Lluis Bassets

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

Últimas entradas

Vuelve el caimán

Por: | 31 de enero de 2008

El caimán se fue hace dos años, pero ya vuelve. Con más pelo en la cabeza, su sonrisa malvada de siempre y esa voz estridente que no cesa, aunque sólo sea para desmentir la amenaza que acaba de proferir hace un instante. Anuncia una marcha sobre Roma, gesto legendario en la historia italiana, si no hay elecciones ya. Tiene esta jugada preparada desde el mismo día en que cedió el Gobierno a Romano Prodi, y ahora no quiere aplazar ni un minuto más su regreso al palacio Chigi, donde tiene su despacho el presidente del Consejo de Ministros italiano.

Seguir leyendo »

Los buenos servicios

Por: | 30 de enero de 2008

Esos dictadores infames, esos tiranos totalitarios, esos déspotas corruptos, responsables de cientos de miles de muertos, ¡qué gran servicio prestan a la retórica política, al periodismo fácil, a la formación y salvación de las buenas conciencias! Acaba de morir en la cama, como el nuestro, uno de ellos, ni más infame, ni más asesino, ni más corrupto. Ni menos tampoco, al menos respecto a la proporción de sus crímenes y a su negro corazón. Exculpado y protegido por los tribunales, rodeado por las riquezas amontonadas en la rapiña que practicó con su régimen, e incluso idolatrado como padre de la patria y ensalzado como gobernante responsable por ilustres dirigentes del mundo civilizado. Atrás quedan los cientos de miles de ciudadanos asesinados, unos por comunistas, otros muchos simplemente por su etnia o sus orígenes, los chinos, por ejemplo; atras, la invasión y las matanzas de Timor Oriental, un auténtico genocidio en el que perecieron entre 100 y 200.000 personas; atrás, la tortura, el crimen oficial, el régimen totalitario y xenófobo.

Seguir leyendo »

A partir de Alemania

Por: | 29 de enero de 2008

Antaño fue un sistema político de tres partidos. La bisagra era la que podía llegar a cambiar el color del gobierno cuando ninguno de los dos grandes tenía mayoría para gobernar en solitario. Primero aparecieron Los Verdes, en competencia con los liberales de la FDP. Luego ha aparecido Die Linke, la izquierda, en competencia con Los Verdes y con el SPD. Ahora se está convirtiendo en un sistema de cinco partidos, dos pequeños centrales con capacidad de coalición con todos y otro pequeño extremista a la izquierda que todavía no vale en el plano nacional. Todo se hace más difícil y conduce, a veces por desesperación, a la gran coalición. Pero también da lugar a nuevas y extrañas combinaciones. Jamaica, por su bandera: el negro de la derecha democristiana, el amarillo de los liberales y el verde de Los Verdes. Hubo ya el semáforo: rojo de los socialdemócratas, amarillo y verde. El sistema permite experimentar a nivel regional lo que todavía no se ha podido hacer en el Gobierno federal.

Seguir leyendo »

La raza no importa

Por: | 28 de enero de 2008

Esta es una de las consignas que coreaban los partidarios de Barack Obama el sábado por la noche, después de que se conociera la victoria aplastante obtenida por el senador demócrata sobre Hillary Clinton. Y sin embargo, la raza está jugando un papel muy serio en esta contienda entre una mujer y un afroamericano. No se puede decir que los seguidores de Obama mientan, porque con estas palabras lo que nos están diciendo es que no quieren que la raza importe y desean que los votantes decidan por criterios distintos a la identidad racial. Constituye, así, una crítica doble a Hillary Clinton: el sexo del candidato tampoco debe importar. Los negros deben votar a Obama si están de acuerdo con sus propuestas y lo mismo deben hacer las mujeres. Y esto es lo que en gran medida ha sucedió este pasado sábado en Carolina del Sur, donde Clinton no ha tenido la exclusiva del voto femenino, como sucedió en New Hampshire y en los caucus de Nevada, pero en cambio Obama sí ha tenido casi la exclusiva de los afroamericanos. La raza ha jugado un papel a favor de Obama y puede seguir jugándolo en otros estados del sur, pero también lo ha jugado en los rifirrafes entre los Clinton y Obama. Y puede seguir jugándolo hasta el punto de que después de favorecer a Obama puede volver a perjudicarle si se le identifica excesivamente como el candidato de los negros. 'La raza no importa' es, por tanto, una buena consigna que los partidarios de Obama quieren que se convierta en realidad, de forma que el voto negro arrastre al blanco y el demócrata a parte del republicano.

Seguir leyendo »

La caída de un muro

Por: | 25 de enero de 2008

Sabemos que donde hay comercio hay costumbres civilizadas y donde hay costumbres civilizadas hay comercio. Lo dejó escrito Montesquieu, pero es una verdad empírica muy anterior, que en nuestra civilización se remonta a épocas muy lejanas, quizás a los tiempos de las colonias fenicias y griegas. Se me ocurre esta idea, un tópico estupendo en realidad, a la vista de las imágenes de Rafah, ese zoco inmenso que se ha instalado en la frontera entre la franja de Gaza y Egipto, donde se trafica con cajetillas de tabaco, agua, coca-colas, neveras o cabras. Los europeos hemos visto qué benéficos efectos produce la libre circulación de mercancías y personas. Es la vertiente más sencilla, cotidiana e inmediata de la libertad: poder viajar, dedicarse primero al trueque, conversar, comerciar, hacer negocios. Cuando la gente se dedica a estas cosas, la vida pública se suaviza (C'est une règle générale, partout où il a des moeurs douces il y a du commerce, et partout où il y a du commerce il y a des moeurs douces).

Seguir leyendo »

El partido de la familia

Por: | 24 de enero de 2008

Su órgano periodístico se llama El Nuevo Campanario. Muy acorde con los valores del cristianismo y de la democracia. También en el emblema del partido hay una torrecilla con su campana parroquial. Sus militantes vienen de la tradición democristiana del taxi, bien conocida en España: partidos que no necesitan ni un autobús para ir al congreso. En este caso, emparentados: esposos, consuegros, primos... La sociología del partido se identifica con sus principios: la familia por encima de todo. Su secretario general acude a la plaza de San Pedro a defender a la familia o al Papa ante los ataques de los laicistas, como fue el caso este domingo pasado.

Seguir leyendo »

Un Reagan de izquierdas

Por: | 23 de enero de 2008

Que Reagan iba a salir en la campaña estaba escrito. Escrito e impreso en el libro de Obama, La audacia de esperar, donde ya cuenta lo que ha emergido de forma virulenta en el debate que mantuvieron los dos principales candidatos demócratas en Carolina del Sur. Reagan fue un presidente feliz y con final feliz. Kennedy iba a ser un presidente feliz y al final se convirtió en una gran tragedia y una leyenda. Pero Reagan consiguió una presidencia redonda, en cuanto a prestigio y proyección de Estados Unidos en el mundo, se anotó un éxito histórico en su cuenta como fue la caída del muro de Berlín (“Eche este muro, señor Gorbachev”) por más que se le puedan discutir sus méritos y sentó las bases de una hegemonía conservadora que ha durado hasta ahora mismo.

Seguir leyendo »

Crisis, desaceleración, recesión...

Por: | 22 de enero de 2008

Mucho me temo que lo que se nos está viviendo encima está cargado de novedades que todavía no hemos alcanzado a interpretar. Hay muchos elementos distorsionantes. El primero de todos, el clima político pre electoral que hay en España, que lleva a unos a disparar todas las señales de alarma y a los otros a intentar templar y mandar como si aquí no pasara nada. Con las cifras en la mano llevan razón los segundos: para que se pueda hablar de recesión la economía debe encogerse durante dos trimestres seguidos. Aunque aquí, con que se nos encoja el ánimo, ya podemos hablar de recesión. También hay que reconocer que la teoría de la desaceleración, bien diferenciada de la recesión inexistente, de poco o nada sirve a quien se ha quedado sin trabajo o a quien ha perdido parte de sus ahorros en la bolsa. Y ahí es donde quiere auparse el PP. Llámele como quiera, recesión o desaceleración, pero esto es una crisis como la copa de un pino y el Gobierno en éste y en todos los casos es quien tiene la culpa. Lo pregonan los precios de los alimentos, el incremento de las hipotecas, las cifras del paro, el repunte inflacionario y el argumento más importante, inventado hace muchos años en Italia: ¿piove?, ¡porco governo¡

Seguir leyendo »

No se aplica

Por: | 21 de enero de 2008

La política es un deporte de contacto, en el que se pone en juego toda la fortaleza física y psicológica de los contendientes. Son habituales los encontronazos violentos y muchos jugadores salen lesionados de la cancha. En ocasiones, la lesión será de por vida. La propia victoria y un usufructo largo del poder suele producir lesiones irreversibles. Como en cualquier competición, en este deporte (al que alguien podría llamar viril si no fuera porque hay mujeres que lo practican con inusitada pericia) cuentan quizás más de la cuenta el juego sucio y la presión sobre el árbitro.

Pero tienen un papel decisivo a la hora de modelar la moral deportiva las muy variadas reglas de juego que hay que seguir: las hay que favorecen la conspiración, la compra de voluntades, el tráfico de influencias, y las hay que por el contrario obligan a la transparencia, al rendimiento de cuentas e incluso al contraste abierto de posiciones; las hay que favorecen el juego subterráneo y las tretas de tahur; como las hay que estimulan el juego limpio, el fair play. Sistemas que son perfectos para los intrigantes, los hipócritas, los sumisos, los mediocres y sistemas que dan cancha a los rebeldes, los brillantes, los audaces, los desobedientes.

Seguir leyendo »

El silencio de Brown, las ideas de González

Por: | 18 de enero de 2008

Gordon Brown parecía desaparecido. Desde su desplante de Lisboa, el 13 de diciembre, cuando quiso llegar tarde a la firma del nuevo Tratado europeo, prácticamente no se tenía noticias suyas. En aquella ocasión su idea era que pasara lo más desapercibida posible su presencia en la capital portuguesa con ocasión de la firma del nuevo Tratado. El sucesor de Tony Blair tiene en su agenda el compromiso de ratificar durante 2008 este nuevo texto que sustituye a la Constitución europea y cuenta con una fuerte presión euroescéptica para que lo ponga a consulta, de forma que el referéndum termine convirtiéndose en un plebiscito contra la Unión Europea. El sueño antieuropeo es que un día el Reino Unido pudiera salirse de la UE. Lo que debe hacer, en cambio, es someter el Tratado a ratificación parlamentaria y con el menor ruido posible, y es a lo que se está dedicando en silencio, mientras las encuestas le siguen martirizando.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal