Los post que más han gustado en 2014

Por: | 22 de diciembre de 2014

TOP5

Va terminando el año y no podía despedirme del 2014 sin agradecer todo el apoyo de las personas que leéis el “Laboratorio de la Felicidad”. Sois vosotros los que hacéis que las reflexiones e investigaciones en torno a felicidad puedan ayudar a más personas cada día y le otorgue un sentido a este trabajo. Gracias de veras.

Como cierre de este año y de los 55 artículos que hemos publicado a lo largo del 2014, a continuación recojo los cinco que más os han gustado, según los “me gusta” de Facebook.

Solo me resta desear unas Felices Fiestas y un mejor 2015. A la vuelta regresaremos con más reflexiones.

1. La felicidad comienza a los 50, con 15.439 Likes

  Captura de pantalla 2014-12-17 a las 17.27.24

A más edad, más felicidad. Tal afirmación se sustenta en recientes investigaciones que acaban con el mito de que la vejez es sinónimo de decadencia. No obstante, es cierto, tal y como asegura Laura Carstensen, del Centro de Longevidad de Stanford, que la vejez conlleva la aparición de algunas dificultades: descenso de estatus, menos ingresos económicos, enfermedades… Pero no todo son pérdidas, también hay ganancias: disfrutamos de los aprendizajes de la experiencia y del conocimiento adquirido, al tiempo que mejoramos en los aspectos emocionales. Seguir leyendo…

 2. El arte de simplificar la vida, con 12.346 Likes

  Captura de pantalla 2014-12-17 a las 17.28.59

El hombre más rico del mundo no es feliz. Así lo confesaba Jack Ma, el fundador de la empresa china Alibaba, la compañía más sexy en los mercados financieros, en una entrevista concedida en la CNN. Los motivos son varios: la presión que ha vivido en los últimos meses con su salida en bolsa, la carga de las expectativas sobre él, el deseo de no decepcionar a otros; lo más importante, la dificultad para poder ser él mismo. Más allá de que el dinero no nos haga felices pasado un umbral, y de lo que hemos hablado en otra ocasión, algo que nos secuestra por dentro es la complejidad en agenda. Y no hace falta ser Ma, Gates o cualquier magnate, para comprobar en nuestras propias carnes que la serenidad interior va muy de la mano de la felicidad y aquella no se alcanza sino simplificamos un poco nuestra vida. Seguir leyendo…

3. Lo que hacen los mejores jefes según Google, con 10.701 Likes

Captura de pantalla 2014-12-17 a las 17.31.27

Si una empresa de este planeta sabe estrujar los datos para extraer conclusiones esa es Google. Y si esta empresa se toma en serio estudiar qué dicen sus datos internos para saber cómo son sus mejores jefes, tenemos como resultado un perfil detallado del mejor líder. Pues bien, eso fue lo que hizo hace unos años esta compañía clásica de ingenieros y se llevaron alguna grata sorpresa. Seguir leyendo… 

4. No hacer nada desarrolla nuestro cerero, con 9. 178 Likes

Captura de pantalla 2014-12-17 a las 17.33.44

¿Qué estaba haciendo Newton cuando descubrió la teoría de la gravedad? Según su biógrafo, el científico estaba descansando debajo de un árbol y la caída de una manzana le inspiró. Einstein tuvo un sueño de adolescente en el que se veía descendiendo en un trineo a la velocidad de la luz. Aquella imagen fue la clave para formular años después su teoría de la relatividad. Parece que los grandes avances científicos llegan cuando los investigadores introducen mucha información al cerebro y se toman espacios de relajación. En dichos espacios, aparecen los “momentos ajá”, cuando se nos ocurre aquello que llevamos tiempo dándole vueltas y no sabíamos cómo abordarlo. La explicación la tenemos en nuestra mente. Cuando no hace nada, también trabaja. Y lo que es más importante, si queremos ser creativos tenemos que aprender a “hacer nada”, como explica maravillosamente Marta Romo en su libro “Entrena tu cerebro”. Seguir leyendo..

5. Dónde está la cultura del esfuerzo, con 8.131 Likes 

Captura de pantalla 2014-12-17 a las 17.35.09

Un amigo mío me contó la siguiente anécdota: Iba en el coche con sus hijos, salió a echar gasolina y al regreso, el niño mayor de seis años comenzó a gritar enfadado porque no le había comprado unas patatas fritas. El padre arrancó el coche y el niño gritó aún más. Cuando se le pasó el berrinche, después de casi 30 minutos, le dijo al padre: “Tú siempre me has dicho que puedo conseguir todo aquello que me proponga. Yo quería unas patatas y tú no me las has dado”. Y aquí está el principal problema de la educación a las futuras generaciones: se confunde el esfuerzo con el capricho. La psicología positiva nos enseña que podemos soñar, que debemos luchar por los que anhelamos, pero todo ese camino no está exento de trabajo y de esfuerzo. El mero deseo no es suficiente. Las cosas debemos ganárnoslas. Y desgraciadamente, no parece que se esté enseñando a los niños a conseguir las cosas por el esfuerzo y no “porque yo lo valgo”. Seguir leyendo …

Dame una navidad feliz

Por: | 15 de diciembre de 2014

4200852994_3a8e35d6de_z (1)

Imagen: Licencia Creative Commons, Stéfan

¿Sabéis cuando empieza la navidad? No avisa, aparece… y de repente estamos de lleno en ella: cenas de empresa, reuniones con amigos, amigos invisibles, billetes a casa, listas de regalos… cada año parece que se adelanta más y cada año los mismos comentarios: “Paso de la navidad”, “Me encanta la navidad”, “Es la época del consumismo”, “¿Qué vas a querer para reyes? Grandes defensores y grandes detractores, algunos miran estos últimos días del año con esperanza y muchas ganas, y otros con melancolía y cierta desgana.

Pero ¿qué dicen los investigadores? ¿Cambian tanto nuestras emociones por el simple hecho de que estemos en Navidad? Parece que no. Hace un año, Feebo México quiso contrastar la siguiente hipótesis: “A medida que se acerca la navidad, el estado emocional de las personas cambia”. Hicieron un estudio a lo largo de un mes, con 400 entrevistas semanales entre usuarios de internet en su país.  De un total de 22 emociones, resultaron 14 relevantes: alegre, agradecido, emocionado, nostálgico, entusiasmado, esperanzado, ansioso, melancólico, optimista, triste, amoroso, estresado, preocupado e ilusionado. 

El resultado más llamativo es que no hubo diferencias significativas en los estados de ánimo. A los 400 participantes al menos no les influía en gran manera que llegara la navidad. Ni la ilusión ni la tristeza hicieron mella entre los encuestados. La alegría manifestada por un 26% se mantuvo estable desde el 26 de noviembre al 23 de diciembre. En cambio según se acercaban las fechas, las personas agradecidas pasaron de un 16 a un 23%. Por el contrario, los que dijeron sentirse emocionados decayeron de un 12 a un 7%. La nostalgia y melancolía que atribuimos a estos días, según esta investigación, apenas subió un punto en las personas que así decían sentirse. En síntesis, no parece que la llegada de la navidad nos afecte en exceso, si bien de las 22 emociones que se quedaron en 14, un 65% son emociones positivas mientras que un 35% no lo son tanto.

Más allá de lo que dice este panel, la navidad, tanto si gusta como si no, es difícil de esquivar y por eso os propongo algunas claves que nos ayudarán a convertir ese deseo de feliz navidad en algo más asible.

  1. Crea momentos especiales. No se trata simplemente de poner el árbol o el belén. Necesitas ir un paso más allá. Crea espacios que generen recuerdos. Mar Aísa Poderoso comentaba en mi página de Facebook que en su familia aprovechan la navidad para ver películas clásicas con sus hijos, un momento que los más pequeños seguro recordarán en el futuro. La navidad es un buen momento para crear tus propias tradiciones algo que te servirá año tras año para generar estados pasajeros de “Felicidad”.
  2. Planifica tu tiempo. ¿Sabes que la navidad y los meses posteriores son la época en la que hay más separaciones del año? En ocasiones cerrar fechas y encontrar tiempo para estar con todos aquellos que requieren de tu atención es complicado; por eso, en la medida que puedas, intenta planificar tus citas. En el caso de las parejas es bastante fácil. Afortunadamente contamos con dos días especiales: nochebuena y nochevieja, uno para cada uno. Tacha de tu agenda aquello que consideres compromisos y resérvate tiempo para ti, momentos en los que puedas descansar y desconectar. 
  3. No aproveches la navidad para limar asperezas. Tenemos muy pocas ocasiones de reunir a toda la familia o amigos durante el año, por eso algunos aprovechan estas fechas para resolver rencillas. Intenta buscar otro momento, o resolver el problema con la persona en cuestión sin que eso afecte al resto de familiares o amigos. Date una tregua, todos necesitamos unas vacaciones.
  4. No olvides tu carta a los reyes magos. Nuestra cultura nos da momentos simbólicos que es importante aprovechar. Así como en San Juan quemamos todo lo malo dejándolo ir tras las llamas, en Navidad es momento de ser positivo y pedir aquello que queremos que nos acompañe durante el nuevo año. Escríbete una carta de deseos y guardarlos en una caja para que el siguiente año puedas ver si se han cumplido. Ah y… ¡no desistas! con aquellos deseos que no se cumplen… El gordo de navidad es un cásico en mis listas J. 
  5. Y si no te gusta la navidad, prepárate. Para los detractores, la navidad es sinónimo de tristeza y melancolía. Experimentan una especie de “Depresión estacional” que se agrava con la comparativa con aquellos que viven la navidad como una época de celebración. Si eres de los que lo pasa mal, prepárate. El frio y la mala alimentación durante esta época pueden ayudar a que te sientas triste y desganado. Intenta introducir en tu menú navideño menos calorías y haz deporte. Generarás endorfinas y seguro que te ayudarán a hacer la navidad un poco más llevadera.

En definitiva, aprovecha esta época para estar cómodo, despréndete de compromisos que no sean de corazón y haz aquello con lo que verdaderamente disfrutes. Te mereces una entrada de año triunfal y eso depende de ti. 

La Navidad es la época del año en que se nos acaba el dinero antes que los amigos. Larry Wilde

CintilloHEROES

9522395992_18d44679d2_z (1)

Les presento a Ana María Cobano, dueña de esta frase y de su vida, marcada por la superación infinita. Sin lugar a dudas, héroina por derecho propio.

Ana María, ¿se puede ser feliz pase lo que pase en la vida?

Sí. Luchando día a día, aceptándote como eres, marcándote nuevos retos y creyendo en uno mismo.

Sus palabras no son teoría, son la síntesis de su experiencia. Ana María nació hace 37 años en Paradas (Sevilla), con poco más de un kilo, labio leporino, fisura palatina y graves problemas en la vista. A la sentencia de un médico consciente de lo que le esperaba: “Lo mejor será que la niña no sobreviva”, sus padres le dieron la espalda y con un amor infinito hicieron lo quelos padres hacen: luchar sin descanso para que su pequeña viviera.

A Ana María la vida le había dado a elegir entre dos cartas: víctima o héroe. A la luz de los hechos, seguramente, en la incubadora tomó la decisión: héroe. Desde el primer instante dejó ver su naturaleza indómita. Hiló su infancia entre multitud de intervenciones quirúrgicas para corregir sus problemas en la boca y en los pies, siempre con nubes en el horizonte: su paulatina pérdida de visión. Aun así ni sus padres ni ella se dejaron vencer. Ana María inició la escuela a los cinco años y coronó su formación académica con el título de Técnico Superior en Administración y Finanzas. Pero ahí no acabó. Avezada en Internet buscó trabajo y a su título sumó otros oficios y actividades.

¿Cuáles han sido tus armas contra la adversidad?

La fuerza, la voluntad y el entusiasmo.

Fuerza, voluntad, entusiasmo… Decisión, dinamismo y pasión añade su gran amigo José Carlos Mena, quien la propuso y me hizo llegar el relato que él mismo escribió sobre Ana María en su blog Sonrisas en el camino.

A sus 35 años, una vez más, la vida la ponía a prueba: perdió la visión del ojo derecho y le quedó un hilo de luz en el izquierdo. Se desmoronó.

¿Cómo descubriste que tenía que haber otro camino menos duro?

Cuando me di cuenta de que era capaz de buscar soluciones y ponerlas en práctica, usando un camino paralelo hacia mi bienestar. Cuando toqué fondo en el momento de quedarme apenas sin vista, me levanté dispuesta a aprender a desenvolverme con el bastón y a leer braille. Fue duro pero en pocos meses me sentí muy viva e independiente. Fue un subidón.

Ana María hoy es presidenta de la Asociación paradense para la integración de personas con discapacidad "Entre Todos". José Carlos Mena la describe como “una empresaria capacitada y audaz, que busca la innovación, la actividad, el encuentro, la creación y la ayuda a los demás. Y esto último la honra: hace de voluntaria sin descanso para ayudar a personas necesitadas, débiles o perdidas. Trabaja por y para gente a diario”.

¿Qué le dirías a quien no esta pasando por su mejor momento?

Que tienen que seguir adelante, valorarse. Y que a su alrededor hay personas que las aprecian y están ahí para lo que necesiten.

Es su consejo aprendido en primera persona: seguir adelante y valorarse, levantarse una vez más de las que se cae, con su lema grabado a fuego “no hace falta ser grande para empezar pero sí empezar para ser grande”.

Ana María, -cuenta José Carlos-, pacta encuentros en otras localidades y excursiones fructíferas. No cesa en buscar la excelencia de la Asociación, el llegar y ayudar a más personas, el hacer actividades útiles como apoyo escolar, servicios de logopedia, regalos de boda, bautizo o comunión. Lo último: Talleres por los colegios para concienciar a los niños (Circuito de los Sentidos), donde se ha destapado como una gran conferenciante.

¿Sabes ser feliz?

Aprendo día a día.

¿Qué haces para que el bienestar se alargue?

Enseñar a los demás que aunque tengan limitaciones, se puede vivir y conseguir metas.

A las muchas metas ya conseguidas, Ana María ahora suma otra más, su programa de radio “Hablemos entre todos”, en la emisora local de Paradas, rodeada de sus más fieles colaboradores y amigos. La página de Facebook de la asociación es prueba indiscutible del afecto de su gente.

Entonces, ¿eres feliz?

Pues sí. Dentro de mis limitaciones y rodeada de aquellos que me quieren.

Muchas gracias Ana María por enseñarnos que la felicidad es una actitud más allá de lo que nos suceda en la vida.

Imagen: Licencia Creative Commons, Eddy Tsai

¿Se puede ser feliz con sólo tres pasos?

Por: | 28 de noviembre de 2014

Felicidad

Un ingeniero de Google cree que sí… Se trata de Chade-Meng Tan, empleado número 107 y miembro del Talent Group del gigante de internet. Meng, como popularmente se le conoce, desde sus inicios en la compañía se propuso acabar con el estrés y los agobios de la oficina y apostó por técnicas de mindfulness para mejorar la inteligencia emocional e impulsar el bienestar de sus colegas.

Meng, que ha trabajado durante ocho años intentando hacernos la vida un poco más fácil cuando buscamos información en internet, también se preocupó por una búsqueda más interna y propuso en “Busca en tu interior" las claves para la felicidad.

Se trata de tres sencillos pasos o técnicas, avalados por la ciencia, que nos ayudarían a ser un poco más felices en nuestro día a día.

1. “Medita”

En Laboratorio de felicidad ya hemos hablado de mindfulness o de la práctica de la atención plena, siendo tamibén para Meng una de las técnicas clave que nos acercan a la felicidad. Desde la meditación somos capaces de contemplar los problemas con ecuanimidad, lo que nos ayudará a encontrar mejores soluciones. Jon Kabat-zinn, de la facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts, lleva muchos años trabajando en esta línea y ha llegado a la conclusión de que la conciencia plena reduce la ansiedad y es buena para nuestra salud mental. La atención plena nos exige habitar el momento presente, lo que evita que nuestra mente esté en el pasado o en el futuro, antesalas de la depresión o la ansiedad.

A pesar de que meditar pueda parecer un tema místico, con algunas sencillas claves podemos incorporarla de forma práctica a nuestro a día a día. Se trata de dedicar tiempo a observar nuestros pensamientos sin juzgarlos, lo que con la práctica nos ayudará a no dejarse llevar solamente por impulsos. Por ejemplo, como proponíamos en “Mindfulness o vivir el momento presente” podemos incorporar ejercicios sencillos, como esperar tres sonidos para respirar y centrarse antes de coger una llamada, o dedicar un tiempo a ser consciente de lo que vamos a ingerir antes de comer algo.

2. Llevar un registro de momentos alegres

Los momentos de “alegría cotidiana” pasan desapercibidos a lo largo del día y somos capaces de arruinar una jornada si algo negativo se presenta sin aviso. Por eso Meng recomienda anotar y recordar cada uno de esos momentos de alegría que vamos teniendo a lo largo del día. Por ejemplo: encontrarte a un amigo en la calle, compartir unas risas con los colegas de trabajo, ese metro que parece que esté esperando por nosotros y que no nos hace perder ni un segundo… en esos momentos, debemos decirnos a nosotros mismos: !Tengo un momento de alegría :-) Un momento mindful!

3. Desea felicidad a otras personas

En este laboratorio, en diferentes post, hemos analizado cómo los pensamientos altruistas y de gratitud reportan más felicidad incluso que recibir. Y es que no solamente parece que ser generoso y desear la felicidad de los otros nos ayude a ser más felices, parece que también nos hace más eficientes en nuestro trabajo.“En la medida en que seamos generosos, creamos un entorno mucho más agradable a nuestro alrededor y conseguimos que beneficie también a las personas con las que trabajamos”.

En Google, la empresa que alardea de tener a los empleados más felices del mundo, se toman la felicidad muy en serio, tanto que Meng convenció a sus jefes para hacer un curso que les enseñara técnicas de mindfulness, cursos que son de los mejores valorados, según me contaron cuando estuve en Google Palo Alto. 

Con esa iniciativa, Meng se convirtió en Jolly Good Fellow de Google. Es el cargo que aparece en su tarjeta y la descripción de su puesto de trabajo habla de “Enlighten minds, open hearts, create world peace”.

Aquel curso para sus colegas de Google, le llevó a hacer más cursos abiertos con otras personas y organizaciones, a escribir el libro Busca en tu interior, a fundar el Instituto de Liderazgo Busca Dentro de Ti (SIYLI) y a un sinfín de actividades comprometidas con la paz en el mundo.

En cuanto a mi experiencia, aún no sé si estos tres pasos que esboza Chade-Meng Tan son el secreto de la felicidad, pero sí que me parecen lo suficientemente sencillos pare empezar a practicarla… ya os contaré :-) 

 

Chade-Meng Tan: Everyday compassion at Google

 

Chade-Meng Tan: "Search Inside Yourself"

 

 

Fuentes: 

The Google engineer teaching happiness in three steps, David G Allan , BBC

 

Imagen: Licencia Creative Commons, Jorge Sanmartín Maïssa

“La felicidad no es un lugar, es un camino”

Por: | 22 de noviembre de 2014

CintilloHEROES

5248866495_d8c47217b6_z

Comenzamos con nuestra serie de héroes cotidianos, personas que han compartido su experiencia vital y qué han hecho para reencontrarse con ellos mismos o superar obstáculos. La sección la inaugura Eduardo. Su historia nos hace comprender cuál es el precio de la intensidad o del olvido de sí mismo llevado a una adicción. Gracias a un acontecimiento importante, abre lo ojos y comienza su camino de superación. Sin duda, es un gran ejemplo de cómo las dificultades pueden despertarnos y cómo es importante pedir ayuda para afrontar nuestros desiertos y aprender a reinventarnos.

 

“Me anestesiaba bebiendo y trabajando… nada raro en el mundo de la gran corporación donde un alto porcentaje de ejecutivos son alcohólicos funcionales”. Es la experiencia de Eduardo Espinosa, ex directivo de multinacional, que llegó a ser vicepresidente de la filial mexicana de una de las grandes tecnológicas, gracias a sus excelentes resultados. Sin embargo, su gran reto no fue lograr más beneficios, sino cambiar la creencia en la felicidad de las cosas materiales por la felicidad asentada en la tranquilidad, el amor a sí mismo y a los demás.

Antes de asomarse al abismo, Eduardo se sentía un dios del Olimpo: viajes en Business Class, hoteles de lujo por toda América y, ocasionalmente, por Europa y Asia, en un trabajo que él vivía como un desafío tecnológico, generación permanente de estrategias comerciales y entretener a clientes en largas comidas o cenas. Tenía el empleo de sus sueños en la mejor empresa del mundo. Se sentía envidiable y si le preguntaban cómo se sentía, su respuesta no tenía fisuras: feliz. “Creí que el éxito profesional era lo único que contaba.  En el mundo corporativo te premian por lo que nos hace fracasar en la vida. Fui creando una imagen ficticia de mí… no sé cuándo me perdí y dejé de ser yo”.

Hasta que un día su esposa le enfrentó con la otra realidad: divorcio. A Eduardo le costó comprender que su mujer no quisiera seguir con él, ¡si no le faltaba de nada! Lo tenía todo… excepto a él. Cuando se dio cuenta cómo había provocado una segunda separación y perder a su familia, llegó a pensar en el suicidio. Había arruinado todo lo que había prometido cuidar, -rememora.

“En esos días, una psicóloga con más ética que ambición económica me dijo que ella no podía con mi caso. Que mis problemas de estructura de personalidad eran tan serios que mi única esperanza era vivir una “experiencia” a la cual me invitaba a asistir.  Yo pensé que era una torpe y que era inconcebible que se atreviera a decir “no puedo””. A pesar de sus resistencias, Eduardo asistió y vivió una experiencia originalmente concebida para adictos dentro del programa de Alcohólicos Anónimos (AA), que le permitió revisar y sanar a fondo su historia personal. Comenzó su verdadero camino hacia la felicidad.

Regresó a su casa, pidió perdón y una nueva oportunidad pero desde la certeza de que podría sobrevivir a cualquier decisión de su esposa, que aunque le doliera se recuperaría. Su mujer accedió y hoy Eduardo reconoce que vive lo que nunca hubiera creído posible en una relación de pareja “en la que se pone el corazón por delante”.

Desde entonces, 2009, los cambios han sido muchos. Trabaja en una empresa mucho más pequeña, “integrada por personas de buen corazón y con una forma de vida basada en la ética”. Cinco años después, sigue asistiendo a un grupo de AA para seguir trabajando sus temas de vida. “Ahora creo empezar a ser un hombre que sabe amar y se deja amar”.

Eduardo, ¿qué te dió la voz de alarma?

Me empecé a dar cuenta que mi relación con mis padres era casi nula, tenía pocos amigos de verdad y la alerta más seria fue cuando mi esposa ya no quería vivir conmigo.

¿Da vértigo dejar el éxito?

Hay cosas que se extrañan pero es muy placentero simplificar la vida al hacerla menos glamurosa.

¿Qué aprendiste en los programas AA?

En AA he aprendido a ser más humano, a compartir el dolor de otros y a dar más que a recibir. He aprendido, sobre todo, que soy uno más y que eso está bien… que hay un plan superior que es perfecto y que soy parte de él. Me defino como alcohólico, adicto a relaciones destructivas y adicto al trabajo. En AA esas enfermedades son de por vida. No hay algo tal como un ex alcohólico o ex adicto al trabajo… es un programa de paradojas que han ayudado más que cualquier otra forma de ayuda (al menos, a adictos).

¿Qué te ha enseñado la vida?

Que la felicidad es la única meta a perseguir; que la respuesta a todo es el amor y el perdón; y que dando es como recibimos.

¿En qué se diferencia tu felicidad de hoy de la de tus años de éxito?

Antes mi felicidad era obtener cosas materiales y lograr reconocimiento. Hoy mi felicidad se basa en la paz interior, en el amor a mí y a los demás, en conocer quién soy de verdad y aceptarme así. Dice el Paso 12 del programa de AA: La verdadera ambición no es lo que creíamos que era. La verdadera ambición es el profundo deseo de vivir útilmente y de andar humildemente bajo la gracia de Dios.

¿Qué has descubierto con este cambio?

Qué la vida es mucho más simple y placentera.

¿Qué es para ti lo realmente importante?

Lo realmente importante en la vida no se compra con dinero. Es poder disfrutar estar solo conmigo mismo. Es poder disfrutar esos ratos de compañía con mis seres queridos.

¿Qué dirías a otra persona de éxito pero con una vida vacía?

Que despierten y no sigan comprando el engaño de creer que somos aquello que las corporaciones piden. Que recuperen la inocencia del niño que fuimos y que hacía las cosas que realmente amaba. Que vivan creyendo que se puede vivir en equilibrio y que al final, lo que nos llevamos en el corazón es lo más valioso (no lo que se puede guardar en una cuenta de banco o colgar en una pared).

¿En qué consiste tu felicidad?

Hoy mi felicidad es tener equilibrio entre mi vida familiar, laboral y espiritual. Es hacer las cosas que disfruto y estar con las personas que amo.

¿Qué haces para alargar tu bienestar?

Continúo trabajando en grupos de autoapoyo con base en los principios de AA, compartiendo mi experiencia de vida y acompañando a otros en su proceso de despertar.  Al hacer esto, me puedo seguir conociendo y aprendiendo a amarme yo mismo. Mi bienestar se alarga por si solo pues aplicando la filosofía de AA, yo solo me ocupo del día de hoy.

¿Se puede ser feliz pase lo que pase en la vida?

Sí. El ser en equilibrio es independiente de las circunstancias. La estabilidad emocional se pone a prueba cuando las cosas no van bien, pero es posible transitar por lo más difícil y mantener el equilibrio. Esto no quiere decir que la tristeza y la ira nunca existirán, pero puedo ser feliz aun cuando las circunstancias me lleven a estos estados emocionales.  La gente sigue muriendo y traicionando, pero mi equilibrio emocional no depende de eso.

¿La felicidad se hace?

Sí lo creo. Se ha dicho mucho que la felicidad no es un lugar sino un camino. Uno puede diseñar la felicidad y yo creo que puedo decidir ser feliz ahora mismo. Aceptando mis circunstancias y quien soy, soñando realidades deseadas y poniéndome en acción para lograrlas. La felicidad no es algo que pueda verse en futuro, la felicidad siempre es en presente.

¿Sabes ser feliz?

¡Estoy aprendiendo! Y cada día me sale mejor…

¿Dirías que eres feliz?

¡Sí! Hoy soy feliz de muchas formas… al ser un motivo de las sonrisas de mi hija y de la paz de mi esposa. Al permitir que mi niño salga a jugar cuando bailo con mi hija… 

 

Imagen: Licencia Creative Commons O.F.E.

Laboratorio de Felicidad

Sobre el blog

En el laboratorio de la felicidad analizamos experiencias, recogemos investigaciones y aportamos claves para vivir de un modo más saludable y optimista. Ponemos un microscopio para entendernos un poco mejor a nosotros mismos en nuestra relaciones personales y profesionales y ofrecemos fórmulas prácticas para incrementar nuestras dosis de felicidad en el día a día.

Sobre la autora

Pilar Jericó

Pilar Jericó. Curiosa del ser humano, de las emociones y de las relaciones personales. Es socia de la consultora Be-Up, coach y doctora en organización de empresas. Escritora de ensayos y novela y conferenciante internacional desde 2001. www.pilarjerico.com.

Archivo

diciembre 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal