La Doctora Shora

La Doctora Shora

Un espacio en donde la medicina se asoma en sus múltiples formas: Para asombrarnos con sus maravillas, para concienciarnos con sus limitaciones, para aprender con sus descubrimientos y para cuidarnos con sus conocimientos. Porque si la salud es lo más importante, conocer las herramientas con las que podemos mantenerla es indispensable.

La batalla sanitaria contra los refrescos azucarados

Por: | 12 de marzo de 2013

Bebidas azucaradasDurante mucho tiempo, las sociedades occidentales han restringido la percepción de la "comida basura" a aquello que se comía y contenía una elevada proporción de azúcares, grasas, sal y/o calorías. En esta categoría, por tanto, se encasillaban a las hamburguesas, las pizzas, las patatas fritas, los dulces... Los refrescos azucarados, sin embargo, solían escapar de esta desagradable visión e, incluso, determinadas marcas asociaban (y siguen asociando) su consumo con la felicidad y la juventud. Así, mientras tomar hamburguesas o pizzas todos los días podía verse como una aberración alimentaria, tomar refrescos diariamente como si se tratara de agua no resultaba, a los ojos de la sociedad, tan dramático.

De esta forma, mientras se tomaban diversas medidas políticas y sanitarias dirigidas principalmente a reducir el consumo de comida basura (mediante impuestos adicionales o con campañas informativas sobre las consecuencias para la salud de su ingesta excesiva), las bebidas azucaradas a menudo quedaban libres de este estigma (No siempre. Por ejemplo, en España en el año 2011, se aplicó una ley para restringir la venta de bollería y refrescos en los colegios).

 

No obstante, esta percepción de la sociedad sobre los refrescos azucarados está cambiando drásticamente y en muy poco tiempo. Varios han sido los factores que están llevando a este cambio de mentalidad, pero uno de los principales ha sido el aumento de estudios científicos médicos sobre los efectos de las bebidas azucaradas en la población consumidora. El estudio científico más reciente sobre el asunto ha sido uno observacional sobre 43.000 varones (al no ser un ensayo clínico, tiene sus limitaciones). En el Nutricionista de la General detallan y explican muy bien los detalles del mismo:

Las conclusiones son demoledoras: Un mayor consumo de bebidas a azucaradas (es decir, las que aportan azúcar, y no así las que contienen edulcorantes acalóricos) se asoció con un riesgo mayor de padecimiento de enfermedades coronarias. De igual forma, el consumo de bebidas con azúcar también se asoció con peores analíticas sanguíneas en relación con el perfil lipídico, factores inflamatorios y la leptina (una hormona relacionada con el control del apetito).

Estos datos tienen sentido con respecto a los resultados obtenidos en otros muchos estudios y ensayos clínicos en los que se han analizado los efectos del consumo de bebidas azucaradas sobre la obesidad, la diabetes, el síndrome metabólicola gota y las enfermedades cardiovasculares, además de estudiar también los beneficios para la salud que implica evitar su consumo.

Por citar algunos estudios y así observar una panorámica general: Se ha observado que la sustitución de refrescos azucarados por bebidas no calóricas (como el agua) en niños favorece la pérdida de peso y disminuye el porcentaje de grasa corporal. Y viceversa: también se ha comprobado en niños que el consumo de refrescos azucarados se asocia a la obesidad. Además, la ingesta frecuente de bebidas azucaradas se asocia a diabetes tipo 2 y síndrome metabólico así como a la obesidad y la gota, tanto en hombres como en mujeres.

Para más información, la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard ha puesto, a disposición de todo el mundo y de forma muy comprensible (para quién sepa inglés), los datos científicos sobre las bebidas azucaradas y su relación con ciertas enfermedades en: Información sobre las bebidas azucaradas y la obesidad.

Aunque está muy claro que el consumo de refrescos azucarados se asocia a la obesidad, no hay que caer en un discurso simplista. La obesidad tiene múltiples causas más allá de los refrescos, como la ingesta excesiva de comida (sea del tipo que sea), un estilo de vida sedentario y el éxito de la comida rica en grasas y azúcares. Y hay que actuar sobre todas ellas, sin ignorar ninguna. Por eso, es una buena noticia que ahora se estén llevando a cabo diversas medidas de concienciación sobre las bebidas azucaradas (un factor que había sido bastante ignorado) para informar de lo que son en realidad: caramelos líquidos que deberían tomarse puntualmente y que nutricionalmente no son nada recomendables. ¿Por qué? Basta una imagen para darse cuenta de ello:

Cocacola

O, si aún así no fuera suficiente, 3 vídeos con un mensaje muy claro para concienciar a la población sobre su consumo. El primero es una campaña contra las bebidas azucaradas en Australia:

 

El segundo, un famoso corto con osos polares (en referencia a la famosa mascota de Coca-Cola) dónde se evidencian los peligros de la ingesta frecuente de bebidas azucaradas:

 

El tercero, una campaña del Gobierno de la ciudad de Nueva York:

 

La batalla sanitaria contra los refrescos azucarados no ha terminado ahí. Como detallan en "Guerra a los refrescos", las medidas están yendo mucho más allá en varios países, al aumentar los impuestos de este tipo de bebidas, limitar su publicidad en eventos deportivos o reducir el volumen de los envases (aunque algunas no prosperan: en Nueva York, un juez ha bloqueado, de momento, la prohibición de la venta de bebidas XL). Aquí también tenemos un ejemplo cercano y reciente de medidas contra estas bebidas:  la Generalitat de Cataluña ha anunciado que estudiaba añadir una tasa a los refrescos azucarados. Algo que, por supuesto, no ha sentado nada bien a Coca-Cola y Pepsi, que han respondido movilizando a la embajada estadounidense. 

¿Y qué hace una empresa de bebidas azucaradas cuándo llega este chaparrón sanitario alertando sobre su consumo? Aparentar que se preocupa por la salud de sus consumidores (ningún obeso en el vídeo bebiendo refrescos, por supuesto):

 

Fotografía: Sodas de Wikimedia Commons

Hay 35 Comentarios

Creo que el problema no es si es bueno o malo tal o tal cosa. El problema son los hábitos alimenticios que tengamos... Por ejemplo, a la hora de comer (cinco veces al día) lo más saludable es beber agua. Tan difícil es de comprender !!! Otra cosa es que nos apetezca beber otra cosa... cerveza, vino, cocacola... todo estará bien mientras no abusemos y no sustituyamos siempre el beber agua por estas otras bebidas...
Veo muchos opinando sobre nutrición... por favor no hablen sobre tópicos, mejor infórmense bien...les va la salud en ello...

a su mecha tdas las personas toman agua azucarada los niños son los mas

Jum: Como suele suceder con muchos aditivos alimentarios, existe una paranoia irracional con la sucralosa. Los estudios científicos realizados para evaluarlo confirman su seguridad para uso alimentario. Si bien es cierto que puede existir algún estudio que proponga cierto riesgo para la salud, éstos poseen fallos importantes en la metodología. Por si quieres leer bibliiografía científica al respecto, aquí hay bastantes fuentes:

http://www.sucralose-org.co.uk/experts/

Se habla ahora mucho de la sucralosa y uno no sabe qué creer y qué no porque la información está muy fragmentada y los intereses muy divididos... ¿Alguna información sobre esto?

Me ha gustado el artículo, muchas gracias :)

LA Cola si, la Coca no...

Ver como las colas estan perdiendo clientes y son rechazadas en BOLIVIA por el gobierno de EVO MORALES http://ernesto-consultoria.blogspot.com/2013/02/las-colas-en-caida-por-crisis-economia.html

El debate de las prohibiciones tiene un sinfín de matices. Yo creo que debe haber algún control sobre la industria, pues una buena parte de la sociedad es refractaria a los consejos sobre nutrición. La industria sabe que el azúcar y la sal son adictivos y se aprovecha de ello para vender sus productos. El problema es que ellos producen en función de la demanda. Por poner un ejemplo, yo vivo en Brasil y he dejado de comprar jamón cocido porque la industria lo produce exclusivamente con una cantidad de sal disparatada. Es un problema que preocupa al gobierno, el cual está intentando alcanzar acuerdos con la industria para ir reduciendo poco a poco la sal de los alimentos. Pero tendrá que enfrentarse a la sociedad, habituada al exceso de sal y azúcar.

Estos debates no existen, son alimentados por los periódicos para vender tonterías y polémicas. Con estas premisas absurdas (científicos diciendo obviedades, estudioso pringosos e intereses creados) mañana prohibirán el chocolate, las empanadas gallegas, los calendarios de Adviento o las cocas de San Juan; el arroz con leche o el bienmesabe canario tienen mucha más azúcar y nadie se fija en ellos. Un montón de chorradas para esconder la realidad: que la gente es incapaz de pensar por sí misma o de tener un mínimo sentido común y que la educación nutricional es tan inexistente como necesaria.

Las bebidas de este tipo no deben ser prohibidas sino que depende de cada persona regular su consumo. Esa es la clave. El saber medir las cantidades ingeridas. Si se sobrepasan, las consecuencias para la salud pueden ser múltiples como diabetes, problemas cardiacos, etc. (Pueden consultar síntomas en http://www.ESAGIL.ORG y comparar las posibles enfermedades.

El sentido comun no lo dan por ley. Elsentido comun dice que dejes de darle a tu hijo cualquier cosa que no sea agua en las comidas, que dejes de comprar y beber cocacolas como si no hubiera un mañana, el sentido comun dice que , si , el sabado te tomas un refresco, no te pasara nada. Y todo esto, no lo da ninguna ley, ni ninguna restriccion..ni ningun impuesto...porque es de logica y eso...sentido comun!

Son datos totalmente fiables y exactos. Lo han de ser por ley.

Lo siento, pero la tabla que pones tiene la misma credibilidad que la etiqueta de las albóndigas del Ikea

LAs calorias del jamón....http://caloriecount.about.com/calories-wegmans-serrano-ham-deli-i93062 ( Yo no estoy en contra del jamón, datos son datos).

Bruno,- El azucar no produce edema, ni en los tobillos ni en ningún otro sitio.

Querido-a cocinar.....- Bebo poquísima Coca Cola y como poquisimas hamburguesas o pizza, pero te equivocas. Lo de el jamón es un cuento chauvinista que se ha inventado la industria del jamón. La realidad es que el jamón, como la Coca Cola, si se toma en cantidades muy pequeñas no es muy perjudicial, pero en cantidades mayores, es todavía peor que la Coca Cola. La cantidad enorme de sal que tiene es totamente nociva, y tienen mucha grasa, saturada, animal, aparte delas calorias, que si acaso es lo de menos. Si he de elegir entre jamón y Coca Cola, eligiré casi siempre el jamón, pero porque me gusta, no porque sea más sano. No lo es.

No hace mucho tiempo llegó hasta mi una frase que creo
compendía la idea: AZUCAR. "El dulce veneno". Y a mi me produce edemas en los tobillos de manera inmediata.La temo más que a la sal.

Carlos: Gracias pero no estoy interesada en entrar en dicha base de datos. Saludos.

Querido Ramón, me parece incomprensible tu cruzada antijamónica, por llamarla de alguna manera. Y no digo que el jamón sea la bomba nutricional pero la comparación con la cocacola no admite discusión. Si es cierto que el jamón malo contiene mucho sodio, pero a cambio, al estar poco curado contiene mucha agua, lo cual rebaja su contenido calórico a unas 150 kcal/100gr, el jamón bueno contiene mucha menos sal y mayor contenido calórico (unas 375 kcal) pero si que tiene virtudes nutricionales, un aporte grande de proteínas de alta calidad, un aporte de minerales adecuadi, ácidos grasos insaturados en su mayoría y muchas vitaminas del grupo B.
La coca cola sólo aporta calorías, es obvio que a ti te encanta, pero la realidad es a veces tozuda, sólo aporta calorías, ninguna función.

Hola Esther, le escribo de una agencia de comunicación y me gustaría añadirla en nuestra base de datos para futuros temas de salud. Puede responderme a cmunoz@lateralmente.es Muchas gracias!

Es cierto, el jamón no se puede comparar con la Coca Cola ( en materia de nutrición), en jamón es si cabe mucho más dañino para la salud debido a la cantidad enorme de sal que contiene.

Comparar el jamón serrano con la cocacola ofende, la nutrición, señores, es mucho más que las calorías.

Trurl: Sí, al escribir el artículo he leído el asunto de las bebidas light con edulcorantes no calóricos. No lo he querido tocar por no expandir mucho el post, pero mi idea es tocar el tema de forma exclusiva y con más profundidad en un futuro.

Jajaja, que Coca-Cola ponga en un anuncio a un obeso bebiendo Coca-Cola es como que Bankia ponga en un anuncio a un abuelito firmando una preferente. Sería un humor muy al estilo de Monty Phyton (pero serían verídicos).

Antonio_E_B: Si estás preocupado por el aspartamo, mejor que ni te acerques a las manzanas ni a otras muchas verduras y frutas: http://bit.ly/YGxceJ

Basta de paranoias y miedos injustificados.

LO que dije antes era a cuento de que mucha gente considera comida basura a las hamburguesas, pizza, etc, sin darse cuenta que un bocadillo de jamon , de chorizo, o unas longanizas fritas, o tortilla de patatas no son mejor en absoluto, y se presentan frecuentemente como maravillas nutritivas, cosa muy lejos de la realidad.

Todas la grasas no son perjudiciales, pero las de cerdo, y la del jamon en concreto si lo son. Las que no son perjudiciales ( como todo si no se toman en gran moderacion, pero en ese caso tampoco las hamburguesas no son perjudiciales), incluso son cardioprotectoras son las procedentes de algunos tipos de pescado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Esther Samper

"Shora" (Esther Samper) es médica y divulgadora científica especializada en temas de salud. Su principal objetivo: acercar la medicina a todos los públicos y en todas sus formas (avances médicos, consejos de salud, tratamientos, prevención...).

Archivo

junio 2013

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal