La novia de papá

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

16 jun 2011

Amores básicos

Por: Paloma Bravo

Abuelo-y-su-nieta

(La foto es de aquí).

 

Debe haber sido la luna. Porque las historias vuestras que acaban llegando al blog han sido casi siempre de abandonos, desengaños, infidelidades y demás, pero hoy no: hoy son dos historias en una y las dos de amor del bueno, del que no acaba bien porque sigue maravillosamente. 

Bueno, luna o no luna, aquí va la historia de Mayte.

Mayte me habla de amor y yo me identifico porque empieza hablando de su primer amor, el básico, y coincide con el mío: para ella, su abuelo; para mí, mi abuela. Yo no estoy preparada para compartirla, porque mi abuela fue todo y más. Mayte, sin embargo, es más generosa:

Mi abuelo materno falleció hace ahora un año. Él fue quien me enseñó a dibujar y a disfrutar de la lectura y de la vida.

Su mujer, mi abuela, tiene alzheimer desde hace cuatro años y él pasó los tres primeros sin apartarse de su lado, igual que había estado con ella los cincuenta años anteriores. En enero de 2010 entraron en una residencia preciosa y él andaba ilusionado: por fin podrían estar juntos con la tranquilidad de saber que ella iba a estar perfectamente atendida. Además, hizo varios amigos y salía a pasear cada día.

Pero esta felicidad poco exigente no le duró: a los tres meses de entrar, salió al hospital y ya no volvió. Y aún así yo creo que tuvo suerte, que tuvimos suerte: yo era su nieta favorita y justo conocí a mi novia medio año antes de que él muriera. Ella es médico y mi abuelo la adoraba.

No hizo falta una explicación, ningún tipo de 'outing': mi abuelo sabía querer y sabía quererme. Por eso quiso a mi chica. El otro día soñé con él y pude contarle que Sandra y yo somos muy felices juntas, que nos vamos a casar. Mi abuelo sonreía en el sueño como en la vida real.

Empecé diciendo que me enseñó a dibujar; ahora sé que también me enseñó a querer, a quererme, a ser feliz.

 

P.D.: a Maite le mando la novela, claro.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 jun 2011

Autoengaño

Por: Paloma Bravo

Elefantes-1

(La ilustración la he encontrado aquí).

Rebeca, a cambio de una novela, me pide que hablemos de lo que parece amor y no lo es. O, mejor dicho, Rebeca quiere hablar directamente del autoengaño, del provocado por el amor, del provocado por el desamor y del provocado porque sí.

Dice que está harta, que no puede más, de ver cómo sus amigos (amigos y amigas) se cuentan mil batallas para justificar que una historia no da más de sí.

 
¿Qué nos pasa? ¿Por qué nos cuesta tanto encajar nuestros fracasos amorosos? ¿Por qué tenemos que adornar, justificar, y excusar una realidad que nos molesta? ¿Por qué nuestro entorno nos tolera todo ese engaño y no nos dice la verdad: se-ha-a-ca-ba-do?

Que sí, que ha sido muy bonito, has conocido a alguien, habéis compartido tiempo, cañas, cariño, cama, cines, llamadas y, sin más, la historia se ralentiza. "Hoy no puedo", "Yo te llamo" y, por fin, en el mejor de los casos, directamente un "Esto no es lo que quiero", "No eres tú, soy yo", "Quiero intentarlo con mi ex"...

 Y entre el abandonado y su equipo de apoyo, empiezan las especulaciones: "no sabe lo que quiere", "ya te echará de menos", "Está pasando una mala racha en el trabajo", No te merecía"...

Que no, hombre, que no: que la historia no da para más y punto. Que no te ha engañado, porque sí que le apeteció conocerte, pero ya no quiere más.

Lo que quiero es usar tu blog, por favor, para decir a los hombres y mujeres que andan por ahí como almas en pena, que la vida es así: si no os ha vuelto a llamar, si os ha dejado, si os está dando largas para quedar... Es porque no le gustáis lo suficiente.

Y a otra cosa, joder.

 

Los comentarios, please, a Rebeca, que yo sólo le he prestado el altavoz. Claro que, si tengo que opinar, creo que lleva bastante razón.

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 jun 2011

To sex or not to sex

Por: Paloma Bravo

Hamlet48


(Más allá de la clásica duda de Hamlet, por favor no dejéis de ver una de las mejores y más divertidas pelis de la historia: "To be or not to be", de Ernst Lubitsch).

 

Este post es la continuación de este otro. Aún no he sido capaz de llegar a una respuesta para el gurú, y no será porque no lo haya pensado y no lo haya consultado. Y que conste que lo que me decís vosotros me parece un poquillo egoísta, la verdad, "Ah, qué divertido, un consultorio de sexo, y mantienes 'La novia'..." (digo los que me leéis por gusto y no por masoquismo, como algunos de los comentaristas que aparecen de vez en cuando).

Si todavía estuviera José trabajando conmigo, haría un power point espectacular con los 'pros y cons' del consultorio de sexo (así llaman los "cursis del marketing" a las 'ventajas y desventajas' de toda la vida, y lo de "los cursis del marketing" no es un grupo de rock sino una triste realidad que me pilla demasiado cerca), pero José me ha abandonado porque no le gusta tener una jefa que sabe menos que él. Normal.

En cualquier caso, y por ir centrándome, si yo escribo sobre sexo me arriesgo a...

  • Que en el trabajo unos me miren siempre a los pies, avergonzados porque creen poder imaginarme en otro ámbito, y otros, directamente, me señalen con la mirada un cuarto de baño, para un "quickie" facilito. Porque yo curro en un sitio donde el 95% de los que me superan en rango son tíos. Y son muchos (o sea, que habría de todo, incluso comprensión, empatía y apoyo, para que no se diga).
  • Que en mi casa mi padre pierda la poca esperanza que le quedaba conmigo. Mi padre siempre creyó en mi talento literario. Por eso le repatea que yo ande escribiendo frivolidades que sabe que, en otras circunstancias, ni siquiera leería. Papá, asúmelo, no doy para más.
  • Que mi novio me retire la palabra y bloquee mi blog a todos sus amigos. Ya lo hemos hablado. "Sol, ¿vas a contar tu pasado o tu futuro? Sólo por saberlo...". "Nada propio, sólo lo que me cuenten otros...". "Sí, claro, como si no nos conociéramos, si tú eres capaz de perderme por un buen post...".
  • Que mis amigos se aparten de mí como si fuera una apestada. Algunos ya me acusan de ser una parásita y de chupar vidas ajenas, pero, vamos, que lo de las camas ajenas les va a parecer demasiado.

Y yo, con tan poca experiencia (menos de la que quisiera, más de la que algunos me presumen), me veo leyendo sin parar a Philip Roth en busca de inspiración de calidad.

Y en éstas ando cuando vuelve a mi despacho el gurú, un poco menos sonriente que la otra vez, un poco más él...

- Sol, bonita, hay bofetadas por publicar en EL PAÍS y tú te lo estás pensando desde el viernes...

- Joder, es que no es fácil.

- Facilísimo: sí o no. Y si es un 'no' ya sabes a lo que te arriesgas.

- ¿A qué?

- A perder tu espacio...

- ¿Qué espacio? Si nunca me ponéis en la home.

- Cierto. Tenemos otros compromisos.

- Ni por variar.

- Tenemos otros compromisos, te digo...

- ¿Entonces qué espacio pierdo? ¿Me vas a quitar un blog que te sale gratis y funciona bien?

- No, ya sabes que no. Soy gurú, pero no gilipollas.

- ¿Entonces...?

- Dejaré de ser tu gurú.

Se va y yo me quedo pensando otra vez... Cada vez tengo más claro lo que pierdo, pero no consigo ver lo que gano.

Continuará...

 

P.D.: este post es para José. Te echaremos de menos.

 


 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 jun 2011

Cuestión de estilo

Por: Paloma Bravo

MinistrasVogue2

 

(En verano de 2004, las primeras ocho ministras de ZP posaron para Vogue, muy guapas, muy cool, muy femeninas... Las pusieron a caer de un burro).

 

El otro día tuve una larguísima entrevista de trabajo (he dicho ya que no, así que no os preocupéis por la reacción de mi jefe; bastante tiene él con enterarse ahora de que aún no me voy).

Buscaban justo a alguien como yo. No lo digo por ponerme flores, sino porque me lo contaron ellos en las tres primeras fases de la selección: con mi edad, mis estudios, mi experiencia y, probablemente, hasta mi carácter.

Era un trabajo bonito, además. Aunque -y esto no se lo dije- no me gustaba tanto como el que tengo. Así que fui pasando todos los filtros: head hunter, recursos humanos local, recursos humanos internacional, director general y...

Y el Presidente tira porque le toca. Que me quiere conocer.

- Vale.

Y me ponen un billete de avión, y un coche de cristales tintados en el aeropuerto, y un despacho del tamaño de un campo de fútbol, y... Y me presentan a un tipo que fuma porque es su empresa y que me echa el humo a la cara. Es un presidente con ganas de ser guay: un presidente joven, alternativo, en tejanos.

¿Y yo?

Pues yo, la verdad, pienso mejor en pantalones, porque las medias siempre me han dado claustrofobia. Y un poco mejor también en vaqueros, porque tengo la misma torpeza de los ocho años y rompo y mancho todo tejido delicado que se ponga a mi alcance. Y, la verdad, igual por eso me dedico a la publicidad, porque nadie mira demasiado lo que llevas puesto salvo que te vistas precisamente para ser mirado.

El caso es que la head hunter lo contaba muerta de risa: el presidente alternativo tuvo una gran bronca con los ingleses por mi culpa. A ellos no les molestaban mis pantalones; a él sí.

- ¿Pero la habéis visto?

- Monísima, con una chaqueta estilosa, sus vaqueros y sus botas. Sí. Pero, sobre todo, la hemos escuchado: es una tía que vale.

- Pero iba en vaqueros...

Esa es la conversación que me reproduce la head hunter cuando le digo que no, que no quiero el puesto. Que el tipo me pareció un soberbio, un cantamañanas. "Pero si no les gusta ni a sus socios. Dales tiempo que se desharán de él. Ellos te quieren a toda costa..". Ya, pero es que no tengo ganas, no tengo tiempo ni espacio mental, no me da la vida para pensar en cómo vestirme, ya sea para tranquilizar a un imbécil, ya sea para provocarlo.

Que se compre una ministra, que se compre el Vogue.

 

P.D.: perdón por la calidad de la foto. No la he encontrado mejor.

 


 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 jun 2011

La primera vez

Por: Paloma Bravo

 

Bradybunch1

(En la foto, "La tribu de los Brady").

Mi expatriado favorito le ha puesto un título engañoso a este post. Aquí estaréis todos, como buitres, pensando que vamos a hablar otra vez de sexo (no me extraña, vaya semanita...), y no: vamos a hablar de una primera vez más estresante.

¿Cómo y cuándo conocer a los hijos de tu pareja?

Glups. ¿Se puede no conocerlos?

Pues no, no se puede.

Y si uno hace caso a mi expatriado, es todo fácil (ya os digo yo que no). Primero me lía con los números, que si él tenía dos hijos, que si su chica otros tres, que si ahora son cinco niños, que si son siete en total, que si... Casi mejor le dejo a él:


Decidimos que lo mejor era encontrarnos 'casualmente' en la hamburguesería de la bolera. Como si nada, llevé nuestras bandejas a la mesa donde ellos estaban comiendo, saludé, acerqué tres sillas más y nos sentamos para que, en apenas cinco minutos, mis pequeños adoptaran a mi novia.

Los suyo, más grandes, hablaron algo menos. Pero sé que al llegar a casa el mayor preguntó "¿Mama, saldremos otro día con ellos?"

- ¿Por qué?

- Porque me gusta, sabe cosas y tú te ríes mucho con él mamá. ¿Por qué no le pides que sea tu novio? ¿Está soltero?

- Sí.

- Pues díselo.

 ¿Cómo lo hicieron otros, Sol? Lo puedes preguntar en el blog, que tengo curiosidad...

 

Yo cuento mi primera vez en "La novia de papa", pero he de admitir que no he tenido una, sino mil primeras veces: como en el día de la marmota, Eva y Tere me devuelven cuando les da la gana a la casilla de salida. Aunque a estas alturas, creo que ya sólo lo hacen por chincharme, y que me chinchan porque me quieren.

 

P.D.: y a mi expatriado, le mandaré la novela. Él la ha leído, pero quiere regalársela a su chica.


Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

11 jun 2011

Mis egoísmos

Por: Paloma Bravo

Gintonic1
La revolución bien entendida, empieza por uno mismo.

Así que como nadie nos devuelve la sociedad, yo he decidido ser egoísta y revolucionar mi mundo: esta noche vienen mis amigos a casa. A acampar. Y no les voy a dejar irse.

Como siempre, Manolo pondrá buen rollo y Marta le añadirá paz; Koldo, Mario, Zoe y María se beberán las Alhambras; Charlie, Laura y Mon sonreirán desde una bondad inalcanzable; Pedro y Carlinhos se ocuparán de la música mientras ilustran el desorden... Y alguno más que no quiere ser citado, y alguno menos que me debe una cena en Kabuki por su ausencia... No están todos, pero son suficientes: una gozada.

Os dejo que tengo que comprar cervezas, ganchitos y servilletas de Pocoyó, que somos como niños.

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 jun 2011

El gran gurú (del sexo)

Por: Paloma Bravo

Schwartzman

(En la foto, Jason Schwartzman disfrazado de gurú en un anuncio de la app para iPad de The New Yorker).

 

Perdonad este post titubeante. Aún estoy temblando.

El gran gurú de esta web, un tipo que ya ha salido en el blog (a veces con su consentimiento y su sentido del humor, otras tentando a la suerte y a su ira) acaba de dignarse a visitarme. Es la primera vez. Es nuestra primera vez.

Emocionante, intensa, apasionada.

Este gurú es un tipo brillante y justiciero; o sea, un borde de cojones, pero a mí me cae bien y creo que yo también a él. Hablamos del mismo tipo que a finales de 2010 sentenció: "Siéntete afortunada de tener este blog. Escribe cada día. Sométete a nuestras putadas y nuestros desprecios. Aguanta el no cobrar".

- ¿Por qué?- le pregunté yo entonces.

- Porque yo soy gurú y tú no.

Y ahí quedó la cosa: él como gurú, yo humillada y esclavizada; sometida a sus sabios designios, y a sus inspirados caprichos.

Desde entonces, y como una pringada, he escrito cada día y he aguantado de todo: en casa, en el trabajo, en las cenas de amigos y, por supuesto, en los comentarios del blog. Pero los deseos de un gurú son sagrados, y él quería ponerme a prueba.

Creo que la he superado. Si no, no me explico que hoy haya subido a mi humilde despacho, deshecho en sonrisas, intentando endulzar una proposición claramente deshonesta.

- Sooool- (imaginaos una voz suave e insinuante, la voz de un malo inteligente)- he pensado que..

Y aquí yo he caído hipnotizada y no os puedo reproducir literalmente su discurso. Sólo he conseguido reaccionar media hora después de que desapareciera porque...

Porque va el tío y me dice que quiere que dedique el verano a escribir un consultorio de sexo. También sin cobrar, claro. También todos los días, obvio. También porque a él le da la gana, faltaría más.

Le he llamado después para, lejos del efecto magnético de su presencia, aclarar algunos puntos básicos:

- ¿Y yo qué demonios sé de sexo?- le he preguntado perpleja.

- A ver, guapa- y ya me he relajado porque este tono displicente le pega más y lo tengo controlado- tú follas, ¿no? Pues además de follar, que lo hacemos muchos, tú escribes sin cortarte y eso no lo hace casi nadie. El sexo es tuyo si lo quieres.

- Joder, gurú, qué argumentos...

- Mira, rica, tú quieres vender novelas, yo quiero conseguir usuarios. Así son las cosas.

Os ahorro el resto de la conversación y me quedo con mis pensamientos. Tengo que reflexionar un poco antes de tomar una decisión tan dramática.

Continuará...

 

P.D.: a los que habéis insinuado que esta semanita "erótico-festiva" sólo demuestra lo de "dime de qué presumes y te diré de qué careces", os contesto que sí, que toda la razón, pero también os recuerdo mi frase favorita de El Quijote: "ladran, Sancho, luego cabalgamos". (Por cierto, mirad los comentarios: me dicen que la frase no es de El Quijote. Da igual; es buena).

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 jun 2011

"Unresolved sexual tension"

Por: Paloma Bravo

Rsz_sasameki_koto_hand_6531_290

Escribo el título del post en inglés porque en español "Tensión sexual no resuelta" resulta ser una peli que ni he visto ni me apetece ver (y que me perdone Pedro).

Lo escribo en inglés, además, porque en ese idioma se explica mejor.

Unresolved sexual tension. It's the engine that makes television run. 
Michael Weatherly, in an NCIS episode commentary

A mí me apasiona la jerga de los guionistas (también me apasionan los guionistas, que no se entere mi novio); ese lenguaje con el que construyen cócteles más o menos perfectos:

- ¿Cuál es el pony del personaje?

- ¿Resolvemos la tensión sexual?

- ¿Y su arco...?

Da para mucho. Hoy me voy a quedar en la tensión sexual que descubrí con "Luz de luna" (cuando era demasiado canija para haberla experimentado conscientemente) y que lleva años confundiéndome y haciéndome acertar, según.

Os copio la definición del site donde encontré la imagen:

Two people are obviously attracted to each other, but some element of the story is keeping them apart. This tension is frequently referred to as UST in fandom, where it is pronounced "oost" or Yu-Ess-Tee. Also known as "Long Unresolved Sexual Tension". Belligerent Sexual Tension is a way to keep the UST by having the couple fight each other too much to actually get together. They Do is when it gets resolved. Shipping Bed Death and Strangled by the Red String are when it gets resolved badly. Compare Will They Or Won't They, Just Friends, Moment Killer (a staple of a UST relationship), My Sensors Indicate You Want To Tap That (a funny way to lampshade UST), But I Would Really Enjoy It. Contrast Official Couple. The inverse is Friends With Benefits, where the only bond in the relationship is sex. 

 Que tengáis mucha, que la resolváis bien.

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 jun 2011

Cuando Harry encontró a Sol

Por: Paloma Bravo

Harry_met_sally_1-791854

(Imagen de "Cuando Harry encontró a Sally", maravillosa película de Rob Reiner escrita por Nora Ephron).

 

Hay un comentarista de este blog, ya lo he contado alguna vez, que se queja de que tengo demasiados amigos, que no se lo cree. No son demasiados: son suficientes. Otros protestan porque suelen ser chicos: "eres la típica que va de guay, que presumes de tener más amigos que amigas".

Pues vale.

Yo sólo sé que la única persona con la que puedo hablar de absolutamente todo (de todo lo que me interesa, me preocupa, me gusta, me divierte, me entristece y me emociona) no es con mi novio, sino con mi amigo Harry (ha salido en este blog, siempre con nombre falso, y nunca como Harry; porque este juego de despiste es parte de nuestro secreto).

Harry es un hombre irresistible física, intelectual y emocionalmente.

Una vez al mes, como mucho cada dos meses, nos escaqueamos de nuestras parejas, de nuestros jefes y de nuestras apariencias, y nos vamos a cenar mano a mano, Entonces repasamos el mundo y nuestros mundos, y hablamos de política, de literatura, de curro, de amor, de sexo, de padres y madres, de... De todo.

Hasta que en algún momento de la cena, inevitablemente, resurge la gran pregunta: ¿y por qué nunca nos hemos liado?

Ni idea: yo creo que es porque nunca han coincidido nuestras épocas de solteros; él cree que es porque a mí no me ha dado la gana.

Tampoco me importa mucho la respuesta: me gusta tanto tenerle cerca que no pido más. Bueno, sí, un deseo pequeñito: "deja de viajar tanto, Harry, que hace semanas que no te veo y te echo muchísimo de menos".

 

P.D.: a los que creen que una pareja debe serlo todo, como vimos ayer, a Harry le quiero, de mi novio estoy enamorada. Y no es lo mismo.

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 jun 2011

Sexo y esperanza

Por: Paloma Bravo

  Luz_luna

Ayer conjugué varias veces en el post el verbo "follar" y no pasó nada. Algunas veces he contado que hablaba de sexo para conseguir seguidores en twitter y no es cierto (es verdad que tengo una apuesta, pero no quiero ganarla, no me interesa el premio). La realidad es que hablo de sexo por la misma razón por la que hablo de libros: porque están en mi vida. Y, además, he descubierto que, cuando lo hago, me abstraigo de los despachos cercanos, y eso, un martes como éste, es un lujo.

En cualquier caso, yo hoy hablo de sexo porque me lo ha pedido una mujer con nombre de mes y a quien voy a rebautizar como Juno, que me pilla más cerca y es una peli bonita. Ésta es su historia:

Te cuento esto, como decía la Gaite en "Lo raro es vivir" porque así no lo desperdicio.

 Verás, Sol, esto va de infidelidad y de relaciones paralelas, pero también de carencias y esperanza. Yo tengo pareja, una pareja con la que comparto todo: ficiones y conversaciones, ideas y sentimientos, deseos y alegrías... Llevamos juntos quince años y hemos construido una conexión profunda: nos conocemos, nos intuimos, nos queremos; pero...

Que sí, que siempre hay un pero...

Pero es que no compartimos el sexo.

Y mucho me temo que con el amor no basta. A mí no me basta. Nuestros espíritus se comunican, se entrelazan y encajan, pero nuestros cuerpos tienen aprendizajes distintos y no trasmiten juntos, no se entienden, no se quieren, no se buscan.

Lo siento como una aberración de la naturaleza. Porque quiero crecer con mi chico, quiero vivir con él, pero no disfruto tocándole. ¿Puede funcionarnos el amor? O, aún más claro, ¿es tan importante el sexo como para tirar este amor a la basura?

 En realidad, creo que quiero saber qué es una pareja, si lo tiene que ser todo o puede servir para algunas cosas y dejar libertad en otras. Igual que tengo amigos distintos y con unos voy de viaje, con otros al cine, y con otros simplemente hablo y me río.

No sé, Sol. ¿Tú cómo lo ves? ¿Es el sexo el lenguaje del amor? ¿Es mudo el amor sin sexo?

Ya no pregunto más, porque me toca confesar que he encontrado a un hombre casado que habla mi idioma: no tenemos tiempo de cultivar nuestro espíritu, pero las horas que robamos a nuestras vidas son para el sexo, para un diálogo intenso, precioso, satisfactorio, completo, total.

Nuestros cuerpos se quieren, se entienden, se dan, se gustan, se enredan, se saben, se necesitan, se complementan.

Te hago las preguntas a ti, pero no espero tu respuesta porque tengo la mía: me hace gracia que se critique la infidelidad, que se niegue que el ser humano también es un animal, que el instinto y el amor no siempre se dan en y con la misma persona.

He descubierto que muchos vivimos dobles y triples vidas, llenas de mentiras, buscándolo todo, satisfaciendo necesidades distintas con personas diferentes.Y a mí me da igual quien lo critique, no me interesa la moral social, me interesa la mía. Y, ahí está lo malo, que me duele y me siento culpable, Sol.

Tengo cuarenta tacos y no he encontrado nunca el amor y el sexo en la misma persona. Y te lo acabo de racionalizar, y me lo explico a mí constantemente, pero aún así me desgarra: estar partida, querer y no poder, desear y no tener, pasarme la vida dividida y mintiendo...

¿Tú crees que tengo otra elección?

 

Yo, como siempre, no creo nada. Y menos en este caso en el que Juno se hace y se contesta solita todas sus preguntas. Pero tampoco es casual que haya titulado el post con la palabra "esperanza": "estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos". Pues si es posible, habrá que esperarlo.

 

P.D.: por cierto, que a Juno le mandaré mi novela, tal y como prometimos hace tiempo para las historias que se publiquen en el blog.


 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal