La Doctora Shora

La Doctora Shora

Un espacio en donde la medicina se asoma en sus múltiples formas: Para asombrarnos con sus maravillas, para concienciarnos con sus limitaciones, para aprender con sus descubrimientos y para cuidarnos con sus conocimientos. Porque si la salud es lo más importante, conocer las herramientas con las que podemos mantenerla es indispensable.

Los condroprotectores: territorio comanche

Por: | 26 de enero de 2012

ReporteroDecía Arturo Pérez-Reverte en uno de sus míticos libros: "Para un reportero en una guerra, territorio comanche es el lugar donde el instinto dice que pares el coche y des media vuelta..." Los profesionales sanitarios también tienen sus territorios comanches particulares, donde el instinto les dice que es mejor no insistir y mirar para otro lado. Uno de ellos tiene nombre propio: Fármacos de nula o dudosa utilidad terapéutica. No arriesgan sus vidas, pero sí (a veces) sus carreras y/o su reputación para mostrar al mundo lo que está ocurriendo, no el terreno de la muerte, sino en el de la vida, en el de la medicina.

Pero para comprender la realidad de una historia que tiene lugar en territorio comanche médico, comencemos por el principio. Existen múltiples enfermedades que pueden desgastar o dañar al cartílago presente en nuestras articulaciones pero, con diferencia, la más frecuente es la artrosis. El cartílago, rico en en condroitín sulfato y en proteínas que contienen glucosamina, actúa como un amortiguador entre los huesos y permite que los movimientos se realicen con suavidad y sin dolor. Cuando este cartílago se va desgastando, van apareciendo los dolores al movimiento y la inflamación, con una progresiva pérdida de la movilidad conforme más vaya avanzando esta enfermedad.

El gran inconveniente es que el cartílago que se pierde a lo largo de la vida ya no se recupera (porque es un tejido que prácticamente no tiene regeneración). Como además la pérdida de cartílago se asocia al envejecimiento, cada vez es un problema de mayor magnitud.

Ante este gran problema de salud pública a alguien se le ocurrió la siguiente idea: "¿y si damos medicamentos que sean ricos en los componentes con los que está formado el cartílago para ver si así se protege o incluso se recupera?" Esta idea que es, hasta cierto punto, lógica, fue el origen de lo que antes se llamaban condroprotectores y hoy reciben el críptico nombre de SYSADOA (que significa "fármacos sintomáticos de acción lenta para la artrosis"). En realidad, algunos de ellos no son fármacos en el sentido más estricto de la palabra sino de suplementos dietéticos (y así se venden en Estados Unidos y más países).

La cuestión es que la comercialización de los SYSADOA indicados para la artrosis se asentó en una evidencia científica inicial muy débil y dudosa. Se sabían que eran muy seguros pero lo que no estaba nada claro era que fueran realmente efectivos en retrasar la degeneración del cartílago o incluso repararlo. ¿Sería cierta la hipótesis de "lo que se come, se cría"?

Con el paso de los años, y con la aparición de más y más estudios independientes y de mayor calidad que comparaban la eficacia de los condroprotectores con el placebo, se iba perfilando un resultado cada vez más claro y demoledor: La mayoría de los estudios científicos mejor realizados o no encontraban diferencias apreciables con respecto al placebo o los resultados no eran relevantes clínicamente. Las consecuencias no tardaron en llegar y países como Estados Unidos, Australia, Holanda y Reino unido los consideran suplementos dietéticos sin eficacia demostrada. Otros países, como Suecia y Dinamarca, que anteriormente financiaban los condroprotectores en sus sistemas de salud, los retiraron por la misma razón (Fuente).

Y ahora es cuando aterrizamos en nuestra querida España. En nuestro país los condroprotectores siguen estando financiados por la Seguridad Social. Dado que nuestro sistema sanitario no pasa precisamente ahora por su mejor momento económico, muchos profesionales de la salud se han metido en territorio comanche y han hecho un llamamiento para dejar de financiar aquellos fármacos que tengan una eficacia terapéutica dudosa o nula (hay muchos, se sorprenderían), pues supondría un ahorro importante para las arcas de la Sanidad.

Entre los valientes profesionales sanitarios que han hecho este llamamiento, se encuentra Cecilia Calvo, farmacéutica y antigua redactora de El Comprimido, una publicación del Servicio de Salud de las Islas Baleares. Cecilia Calvo no sólo tuvo la osadía de escribir una revisión sobre la eficacia terapéutica de los condroprotectores, sino que se atrevió a preguntar qué sentido tenía que estuvieran financiados por la Seguridad Social (suponen un coste de 100 millones de euros anuales). Las consecuencias no tardaron mucho en llegar... Bioibérica, una empresa farmacéutica española que vende, entre otros fármacos, condroprotectores denunció judicialmente al Instituto Balear de Salud alegando que con el mencionado artículo del Comprimido se estaba cometiendo una ilegalidad al hacer recomendaciones sobre medicamentos y que "vulneraban la libertad de prescripción".

Poco tiempo después, como si fuera obra de la casualidad, el director General del Instituto Balear de Salud Juan José Bestard envió un email a todos los médicos de atención primaria y coordinadores desautorizando el artículo publicado en el Comprimido y defendiendo la libertad de prescripción. La Sociedad Balear de Medicina Familiar no tardó en manifestar su opinión sobre el email de su director general con lo siguiente: "su más absoluta indignación por el contenido de la misma, que interpreta como una injerencia inadmisible de un cargo directivo en las labores estrictamente técnicas de la evaluación farmacológica"

A los pocos días, como una carambola guiada del destino, Cecilia Calvo fue despedida de su trabajo en el Comprimido y Eugènia Carandell, responsable en funciones del gabinete técnico de Atención Primaria dimitió con las siguientes palabras: "Ha sido una actitud individual por una postura ética. Ni los gestores ni los políticos deberían cuestionar el trabajo de los técnicos."

El último capítulo de esta historia la escribe la Sociedad Española de Farmacología mostrando su apoyo a los condroprotectores y defendiendo, ante todo, la libertad de prescripción del médico. Pero la bola de nieve no deja rodar... y no sería extraño que sucediera algo más.

Como pueden ver, lo que debía ser un sosegado análisis científico de la real evidencia terapéutica de los condroprotectores se ha convertido en un territorio comanche donde las balas políticas y judiciales campan a sus anchas. Valientes aquellos que se enfrentan a los "pistoleros", para reflejar la verdad de la medicina.

Para saber más:

¿Disponemos de fármacos condroprotectores?

Quelante del hierro y condroprotectores: peligrosa independencia, en Canadá y en Baleares

La farmacéutica del medicamento que avaló Bestard demandó antes a Salud

Hay 47 Comentarios

Hola yo estoy tomando droglican desde hace 15 días, y el dolor de la rodilla ha incrementado. No sé si debería ir de nuevo al traumatólogo, la cita la tengo en dos meses.
Antes no me dolía tanto, no sé si por que la medicina hace que me duela o simplemente que la rodilla está empeorando. Pero el dolor va cada día a peor.

quisiera saber si el DROGLICAN esta contraindicado con SINTRON.-ya que el doctor que me lo receto me lo ha quitado debido a que tengo una arimia cardiaca y estoy tomando SINTRON, ademas tambien tomo SEGURIL ya que tengo rentencion de liquidos,espero informacion.-

Estuve más de un año con condroitín sulfato pagado íntegramente por mí, la SS sólo me sugirió adelgazar después de gastar dinero de todos inútilmente en una radiografía donde evidentemente no se ve el desgaste del cartílago.
-------------------------------------------------------------
Eso no es cierto, en una radiografia sí se puede ver, indirectamente.

felicidades or el blog, me parece fantastica tu labor. En este tema tema tengo el corazon partio pero como tu, mi guia es l metodo cientifico. Ocurre que tambien tengo desgaste articular y comence a tomar condroitin y glucosamida hace un año, desde entonces mis sensaciones son buenas. Practico ciclismo y carrera a pie por lo que se de lo que hablo. ?

hay mucho dinero y obvio que morirán matando... nunca mejor dicho

hay un montón de medicamentos que no sirven para nada y si preguntas al médico que los receta te lo reconoce abiertamente
Quizá la falta de formación o la vagancia de los pacientes alimente esta inutilidad. Recetar y almacenar medicamentos que no sirven para nada. Esa parece ser la función de mucha gente

Tengo condromalacia rotuliana, y también me recetaron este tipo de pastillas. El médico me explicó claramente de qué se trataba, y también fue claro en cuanto a su funcionamiento ("Algunos dicen que regenera el cartílago, otros que sólo evita que se destruya tan rápido, pero la verdad es que no está claro siquiera que funcione"). Ante eso, su alto precio, y dado que él mismo me dijo que era, básicamente, cartílago triturado, decidí comprar ositos de gominola: la gelatina de que están hechos está compuesta también a base de cartílagos de animales, por lo que debería funcionar igual, con la diferencia de que es mucho más barata.

¿El resultado? Llevo más de cinco años sin que se me hayan vuelto a inflamar las rodillas, ni a bloquearseme (antes era muy fácil que me quedase tirado, sin poder doblarlas siquiera). ¿Efecto placebo? Es posible, pero no dice mucho a favor de las pastillas "oficiales".

Hola,
Tengo 34 años, sufrí dolores en las dos rodillas de los 28 a los 32. La glucosamina no me ayudó nada pero el condroitín sulfato cambió mi vida, no podía coger a mi hijo recién nacido en cuello y levantarme de un sofá con él, las escaleras eran un suplicio y el dolor era constante. Estuve más de un año con condroitín sulfato pagado íntegramente por mí, la SS sólo me sugirió adelgazar después de gastar dinero de todos inútilmente en una radiografía donde evidentemente no se ve el desgaste del cartílago. La resonancia, las consultas y el médicamento lo pagué yo, igual que pago la SS.
Usted está cometiendo el mismo pecado que denuncia, está hablando de un tema que desconoce.

Mis sinceras felicitaciones, ella es un orgullo y ejemplo para nosotros los farmacéuticos.

"Segunda Opinión: "¿quién determina qué tratamientos son eficaces y con garantías? " No lo debería determinar nadie, sólo los mejores estudios científicos en sí mismos que demuestran la eficacia o no de un tratamiento. "
--------------------------------------------------------------------------------
De hecho eso sí ocurre, alguien determina qué tratamientos son eficaces o lo que es más importante que tratamientos van a pagar y que tratamientos no van a pagar. Da lo mismo que sean eficaces o no, si el minsterio, o el FDA ( las agencias que siguen sus recomendaciones) , por ejemplo, determinan que no lo van a pagar, en la práctica es como si no lo fueran porque la mayoría no se lo van a poder permitir.
El caso que pone tiene su importancia, aunque tal vez la tengan más tratamientos o fármacos que son eficaces y que se deberían financiar y no se financian. Eso tambien ocurre.

Pilar, la investigación con pacientes es fundamental para el progreso de la medicina y de la salud de los propios pacientes
Si tienes dudas pregunta a cualquier beneficiario de antibioticos, transplantes, vacunas, transfusiones, antiretrovirales...

El Mandao: Hay muchos profesionales de salud que llevan mucho tiempo denunciando y quejándose de estas prácticas, lo que pasa que no cuentan con un "megáfono" que amplifique la señal para que llegue al público.

Bravo, bravo, bravo!!! Por fin alguien desde el sector sanitario se atreve a denunciar las "supercherias subvencionadas" que pagamos entre todos... No es fácil porque detrás hay lobbies muy poderosos. Así que enhorabuena!
Sugerencia para otra vez: habla de la agrupación "No gracias" de medicos que se oponen al soborno de las farmaceuticas en forma de regalos, congresos, etc...

Segunda Opinión: "¿quién determina qué tratamientos son eficaces y con garantías? " No lo debería determinar nadie, sólo los mejores estudios científicos en sí mismos que demuestran la eficacia o no de un tratamiento. Y si no se encuentran pruebas de su eficacia, no se debería financiar por la Seguridad Social porque podría invertirse ese dinero en tratamientos de verificada eficacia.

El fundamento teórico detrás del uso de estas sustancias es absurdo.
Más o menos como decir que si los calvos consumen queratina les va crecer el pelo, o que comer médula de hueso, por ejemplo en un cocido, va a curar una leucemia.

Por otro lado decir que se limita la libertad del médico es tambine absurdo. El médico puede recetar lo que le de la gana. Simplemente la sanidad no tiene que pagarlo, Si el paciente quiere tomar algo que no está probado como eficaz, y el médico está respuesto a recetarlo, muy bien, pero que lo pague el paciente.

Ardid:

No soy médico pero hay muchos por aquí y espero que me corrijan si lo que digo no es correcto.

Algo que has dicho me hace pensar que el producto que mencionas está actuando como un placebo. Es decir, que te hace sentir bien no por sus características como medicamento o suplemento dietético, sino por una predisposición tuya a creer que tomando ese producto te sentirás mejor. Dices: "Si algún día, por lo que sea, no tomo las pastillas, noto un retroceso". El producto que mencionas no tiene efecto inmediato, ni la ausencia de su supesto efecto debiera notarse porque se te olvide tomarlo un día. De hecho, se recomienda tomar el producto durante al menos 4 meses antes de decidir que no hace efecto en el paciente en cuestión:

http://www.arthritis.org/espanol/terapias-alternativas-complementarias-glucosamina.php

En esa misma página verás que no hay estudios sólidos que avalen la efectividad de esas sustancias (que componen el Droglican), sólo se menciona que algunas personas dicen sentirse mejor.

Con los medicamentos pasa algo muy curioso: si alguien te vende algo que no funciona, te quejarás y lo comentarás con cualquiera que te escuche. Sin embargo, si es un medicamento (o un "remedio" en general) lo que no te ha servido para nada, simplemente irás al médico, herborista o curandero a que te dé otro. De la misma forma, si un producto de uso ordinario (como un electrodoméstico) cumple con su función, no irás por ahí comentándolo. Pero si es un medicamento (o "remedio") que te ha resuelto o aliviado un problema de salud, lo habitual es que se lo cuentes a todo el mundo. Esa es la razón por la que tu percepción de la efectividad del Droglican es diferente de la que tienen los médicos: tú lees a la minoría que consume el producto y lo cuenta en Internet, pero los médicos saben a cuánta gente se le receta y qué porcentaje de esos pacientes dicen mejorar. Con los experimentos para determinar la efectividad de los medicamentos la diferencia entre tu percepción y los resultados aún es mayor, ya que el experimento tiene en cuenta los informes favorables de pacientes que creían estar tomando el medicamento cuando en realidad estaban tomando un placebo.

Creo que esa es la clave en este caso: ¿son los productos de los que estamos hablando mejores que un placebo? No hay pruebas que indiquen que lo son. Por lo tanto, no deben ser financiados.

No puedes argumentar que, si tomar ese producto te hace sentir bien, la sanidad pública debiera financiártelo. La sanidad pública sólo debe financiar aquellos tratamientos que han demostrado ser eficaces, no cualquier cosa que un grupo de usuarios diga que les va bien. Con tu criterio, la sanidad pública debiera estar financiando la homeopatía, las flores de bach, las meigas gallegas y (este me lo pido yo) los viajes en velero por las islas tropicales del Pacífico.

Si esas empresas farmacéuticas quieren que sus productos estén cubiertos por la sanidad pública, que demuestren su eficacia. Mientras tanto, creo que lo justo es que quien quiera tomárselos que se los pague de su bolsillo.

Me duele entrar en este debate cuando hay pacientes por medio, que sufren con sus enfermedades, pero creo que por ética médica hay que hacerlo.
Debéis entender que no se puede explicar una generalidad con una particularidad.
No digo yo que los fármacos no os hayan ayudado, y os que hayan disminuido un poco el dolor (una de las variables que más “tocan”). Cada caso es un mundo y es difícil atribuir la mejoría, la ausencia de mejoría o el empeoramiento a un fármaco, en una patología compleja como es la artrosis (Ardid eso que cuentas de que si un día no tomas las pastillas no te doblas y el día que las tomas sí, es sin duda alguna, una variable no atribuible al fármaco que tiene una actuación sobre el cartílago muy lenta).
Lo que sí tenéis que entender, porque si no sufriréis en el futuro, es que las cosas no funcionan como vosotros pensáis. Imaginar que hay una persona que dice que hay un fármaco muy bueno en EEUU para la patología X. Que ese fármaco debe ser financiado en España con dinero público (el de todos, el mío y el vuestro también) para todos los pacientes que tienen la enfermedad X.
Bueno, habrá que considerar la posibilidad, ver si ese fármaco es bueno o no es bueno, si es efectivo o no lo es. No te vas a poner a gastarte 200 millones de euros al año en una cosa que no hace nada. Eso no sería responsable. Para saber si ese fármaco es efectivo o no, se ponen en marcha una serie de estudios. (A iniciativa de quién se ponen en marcha y cómo se pagan lo dejamos para otro momento, aunque sea asunto clave también, pero bueno). Los estudios se hacen y dicen que el fármaco X no aporta nada o aporta muy poco. Los gobiernos entonces, lo lógico, es que piensen que no van a gastar su dinero público en algo que no resulta beneficioso para la salud. Lo hacen países serios, como los nórdicos y algunos otros. Tenéis suerte de vivir en un país de pandereta, como Españistán. Pero sólo si lo pensáis como individuos, a título personal y en este caso particular, que creéis que os beneficia (sé que no os voy a quitar esa idea de la cabeza, ni lo pretendo). Si lo pensáis como individuos pertenecientes a un colectivo y reparáis en que con vuestros impuestos se pagan cosas que no valen para nada a lo mejor lo veis de manera diferente.
Os pensáis que la Seguridad Social es un vergel que puede satisfacer los caprichos de cada uno. Que la gente por pagar sus impuestos tiene derecho a todo lo que se le antoje, aunque el mundo entero esté clamando científicamente por la inutilidad de unos fármacos. Aunque haya países que los estén retirando de la financiación.
Le dices, Pilar a Jesús: Le recomiendo que si se quiere dedicar a la investigación no lo haga con sus pacientes. Precisamente es lo que no está haciendo. Lo que está haciendo es ver qué resultados arrojan las investigaciones para poder basar su práctica, en la consulta con sus pacientes, en datos de la investigación que ya han hecho otros.
Saludos.

Buenas noches a todos

Aplaudo a los profesionales que a pesar de las presiones a las que pueden enfrentarse dan la cara por lo que creen y piensan correcto, pero a pesar de todo, soy paciente, y no puedo evitar tomar partido por mi experiencia y mi punto de vista.

Tengo 28 años y hace meses me diagnosticaron una Condropatía Rotuliana. Antes de que lo hicieran estuve durante cerca de dos años con dolor diario si mi actividad era especialmente intensa, y desde 6 meses antes del diagnóstico, dolor diario que casi no me permitía ni andar en muchas ocasiones.
Pero antes de ésos dos años, y durante tantos años que ya ni recuerdo cuando empezó, me dolían las rodillas al ponerme en cuclillas, al estar mucho rato con las piernas flexionadas o en la misma postura.
Personalmente no puedo decir que tenga una buena médica de cabecera, porque de entrada, a pesar de tener antecedentes familiares (mi tía con 47 años ya ha sido operada de ambas caderas por artrosis y mi madre con 50 va por el mismo camino), no me quería hacer ningún tipo de prueba y decía que todos mis dolores y síntomas eran por hacer actividad intensa. Me costó casi 30 minutos convencerla de que me mandara hacer unas placas. Y cuando posteriormente las vio tuvo que callarse y reconocer que sí tenía razón, que era principio de artrosis.
La traumatóloga que me diagnosticó me mandó tomar Droglican, una de ésas cosas (xD), diariamente, y desde que lo hago, los dolores han disminuido.
Si me agacho, me duelen las rodillas y apenas puedo mantenerme en cuclillas, pero ya no me quedo días parada sin poder moverme como me pasaba antes.
Si algún día, por lo que sea, no tomo las pastillas, noto un retroceso, mayor dolor al hacer ejercicio o estando sentada, pero si las tomo a rajatabla, puedo incluso estar con las rodillas dobladas en el sofá.

Obviamente, me ha ido muy bien, igual que a Pilar. Y obviamente también, seguiré tomándolo aunque ya no lo cubra la Seguridad Social, pero sinceramente, yo también pago Seguridad Social, ¿por qué no puedo beneficiarme de ello?
Puede que no haya "estudios concluyentes" con los que se pueda afirmar categóricamente que son maravillosos ni que sean la panacea (la trauma por cierto, ya me dijo que el Droglican no iba a hacer que creciera el cartílago, que eso era imposible, pero sí que frenaría el avance del desgaste), pero si a tantos pacientes nos ayuda, ¿por qué no debería seguir estando cubierto? (y digo tantos pacientes porque desde que me diagnosticaron, he estado leyendo en muchas webs y foros, y toda la gente que he leído tratada con condroprotectores da experiencias favorables).

A pesar de todo, yo tengo tanto derecho como el que más a tener mis medicamentos cubiertos por la SS, sobretodo de unos que no son precisamente baratos incluso estando cubiertos.

Shora, este caso clama al cielo por lo burdo. Pero te lo cuento más alarmante. La DM2: 13% de la población gral! 7% lo saben. Hay en marcha una maniobra de la industria para sustituir fármacos que cuestan al día 10 céntimos por fármacos que cuestan al día de 2 a 4.5 €. En plena crisis, y con una insinuación de la penetración, en Andalucía han conseguido aumentar el gasto en fármacos en diabetes un 70% sin mejorar sustancialmente nada. ¿Quieres la presentación con la que denuncié esto en el debate de clausura de la SAEN? Ahí va:
http://www.slideshare.net/FedericoAstolfi1/saen-2011-10241355

Pila: como médico le animo a seguir tomando un producto que le va bien, pero los grandes ensayos nos dicen que su caso es la excepcion y no la norma, por lo que hay cientos de miles de personas tomando algo que no les hace nada y gasta dinero innecesario. Le doy todos los animos y le aseguro que a mis pacientes, en contra de mi parecer, si un tratamiento les va bien, no se lo retiro. L cuestión de fondo es si debemos sufragar un suplemento dietético con resultados tan escasos. Se lo digo con todo cariño

El terriotrio comanche se va extendiendo. Cada vez se atreven más. Están ya en pleno ataque a lo público, sin recato y desde todos los frentes. En este enlace tenemos un ejemplo de ello, es un reportaje aparecido hoy en GARA sobre la asistencia de los consejeros de sanidad de la Comunidad del País Vasco y de Navarra en la jornada que para impulsar su documento «La sanidad pública ante la crisis. Recomendaciones para una actuación pública sensata y responsable» ha organizado esta semana la Asociación de Economía de la Salud (AES), en la Universidad de Deusto. Merece la pena entrar en la web de esta asociación, en la información sobre sus directivos, sobre sus patrocinadores.. Animo Dra. Shora, pocos médicos se atreven a entrar en territorio comanche y por ello mi reconocimiento es mayor para quienes lo hacen. Seguiré tus informaciones y opiniones a partir de ahora.
Berna, trabajador de Osakidetza-Servicio vasco de salud
http://t.co/rk9vSEs8

Soy un paciente de 59 años que usa estas "cosas". Y a quien hace 6 años dijeron que mi artrosis no tenía remedio (Yo llevaba dos años pensando que tenía un tirón muscular). El dolor que hacia imposible andar mas de 15 minutos.
El diagnóstico fue: Cadera izda prótesis de inmediato, ya rozaba hueso con hueso. Cadera dcha, podía esperar un año, pero si no hubiese tenido la otra tan mal , me hubiesen aconsejado operarla ya.. Yo debía decidir cuando operar. Mientras analgésicos.
Visité a varios traumatólogos (7) con la esperanza de evitar la operación y leí muchos trabajos en internet y en libros de medicina oficial y naturista (donde no encontré nada útil para mi caso). Vi artículos contradictorios sobre los condroprotectores.
La información que me dieron los traumatólogos fue: Condroprotectores: no había resultados claros, pero había pacientes a los que les iba muy bien y otros a los que no hacía nada. Algunos me dijeron que era lo único que había.
Otros, también me comentaron de otras líneas de trabajo como eran las células madre y los plasmas ricos en nutrientes.
Me parece que el artículo que estamos comentando no añade demasiado a lo que escribía por ejemplo "el mundo" en el año 2006
http://www.elmundo.es/elmundosalud/2006/02/23/dolor/1140711203.html
Aqui se habla de algunos estudios sin resultado concluyente y se dice que habrá que hacer más. Esto era hace 6 años. No veo en el presente artículo infomación mas actualizada, excepto una pequeña conclusión sobre la diacereina, El resto son estudios anteriores y en todos la conclusión es poco concluyente aunque yo, que soy un lego, encuentro carencias y concluisones que son contradictorias con mi experincia personal y según creo con resultados actuales sobre los riesgos de uso de paracetamol por posible acumulación y el ibuprofeno y efectos colaterales.
Durante tres años leí muchas cosas, y ahora no quiero llenar esto de referencias.
Imagino que la doctora no es experta en este campo y sí es una polemista brillante.
Pero yo como paciente no busco brillantez polemista-
Uno de los traumátologos, que trabajaba con los plasmas ricos en nutrientes y con células madre, me comentó la utilidad de estos condroprotectores , que en USA estaban considerados como suplementos, que se recetaban como tales y eso permitía mejores precios.. Aunque también había menos controles.
Y que además sería util no solo la glucosamina y el sulfato de condroitin, sino añadir también diacereina que ayudaría a evitar la degradacíón del cartílago ( aqui algo sobre iones y efectos que no recuerdo bien).
Seguí su consejo y no me atreví ni a células madre ni a los plasmas ricos en nutrientes porque no había tampoco resultados y era muy caro
Creo que también podría añadirse , como información pertinente a este caso, que hay nutricionistas que consideran que si se tomasen desde los 35 años estos suplementos, tendrían dos efectos: uno, la reducción de los casos de artrosis o al menos un retraso considerable en su aparición, y segundo un grandísimo ahorro diferencial debido a esa reducción ( mucho mas barato que todos los procesos de tratamientos antiinflamattorios y quirúrgicos) Asi que si se quisiera hacer un análisis de ahorro ésto sería analizable.
Ahora, mi experiencia personal: con esa combinación mis dolores pasaron a ser soportables unos meses después. En este primer período también utilicé paracetamol e ibuprofeno con los añadidos habítuales para evitar otros problemas y algún otro análgesico específicio que no está mencionado en el artículo de la farmacéutica balear, pero sin resultado: tuve que dejar de pasear. Volví a poder hacerlo unos seis meses después de comenzar con los SYSADOA, aunque la cadera izda seguía doliendo, era soportable. ,Pero dado mi estado de cojera me pusieron una prótesis en la cadera izda.
La cadera derecha, cinco años después no me molesta.
Y algo que no sé si puede tener relación: hace cinco años mi dentadura tenía una movilidad casi generalizada, Asi que iba camino de ser cojo y desdentado. Por supuesto esto fue tratado por una dentista, pero lo que ella me dijo el año pasado es que había mejorado increiblemente. Ya no hay movilidad, y no parece haber mas pérdida de hueso. Esto lo comento por si hubiera sido un efecto colateral. Pero quizá no tenga nada que ver.

Mi conclusión como paciente es que aunque el resultado puede ser poco apreciable en un periodo corto, al menos en mi caso en que estaba muy avanzada, si se notó a partir del sexto mes y sí que parece haber evitado o al menos atrasado cinco años lo que parecía inevitable: la segunda prótesis.
Por lo que estoy de acuerdo es con el comentario del correo 22: mi experiencia es positiva aunque tardase mas en notar los efectos, quizá por mi edad y por tener mas avanzada la artrosis. .

Querido Jesús:
Cómo bien dice no cobran incentivos por recetar condroprotectores o por no recetarlos. Para ser exactos los cobran por recetar genéricos, por controlar pacientes crónicos y por muchos otros temas.
Usted me dirá lo que quiera del método científico pero con sus protocolos de dar analgésicos y antiinflamatorios no consiguieron ningún resultado positivo conmigo así que doy gracias porque mi médico sí que tuvo en cuenta mi bienestar y me lo mejoró ostensíblemente dándome condroprotectores, o sea que sintiéndolo mucho voy a seguir tomándolos aunque tenga que pagarlos yo. Pero me parece injusto pagar seguridad social y no poder beneficiarme.
Yo no soy investigadora así que para mi lo importante es lo que "me va bien" como dice usted. Yo no digo que a todo el mundo le vayan a funcionar pero en mi caso estoy encantada y doy muchas gracias.
Le recomiendo que si se quiere dedicar a la investigación no lo haga con sus pacientes. Escúcheles un poco y póngase en su lugar de vez en cuando.
Un cordial saludo.

Pilar, tienes que entender que los fármacos para su uso no se aprueban porque a un paciente le sienten bien (que no dudo que en tu caso sea así), sino porque demuestran en serios estudios científicos que son útiles y que son en realidad beneficiosos. El problema de este caso es que estos fármacos no lo han demostrado y aun así el Ministerio ha decidido financiarlos. Este hecho luctuoso es el que le legitima al señor infiltrado de la Industria Farmacéutica a emitir su argumento inteligentemente. No sabe bien lo de las IP pero domina bien la dialéctica en algunos puntos. Ocurre lo de siempre, por mucha superioridad moral que tenga uno, y por mucho que sepa que ésos fármacos no valen para nada, su argumento queda en el ridículo (y sobre ante los pacientes en la consulta, que es lo más grave) porque la autoridad que de verdad decide lo contrario.
Pilar, hay una cosa más en la que estás equivocada. Los médicos no reciben incentivos por no recetarlos. Por contra, los reciben por recetarlos, pero estos incentivos son de tapadillo, porque los paga la Industria Farmacéutica.

No puedo dejr de contestar a Pilar.
-Los medicos de Cabecera no cobramos incentivos por prescribir condroprotectores, ni siquiera por no prescribirlos
-Nos importa más la salud de nuestros pacientes que los incentivos (que en mi caso suponen el 1,5% de mi sueldo)
-El metodo cientifico supone cambiar el "a mi me va bien" por estudios poblacionales amplios donde se pueda comprobar, de verdad, la eficacia de un tratamiento frente a placebo

Buen artículo y, sobre todo, brillante desenmascaramiento de los trolls de la industria (divertido como ha empezado a recular). Señor segunda opinión: el método científico se basa en la reproducibilidad y la refutabilidad. Si los SYSADOA son tan estupendos, tranquilos, que se reproducirán los estudios y no se refutarán los efectos.

Y como parece que no lo son... tranquilos de nuevo. Pueden llamarlos "cápsulas de estracto de aleta de tiburón peregrino zurdo" y venderlo en los herbolarios mientras insisten en la ceguera de la medicina tradicional. O, mejor, vendan agua azucarada y llámenla "preparado homeopático de aleta de tiburón". Ganarán aún más dinero! (de nada)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Esther Samper

"Shora" (Esther Samper) es médica y divulgadora científica especializada en temas de salud. Su principal objetivo: acercar la medicina a todos los públicos y en todas sus formas (avances médicos, consejos de salud, tratamientos, prevención...).

Archivo

junio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal