Ladrones de fuego

Rosa Chacel y las barras de carmín

Por: | 02 de julio de 2012

ROSA CHACEL   (1898-1994)

 

 

  chacel 2


     Poco antes de acabar la Guerra Civil, se le encarga al pintor Timoteo Pérez Rubio el envío fuera de España de las obras del Museo del Prado. Pérez Rubio estaba casado con la escritora vallisoletana Rosa Chacel. Bajo el estigma de perdedores, el matrimonio partió hacia el exilio con el hijo de ambos. Recorren varios países, Francia-Grecia-Brasil-Argentina. Muere Timoteo Pérez Rubio en 1977. La carrera literaria de Rosa Chacel abona 8 novelas, 5 libros de cuentos, 3 de poesía, 7 de ensayos y varios libros de biografías-autobiografías y diarios. Muestro mi entrevista con Rosa Chacel:

      ¿Escribimos para que nos quieran?
     Sí, evidentemente, para eso: tanto que, por poner en ello un empeño desmedido, conseguimos a veces que nos odien.
     Si lo exacto es lo bello, entonces, ¿qué es lo feo? ¿Lo feo es lo real?
     Lo bello es lo exacto de lo real... Lo real –la realidad– contiene lo bello en su exactitud y lo feo en su inexacta e indiscutible existencia.
     Una mujer escribió varios libros, y fue feliz. Otra mujer leyó muchos libros, y también fue feliz. Otra mujer vivió sin siquiera leer libro alguno y obviamente sin escribirlos, y, cosa rara para las almas exquisitas, fue muy feliz. Una cuarta mujer admiró a las tres mujeres descrita, sin conseguir llegar a ser feliz. ¿Cómo se explica la infelicidad de esa cuarta mujer?
    Es completamente imposible explicar la infelicidad de esa mujer ni de ninguna otra... La infelicidad o la felicidad no suelen tener relación estrecha con lo que se lee o deja de leer... Y, si por azar la tiene, pues ya está claro... por eso fue.
    ¿No podemos ahondar en la tristeza, porque estamos condenados a seguir viviendo? ¿Podría decirse lo contrario?
    Sí, se puede decir lo uno y lo otro, porque ni en la tristeza ni en la alegría se puede ahondar todo lo que se quisiera... En cuanto a lo de la condena, yo la acepto con toda mi alma o, si se quiere, con toda mi voluntad que –a pesar de todo lo imaginable– no me falta para seguir viviendo.
    ¿Dónde encontrar a estas horas el alma del mundo?
    El alma del mundo está a estas horas donde siempre estuvo. Quiero decir que el alma del mundo es lo mismo que siempre fue, pero no está lo mismo... Por esto, preguntar dónde está no tiene objeto porque su lugar no ha cambiado... Ahora, cómo está y por qué está así... Yo aconsejaría a los jóvenes interrogadores que no planteen jamás cuestiones semejantes, porque si el interrogado tiene la debilidad de responder con dos docenas de palabras, divulgará un comprimido de conceptos banales, que se deberían incluir entre las drogas peligrosas.
    ¿Poesía es el sueño de una creencia?
    Bueno, más o menos... También podríamos decir que es la evaporación o la exhalación de su esencia.
    ¿La barra de carmín es una fábrica de besos que la mujer se da a sí misma?
    No, absolutamente, no... Si la pregunta fuese: “¿La barra de carmín es el marchamo o reclamo de su fábrica de besos?”, se podría decir que sí, eso es, pero esto sería una afirmación trivial y, sobre todo, obvia... Esta pregunta, que parece una delicada indiscreción, es, por el contrario, el planteamiento de un tema profundísimo. Porque decir “no, no es eso”, resuelve el problema, pero si añadiésemos “es esto otro”, necesitaríamos quince o veinte folios para decir someramente lo que es. De modo que la pregunta, sumamente importante, queda sin una respuesta adecuada. Un artículo que ocupase media plana de un periódico valdría la pena de escribirlo, pero no habría ningún periódico que prestase tanto espacio a un tema que pasa por trivial.

*En la imagen: estatua de Rosa Chacel, sentada en un banco de la Plaza de Poniente de Valadolid (ciudad donde nació)

 

                                        [siguiente personaje Ernest Hemingway: 9-7-2012]]

Hay 7 Comentarios

Pido perdon por una falta de ortografia despistada antes de dar a la tecla: donde dice "Hay tenemos..." deberia decir "Ahi tenemos..."
Perdon.

Pido excusas de antemano por la falta de acentos en mi teclado.
De Rosa Chacel hay que hablar de literatura, de vida ejemplar, de Mujer, de una rosa hermosa entre tantas rosas...y tambien se puede hablar del rojo carmin.
En principio es un color. COLOR.
Rosa Chacel uso el rojo carmin en sus labios. Hay una foto que lo testifica, aunque bien podria ser un retoque "colorido" de las fotos de entonces. Pero yo creo que si lo uso.
Desde la mas tierna infancia nos seduce la barra de labios de nuestra madre, que sin distincion de clases usan todas. Ahora las niñas se pintan los labios, las uñas, las maquillan, las visten con ropas de mucha mas edad...ya no les seduce la barra de labios, "el rouge" de su madre. Ellas tienen la suya propia, la de su muñeca fetiche...Siempre o casi, aparece el "antes" y el "ahora".
Rosa Chacel propone un largo trabajo, o el profundo desarrollado tema sobre la cosmetica femenina. Habria que hablar tambien de la masculina.
Pero es el rojo carmin en concreto lo que propone Jose Luis en este blog.
Seduccion? Mucha. Intimidad? Tambien. Juego?
Hay tanto que escribir todavia...la literatura y el arte nunca acabaran, como proponen algunos derrotistas, y hay tenemos a la dulce e inteligente Rosa Chacel, vestida de color carmin.

-¿Le molesta que me siente?.
- Ya, ya supongo que le habrán llamado la atención esas preguntas. Yo pienso que la barra de labios del mundo es el alma femenina.
- ¿Qué todavía está pensando en alguna de ellas?. No me extraña. Es un escritor especial. Sabe demasiado y despista mucho. Pero sus contestaciones están muy pensadas. Se nota que fue usted una intelectual. Yo le admiro, de sus libros sólo he leído El Barrio de Maravillas. Me gustó mucho.
- Tiene razón, hubiese estado mejor en un lugar alto divisando todo lo que nos rodea desde arriba. Es buena idea, desde allí podría tirar su máquina de escribir, su barra de labios o lo que quiera contra todos los que nos engañan y manejan, esos que le han dejado a usted y a tantos otros injustamente en el olvido.

Gracias querido José Luis por este escrito tan fresco. Rescatas de un olvido, aún cercano, a dos grandes personajes españoles: Rosa Chacel y “Timo”. Tus preguntas acertadas nos sitúan ante una gran escritora.
Poco a poco has ido abriendo una gran brecha literario-poética –artística de las que muchos disfrutamos ¡Gracias!

Rosa Chacel nace en el fátidico 1898. Contemporánea de la malagueña María Zambrano y discípula de Ortega y Gasset (aunque tuvo con él algunas disputas dialécticas); como María Zambrano, vivió muchos años en el exilio, primero Francia, luego en Brasil y Argentina, para regresar a España en 1973.
Su sentido orteguiano queda reflejado en muchos de sus escritos.

“El hecho Ortega era una cuestión personal de toda mi generación.. Porque Ortega no sólo fue «el español arquetipo», sino también «el intelectual arquetipo», pues estableció esa especie de casta -no hay que asustarse con la palabra- intelectual que consiste, estrictamente, en vivir poniendo el honor en la misión de pensar.. .Pertenecer a la casta intelectual es estar comprometido en la causa de la verdad”

Siguiendo a Ortega, Chacel utiliza la doctrina platoniana del origen erótico del conocimiento. Mucho se ha escrito de la postura feminista de Rosa Chacel. Sin embargo, lejos de una posición feminista , Chacel propugnó ya desde su primera conferencia, leída en el Ateneo de Madrid en 1918, la identidad de la pareja humana, aspecto que profundizó de forma magistral en su obra.

Como muy bien señala José Luis, compartió su vida con «Timo», hombre austero y un pintor notable. Responsable de la evacuación de los cuadros del Museo del Prado durante la Guerra Civil, primero de Madrid a Valencia, y luego de Cataluña a Francia y Suiza.

Acerca de su persona, hay que señalar que la mayor parte de su existencia, después de la guerra civil española ( ya en su exilio), la vivió recluida en su apartamento con una vieja máquina de escribir. Un crítico de su obra dice al respecto: La verdadera Chacel –esa mujer carismática y seductora, la escritora genial, capaz de revolucionar las discusiones estéticas– había sido un proyecto truncado por las circunstancias. Comenta Laura Freixas, “Rosa Chacel nos produce el efecto de una semilla de baobab, que plantada en mala tierra, sin riego y sin abono, estaba destinada a quedarse en bonsai”. Años después, en 1982, en sus memorias “Ida y Vuelta” Rosa describe sin tapujos, este desvivirse infernalmente doméstico.

La vocación primera y última de Rosa Chacel fueron las Formas, la Estética como materia, pasión y religión. Toda su obra es un canto a la belleza y a la verdad.
Como buena escritora, Rosa es también una poeta notable, como queda reflejado en esta poesía dedicada a su amiga María Zambrano.
.....................................
“Una música oscura, temblorosa,
cruzada de relámpagos y trinos,
de maléficos hálitos, divinos,
del negro lirio

Preguntarle a Rosa Chacel si el carmín es un instrumento femenino de autocomplacencia podría considerarse como un intento de provocación, si no fuera porque el entrevistador es José Luis Merino. Entonces comprendemos que se trata de un desafío escrito con todas sus letras. Cuando una escritora reconoce la trascendencia de la cuestión pero el espacio sobrante no le da para ahondar y ofrecernos sus argumentos, a uno no le queda otra cosa más que preguntarse por la respuesta fantasma. Nos hubiera gustado saber qué pensaba la vallisoletana sobre la cosmética como reflexión sobre la complejidad de la identidad femenina. Para muchos fue una feminista convencida; para otros no lo fue nunca o no lo bastante pero, eso sí, jamás nos dejó indiferente.

http://nelygarcia.wordpress.com. Descubro con agrado a esta mujer y sus respuestas me parecen acertadísimas. Creo que se escribe por una necesidad y si por ello nos aprecian, se agradece.
Bello, feo, felicidad, tristeza, etcétera: son los contrarios que se complementan, en nuestro mundo dual. La interpretación que se les da es diversa: la cultura recibida nos enseña a alejarnos de la tristeza; creo que si en vez de rechazarla, dejamos que se introduzca en nuestro interior, para analizarla, seguramente lleguemos a la conclusión, de que no es tan nociva como parece. El grado de importancia de las cosas, es personal y la felicidad se puede conseguir, a través de una evolución comprensiva.

Qué maravilloso contraste la reacción de cada "personaje" a tus preguntas, que son siempre distintas: a veces son directas preguntas al alma, otras veces van vestidas de dulces historias, otras encierran un mundo tras una apariencia banal ... Rosa se entrega aquí a cada una de ellas, viendo hasta el fondo de las mismas y no rehuyendo ninguna profundidad. Supongo que es así como vivió su vida y su literatura, entendiendo y exprimiendo todo, sin juzgar. Soy la mujer que leyó muchos "Ladrones de fuego" y fue feliz.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jose Luis Merino

Jose Luis Merino nació en Bilbao. Vive en esa ciudad. Es autor de 14 libros de arte y literatura. Trabaja en la actualidad en cuatro más, asimismo de arte y literatura. Ha tenido muchas edades. Ahora tiene la edad que representan sus palabras.

Sobre el blog

Como lo haría un fotógrafo de palabras, en este blog aparecerán retratos o semblanzas de gentes de la cultura. La mayoría de ellos son ladrones de fuego, en el sentido rimbaudiano del término. También se hablará de arte y poesía (el único ángel vivo sobre la tierra), en tanto se descubre cuánto hay de auténtico y de falso en esos dos universos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal