40 Aniversario

Desarrolla tu mirada de la abundancia

Por: | 06 de marzo de 2016

Eyes-428391

Luis Álvarez tiene en su libro un cuento que me hizo reflexionar cuando lo leí.

Es un chico joven estadounidense allá por los años veinte que tiene el sueño de comenzar una nueva vida en Inglaterra. Es pobre pero después de mucho ahorro consigue un pasaje de barco y hacerse con galletas y queso para aguantar toda la travesía. Embarca, pasan los días y cada vez que sus amigos se van a cenar al bufet, como él no tiene dinero, pone mil y una excusas y se retira a su camarote solo a comer sus galletas con queso. El último día antes de llegar uno de sus amigos le dice que se anime y que vaya con ellos a cenar para celebrar la travesía. Es entonces cuando confiesa que no tiene dinero y que por ese motivo, no puede acompañarles. “¡Pero si el bufet es gratis. Está incluido en el billete!”, le exclama su amigo.

Es una buena metáfora para explicar algo que nos ocurre muchas veces. Pensamos que no nos merecemos ciertas cosas, que el futuro o el éxito está reservado a otras personas diferentes a nosotros. Y no es cierto. Todos podemos disfrutar de un mejor futuro y nos merecemos intentarlo.

Tenemos dos maneras muy sencillas de contemplar la vida: hacerlo desde la mirada de la abundancia o desde la mirada de la escasez. La abundancia no significa necesariamente bienes materiales (coches, puestos maravillosos, cuentas corrientes envidiables). Pueden ser aprendizajes, nuevos estados interiores, más serenidad… pero confiar que pase lo que pase, será positivo. Cuando alguien tiene una mirada de abundancia confía positivamente en el futuro.

Sin embargo, la mayor parte de las personas tienen (o tenemos muchas veces) una mirada de escasez. Se aferran a su presente, a lo que tienen y no se atreven a dar el paso porque piensan que “es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”. Ese comportamiento es normal, tampoco vamos a rasgarnos las vestiduras si nos sucede. Como hemos comentado alguna vez, la mente tiende a la “seguridad”, que no a la felicidad. Pero todos podemos entrenar nuestra cabeza y aprender a confiar en el futuro y en nosotros mismos. Cuando vivimos en la sensación de escasez, hay miedo. Cuando lo hacemos desde abundancia, contemplamos lo que tenemos desde el agradecimiento y sabemos que el futuro nos aguarda con bonitos regalos hasta en los momentos más dolorosos. Por lo tanto, ¿qué podemos hacer para comenzar a desarrollar la mirada de la abundancia? Veamos algunas claves.

  1. Te lo mereces. ¿Por qué no te va a suceder a ti? No hagas como el chico del cuento que se aferra a su miedo y no explora otras posibilidades. La “merecebilidad” es el primer punto de partida. Parece que la culpa o la falta de autoestima nos hace pensar que nosotros somos los patitos feos de la película y en absoluto. Todos nos merecemos bonitos regalos.
  2. Si no consigues lo que quieres, quizá no has puesto foco en lo que has logrado. Aunque hayas fracasado o perdido, la mirada de abundancia te ayuda a aprender de lo ocurrido. He escuchado en ocasiones a personas con mirada de abundancia que han vivido una ruina económica, que no habían superado económicamente, pero que hablaban de su presente como un estado de serenidad que antes no tenían. Habían perdido dinero, pero habían ganado otras emociones más importante.
  3. Confía, confía, confía. La confianza o el miedo es una decisión personal. Si quieres lograr algo, trabaja, déjate la piel pero confía que ocurra lo que ocurra, será positivo si sabes aprender de lo ocurrido. Por ello, da el paso para que suceda.

"Haz hincapié en la idea de abundancia. Pensar en la abundancia contribuye a generar abundancia."

Norman Vincent Peale 

 

 Fuente de la foto: Pixabay.

 

 

Hay 9 Comentarios

Muy buena reflexion tener la mirada de la abundancia, gracias por compartir

Ola,pili.
mi ma sincera enorabuena portu gran vloh. gracia por salbarme tantas ocasiones, pero estave no ma gustao mucho. yo vuscaba la relacion amorosa entre platon y aritoteles, pero fijate lo qu me a encontra, la abundacion de la felicida. tiene k superarte, aunque sigue asi chica. felisitasiones. muak. mi wuassap ese 675432899023 es de usa. contacte.gracia.

¡Hola Pilar! Muchas gracias por tu palabras.
Muchas personas pasamos por situaciones complicadas que nos hacen perder la esperanza.
Tenemos que mirar al futuro con esperanza, porque lo que tenga que venir vendrá, angustiados por la ansiedad o no, acabará viniendo. La serenidad y el pensamiento positivo nos va a sumar, así que dejémosles espacio.
Y las cosas buenas que nos pase, seguro que nos las merecemos, así que a disfrutar de ellas.

Pues yo no estoy de acuerdo con Luisa porque querer ser feliz con uno mismo , es estar predispuesto a querer dar felicidad también a otras personas que puede ser tu propia familia , pero también otras personas de tu alrededor e incluso de fuera, porque también puedes pertenecer a una ONG y ayudar a mucha gente, y a todo eso le llamo yo abundancia, y no hay nada mejor que eso, el ser una persona positiva y que se vean los problemas por el lado bueno u no por el lado malo, que sería lo contrario, la escasez.

De verdad te agradezco el comentario Pilar o, mejor dicho, tu respuesta, me parece más directo; el futuro, tal y como está el mundo de hoy, es bastante oscuro, si tenemos eses pensamiento, que además es la pura realidad, estaríamos en la escasez; si lo que hacemos es pensar en la cantidad de personas que están luchando y sacrificándose para que ese futuro no sea tan negativo y llegue a ser un futuro más feliz, estaríamos hablando de la abundancia de muchas personas que por sus acciones están consiguiendo eso y, dentro de esas mismas personas , las habrá que cxonfían en que ese trabajo va a ser positivo, luego son personas que miran con abundancia y las hay, también, que aún sabiendo que no puede llegar a ser mejor o temen que no llegue a serlo, luchan de todos modos, eso sigue siendo abundancia. La escasez es la de las personas que miran sólo parea si mismas, si les van a salir bien los estudios, si conseguiré un trabajo, etc..., para mi eso es la escasez, cuando uno mira para si mismo porque consiga lo que consiga nunca será feliz ni tendrá ilusiones renovadas.
Otra cosa, cuando uno sufre más de la cuenta, no valen las habilidades que uno tenga porque es todo tu cuerpo el que se resiente de ese sufrimiento y lo único que hay que hacer es pedir ayuda o dejar pasar el tiempo o aprender a vivir con el sufrimiento como hacen muchas personas en este mundo.

Gracias, Ramón, una reflexión muy interesante sobre los opuestos que vivimos.
Buen resumen, Sherazade.
Y gracias, Luisa, por tu comentario. Un cuento es una metáfora y me temo que cambiar las emociones no es fácil para nadie (incluyéndome a mí), pero si a veces he sufrido más de la cuenta ha sido porque no he confiado en el futuro o en mis habilidades y eso es la mirada de escasez. La serenidad está más cerca de la confianza en lo que va a venir sin dejar de trabajar o de dejarse la piel... y todo eso es la abundancia, que requiere un trabajo y que comienza con una decisión.

Yo Pilar ¿qué quieres que te diga? me dá la impresión que todo lo ves muy fácil, que los sentimientos y emociones pueden cambiar como cruzando una puerta y, según el cuento que has expuesto pues al pobrecito lo que le faltó fue información, los otros sabían que con el billete se podía comer en el bufet y él ni se había enterado, pero si lo llega a saber claro que va ¡ vamos, de cabeza!!!!!

"Recebo, mereço. Aceito e agradeço"
A minha saúde, a luz do sol, a comida que tenho

Estimada Pilar, la dualidad a la que sigue la diversidad, es la ley de la Vida. Dice el viejo adagio...¡ Nada nuevo bajo el Sol ! Está claro que mucho o poco condiciona la forma de entender la vida. El exceso de "mucho" conduce a la avaricia y el exceso de "poco" conduce a la desidia. Luego, hay que buscar el equilibrio, o sea, el centro o punto medio entre algo y nada. Un simple ejemplo... un exceso de bondad implica una simple tontería, y un exceso de avaricia implica un desorden mental que puede llevar a la violencia. La historia del animal humano, repleta de sadismos, con guerras, saqueos, genocidios, etc. etc., habla por si solo, un fenómeno que,curiosamente, no padecen los animales carnívoros, que matan para subsistir, no por el placer de matar. Y el colmo de todo ese desorden es que se inventan un "dios" a imagen y semejanza del asesino... para justificarse a si mismos.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Laboratorio de Felicidad

Sobre el blog

En el laboratorio de la felicidad analizamos experiencias, recogemos investigaciones y aportamos claves para vivir de un modo más saludable y optimista. Ponemos un microscopio para entendernos un poco mejor a nosotros mismos en nuestra relaciones personales y profesionales y ofrecemos fórmulas prácticas para incrementar nuestras dosis de felicidad en el día a día.

Sobre la autora

Pilar Jericó

Pilar Jericó. Curiosa del ser humano, de las emociones y de las relaciones personales. Es socia de la consultora Be-Up, coach y doctora en organización de empresas. Escritora de ensayos y novela y conferenciante internacional desde 2001. www.pilarjerico.com.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal