La Doctora Shora

La Doctora Shora

Un espacio en donde la medicina se asoma en sus múltiples formas: Para asombrarnos con sus maravillas, para concienciarnos con sus limitaciones, para aprender con sus descubrimientos y para cuidarnos con sus conocimientos. Porque si la salud es lo más importante, conocer las herramientas con las que podemos mantenerla es indispensable.

Ig Nobel de Medicina 2011: Las consecuencias de tener la vejiga a punto de estallar

Por: | 02 de octubre de 2011

Premio Ig Nobel Como cada año desde 1991, en la antesala de los Nobel, se anuncian los ganadores de unos peculiares e insólitos premios: los Ig Nobel. Sus méritos, según la filosofía de los creadores (miembros de la revista de humor científico Annals of Improbable Research) es conseguir hacer reír a la gente y, más tarde, hacerles pensar; ya sea en el terreno de la medicina, la biología, la salud pública, la química, la literatura o las matemáticas, entre otros.

No se hagan una idea equivocada ante las apariencias, los científicos ganadores han realizado ciencia con una perspectiva humorística o sorprendente pero poseen el mismo rigor que las investigaciones científicas convencionales, con su correspondiente método científico y revisión por pares antes de la publicación de los resultados en las revistas científicas adecuadas. Tanto es así, que existen eminencias que han ganado ambos premios Nobel (el de verdad y el caricaturesco Ig Nobel) como Andréy Geim, que ganó el premio Nobel de Física en 2010 por descubrir el grafeno y el Ig Nobel por hacer levitar una rana viva.

Los recientes ganadores del premio Ig Nobel de Medicina 2011 son dignos merecedores de éste: Han puesto a prueba las funciones cognitivas de personas a las que iban dando de beber poco a poco hasta que sus ganas de orinar eran "extremas". Lo que han comprobado los investigadores tienen una parte lógica y esperable y otra más sorprendente. En cuanto a la primera:  "Las ganas de orinar y el dolor se incrementaban a medida que pasaba el tiempo evitando orinar y aumentaba la cantidad de agua consumida." Sí, suena a perogrullo, pero es perogrullo demostrado científicamente.

Lo más llamativo viene ahora: "Tener una imperiosa necesidad de orinar provocaba un gran efecto negativo en funciones como la atención y la memoria." Así que ya saben, si se encuentran en la situación en la que estén padeciendo por sus repletas vejigas, sepan que no es buen momento para atender ni para memorizar, sea lo que sea. Lo primero, es lo primero. De hecho, los científicos comentan que es tal el declive en las funciones cognitivas que puede compararse con haber tomado algo de alcohol o estar fatigado, en cuanto al elevado riesgo de accidentes que supone. Por lo tanto, no es nada recomendable conducir o manejar maquinaria pesada en ese precario y angustiante estado.

Otro de los "descubrimientos" en sujetos con la vejiga a punto de estallar es que esta incómoda situación influye en la toma de decisiones. Por lo general, cuando se tienen ciertas ganas de orinar, se toman mejores decisiones (al ser menos impulsivos) pero cuando evacuar se convierte en un asunto de vida o muerte tomar decisiones puede ser atroz. Bueno es saberlo, sin duda.

Hay 5 Comentarios

Carlos:

Sin duda, las farmacéuticas no son hermanitas de la caridad, existen para obtener beneficios. El problema llega cuando, incurren en malas prácticas que perjudican a la salud de muchas personas (he escrito sobre algunas como la catástrofe de la talidomida o los escritores fantasma). Los artículos de Periodismo Humano que referencias me parecen muy acertados (y bien documentados).


Sin embargo, mucha gente (principalmente practicantes o defensores de pseudomedicinas alternativas) utiliza esas malas prácticas para generalizar y entrar en conspiraciones globales que desvirtúan la realidad, como que los fármacos no curan y son venenos o que si existiera un fármaco que curase el cáncer no les interesaría a las farmacéuticas. La realidad es compleja y las farmacéuticas no son ni ángeles ni demonios.

Lo siento, pero no recuerdo ahora mismo ningún artículo comentando sobre ese tipo de notas aunque seguro que los habré leído a lo largo de los años.

Trurl:

"En qué se diferencia ese resultado "científico" de la experiencia acumulada, tanto personal como observada en otros, que nosotros tenemos?"

En que las condiciones están controladas: ingesta de agua y tiempo determinado y se realiza sobre un número amplio de sujetos.

En definitiva, se trata de objetivar hasta cierto punto ese fenómeno de "mearse" que todos conocemos :P Se podría profundizar aún más en el asunto registrando distintos parámetros de la vejiga (como la presión en el interior), como se han hecho en otros estudios para temas más serios.

Coincido más o menos contigo. Podría considerarse un resultado "intermedio" a partir de cual parten el resto de resultados sobre las funciones cognitivas que se detallan.

"Creo que los Ig Nobel también se conceden a artículos totalmente serios pero que han resultado acabar en el ridículo. Me parece recordar que hace tiempo se les concedió uno a los "descubridores" de la fusión fría."

Sí, también premian, de vez en cuando, a la ridiculez (muchas veces suele ocurrir en el Ig Nobel de la Paz) con una gran dosis de sarcasmo.

A mi me ha hecho gracia el Ig Novel de matemáticas. XD
http://www.microsiervos.com/archivo/ciencia/premios-ig-nobel-2011.html

Buenas Shona. Antes que nada gracias por tu trabajo, que a quienes no somos especialistas, a "los de a pie" nos sirve mucho para ayurdarnos ante tanta desinformación calificada (y lo digo siendo formado en comunicación).
Disculpa que comente algo offtopic al post, pero quería consultarte si has escrito algo (no he visto buscador) o si conoces algún artículo comentando sobre este tipo de notas:

http://periodismohumano.com/temas/farmaceuticas-razones-para-el-escepticismo

Es que si bien existe el negociado y la búsqueda de ganancias, creo que se mezclan las cosas, Buscaba un poco de claridad sobre el asunto tan polémico (como declaraciones de un premio nobel hace poco), porque una cosa son impresiones y otra informaciones. Te agradezco nuevamente, desde Argentina.

QUOTE:
"Las ganas de orinar y el dolor se incrementaban a medida que pasaba el tiempo evitando orinar y aumentaba la cantidad de agua consumida." Sí, suena a perogrullo, pero es perogrullo demostrado científicamente.
END QUOTE

En qué se diferencia ese resultado "científico" de la experiencia acumulada, tanto personal como observada en otros, que nosotros tenemos? Ellos se basan en las sensaciones descritas por los sujetos. Así que nada ha sido más demostrado de lo que ya estaba desde los albores de los tiempos.

Me parece que lo del incremento de las ganas de orinar mencionado en el artículo original es, simplemente, una aseveración de base, como decir "hemos comprobado que los objetos caen en vertical" en un artículo que informa sobre mediciones de la aceleración gravitatoria en el vacío. No pretenden aportar nada nuevo, sino hacer explícito un hecho crítico para interpretar lo que viene a continuación. Al estudiar las variacioens cognitivas, el que los sujetos experimentasen unas ganas de orinar y malestar crecientes es un algo fundamental.

No me he leído el artículo entero, pero me parece probable que sea completamente serio y lo gracioso del asunto esté en la imagen mental de un laboratorio lleno de gente retorciéndose por las ganas de orinar :-)

Creo que los Ig Nobel también se conceden a artículos totalmente serios pero que han resultado acabar en el ridículo. Me parece recordar que hace tiempo se les concedió uno a los "descubridores" de la fusión fría.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Esther Samper

"Shora" (Esther Samper) es médica y divulgadora científica especializada en temas de salud. Su principal objetivo: acercar la medicina a todos los públicos y en todas sus formas (avances médicos, consejos de salud, tratamientos, prevención...).

Archivo

junio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal