La novia de papá

18 ene 2011

¿Por qué tener un hijo?

Por: Paloma Bravo

 

Interrogacion

El otro día estaba leyendo el brutal retrato que hace Pilar Donoso de su padre, José Donoso, en "Correr el tupido velo".

"Cuando María Pilar quería tanto tener una niña (...) le pregunté por qué (...).'Para que así nunca puedas dejarme'". 

Eso le explica el padre a la hija. Eso decía la madre. Mal.

Pero tampoco es la peor respuesta a la pregunta del título. A continuación una breve muestra de otras (vistas y oídas, nada inventadas):

  • Porque crees que la continuidad de tus genes es imprescindible para la humanidad.
  • Porque no se te levanta con preservativo.
  • Porque no quieres estar solo.
  • Porque quieres alguien a quien querer incondicionalmente.
  • Porque quieres alguien que te quiera incondicionalmente.
  • Porque es una forma de vida (véase el caso de aquella jovencita que se tragó el semen de un famoso tenista para luego poder introducírselo y gestar un bebé de ADN millonario, qué inocente y qué maja).
  • Porque toca.
  • Por presión social.
  • Por tu familia.

Yo no sé cuáles son las motivaciones correctas, no tengo ni idea, pero éstas de arriba no lo parecen.

Creo, además, que es más complicado cuando uno de los dos ya tiene hijos.

Por si le sirve a alguien, y por no escaquearme de la respuesta, adjunto el capítulo de "La novia de papá" en que Sol (o sea, yo) se rinde a Pablo: el no querer negar algo importante a la persona a la que quieres (y que sí lo tiene bien argumentado) puede ser una razón más que suficiente.

La segunda quincena de agosto, tras dejar a las niñas en el autobús del campamento, es exactamente lo que uno entiende por verano: la foto de una pareja sonriente, tostada, pecosa y con granitos de arena en el pelo. Estamos en una isla secreta; la nuestra. La segunda quincena de agosto es también la prueba de que la teoría de Pablo funciona: “la mitad de la semana soy padre, la otra mitad…”. La otra mitad yo disfruto de la vida en pareja y no echo de menos nada ni nadie. Tengo a Pablo, lo tengo todo.

Suena cursi y exagerado. Lo es. Porque, puestos a tener, también tenemos alguna bronca y grandes discusiones.

Pablo quiere tener un hijo. Y, por decirlo todo, quiere tener un hijo mío. “Si mezclamos tus genes con los míos, nos sale un genio”. Se descojona pero ha dicho la palabra clave y, no, no es “genio”, es “genes”: Pablo quiere tener un hijo biológico conmigo. Y yo no quiero. O sea, yo prefiero adoptar un niño.

“¿Por qué adoptar? No lo entiendo”.

“Te lo he explicado mil veces: yo no sé si seré buena madre, lo bastante buena como para justificar un nacimiento. Pero estoy segura de que para cualquier huérfano etíope seré mejor que lo que tiene”.

“Eso es ingenuidad o, peor, demagogia. Y no te pega”.

“Quizá”, intento quitármelo de encima con una concesión perezosa.

“Y creo que es peor, que es una excusa, que lo que pasa es que no quieres ser madre. Que ya tienes bastante, que te sobramos incluso. Por eso necesitas tanta soledad, por eso no viniste con nosotros de vacaciones, por eso siempre estás a punto de irte”.

Sí, sí. Parece que no, pero a veces las cosas se me ponen serias. A veces, mi ironía, mi aparente desapego, hacen daño a la gente que quiero. Y Pablo sigue dolido:

“Igual hasta te crees de verdad que lo que quiero es un genio y se lo cuentas así a tus amigos. Y no. Lo que quiero es tenerte conmigo siempre, cuidarte, verte engordar y hacer crecer un niño, y saber que es nuestro, de los dos, de la mujer que quiero; educarlo contigo, compartirlo contigo, compartirlo con Eva y con Teresa. Yo lo que quiero es quererte y querer a tu hijo, a nuestro hijo, y que mis hijas quieran a tu hijo, a nuestro hijo. Y querernos todos. Querernos. Querernos. Seguirnos queriendo”.

El discurso de Pablo es maravilloso e incontestable. Sin embargo, yo contesto:

“Pero eso, de alguna manera, ya lo hacemos con Eva y con Teresa”.

“No. No lo he hecho contigo desde el principio. No he tenido  complicidad, risas y amor por encima de un bebé”.

“Te estás poniendo cursi”.

“Me estoy poniendo sincero”.

Silencio.

- “Y tú, como siempre que no quieres escuchar, te estás pasando de sarcástica”.

Eso es una señal tácita entre nosotros: Pablo tiene un medidor de sarcasmo que me saca de vez en cuando, como una tarjeta roja. Él sabe que es mi mecanismo de defensa, pero hay veces que no lo tolera. Y, en este caso, con razón.

Poco a poco, playa a playa, noche a noche, renuncio. Primero, a la adopción. Renuncia obvia, claro, porque yo lo ofrecía como solución de compromiso y, si Pablo no quiere adoptar, yo no le puedo obligar.

“Rotundamente no. No quiero adoptar”.

Reconozco que me da envidia su seguridad. Yo no la siento, y por ahí es por donde Pablo abre una brecha:

“¿Y por qué no? ¿Por qué no tener un hijo?”

Me entrego a la dialéctica contra mí misma con un millón de argumentos, desde los infantiles y dramáticos (“¡Oh…! Pero él nunca querrá a un tercer hijo como a las dos primeras, siempre será un niño de segunda…”) a los logísticos y meramente procastinadores (“laboralmente es el peor momento, y, en casa, aún estoy adaptándome a mi rol y a esa invasión”).  Ninguna de mis teorías es letal. Ninguna mata el proyecto.

“¿Por qué no?”, me ha preguntado Pablo. Me acuerdo de mi amigo Alonso, que no quería tener hijos pero adoraba a su mujer. “La quiero tanto que no puedo negarle algo que para ella es importante”. El niño de Alonso tiene seis años y yo he tardado otros seis en entenderle. Básicamente, y ya me rindo, no encuentro ninguna razón para decirle que no.

Con mucha playa aún por delante, se lo confieso. “Vale. ¿Por qué no?”. Pero, vamos, que se acaba la discusión y, como siempre en esta vida, no se acaba la película: ahora tenemos que hacer el amor, y hacer otras cosas, y esperar, y ser felices, y ser infelices, y discutir entre nosotros, y discutir con Eva y con Teresa, y reírnos los cuatro, y trabajar, y soñar con la primitiva… Vamos, lo normal.

Pero podemos permitirnos empezar por un atardecer en nuestra cala favorita.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 76 Comentarios

Yo estoy con Vicky... "La verdad es que cuando la atracción sexual disminuye o acaba, la pareja se va a paseo y, en ese momento..." ya no importa nada. Paloma... ves posible ponerme en contacto con Vicky? me gustaría ampliar este tema con ella... No quiero usurpar tu blog pero no sé cómo escribirte a ti directamente así es que si es posible, te agradecería le dieras mi correo.

no quiero niños..nunca los he querido...
mi novio (de el que estoy locamente enamorada) es padre y yo acepté empezar con él creyendo que podría llevarlo bien pero no...lo llevo fatal... para mi es un estorbo por que no decirlo... él pensaba como yo antes de que su ex novia tuvo la idea de quedarse preñada(engañándolo) para retenerlo y después de que él le dijera que no quería niños ella le dijo que lo iba a tener dijera lo que dijera.... ahora como es normal quiere a la niña pero yo no la soporto.... el momento más feliz para mi es cuando se va con su madre....
He leído en mensajes anteriores que al adoptar puedes demostrar el mismo amor que si fuera bioógico...pues me acaba de resolver la incógnita..... no podría ser madre de ninguna manera pues no soy capaz de querer a la hija de la persona que mas quiero....

Aunque sea con una semana de retraso...:-)

En mi caso lo importante es econtrar a alguien con quien caminar por la vida, con quien compartir y compartirme...En este caso llegaría un momento en el que, de manera natural, dejaríamos de tomar "precauciones" y los hijos, si vinieran, serían bienvenidos, y si no vinieran, tampoco se les echaría de menos...

Creo que es importante que la persona que va a venir, que no tiene culpa de nada, que ni siquiera ha llamado para ser concebida, sea cuando menos bien recibida...Creo que es fundamental que llegue a una casa donde haya dos personas que se quieran entre sí...

Nada más...¡enhorabuena por el blog!

Gracias, JuanH!

¿Sabes Paloma?
Te me pareces mucho a un buena amiga. Ese sarcasmo, el don de la palabra, esa enorme creatividad. No sé, me ces bien. Me gusta el modo en que afrentas los problemas, las decisiones, cada página. No sé si tus (escomplicado el uso de los posesivos en este blog, Paloma, Sol, otra...) motivos son los mejores motivos, pero me parece que entiendo perfectamente los de Pablo.

70 comentarios!!!!!!!! es todo un record!!!

sansol, ¿es mi escritura, o tu lectura? Mándale un e-mail a Ana Rosa, a ver si ella te lo aclara...

Irene, si no fuera un vitalista sin remedio, te recomiendaría el suicidio: es el método más rápido para la consecución de tus planes (no dejar más pisadas), y acabar con esa angustia que te sume en la vergüenza por el género humano, del que te recuerdo formas parte.

El argumento de adoptar porque no sabes si seras suficientemente buena madre como para justificar un nacimiento yo tambien lo he pensado alguna vez, pero me he dado cuenta de que tiene un fallo, y es que al niño al que adoptas lo podria haber adoptado alguien mejor. Los niños adoptados tambien merecen la mejor madre posible, asi que la unica solucion que veo es comprometerse honestamente a ser la mejor madre que una pueda.

¿Para qué crear más "individuos" como nosotros? Me avergüenzo de la raza humana, y no quisiera contribuir a que en este mundo continuaran mis pisadas durante generaciones.

Depaso, quizas tendras que aprender tu a escribir, pq. por mas que releo tu comentario más absurdo lo veo ;)

Adrianna said:
"Prefiero satisfacer mis carencias personales intentando mejorar día a día, con esfuerzo, y no moldeando un ser humano desde cero.
No, no quiero vivir para mis hijos ni que ellos vivan para mí. Quizá sea una egoísta, yo creo ser realista."

Tu falta de fé en la genética desvela parte de tus taras, y por cómo escribes no debieras, dado que denotas que no son intelectuales. Aplícate un principio de construcción familiar en tecnocracia, y fomenta la mejora y perpetuación de la especie, o se te comerá Belén Esteban por los pies, y tu jubilación a tomar por culo.

Al personaje de ficción Sol, ¿se le ha ocurrido que el personaje de ficción Pablo es un gilipollas que se engaña a si mismo?. Seguro que en su día le dijo lo mismo, porque es su estilo baboso, al personaje de ficción Primera Pareja y, tal como van las cosas, se lo dirá a los hipotéticos personajes de ficción Tercera Pareja y Parejas Sucesivas. La verdad es que cuando la atracción sexual disminuye o acaba, la pareja se va a paseo y, en ese momento, ni los Pablos ni las Soles tienen en cuenta lo que les gustaría a las Evas, las Teresas y al resto de esos niños que querían compartir desde el polvo hasta la licenciatura con la persona con la que creían que pasarían el resto de su vida. Y eso mismo harán las Evas, las Teresas y demás cuando sean adultos y pasen por el mismo trance.

Publicado por: eme | 19/01/2011 11:14:29

eme, mi novia piensa exactamente igual que tú.
Yo nunca lo he tenido muy claro, pero soy de los que nunca tienen nada claro.
Me ha gustado mucho tu comentario, sobre todo la última parte.

La mejor respuesta, la de Rosalina: POR AMOR.
Si, renuncias a cosas por ellos, pero ganas tantas otras... Al fin y al cabo, en la vida estamos constantemente renunciando a cosas: renuncié a jugar con muñecas, renuncié a salir con mis amigas todos los fines de semana porque me habia echado novio, renuncié a muchas cosas porque tenia que estudiar, y despues porque tenia que trabajar...
A mi tampoco se me ha caido nunca la baba con los niños, ni falta que hace, se me cae con la mia y me basta.
Creo que hay que tener hijos porque de repente sientes que quieres tenerlos, es algo que se siente, se tiene, el reloj biologico?? pues puede ser...
Lo que si os aseguro es que ser madre y haber parido a mi hija es lo mas maravilloso que he hecho en mi vida.

a! y egoistas somos un poco todos, los de los niños y los que no....mientras no sea patológico, es comprensible :)

Pues yo hace poco que soy madre y estoy contenísima. Mi niña es muy maja y esta siempre feliz. Cada mañana tengo ganas de verla la cara. Nos hace felices, simplemente. Pero entiendo quien no quiera ser madre. Ahora lo entiendo más que antes de ser madre...son muchas renuncias a tu individualidad, ya para toda la vida. Yo no lo cambio, pero es normal que no todos quieran vivir esa experiencia.

No quiero tener hijos, y sé muy bien porqué: porque no soy de las que se queda embobada cada vez que ve un bebé y a la que todos le parecen guapísimos y riquísimos, porque tampoco me gustan mucho los niños y porque un embarazo y un parto son cosas que me dan mucho miedo y hasta asco. Sí, asco, ya sé que son cosas naturales, pero me dan asco, al fin y al cabo a mucha gente le da asco la regla y también es un suceso natural y mucho más frecuente.

Como motivos menos materiales, me da mucho miedo educar a nadie, quién soy yo para decirle a nadie lo que tiene que hacer, pensar y decir. Y ojo, que soy una persona que opina mucho, y probablemente demasiado, pero con mis amigos, que ya son gente formada y con sus propias opiniones. No me gustaría influir constantemente en la forma de pensar de alguien, pero me temo que eso es una consecuencia de educar. Por otra parte, la última situación en la que me quiero ver en esta vida es haciendo las mismas cosas que en su día les critiqué a mis padres, porque sé que las critiqué por algo, y sé que tener hijos es la manera más fácil, y no, tampoco voy a tenerlos para demostrarme a mí misma que seré capaz de hacerlo de otra forma, de mi forma.

Odio que utilicen el argumento de los genes, de la mezcla de genes, de lo maravilloso que saldría, porque me suena a chantaje emocional.

Pero todavía odio más cuando me llaman egoísta por no quererlos y acto seguido me dicen: ¿y quién te va a cuidar cuando seas mayor?

¿Es egoista la persona que decide no tener hijos para poderse dedicar completamente a encontrar la cura de una enfermedad grave?
¿Es egoista la persona que decide no tener hijos para poder dedicar todo su tiempo a ayudar a otras personas?
¿No es más egoista la madre que fuma durante el embarazo?

Para saber si una persona es egoísta o no es necesario analizar más aspectos de su vida no solo la decisión de tener hijos o no.

Porque verle a él con sus hijas me hace desear que compartamos esos sentimientos que a veces me resultan tan ajenos...aunque cada vez menos.

pregunta: que hay en esta vida que pueda ser más compartido en todos los aspectos - y digo pueda a pesar de que excepciones, desgraciadamente confirmen la regla- por dos personas que se aman que un hijo? no, nada egoísta, todo lo contrario. De dos se hacen tres, o cuatro, o cinco, ............. maravilloso. Quien no tiene no puede entender.

¿Para que tener un hijo si luego cuando entren en páginas xx y otra x no hay quien les saque de ahí?

YO mismo me he enganchado a:

http://pechitos.blogspot.com/

POR AMOR

Motivos para todos los gustos.
Pero es cosa seria amigos.

Perogrullo diría que una cosa es decidir si tienes hijos y cosa distinta tenerlos. Una vez que esa cosita pequeña y rosada da su primer berrido en esta vida... lo que pensabas sobre su llegada, sobre los pros y los contras de tenerlo, dejan de tener sentido ante su mágica presencia.

BINGO!!!, => "Leyendo el blog. ¿por qué la mayoría de las mujeres defienden el no tener hijos y la mayoria de los hombres el tenerlos?

Publicado por: Luis | 18/01/2011 16:57"

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal