconocimiento o la sutil perversión del muftí, debe subrayarse la enorme importancia de los árabes en la evolución histórica del ajedrez. Ellos lo tomaron de los persas y lo trajeron a España hacia el siglo VIII o IX. Al principio sólo se practicaba entre los ricos, y era uno de los signos de distinción de la clase alta. Pero en los siglos siguientes se hizo interclasista e interétnico, hasta el punto de que el rey Alfonso X, El Sabio, escribió un libro de ajedrez en el siglo XIII, donde desliza la idea que el ajedrez es una magnífica herramienta para favorecer la buena convivencia de musulmanes, judíos y cristianos. Ese concepto sigue siendo muy válido hoy: la Federación Internacional de Ajedrez aglutina a 188 países; entre ellos, casi todos los musulmanes. Sin embargo, que los ciudadanos piensen puede ser muy peligroso para los líderes extremistas irracionales. Quizá esté ahí el meollo de esta noticia.

Hay 68 Comentarios

jugar es una capacidad humana que denota inteligencia, cualquier juego...el ajedrez tiene un diseño, que permite desplegar la vida en un escenario virtual con todas sus emociones, y es increíble como este desempeño va dotando de capacidades para analizar, descubrir, resolver, entender la complejidad de una configuración que se parezca a una de la vida real, y que se vaya adquiriendo un pensamiento que sirva para saber vivir resolviendo situaciones de la propia vida, cuando no se está, en la disposición de un juego, tiene que tratarse por parte del humano como un descubrimiento para preferir el empleo de la relación amistosa o amorosa por una realidad que forma parte de la historia, como es el ajedrez, y que siendo así, no puede tener su génesis en la dudosa existencia de satanás, sino un regalo adicional a la insípida existencia para darle sabor y color y atestarla de emociones, dotada de la presencia de un creador, que tiene la esencia primigenia de Dios.

Me ha llamado poderosamente la atención la frase del fanático imán: "Hace rico al pobre y pobre al rico".

Tócate los coj... La igualdad es enemigo del Islam.

Aretxabaleta: Has capturado mi rey! Jaque mate!

De la mano de las nuevas tecnologías, la cultura avanza en todos los rincones del planeta haciendo madurar a pasos agigantados la mente de las personas.
Que razonando de forma equilibrada discriminan por si solos lo verdadero de lo falso.
Separando las personas la bondad y la empatía del fetichismo y la avaricia desmedida.
Los tabúes indescifrables de la simple relación humana en igualdad de condiciones ante los desafíos del futuro.
Siendo cada cual su guía y su juez a la hora de elegir los caminos de forma responsable.
El ajedrez es solo una herramienta sencilla que enseña a organizar la lógica, la memoria, el orden de las acciones y las consecuencias de las mismas.
Y desde ese punto de vista, y en su justa medida, nadie puede considerar que el ejercicio del juego del ajedrez nos pueda arrastrar a la raza humana por el camino de la perdición y la ignominia.
Desde luego es bastante menos malo que la manipulación consciente de mantener las conciencias inocentes de la gente sometidas al miedo de poder pensar.
Separado la verdad de la mentira.

¡ Por sus obras los conoceréis !

Has utilizado la palabra MÁGICA, disconocimiento

Quiero rectificar parte de mi comentario de ayer, dije que: veía mujeres por la calle vistiendo hiyad, es cierto, pero por desconocimiento no usé la palabra adecuada, lo que veo son mujeres vestidas con Niqad.

Creo que el siempre perd'ia al ajedrez...

Igual que hay fatuas (o como se diga) contra la homoxesualidad. Otra barbaridad más de estos individuos, que para nada representan el islam.

GBA, Te has lucido. "No sólo destruye seres humanos físicamente en la mayor parte de los casos", ¿EN LA MAYOR PARTE DE LOS CASOS? claro, los países musulmanes están llenos de lisiados, amputados, etc... En cuánto a lo de la historia, recuerda q los genocidios más grandes de la humanidad se cometieron en nombre de Cristo, pero ahora nadie parece importarle q sus países occidentales y colonizadores exterminarán pueblos enteros, pues gazamos de bonaza económica y privilegios en un sistema q se impuso a base de sangre al resto del mundo. A veces, la palabra civilización debería dar miedo, viendo lo q se ha hecho tomándola como escusa. Pero bueno, necesitamos un enemigo, y este es el Islam. Eh!! Y q sus radicales (y no tan radicales) igual! Como aki en Catalunya el enemigo es España o en España lo es Catalunya. Mucha kk, todo.
Mucha incultura y poco pensamiento autónomo.

El islám es la religión de la muerte. No sólo destruye seres humanos físicamente en la mayor parte de los casos, sino que aniquila el raciocinio y la inteligencia, además de las libertades sociales e individuales. El islám es sin duda el peor de los cánceres sociales de toda la historia de la humanidad.

Decir que el Buda prohibió los juegos que se juegan en tableros de 8 por 8 es absolutamente falso. De hecho el Buda no prohibió nunca nada. Lo único que hizo fue (tras mucha insistencia de sus discípulos) darles a los monjes que lo seguían reglas. Entre las reglas de los monjes está la de no involucrarse en ningún tipo de juego, así como no consumir alcohol y muchas otras. Es increíble el desconocimiento del la historia del Budismo que veo a menudo en nuestra prensa.

Primero de todo, es curioso q cada vez q se habla de Islam, se mencione el trato a las mujeres y el terrorismo. ¿Demuestra esto el acondicioniento mental al q somos expuestos a través del discurso general y de los medios?
Dicho esto, y siguiendo en el tema de la mujer en el Islam o la mujer en occidente, creo q más de uno debería plantearse q tal avanzada es la sociedad occidental con respeto a la mujer, visto el trato denigrante/sexual/objetivizante q se hace de ella (sin ir más lejos, la depilación, el maquillaje, la publicidad de productos domesticos dedicados exclusivamente a las mujeres, etc.). Sin querer entrar en cuál es mejor o peor (lo q sería ridículo teniendo en cuenta q en ambos casos se crea una realidad diferenciada según la condicion sexual de los individuos), creo q lo q realmente es necesario es entender y tender puentes entre culturas, entendiendo q ya no estamos aislados los unos de los otros y los movimientos de personas son inevitables en este sistema económico.
Si realmente los q han comentado en esto son aficionados al ajedrez, les invito a reflexionar en el siguiente movimiento, no vaya a ser q, por orgullo, pierdan una ficha clave y se encuentren en desventaja.
Paz.

Mi comentario era para Adela.

Genial tu argumento, opino exactamente como tú.

Un alegato precioso a favor de la tolerancia, la razón...y el ajedrez. Genial Leontxo. Saludos desde la isla de FUERTEVENTURA.

Ya sé que al Qaeda es mi vecina, en mi barrio se han hecho redadas antiyihadistas. También veo mujeres con hiyad por las calles, sin embargo hace años que no escucho musica árabe ¿ Será Haram?. La avaricia occidental no justifica ninguna guerra, tampoco la sinrazón del terrorismo tiene justificación. El petróleo no os deja avanzar como sociedad, de sus ingresos se hacen vuestras mezquitas en Europa, no hacen teatros, hospitales, carreteras, ni barcos para salvamento maritimo, por ejemplo!

Vicente ; al QAEDA esta a lado de tu puerta ; tranquilo puede ser que tu tambien seria refugiado . El problema vuestra es que quieres petróleo y no quieres refugiados . Que fuertee.....

El papa Francisco al igual que muchísimos europeos sufre del síndrome de estocolmo. No aceptará en publico que el islam es una amenaza para nuestra libertad. Si los musulmanes moderados no son parte de la solución, son parte del problema! Estamos esperando a que el islam inicie un diálogo interno: aceptar críticas del profeta y Corán, priorizar las obras de sus seguidores en esta vida antes que la promesa de paraisos misóginos una vez muerto, suavizar la sharia, abandonar la yihad, etc. La inmigración musulmana debe integrarse a la sociedad que les acoge, como sociedad laica quereros enriquecernos con otras culturas. ¡ Pero no nos hagan comulgar con ruedas de molino!

No es de extraño dicha locura, Saudi Arabia es donde hay mas Muftis que de vez en cuando nos sorprenden de sus prohibiciones. Los Wahabíes de dicho país quieren envenenar y dominar al mundo islámico con usar dicha banda de Mofties ignorantes, pero conociendo esta zona bien la mayoría de los muslemanes ni le echan caso y se reien como nosotros de ellos.

En la naturaleza del escorpión esta el picar! Por sus obras los conoceréis!!

Por qué no abre la boca y su casa a los refugiados de Oriente Medio? Mala gente que cuando camina va apestando la tierra!!!

Este abuelo iluminado prohíbe el juego del ajedrez entre los musulmanes pero no abrirá la boca para prohibir el uso de niños-esclavos como jinetes de camellos en carreras ( tan peligrosas para los niños)

Felicidades. Te acabas de dar cuenta de lo que yo ya sé desde hace tiempo, que esta gente, además de estúpida, es malvada. Y lo peor es que son aliados de los Estados Unidos, átense los machos.

El día en que se les acabe el petróleo, y vuelvan a ser el cero a la izquierda que siempre debieron haber sido, el día en que los europeos recobremos la sensatez y empecemos a recuperar para nosotros nuestras propias calles y ciudades, el dia en que se queden aislados para siempre en sus países tercermundistas con sus cabras, sus supersticiones y su mierda, yo saldré a las calles a celebrarlo.

Probá de separar la religión de la política . Cuando hablamos del terrorismo , pobresa; analfabetismo; ignorancia etc.... estamos acusando el Estado ; el gobernó y los malos líderes. L.islam nos obliga a ser humanos educados ; respectuoss, libres ; responsables y buenos con todas personas ; cristianos; judios; católicos. .. y que dice el contrario no sabe nada de l.islam y quiere suciar la perfecta image de nuestra religión. Infórmate ....

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

Este blog intenta demostrar que el ajedrez puede ser apasionante incluso para quienes no saben jugarlo. Herramienta pedagógica, social y terapéutica de gran utilidad; escuela para tomar decisiones difíciles bajo presión; campo de experimentación de la inteligencia artificial y la neurología; inspiración de artistas; teatro de la vida… Y además atesora más de 1.500 años de historia documentada y centenares de personajes fascinantes. Y como el autor viaja la mitad del año entre conferencias y torneos, siempre tiene algo interesante que contar desde el tablero del mundo.

Sobre el autor

Leontxo

Leontxo García (Irún, 1956) colabora con EL PAÍS desde 1985. Autor de más de 12.000 crónicas en periódicos y radios (RNE, Cadena SER y otras) y 100 programas para TVE en 32 años; del libro Ajedrez y Ciencia, pasiones mezcladas (5 ediciones) y de 64 fascículos y 25 vídeos para la colección La Pasión del Ajedrez (Salvat, 1997). Conferenciante sobre ajedrez educativo en 22 países, y ha visitado 95. Maestro de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) e inscrito en su Libro de Oro (1996). Medalla al Mérito Deportivo en 2011.

Archivo

enero 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal