La novia de papá

15 ene 2011

Congeladores

Por: Paloma Bravo

Nevera-retro-Smeg

 

El otro día, en un post llamado "Buen rollo, buen sushi, buen sexo", hablaba de meter nombres en el congelador, y varios tíos me escribieron con inquietud.

"¿Qué demonios es eso? ¿Qué efectos tiene?"

Tranquilos, que no es una práctica sexual ni se hace con la mala baba del vudú.

Que conste, además, que a mí me la enseñó un hombre, Manolo (claro que él la aprendió de Marta, pero eso es otra historia).

Meter nombres en el congelador es, literalmente, eso: escribir en un papelito el nombre de alguien que te hace daño o (y éste el el síntoma de que es inocuo) crees que puede llegar a hacértelo, doblarlo bien y meterlo en un vasito pequeño dentro del congelador.

No es mal de ojo, no, es simplemente "congelar", paralizar el potencial nocivo del tipo/a en cuestión. Porque lo explica bien el diccionario:

Congelar es "detener un proceso o una actividad por tiempo indefinido". Detener el daño que te puedan hacer.

Yo, por ejemplo, tengo a Pablo, mi novio, y él lo sabe. No por nada, sino porque le quiero y por eso puede hacerme daño. Pero su nombre lleva poco tiempo.

Desde hace años, mi congelador arrastra gente más diversa:

  • Mi cuñado el gurú. Porque sí.
  • Exmaridos, exnovios, expretendientes. Todos los que no han querido tener la fiesta en paz.
  • Exjefa number 1. Porque me dijo que yo era demasiado inteligente e intentó mutilarme el cerebro.
  • Exjefa number 2. Porque soy más delgada que ella y no me lo perdonaba.
  • Subordinado trepa. Un enchufado al que no puedo echar y que sé que ya ha redecorado mentalmente mi despacho.
  • Colega number 1. El típico que hay en todas las empresas. El que no trabaja y dedica su vida a tocar las pelotas, pasillo arriba, pasillo abajo.
  • Colega number 2. Similar, pero algo más listo y algo más ansioso.
  • La canguro. Por si me deja tirada.
  • Una amiga de mi madre. Porque sí.
  • Mi amigo M. Porque no me deja escribir tacos y eso me paraliza. Quiero que sepa lo que se siente en stand by.

Y más. En mi congelador hay más nombres que cubitos de hielo.

Probadlo. No sirve de nada, pero tranquiliza: es un placebo consciente y, como tal, tiene la ventaja de saber que has identificado un problema potencial y que te estás ocupando de él.

O que lo estás delegando en tu congelador.

Eso sí, hay que acordarse cuando tienes invitados: es mejor que vayas tú a por hielo, que nadie se encuentre tu listado y te toque dar explicaciones.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 16 Comentarios

Thanks for taking the time to write that, I found it very educational. If you get a chance you should visit my site as well. I hope you have a great day!

Hola! Amigos y amantes de la cocina; los invito a nuestro canal de cocina fácil y rápida.

Para este mes WOK DE POLLO CON VEGETALES Y FRUTAS.

http://www.youtube.com/user/alodelety#p/u/0/gBskrhsXbGI

Visiten en Youtube ALODELETY

DUDAR es de sabios: ¿Te queda sitio en tu congelador para la comida? Ya sabes, para darle el uso habitual de lo que se entiende y lo que es, un congelador.
Otra cosa, ¿no debería, el sujeto en cuestión, saber que, a modo de tinta y papel, se encuentra a cero grados de forma indefinida? Y si lo supiera, ¿crees que esto tendría algún efecto real, vía comportamiento desviado (enténdeme) del que es su habitual?
Más que detener, con esta búsqueda del cero absoluto ¿no estarás perpetuando las malas intenciones hacia tí?

"Las cosas que se meten al congelador son para enfriar o congelar relaciones o alejar ,nunca para acercar a nadie
Tengan cuidado con los hechizos que hacen la magia no es un juego".

Prometo no escribir otro comentario "sangrón"... tengo frío... ¡sáquenme!... ¿please?

:):):) Importante lo de no dejar que nadie abra tu congelador, puede ser tremendo.

Me ha gustado eso de delegar en el congelador ese conflicto. No se trata de obviarlo, sino que sabemos que alguien se ocupa de ello: el congelador.

El aire fresco siempre viene bien. Además, no decian que era buenisimo para la piel? quizá estemos dejando a nuestros "enemigos" un cutis de escandalo!

Te superas cada dia.

mateaaaa, no me digas que es por eso que antes no te podía ni ver y ahora no hago más que pensar en tí, por eso me hablabas maravillas de las abejas, de lo sana que era la miel?

Pues se parece a una técnica que aprendí...
En un vaso de miel, poner el papelito de la persona a la que quieres "endulzar", enamorar...

Ya veo que nadie coge el guante, seré más explícito: con tanta gente que poneís en el congelador ¿no haría falta un ejercicio de autocrítica y pensar que a lo peor sois vosotros mismos los que lo mereceís? Un principio que siempre sigo es preguntarme que si alguien no acaba de gustarme es mi problema mas que otra cosa. Por eso mi congelador sólo tiene las cosas para las que ha sido diseñado y no ahuyenta los malos espíritus. También vale para Susanita, con la que, francamente le diría que estoy mas cómodo sin su compañía. Tan simple, tan fácil.

Yo acabo de hacer un pause en mis estudios de francés (por eso de que estoy de Erasmus en Bélgica) y me he puesto a escribir nombres de gente y a meterlos en la nevera. El problema es que, si sigo a este ritmo, creo que tendré que comprarme otro bote más grande o hacer los papeles más pequeños.
O... Tal vez sea mejor esperar a que esté lleno y quemarlos. No dicen que el fuego purifica?

PD: Me encanta tu blog Paloma. Todavía no he podido comprar tu libro porque estoy de Erasmus y, creo, que hasta aquí no llega. Aún así, todos los días me levanto leyéndolo para coger con humor y ganas el día.

Yo soy como tu 2a generación: Estudio periodismo, soy hijo de padres divorciados con respectivas parejas cada uno (a las que adoro) y con 3 hermanos a los que quiero con locura (1 de sangre y 2 no).

a algunos de esos papelitos creo q convendria mas tirarlos al retrete y darle a la bomba.......

Acabo de meter en el congelador el nombre de mi ex, a Endesa, al presidente de mi comunidad de vecinos, al banco Santander, a tres jueces, etc. etc. etc. pero ya los estoy sacando... justo fue terminar de colocar los nombres en la cubitera y se ha fundido la bombilla de la nevera. Ahora cuando abro la nevera no veo lo que hay dentro... quizás eso sea bueno pero a mi me ha acojonado.

Gracias por la explicación.
Acabo de meter cinco nombres en el congelador. No sé si prefiero que el invento funcione o no, pues si funciona, mucho me temo que el mal rollo de algunos nombres hará que se estropee el frigorífico, o me eche a perder los alimentos que guardo junto a ellos.

voy a probar,
a ver qué tal...

Y yo que creía ser de las originales; los mios estan dentro de limones tambien en el congelador. Es supersticion, pero la tranquilidad de espiritu que te permite seguir con tu vida sin "preocupaciones extras"

Oye y ¿qué pasa si pones tu propio nombre en el congelador?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal