La novia de papá

Sobre la autora

Paloma Bravo
Soy madrastra, periodista y autora de “La novia de papá” (Plaza&Janés). Este blog no lo escribo yo, lo escribe Sol Beramendi, la protagonista de mi novela. O sea, que es ficción y, por lo tanto, absolutamente real.

Paloma Bravo

SOBRE EL BLOG

Según la RAE, madrastra es una “cosa que incomoda o daña”. ¡Y una mierda! “Tía buena (buena en todos los sentidos), lista e inmejorable” es lo que debería decir. ¿O no? El caso es que me ofrecieron crear una plataforma de “madrastras sin fronteras”, pero mis bestias me necesitan en casa, así que nos hemos quedado en un blog. Para hablar de vuestras familias y otros animales.

TWITTER

30 ene 2012

"Nos entra de todo"

Por: Paloma Bravo

Agujero


Yo pensaba que mi amigo Paco no leía este blog. No por nada, que hace años que ya me ha perdonado la bordería pegajosa de mi exjefe, sino por falta de tiempo.

Paco es un gurú con fundamento. Quiero decir que no lleva túnica ni sienta cátedra en plan tecnoguay, pero controla las redes, siempre sabe de lo que habla y, a diferencia de otros, trabaja hasta cuando está en su despacho.

Lo que pasa es que la otra noche le pillé un poco a traición, con un gintonic de ventaja, y me confesó que sí, que lo lee a escondidas, con un poquito de rabia y un mucho de morbo. 

La rabia es porque dice que es un blog feminista, el morbo... por lo mismo: porque es un blog en el que hablan mujeres.

"Pero no es feminista, Paco. Que yo no soy de cuotas ni de libro de estilo, que no. Que lo que pasa es que yo me he acostado siempre con tíos y, claro, el punto de vista de los polvos es el mío...".

 

- Que no te pongas intensa, que es un blog feminista. Y, además, me da igual.

 

Porque a Paco esta noche no le intereso yo, sino las matemáticas y la geometría.

Paco, además de gurú, es un hombre bueno con vocación de malo y tiene una inquietud que no le deja apurar el gintonic: "Si en un trío participan un homosexual, una heterosexual y un metrosexual, ¿quién queda satisfecho?".

Almudena, Sonia y yo lo tenemos clarísimo: "¡Nadie!", y encima Almu lo remata con una de las carcajadas más luminosas que he oído en mucho tiempo. Pero Paco no quiere esa respuesta, quiere que nos esforcemos...

 

-Hombre... Alguien tendrá que disfrutar...

 

Y Sonia, que nació para organizarnos y para hacernos felices, improvisa una pizarra y le hace un esquema lleno de orificios y de flechas.

Paco ya no está muy atento porque él sí que está satisfecho: ha conseguido provocarnos, agrandar aún más los ojos de Sonia, despertar la risa de Susana y reanimar mi indignación.

"Este triplete vale más que un trío", y sonríe como sólo sabe sonreír él: con los ojos de malo que no puede ser más que bueno. Y se parte. Y me dice que sí, que le haga un post, y que hagamos un trío o, mejor, con nosotras tres, un cuarteto.

"Cuarteto sí, pero no lo abras más, que luego nos entra de todo", dice Almu, "y yo ya he llegado a mi límite". Y Pedro, que andaba por allí, pone los ojos en blanco, apasionado por los dobles sentidos, y por los triples, y...

Tampoco vamos a hablar de lo que nos ha entrado y lo que ha salido, que es privado y largo, sobre todo largo.

Y no, no es un chiste fácil, es que tenemos mucho pasado y grandes presentes, mientras nos reinventamos el futuro.

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 ene 2012

Clara y el sexo

Por: Paloma Bravo

Lucía

 

Clara me ha interceptado en el garaje y me ha arrastrado a un bar, porque dice que está medio dormida, y eso que yo no estoy despierta.

"Tengo pesadillas y grandes sueños, tía. No quería liarme con él, que me lía, y sé que es una redundancia y una estupidez, pero tú me entiendes, que tienes un pasado y mucho delito, aunque ahora vayas por la vida de mujer perfecta y madrastra feliz..."

Clara respira después de atacarme para defenderse de algo que yo no he dicho y ella ha pensado. Y yo no me entero, porque, hasta donde sé, sólo estábamos hablando de sueños y de sueño.

"...Pero no me lío yo, se lía mi subconsciente. Sueño con él. Sueño que estamos en la oficina, en una reunión, y que me mira, y que entonces nos vamos y nos escondemos en la escalera de emergencia, y que me pone contra la pared, y me sujeta los brazos en cruz, y sin desvestirnos, por pura necesidad, porque tiene que ser, él se sale y yo me abro, y..."

Aquí, Clara pone los ojos en blanco. Y yo la sigo mirando, por si se va a desmayar, o va a volver a gritarme, que es muy pronto y no he desayunado, y el camarero no nos hace ni puñetero caso.

"¿Tú qué te imaginas, Sol? Porque al muy gilipollas le digo en un mensaje que he soñado que me ponía contra la pared y va y me dice que él nunca haría eso, que está procurando defenderme ante mi jefe, y que no me preocupe, que todo saldrá bien..."

"...Joder, Sol, que no es que no cumpla mis sueños, es que ni siquiera me los entienden..."

Y me pide un bocadillo de jamón, mientras el camarero la mira embobado, y yo desayuno, ella se va destensando.

Ésa es (mi) Clara, la que quiere que la quieran con ganas, la que sufre y disfruta de un banquillo, la que se sigue colando en mi despacho para contarme la agitada vida sexual que yo ya no tengo y que ella sí sueña.

Y yo me callo, porque acostarse todas las noches con el mismo hombre tiene muy poco misterio, y, sin embargo, mi cama está llena de magia.

 

P.D.: el título, como casi siempre, un homenaje al cine. "Lucía y el sexo" es más que una peli y una isla. Y este post está escrito a petición de Clara y con permiso del gurú que me vigila el blog. A él le gusta que hable de sexo, y yo le digo siempre que sí, que del suyo cuando quiera, y del mío cuando lo practiquemos juntos, pero nada, no le gusto.

 

@PalomaBravo

 


Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 ene 2012

La víbora

Por: Paloma Bravo

Vbora-blanca

 

Durante largos años estuve condenado a adorar a una mujer despreciable
Sacrificarme por ella, sufrir humillaciones y burlas sin cuento,
Trabajar día y noche para alimentarla y vestirla,
Llevar a cabo algunos delitos, cometer algunas faltas,
A la luz de la luna realizar pequeños robos,
Falsificaciones de documentos comprometedores,
So pena de caer en descrédito ante sus ojos fascinantes.
En horas de comprensión solíamos concurrir a los parques
Y retratarnos juntos manejando una lancha a motor,
O nos íbamos a un café danzante
Donde nos entregábamos a un baile desenfrenado
Que se prolongaba hasta altas horas de la madrugada.
Largos años viví prisionero del encanto de aquella mujer
Que solía presentarse a mi oficina completamente desnuda
Ejecutando las contorsiones más difíciles de imaginar
Con el propósito de incorporar mi pobre alma a su órbita
Y, sobre todo, para extorsionarme hasta el último centavo.
Me prohibía estrictamente que me relacionase con mi familia.
Mis amigos eran separados de mí mediante libelos infamantes
Que la víbora hacía publicar en un diario de su propiedad.
Apasionada hasta el delirio no me daba un instante de tregua,
Exigiéndome perentoriamente que besara su boca
Y que contestase sin dilación sus necias preguntas,
Varias de ellas referentes a la eternidad y a la vida futura
Temas que producían en mí un lamentable estado de ánimo,
Zumbidos de oídos, entrecortadas náuseas, desvanecimientos prematuros
Que ella sabía aprovechar con ese espíritu práctico que la caracterizaba
Para vestirse rápidamente sin pérdida de tiempo
Y abandonar mi departamento dejándome con un palmo de narices.
Esta situación se prolongó por más de cinco años.
Por temporadas vivíamos juntos en una pieza redonda
Que pagábamos a medias en un barrio de lujo cerca del cementerio.
(Algunas noches hubimos de interrumpir nuestra luna de miel
Para hacer frente a las ratas que se colaban por la ventana).

Llevaba la víbora un minucioso libro de cuentas
En el que anotaba hasta el más mínimo centavo que yo le pedía en préstamo;
No me permitía usar el cepillo de dientes que yo mismo le había regalado
Y me acusaba de haber arruinado su juventud:
Lanzando llamas por los ojos me emplazaba a comparecer ante el juez
Y pagarle dentro de un plazo prudente parte de la deuda,
Pues ella necesitaba ese dinero para continuar sus estudios
Entonces hube de salir a la calle a vivir de la caridad pública,
Dormir en los bancos de las plazas,
Donde fui encontrado muchas veces moribundo por la policía
Entre las primeras hojas del otoño.
Felizmente aquel estado de cosas no pasó más adelante,
Porque cierta vez en que yo me encontraba en una plaza también
Posando frente a una cámara fotográfica
Unas deliciosas manos femeninas me vendaron de pronto la vista
Mientras una voz amada para mí me preguntaba quién soy yo.
Tú eres mi amor, respondí con serenidad.
¡Ángel mío, dijo ella nerviosamente,
Permite que me siente en tus rodillas una vez más!
Entonces pude percatarme de que ella se presentaba ahora provista de un pequeño taparrabos.
Fue un encuentro memorable, aunque lleno de notas discordantes:
Me he comprado una parcela, no lejos del matadero, exclamó,
Allí pienso construir una especie de pirámide.
En la que podamos pasar los últimos días de nuestra vida.
Ya he terminado mis estudios, me he recibido de abogado,
Dispongo de buen capital;
Dediquémonos a un negocio productivo, los dos, amor mío, agregó
Lejos del mundo construyamos nuestro nido.
Basta de sandeces, repliqué, tus planes me inspiran desconfianza,
Piensa que de un momento a otro mi verdadera mujer
Puede dejarnos a todos en la miseria más espantosa.
Mis hijos han crecido ya, el tiempo ha transcurrido,
Me siento profundamente agotado, déjame reposar un instante,
Tráeme un poco de agua, mujer,
Consígueme algo de comer en alguna parte,
Estoy muerto de hambre,
No puedo trabajar más para ti,
Todo ha terminado entre nosotros.

NICANOR PARRA 

 

P.D.: #leepoesía.

 


Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 ene 2012

Me bajo de la cama

Por: Paloma Bravo

Fire_Escape_SoHo

(En la foto, una preciosa escalera de emergencia para fumar, para salir corriendo, para bajarse de la cama).

 

Para ser republicana, mi familia celebra mucho los Reyes, tanto que, ahora que ya tenemos todos parejas, exparejas y demasiados acuerdos de custodia que combinar en plan tetris, llegamos a los tres días de fiesta para que nadie se escaquee.

El primero, con lo que mi madre llama "los meros-meros" (o sea, mis hermanos, con niños, cuñados y otros animales); el segundo con los primos Beramendi; y el tercero con los Salazar. Mayorcitos todos para los regalos y los clicks de playmobil, pero no, ¡nunca!, para vernos y tomar copas con cualquier excusa.

Es el tercer día, ya en pleno empacho y muy pasados de vueltas, cuando aparece el torbellino que es Mica Salazar. The one and only.

Con Mica todo puede pasar y por eso a veces no pasa nada y otras pasa todo. Y ayer Mica no quería provocar terremotos, sino ser escuchada. Sin más. Por eso se refugió en el sitio más escondido, entre las migas del roscón de la cocina, con la excusa de un pitillo y un cigarro de los que lía mi hermano, un cigarro sorpresa, que a veces tiene maría y a veces no. Mica y yo en estas reuniones procuramos siempre que las sorpresas nos encuentren en la cocina, estratégicamente situadas para cuando viene mi hermano viene a fumar, o a hablar con su última novia, o a nada.

El caso es que Mica tampoco pregunta: si nos importa, si hay menores cerca, si queremos oír su vida... Mica anda alterada y grita:

- Te juro que la próxima vez, Sol, me bajo de la cama.

Le da una calada al cigarro de mi hermano, despacito, y no es consciente de lo guapa que está entre el humo, pero sí del valor de las pausas. Pausa. Y sigue:

- Si me vuelvo a liar con un tipo de cuarenta o más que en pleno follón me cuenta cómo perdió su virginidad, me bajo de la cama.

- (...)

- Todos iguales, que sí, que con una tía de su clase, en el viaje de estudios de los 15. A Roma, a Palma de Mallorca, a... Que empezaron magreándose en el autobús y que aquello se les fue de las manos. "Afortunadamente", dicen siempre, porque ya tienen la historia ensayada y gastada, con agujeros casi, de tanto contarla...

- (...)

- ¿No se darán cuenta de que ya han pasado más de veinte años desde ese primer polvo mítico? Es como si yo en el CV pusiera más énfasis en mi primer trabajo en prácticas que en los quince años siguientes, con responsabilidades y sueldos reales.

- (...)

- ¿Sabéis qué? Que creo que me voy a tirar sólo a los de veinte. Pediré a la gente de Tuenti que abran una pestaña con lo de "Experiencia sexual", o "recomendaciones de usuarias", o algo así... Y ya.

- (...)

- Y también me bajaré de la cama cada vez que un tipo casado de más de cincuenta me diga que su mujer nunca se la ha chupado.

- (...)

- Joder, qué poco mundo. Que se estiren con el personal trainer, a ver si llegan solos.

- (...)

- ¿Por qué me miras así, Sol?

- (...)

La miro así porque me la sé: está intentando escandalizarnos. Mejor dicho, está fingiendo que intenta escandalizarnos y así ensaya, para cuando le toque salir a escena y contar esto o algo parecido. Mica me devuelve la mirada, porque sabe que lo sé, y a las dos nos gusta saberlo.

Primero sonríe, y luego suelta una carcajada, y por fin dice que ya, que se ha desahogado, que este año va a ser tormentoso y que eso le pone, y que si hay chocolate para el roscón, y que... Que nada. Y que todo.

Y justo en ese momento entra Pablo, claro, y me pilla muerta de risa, feliz sin él, y me mira furioso y contento, y Mica se parte, y el roscón se acaba, y mi hermano, que es silencioso y obstinado como un jaguar, se lía otro cigarro.

No me gusta la Navidad, pero me encanta mi familia.

 

@PalomaBravo

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 ene 2012

Las ganas

Por: Paloma Bravo

Perdido

(La foto es de aquí).

De mis posts del 2011, hay dos que me ocupan intensamente la cabeza ahora en el cambio de año: el de los propósitos de año nuevo ("Buen rollo, buen sushi y buen sexo") y el de Clara ("Que me quieran con ganas").

Y es que estaba situándome tras la resaca, los recortes y los besos, pensando en el 2012, en los mayas y el fin del mundo; en los cinco millones de parados y en los empresarios y políticos que se conforman con la excusa de los mercados para no crear, no invertir y no hacer; en los ladrones de energía; en los mentirosos y los cobardes...; cuando me di cuenta de que todo se resumía en lo mismo: en las ganas.

Y pensé, ya puestos a pensar y por una vez que pienso, que yo no podía haber escrito nada mejor que el post de mi hermano, o del hermano de la mujer que firma este blog, ésa que a veces dice que soy yo y otras me deja decir que soy su alter ego.

Pedro (mi hermano, su hermano, o simplemente Pedro) es mucho más claro, más directo, más certero.

Y grita: "No te quedes con las ganas".

De protestar, de cambiar, de querer, de que te quieran, de pensar, de crear, de hacer, de dejar de hacer, de moverte, de mover, de emprender, de aprender, de apostar, de jugar, de arriesgar, de ganar, de perder, de besar, de follar, de montar, de gritar, de callar, de analizar, de comprender, de entender, de sentir, de escribir, de leer, de que te lean, de pintar, de que te pinten. De vivir.

En eso estamos

Yo tengo ganas de sobra y en 2011 me ha faltado energía. Pero en 2012, gracias al reiki, a mi gente y a quien se apunte, voy a llenarme de energía positiva, a construir y a no parar.

Que se os dé bien, que lo hagáis mejor. Y que no dejéis que lo hagan por vosotros.


P.D.: gracias, por cierto, al hombre que nunca cumplió sus promesas y que jura que tengo luz. "No, no", le digo, "todo el 2011 he tenido fuerza, pero me ha faltado luz; estaba a oscuras". Y él me contesta: "Hazme caso; te sobra: abres los ojos y se hace la luz". No es cierto, pero nunca está de más que te mientan con estilo.

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal