El blog de los amigos muertos

Por: | 27 de enero de 2012

CasavellaMordzinski

Francisco Casavella fotografiado por Daniel Mordzinski.

Todo es extraño. Los favoritos de Internet tienen a veces algo de paisaje después de la batalla: el humo, los caídos, edificios en pie, ruinas… y ese silencio que llaman sepulcral. Nada produce más congoja que visitar los blogs de los muertos. Siguen ahí, en el limbo, detenidos por siempre el día que fallecieron, con sus inéditos, sus comentarios, lo que estaban leyendo, los proyectos, la biografía sin terminar aún.  Se vuelve a ellos como de un viaje, en septiembre, mientras el calendario señala amarillento el mes de junio. El archivo de textos ha seguido corriendo en el vacío: enero, febrero, marzo… 2009, 2010, 2011... Es extraño, ya digo. Están allí más vivos que en sus libros, también más imperfectos, en marcha aún. 

A veces, todavía, pincho en el blog de Tomás Segovia. Murió en noviembre pasado. Su bitácora está llena de tesoros por descubrir.

CasavellaCubiertaA veces, todavía, pincho en el blog de Francisco Casavella. Se murió en 2008. No sé si fue mi amigo (disculpen la primera persona). Nos escribimos mucho, hablamos por teléfono, nos vimos demasiado poco. Diría, eso sí, que lo tenía presente: qué pensará de esto, qué escribirá, dónde andará metido. Alguna vez llamó para avisar: “Desaparezco un tiempo”. Raro ¿no? Fue uno de los grandes narradores de las últimas décadas y un ensayista a la altura de los mayores. Las 1.000 páginas de Elevación, elegancia y entusiasmo recopiladas por Jordi Costa (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2009) son parte ya de la historia del ensayo español contemporáneo.

 En ese libro está, precisamente, lo que escribió en su blog:  sobre el Modiano guionista, sobre el Spielberg de Múnich (y Emmanuelle Negra), sobre el Günter Grass nazi adolescente, sobre House y su desternillante visita al hospital. Está en el libro, sí, pero a veces lo busco en Internet. Debajo del retrato cuelgan, escritas en 2006, sus “próximas aventuras”: El secreto de las fiestas (novela): Mondadori. Septiembre 2006. Lo que sé de los vampiros (novela): O como Napoleón dijo lo más certero sobre la Historia Universal, mientras huía de cientos de conejos. ¡Hecho real! En su librería en el 2007. La verdadera historia de la verdad (ensayo)...

CasavellaNadalAlgunas aventuras llegaron a buen puerto –las fiestas eran una novela que andaba reescribiendo, los vampiros ganaron el Nadal el año de su muerte (él llamaba “la cubitera” al trofeo del premio); otras, no. Ahora echamos de menos aquello que nunca tuvimos. Nos quedan sus historias de jesuitas cegados por las Luces y sus historias de una Barcelona a la que se le había corrido el rímel –ciudad de celofán-; sus palabras en el documental que Albert Pla y Lulú Martorell hicieron sobre Pepe Sales; sus lecturas de Stanislaw Lem y Saul Bellow, Aaron Sorkin y Dr. Feelgood, Pío Baroja y Dan Brown. "No puedo dejar de felicitar a las editoriales de todo el mundo que en su día rechazaron la publicación de esta infamia y ahora no se arrepienten. Es la demostración de un resto de dignidad, no sólo en el mundo editorial, sino en el sistema mercantil", escribió en su reseña para Babelia de El código Da Vinci.

“La vela que ardía por los dos cabos era su único modo de estar en el mundo. Emocionarse con esa CasavellaFlipercombustión era un fin en sí mismo. Lo único importante, qué fácil es decirlo, consistía en no resignarse. En la actualidad, se echa de menos ese talante. Se echa mucho de menos esa lucha infatigable contra el miedo a vivir”. Es Casavella hablando de Cassavetes. Imposible no leerlo, una y otra vez, como un autorretrato. 

Hay 13 Comentarios

Que angustia me produce esto, mi marido fallecio en agosto a los 41 años, y todo lo que me queda es una angustia terrible, sus huellas en la red, son innumerables, pero yo tengo mucha angustia a la muerte,no me importa lo que de mi quede tras la mía, lo que quiero es no morir, vivir, no faltarle a los míos....

Me ha encantado esta entrada. Y también todos los comentarios generados. Sin duda, hay mucho por descubrir en la red. http://unmundocultura.blogspot.com

http://nelygarcia.wordpress.com. Los muertos se liberan de envidias y prejuicios, presentándose a los visitantes, completamente desnudos.

Mi preferido es: http://destiladospentaplejicos.blogspot.com/

Fue escrito por un hombre que se quedó tetrapléjico y consiguió hacerse la eutanasia. Sus escritos, realizados con no poco esfuerzo dada su condición, son bellos y admirables.

El jueves pasado 19 de Enero falleció en Valencia a los 39 años Gonzalo Parreño, compositor, bajista, productor y muchas cosas mas que realizó en su corta vida con un entusiasmo y una fe envidiables. Pero su gran triunfo en la vida fué la legión incontable de amigos que deja, su vision positiva de la vida y su valiente serenidad ante la muerte. Dejó aquí su sonrisa y se llevó grandes dosis de amor. Su blog sigue abierto, a veces entra alguien y le recuerda, pero ya no tiene sentido usar ese medio para tenerle presente. Ya no está, ya no hay quien reciba esos mensajes. Sin embargo somos muchos los que le recordaremos siempre y nos beberemos muchas cervezas rápidas en su memoria.

Yo ando buscando un cuaderno manuscrito que escribió mi abuelo hace cincuenta años, alguien de mi familia lo esconde con la intención de ocultar contenidos que hoy serían molestos. Los escritos de los muertos siempre tienen un valor muy especial, son una mezcla entre puro morbo y melancólica nostalgia.

Mi difunto hermano tiene un blog en estas circunstancias. No podemos ni bloquear los comentarios ni borrar el spam.

http://turangawaewae.blogspot.com/

Seguramente cuando empezó a haber libros a la gente le resultaba extraño leer los de los muertos

Los blogs de los muertos que no tienes la certeza que realmente lo estén, eso a mi me pasa.

Como escritora y lectora, evidentemente me encanta que grandes escritores dejen su blog abierto después de haber fallecido. Pero no creo que lo haga yo, no me gustaría. Pienso dejar a mis familiares las claves de mi blog, que ya tiene cinco añitos, y de mi perfil Fb, a quién le apetece que hablen de uno después de muerto? Pero muy interesante el post, mucho, y gracias.

Emocionante el autorretrato no intencionado de Casavella. Gracias.

Pero no creo que queden por toda la eternidad. Muchos se enloquecen por sacar información de la red que los compromete. Poca cosa queda en línea de 15 años atrás, pasan tantas cosas con la economía que nada puede durar tanto. Creo que está bien preocuparse por ello de rescatar esa información que está por perderse en el momento menos pensado

Termino por sacar la conclusión de que los libros no valen para nada, lo unico importante es poder hacer la vida de uno mismo, sobrevivir, ser feliz

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Letra Pequeña

Sobre el blog

Como dios y el diablo viven en los detalles, en la letra pequeña de los contratos están los matices. Este blog habla de literatura desde esa perspectiva. A pie de página. Sin gritar demasiado.

Sobre el autor

Javier Rodríguez Marcos

estudió filología, trabaja como periodista y es miope. Pero sigue leyendo. Forma parte del área de cultura del diario EL PAÍS y ha publicado media docena de libros, alguno incluso de poesía. De tener una teoría, podría resumirse en este viejo tuit de don Quijote: "Más vale un diente que un diamante".

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal