Letra Pequeña

Sobre el blog

Como dios y el diablo viven en los detalles, en la letra pequeña de los contratos están los matices. Este blog habla de literatura desde esa perspectiva. A pie de página. Sin gritar demasiado.

Sobre el autor

Javier Rodríguez Marcos

estudió filología, trabaja como periodista y es miope. Pero sigue leyendo. Forma parte del área de cultura del diario EL PAÍS y ha publicado media docena de libros, alguno incluso de poesía. De tener una teoría, podría resumirse en este viejo tuit de don Quijote: "Más vale un diente que un diamante".

Eskup

La Feria del libro 2014 de la S a la Z

Por: | 13 de junio de 2014

FeriaPeticionImagenCAG6OGAF
 

La feria del libro de la A a la E

La feria del libro de la F a la J

La feria del libro dela K a la R

SABINES (Jaime). Poeta mexicano. Mejor, gran poeta mexicano. Quiero decir, grandísimo poeta mexicano. Y no mexicano. Visor acaba de publicar en España su poesía completa. Ya no hay excusas.

SÁEZ (Antonio). Traductor de António Lobo Antunes, ganador del último premio Eduardo Lourenço y co-comisario de la exposición Pessoa en España que ayer se inauguró en la Biblioteca Nacional de Madrid. La muestra contiene varios originales del poeta portugués, una selección de traducciones a las lenguas de Espanha y hasta una carta astral de la Segunda República realizada por el autor del Libro del desasosiego, del que, por cierto, Sáez ha terminado una traducción que en otoño publicará Pre-Textos. En una de las vitrinas luce aquella antología preparada por Ángel Crespo para Austral cuyo título –El poeta es un fingidor- marcó una cierta forma de leer a Pessoa. En la vitrina, el libro; en el libro, este poema: “A veces, y el sueño es triste / en mis deseos existe / lejanamente un país / donde ser feliz consiste / solamente en ser feliz”.

SOLEDAD. Estado del escritor entre dos mesas redondas. // Las firmas en la feria le sirven de antídoto etcétera etcétera. // No dura más de cien años.  

SOPORTE. Tema de discusión que sirve para no discutir sobre contenidos. // Si es Vital Avanzado recibe también el nombre de UVI móvil. Siempre hay una en la feria.

Seguir leyendo »

La Feria del Libro 2014 de la K a la R

Por: | 09 de junio de 2014

Feria1402156345_490312_1402163345_noticia_grande

 

La feria del libro 2014 de la A a la G

La feria del libro 2014 de la F a la J

KNUT (HAMSUN). Escritor noruego considerado uno de los padres de la novela moderna. Ganó el premio Nobel de literatura en 1920 y en 1945 escribió un elogio fúnebre de Adolf Hitler. Mal rollo. En 2009 se abrió un Centro Hamsun en su pueblo –Prestid- diseñado por Steven Holl y un año después la Feria del Libro de Madrid tuvo no país invitado sino países invitados: los escandinavos. Concienzudos como son, hace unos días presentaron una encuesta realizada para saber cómo ha cambiado nuestra apreciación de la literatura nórdica en estos cuatro años. Ha cambiado para mejor aunque sigamos hablando del libro del danés aquel o de ese sueco tan gracioso del abuelo que saltó o algo así. Si usted quiere que su apreciación cambie para mucho mejor, puede pedir en El Retiro Hambre, la obra cumbre de Hamsun, uno de los autores favoritos de gente tan dispar como Thomas Mann o Paul Auster. Parece escrita ayer.

KENNETH (GOLDSMITH). Autor de Inquieto, un artefacto traducido por Carlos Bueno Vera que puede conseguirse en la caseta de La Uña Rota. Lleva un estupendo prólogo de Esteban Pujals Gesalí y todos los vanguardistas del mundo, antes de descubrir el Mediterráneo, harían bien en bañarse dos veces en ese libro.

LIBRERÍA. Espejo de nuestra ignorancia. // Lugar en el que la felicidad se organiza por orden alfabético. // No todas las reales venden café. No todas las virtuales venden taladros. // En los grandes almacenes las llaman “sección”.

LOCO. El oficial de la literatura española es Leopoldo María Panero, del que Huerga & Fierro acaba de publicar el póstumo Rosa enferma, título tomado de Blake. Era un fijo en las sesiones de firma de la feria. Hubiese merecido un homenaje: de los libreros o de la Coca Cola, bebida que trasegaba por litros. Ahora su poesía se defiende sola, con leyenda pero sin personaje. Y dice cosas como ésta: “Ya los pájaros comen de mi boca / como si estuviera por fin solo / colgado del último verso”.

Seguir leyendo »

La feria del libro 2014 de la F a la J

Por: | 02 de junio de 2014

Detalle_Rodrigo_de_la_Fuente_El_Greco_c.jpg_369272544

Entrega anterior: la feria del libro de Madrid 2014 de la A a la E

FAJA. Tira de papel que rodea un libro para que el lector sepa lo que es bueno. Antes era la excepción, hoy es la norma. // Suele utilizarse en títulos de los que se dice que son conmovedores, desgarradores, musculosos, luminosos, adictivos, cautivadores, clásicos del siglo XXI, fenómenos en Alemania o primeras novelas del futuro autor revelación. // Certificado de buena conducta de un libro. // Antecedentes penales de un escritor.

FIRMAS. Valor añadido de un libro por el que has pagado el 10 % menos. // Últimamente, proliferan casi tanto como las fajas. // Fin de fiesta para un coloquio express. // Literatura de encargo.

FÚTBOL. Género literario tan floreciente como la narrativa sobre la crisis económica o la Primera Guerra Mundial.// Todo ciudadano con uso de razón lleva dentro un crítico literario y un entrenador de fútbol porque es más fácil marcar goles en la moviola y corregir un texto que escribirlo. // El día 12 empieza el Mundial de Brasil y el 15 termina la feria. España debuta contra Holanda el viernes 13 a las 21 h, media hora antes del cierre de las casetas. Por los pelos. A las 20 h hay previsto un encuentro entre un historiador alemán y uno francés sobre la Primera Guerra Mundial. La guerra, ya saben, el fútbol por otros medios.

GABO.  ¡Santo subito! (El domingo 8 habrá una lectura continuada de Cien años de soledad. Se anuncian"personalidades" y "lectores").

GAVIERA. Ana Gaviera era Ana Santos Payán, editora de El Gaviero. Más que una editora era una feria del libro ella sola. Murió el 31 de marzo y sigue pareciendo mentira.

GRECO, EL. Pintor cretense que murió en Toledo hace 400 años. // No tenía visiones ni problemas de vista. // Género literario tan floreciente como el fútbol, la narrativa sobre la crisis económica o la Primera Guerra Mundial. El libro de referencia es, erudito y bienhumorado, El Greco. Historia de un pintor extravagante, de Fernando Marías, reeditado hace unos meses por la editorial Nerea en una versión muy ampliada. Merece la pena. Aunque vale lo que cuesta, también merece la pena aprovechar la feria para ahorrarse un 10%.

Seguir leyendo »

La feria del libro 2014 de la A a la E

Por: | 30 de mayo de 2014

Siguiendo la tradición de 2012 y 2013,van  Cartelferia14 algunas pistas ordenadas alfabéticamente sobre la feria del libro de Madrid, que ha arrancado hoy en El Retiro.

AGENTES. Hasta que empiece el Mundial de Brasil, el tema de conversación en la feria del libro será -con permiso de Podemos- la digamos fusión entre Andrew Wylie y Carmen Balcells. El tiempo dirá (tal vez en inglés) quién es el sujeto agente y quién el sujeto paciente de la operación, por ahora los editores saben que tienen que roer dos huesos en lugar de uno. Por cierto, ha trascendido que entre los dos representan a 1.000 escritores. Nunca hubiéramos sospechado que en el mundo existen 1.000 escritores, pero seguro que hay partidos políticos con menos afiliados. O sea, que se puede.

AUTOEDICIÓN. Dicen que crece, pero no tiene sitio en la feria porque lo prohíbe el reglamento (artículo 6.1.ii: “Sujetos excluidos”). // Deporte practicado por aquellos que no aceptan un no por respuesta. // Puesta en práctica del principio teórico de “quién es nadie para decir que un libro es mejor que otro”. // Negocio para Amazon y compañeros mártires. // Según las malas lenguas, vanity press.

AVELLANEDA. Autor del Quijote apócrifo, que cumple este año cuatro siglos y ni una mala comisión estatal lo celebra. Qué digo, ni una mala asociación de cibernautas enemigos de la propiedad intelectual. Los huesos de Cervantes, no obstante, se siguen removiendo en la tumba: por eso no da con ellos el famoso geo-radar.

BERGER. “El cantante puede ser inocente / la canción nunca”. Lo dice un poema de John Berger y lo repetimos aquí porque el Círculo de Bellas Artes de Madrid publicará durante la feria un libro-disco con poemas del autor de Modos de ver, ese hombre que es poeta y crítico de arte y novelista y sabio y cuyos libros leen los personajes de las películas de Isabel Coixet.

Seguir leyendo »

Tranströmer inédito en la revista 'Minerva'

Por: | 14 de mayo de 2014

TranstromerPeticionImagenCAGHV1KZ

 

También en el estado de bienestar

existe la mujer sola

que golpea en su apartamento

con el martillo de sus lágrimas.

 

Y acurrucado en su abrigo

un hombre en el café

que machaca y machaca

la misma palabra en el almirez de su boca.

 

Y los chicos del reformatiorio

que se tatúan mutuamente

para marcar

que pertenecen a otra tribu.

 

La presencia de la belleza

puede ser peligrosa.

La ausencia de la belleza

es mortal.

 

ESTE POEMA de Tomas Tranströmer, traducido por Francisco J. Uriz e incluido en el nuevo número de Minerva, tiene una historia. La cuenta el propio traductor en esa entrega de la revista: el poema, olvidado durante años, apareció manuscrito en la guarda trasera de una antología de poesía latinoamericana traducida al sueco en 1962 por, curiosamente, el propio Uriz y Artur Lundkvist. Cuando hace "ocho o diez años" Tomas Tranströmer y su esposa, Monica, se pusieron a releer las páginas dedicadas a César Vallejo se toparon con ese poema sin título y sin fecha aunque sus editores dicen que la alusión al reformatorio en el que el poeta trabajó como psicólogo a principios de los años sesenta permiten datarlo en esos años.

Seguir leyendo »

Hemos visto pensar a un hombre

Por: | 02 de mayo de 2014

WagensPeticionImagenCAXUEMFZ

El martes pasado vimos pensar a un hombre. Fue a la misma hora en que tenía lugar en Baviera uno de los penúltimos partidos del siglo. El fútbol está bien, nadie lo duda, pero ver a un ser humano pensando es todo un espectáculo. Sucedió en la Residencia de Estudiantes de Madrid a las siete de la tarde hora peninsular española y el ser pensante responde al nombre (real) de Jorge Wagensberg. Sucedió durante el coloquio que inauguraba el ciclo dedicado a celebrar los 30 año de la colección “Metatemas” de la editorial Tusquets. Dirigida por el propio Wagensberg, se abrió en 1984 con un ensayo de título modesto: ¿Qué es la vida?. Hoy “Metatemas” cuenta con 130 títulos y 13 premios Nobel. El último de esos títulos (al cierre de esta edición) es El pensador intruso, obra del citado W., que el martes charló de arte, de belleza, de lo humano y de lo divino con el arquitecto Oscar Tusquets.

“La ciencia es capaz de comprender sin necesidad de intuir, el arte es capaz de intuir sin necesidad de comprender”, dijo Wagensberg en uno de esos aforismos que le brotan de forma elaboradamente espontánea –lleva años de estudio tener una intuición- y que luego, a veces, él pone por escrito. También dijo que la comprensión científica es "la mínima expresión de lo máximo compartido" y él es un ejemplo perfecto de claridad y profundidad, alguien capaz de responder que sí cuando le preguntan si el arte progresa. ¿Por qué? Porque progresa el lenguaje: “En ciencia los contenidos tiran del lenguaje mientras que en arte es el lenguaje el que tira de los contenidos”.

Seguir leyendo »

La mexicana que no ganó el Cervantes

Por: | 29 de abril de 2014

RosarioCasteY dijo Elena Poniatowska hace una semana en Alcalá de Henares al recibir el Premio Cervantes: “Los mexicanos que me han precedido son cuatro: Octavio Paz en 1981, Carlos Fuentes en 1987, Sergio Pitol en 2005 y José Emilio Pacheco en 2009. Rosario Castellanos y María Luisa Puga no tuvieron la misma suerte y las invoco así como a José Revueltas”.

Hablemos brevemente de Rosario Castellanos, que no pudo haber ganado el Cervantes porque murió en 1974, dos años antes de que se concediera el premio por primera vez (a Jorge Guillén). Murió en Tel Aviv el 7 de agosto –pronto hará cuatro décadas- y de la forma más tonta: quiso encender una lámpara al salir del baño con las manos mojadas y se electrocutó. Tenía 49 años. También le rindieron homenaje en el Palacio de Bellas Artes del D. F., como a García Márquez (que tampoco llegó a ganar el Cervantes, en su caso, porque no quiso).

RosarioCastellanosimagesCAD6VRJLRosario Castellanos fue poeta, novelista, ensayista, profesora, diplomática, hija de terratenientes (devolvió su herencia a los indios de Chiapas), madre de tres hijos (murieron dos), feminista, esposa, mujer divorciada... Fue todo eso y fue también desgraciada. Cosas de su matrimonio –“poligámico”, dijo, por la parte de él- con el filósofo Ricardo Guerra. De todo eso habla su obra. “Tuvo, desde su infancia, una conciencia clara de lo que significaba ser blanca frente a los indios y mujer frente a los hombres”. Lo dice la poeta Amalia Bautista en el prólogo que puso a Juegos de inteligencia, la maravillosa antología de Castellanos que preparó hace tres años para la editorial Renacimiento.

Mujer frente a los hombres significaba, entre otras cosas, que sus colegas intelectuales la mirasen por encima del hombro. Blanca frente a los indios significaba, por ejemplo, que de niña tenía una esclava (otra niña) de su propiedad. Literalmente.

Habría sido bonito que Rosario Castellanos viviera para recibir el Premio Cervantes. Nunca podremos leer su discurso, pero podemos imaginar el tono que hubiera tenido leyendo su autorretrato. Este:

 

AUTORRETRATO

Yo soy una señora: tratamiento

arduo de conseguir, en mi caso, y más útil

para alternar con los demás que un título

extendido a mi nombre en cualquier academia.

 

Así, pues, luzco mi trofeo y repito:

yo soy una señora. Gorda o flaca

según las posiciones de los astros,

los ciclos glandulares

y otros fenómenos que no comprendo.

 

Rubia, si elijo una peluca rubia.

O morena, según la alternativa.

(En realidad, mi pelo encanece, encanece.)

 

Soy más o menos fea. Eso depende mucho

de la mano que aplica el maquillaje.

Mi apariencia ha cambiado a lo largo del tiempo

-aunque no tanto como dice Weininger

que cambia la apariencia del genio-. Soy mediocre.

Lo cual, por una parte, me exime de enemigos

y, por la otra, me da la devoción

de algún admirador y la amistad

de esos hombres que hablan por teléfono

y envían largas cartas de felicitación.

Que beben lentamente whisky sobre las rocas

y charlan de política y de literatura.

 

Amigas… hmmm… a veces, raras veces

y en muy pequeñas dosis.

En general, rehuyo los espejos.

Me dirían lo de siempre: que me visto muy mal

y que hago el ridículo

cuando pretendo coquetear con alguien.

Seguir leyendo »

Ángel Guache, el hombre orquesta

Por: | 05 de abril de 2014

GuachePeticionImagenCAN5G18W


A la espera de su próxima reinvención, Ángel Guache es, al menos a esta hora del sábado 5 de abril, un músico que dejó la poesía lírica y un poeta humorístico que dejó la pintura. Por eso no tiene un rincón de trabajo sino tres. Y los tres llenos de libros, discos y cuadros. Lo más parecido a un estudio que hay en su casa madrileña en una mínima habitación en la que uno chocaría con las estanterías si pusiera los brazos en cruz. Con las paredes forradas de catálogos de arte —Imi Knoebel, Mark Rothko, Moholy-Nagy—, del suelo brotan estalagmitas de DVD en las que Simón del desierto convive con Placebo y los Sex Pistols. Colonizado casi todo el espacio, la silla del ordenador quedó impracticable “hace mucho” por otra montaña de papeles. Por eso Guache teclea sin sentarse cuando quiere verificar una fecha de su propia biografía: en qué año publicó en la editorial Trieste El viento en los árboles, el libro que lo consagró como poeta simbolista (fue en 1986), o cuándo inauguró con Piano, piano, ilustrado por César Fernández Arias, la colección infantil de la editorial Hiperión (en 1995).


Ángel Guache, que nació en Luanco (Asturias) en 1950 y vive en Madrid desde los 18 años, se estrenó como pintor “de adolescente” y aparcó los pinceles en 2003. Dos años antes, el Museo Reina Sofía le dedicó la muestra Poemas geométricos, que recogía cuadros de pequeño formato y espíritu constructivista cuya única salida parecía el blanco total. “Al final tenía la impresión”, cuenta, “de que un cuadro termina siendo, sobre todo, un objeto, y no quería ser un fabricante de objetos. Lo que me gusta de la música es que queda en el aire”. Aunque todavía hay un lienzo esperando en un caballete en el segundo de los rincones de Guache, su adiós a las artes plásticas tuvo lugar en 2004 con la exposición Se venden frases en la galería Espacio Líquido de Gijón. Aquella despedida dio lugar a un libro de eslóganes prologado por Javier Barón, jefe de Pintura del Siglo XIX del Museo del Prado, que colocaba al pintor cesante en la línea humorística de La Codorniz y El Roto.


“El futuro pasa por el embudo”, dice uno de aquellos eslóganes tipográficos, enmarcado y apoyado en la pared en el tercer rincón de trabajo del poliédrico Guache. Allí los sombreros se disputan la mesa con las Disertaciones por Arriano de Epicteto, tratados de arte clásico o discos de The Clash y Marilyn Manson. “Aquí trabajo”, dice de un lugar que cualquiera diría reservado para las visitas. Ambulantes o no, aquí tomaron cuerpo los versos que han dado lugar a Ruido cósmico (Huerga & Fierro), el libro de poemas que publica estos días, y Anarquía barbuda, un disco —“eléctrico cántico de insumisión”, lo llama— en el que el poeta ha añadido sus versos y su voz rota a la espídica guitarra de Marcelo Pull. No es la primera vez que Guache hace de letrista, pero sí su estreno como cantante: “Nadie se atrevió con estas letras porque decían que eran de cantautor. Será porque, además de caña y coña, tienen eso que llaman conciencia social. Pues sí, hay que arriesgarse a que digan que caes en el panfleto. En estos momentos de deterioro de los derechos sociales hay que dar testimonio de lo que está pasando”.

...........................

Texto publicado en la sección "El rincón" de Babelia, suplemento cultural de EL PAÍS, el 5 de abril de 2014. El autor de la fotografía de Ángel Guache es Bernardo Pérez.

Otros rincones:

Las manos vacías de Antonio Ferres.

Juan Carlos Mestre, el vigilante del fuego.

José Luis López Muñoz, un traductor a fuego lento.

 

Ángel Crespo en el Campo de Agramante

Por: | 02 de abril de 2014

CrespoÁngelPeticionImagenCAN5UOFR

JUEGO DE AZAR

No escribo una palabra en la que no

me juegue cuanto tengo y espero

querer tener. ¿Así

habláis vosotros, dioses?

¿O es sólo por placer

de serlo, por un alto

capricho que no puedo

compartir, por malicia

inocente o lascivia, por lo que

me hostigáis día y noche?

Pero no he de escribir

una sola palabra

en la que no me juegue vuestro amor

o, siendo vuestro, el odio.

Ángel Crespo, El bosque transparente (1983)

Extraña suerte la de Ángel Crespo (Ciudad Real, 1926-Barcelona, 1995), ese escritor plural al que muchos han leído como traductor de Pessoa, Dante o Guimaraes Rosa y al que casi nadie sabe dónde colocar como poeta. Aunque su obra está cumplidamente editada, nunca ha dejado de ser un excéntrico en un panorama demasiado sujeto a la ruleta de las generaciones. A la vez, nunca han faltado valedores de esa excentricidad. 

CampoEsa es la sensación que se desprende de la lectura de la última entrega de la revista Campo de Agramante, publicada por la Fundación Caballero Bonald, cuyo último número, el 19, está consagrado a Ángel Crespo. Hoy, miércoles 2, se presenta en el Círculo de Bellas Arte de Madrid durante un acto en el que participarán el propio Caballero Bonald, la escritora y traductora Pilar Gómez Bedate -viuda de Crespo-, Jaume Pont, Clara Janés y el director de la revista, Jesús Fernández Palacios.

El interés de Caballero Bonald por el autor de Todo está vivo, con el que compartió la dirección de la revista Poesía de España, no es nuevo. En las páginas que dedica en sus memorias a la generación de los 50, el escritor jerezano recuerda que "en términos estrictos", ese grupo poético estuvo integrado por Ángel González, Alfonso Costafreda, Carlos Barral, José Agustín Goytisolo, José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma, Jesús López Pacheco, él mismo y el propio Crespo. A esa lista se añadirían "por meras razones tácticas de calidad", dice, los nombres de Claudio Rodríguez y Francisco Brines, que "no habían participado en las iniciales maniobras político-literarias de los -llamémoslos así- fundadores, pero que enriquecían a no dudarlo, la reputación poética global".

Seguir leyendo »

Mordzinski es un festival

Por: | 24 de marzo de 2014

Daniel Mordzinski es argentino y fotógrafo. Por lo primero vive en París. Por lo segundo, en un avión. Podría decirse que Mordinski es, adaptando el eslogan de este periódico, el fotógrafo global (en español). También podría decirse que Mordzinski es un festival, un festival literario.

DaniellibroComo en el chiste de japoneses: si hoy es lunes y tiene a Mordzinski al lado, está usted en un festival literario. Puede ser, como hoy mismo, la Bienal Vargas Llosa o, como hasta hace unas horas, el Salón del Libro de París, donde nuestro hombre ha presentado un libro dedicado a sus compatriotas argentinos. Puede ser el Festival de la Palabra de Puerto Rico o el Hay de Cartagena de Indias –los retratos que acompañan esta entrada pertenecen al último-, el Hay de Segovia o el Hay de Xalapa. Incluso el Hay de Hay (on-Way). Da la impresión de que a veces Daniel está en un festival y Mordzinski en otro.

Cuando un escritor llega a un encuentro de escritores, Mordinski ya está allí, y antes de que ese escritor sepa deletrear el apellido del fotógrafo, este ya lo ha metido en la bañera o en la cama o lo ha subido a una bicicleta, con ropa o sin ella, con un paraguas tapándole la cara o con una bombilla en la boca. Su autor las llama, con autoironía, fotinskis. Ni que decir tiene que hay autores que no pasarán a la historia de la literatura pero es posible que pasen, vía retratinski, a la de la fotografía.

 

 

 

Danielpiglia

Ricardo Piglia

Danieljuangabriel

Juan Gabriel Vásquez

Danielpreciado

Virginie Despentes y Beatriz Preciado

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal