Ladrones de fuego

Los besos en el mundo de Corín Tellado

Por: | 07 de julio de 2014

CORÍN TELLADO   (1926-2009)

Corin_tellado1

            En 1965 Corín Tellado quedó consignada como “el escritor más leído de todos los tiempos, incluyendo a Miguel de Cervantes”, según certificaba en palabras Guillermo Cabrera Infante, ganador en 1997 del Premio Cervantes de Literatura.
     Refiriéndose a la escritura de Corín Tellado el escritor cubano lo expresaba así: “La pornografía es un arte inocente, nada consciente, y Corín Tellado, ya en las clasificaciones, es una naïve, una primitiva por sofisticar. Sus lectores o tienen esa inocencia o fracasan en su lectura” (Libro de ensayos, de título O, publicado por Seix-Barral en 1975).
     Víctor García de la Concha –director de la Real Academia Española, de 1998 a 2010, y actual director del Instituto Cervantes-, al presentar a Mario Vargas Llosa, en un encuentro literario, dijo, entre otras consideraciones, que el escritor peruano lo mismo sabía apreciar las mieles de Góngora, como los caramelos de Corín Tellado.
    ¿Qué vieron Cabrera Infante y Vargas Llosa en la literatura de Corín Tellado? ¿Quizá la antítesis de quienes se empeñan en dar un sentido más puro a las palabras de la tribu? ¿Tal vez les conmovía que la escritora asturiana, por ser tan obsesivamente fiel a su estilo sentimentalista, fuera capaz de dejarse matar en su imaginario por un millón de besos?
    En los primeros días de verano de 1981, le envié a Corín Tellado –a su domicilio gijonés–, un ramo de preguntas. El tratamiento preguntador era semejante al enviado a otros escritores considerados de primera fila.
    Recibí las respuestas correspondientes y una carta anexa, todo ello fechado un 25 de junio de 1981. Estas son algunas de sus respuestas:
     Los besos son la plataforma de la comprensión más afectiva /
    Toda persona que expresa en letras lo que siente y piensa es digna de ser leída, porque quizás...¡quizás! diga algo que ignoras... /
    
La mente humana es un foco de abismos hartamente conocidos y demencialmente desconocidos. Sigue leyendo y verás cómo el más vulgar autor te dice algo que tú ignoras... / 
    
Besos son nuestras creencias. Nuestra credibilidad ante la vida... A veces besas, a veces pisas. Todo es positivo y fraudulento... / 
    ...
así todos los humanos tenemos una meta: Vivir, sobrevivir, razonar... Cada uno lo hace según su mentalidad, su cultura, sus creencias, sus convicciones...
    
En la carta decía:
    "A la gente de hoy, tan materializada, lista (pienso que más que nosotros para disfrutar la existencia de cada día), déjalos vivir. Tienen derecho a ello. Y nosotros a escribir cosas plácidas, que lo filosófico queda para los antiguos... Los letrados, los inquietos intelectuales... / 
    Yo soy una escritora sentimental y ahí, punto. Lo demás queda para mí... / 
    Un abrazo de tu amiga asturiana, macho, que somos vecinos y mis hijos llevan un apellido vasco como una casa / 
    Hasta siempre."
    Hasta siempre, querida amiga. Que el Príncipe de los Besos te guarde muchos años.
      Y el citado príncipe le guardó hasta el 11 de abril de 2009. Ni un día de más, ni un beso de menos.

[siguiente personaje Lucio Anneo Séneca: 14-7-2014]

Hay 5 Comentarios

¡Qué bonito! Me ha encantado.
Respecto a los comentarios, coincido con Zuriñe. Pero me atrevo a opinar porque tratándose de género romántico, es más fácil lanzarse. Me ha gustado mucho el comentario de Nely García. Y también el de Jose Luis.
Creo también que es mejor soñar que no hacerlo. Y tengo un calendario que cada mes me lo recuerda. El fraude no está en los libros. Ni siquiera en contrariar la realidad. ¿Qué sería entonces del género de ciencia ficción?
El engaño parte de quienes habiendo pisoteado la fantasía del sueño se presentan como valedores de imágenes asumidas culturalmente destruyendo la inocencia.
Me gustan las novelas románticas.

Lo que importa no es la cantidad, sino la calidad. Corin Tellado no era más que otra "escritora" del montón y no escritor cómo le dice José Luis Merino y sus temas eran cómo ese programa de Siempre En Domingo que muchos tildaban de Siempre Lo Mismo. En otras palabras y en este caso hablando de comida, leer sus novelas era cómo comer sancocho todos los días. Ella tal vez fué muy prolífica, pero en cuestiones de calidad, ella no le llegaba a los talons a muchos escritores mediocres de esos tiempos.

Al leer el escrito de José Luis me vienen a la cabeza tres personajes que marcaron una época: Elena Francis, Marcial Lafuente y Corin Tellado.Eran tiempos de radio y novelas baratas. Quiero pensar que los dos últimos entretuvieron a millones de personas; Marcial con sus cabalgadas por el oeste americano y Corin con sus amores de película. Sin duda, Corín es la más productiva; aunque no se sabe el número de novelas exacto que ha publicado, es posible que escribiera entre las 4000 y las 5000 novelas. Si hacemos unos pequeños cálculos y teniendo en cuenta que escribió su primera novela con 19 años, y que no paró de escribir hasta el 2009, nos da una media de unas 70 novelas al año. Esto es más de una novela por semana. ¡ INCREIBLE ¡
Este trabajo fatigoso queda reflejado en un comentario de la misma Corín:
“Soy muy trabajadora, me he levantado a lo largo de muchos años a las cinco de la mañana, he bregado muchísimo y ahora mismo me pregunto cómo he sido tan burra. No he tenido negros, ni quise ni hubiera podido porque mi estilo es muy peculiar. Nunca he trabajado sometida a la presión editorial. Siempre he ido adelantada con respecto a la fecha en que tenía que entregar las obras. Lo cierto es que ahora mis novelas cortas están en las librerías con el formato de los clásicos.”
Este aspecto de tenacidad y compromiso con el trabajo elogia su persona y seguro que allá donde esté seguirá poniendo flores en los corazones de muchas personas.
Gracias José Luis
Un saludo
Santi

Entre los trece y catorce años leíamos clandestinamente las novelas de Corín Tellado, (los quioscos vecinos nos las prestaban por una peseta). Esos relatos tan románticos nos hacían soñar con matrimonios maravillosos, y muchas caían en el espejismo casándose prematuramente, con la trágica desilusión de descubrir que la realidad era otra.
El sueño forma parte de la vida y quizás, percibida desde el lado metafísico ella misma lo sea. Visto desde la racionalidad, los amantes de esos episodios engañosos deben de leerlos, siendo conscientes de que son formas pasajeras de soñar despiertos.

Como tantas veces, una confesión para comenzar. No he leído nunca a Corín Tellado, y no lo digo para dármelas de nada, porque nada soy, únicamente es un dato, no me ha atraído jamás la literatura romántica. Y después de esto, todos mis respetos a la escritora más leída de todos los tiempos. Siempre he defendido la lectura por encima de todo. Me parece más importante leer, lo que sea, que no hacerlo. Los caramelos pueden ser maravillosos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Jose Luis Merino

Jose Luis Merino nació en Bilbao. Vive en esa ciudad. Es autor de 14 libros de arte y literatura. Trabaja en la actualidad en cuatro más, asimismo de arte y literatura. Ha tenido muchas edades. Ahora tiene la edad que representan sus palabras.

Sobre el blog

Como lo haría un fotógrafo de palabras, en este blog aparecerán retratos o semblanzas de gentes de la cultura. La mayoría de ellos son ladrones de fuego, en el sentido rimbaudiano del término. También se hablará de arte y poesía (el único ángel vivo sobre la tierra), en tanto se descubre cuánto hay de auténtico y de falso en esos dos universos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal