Lluis Bassets

Esos hijos únicos muertos

Por: | 27 de mayo de 2008

Casi diez mil niños han fallecido bajo los escombros como resultado de la catástrofe sísmica que ha asolado la provincia china de Sichuán, según la evaluación que se hace en un magnífico reportaje fabricado a cinco manos por periodistas del Times de Nueva York, dos de ellos desde Dujiangyan, ayudados por dos reporteros chinos, y escrito y editado por otro desde Nueva York. Las escuelas han quedado especialmente afectadas por los temblores, mucho más que el resto de edificios, debido, al parecer, a la corrupción de las autoridades locales, que reducen los gastos de construcción mediante el uso de pésimos materiales y obtienen así márgenes, sobornos y comisiones. El balance de víctimas y daños de los terremotos es terrible, con nuevas réplicas que se repiten a los diez días del primer seísmo y nuevas catástrofes como inundacionesy deslizamientos de tierras desencadenadas por los temblores. Más de 55.200 personas han muerto, 24.900 han desaparecido y 5,4 millones se han quedado sin hogar, según ha contado estos días José Reinoso. Pero hay otro balance, de orden primordialmente político , que no es tan negativo, sobre todo para las autoridades chinas. En dos meses, el régimen ha pasado del abismo a la cumbre, del peligro de boicot a los Juegos Olímpicos de Pekín a una ola de solidaridad y comprensión internacional.

El Gobierno chino ha sabido jugar con habilidad la capacidad emotiva de los medios de comunicación y ha ofrecido una imagen de transparencia y de naturalidad a la hora de evaluar los daños y el número de víctimas. El primer ministro Wen Jiabao se ha convertido en una personalidad popular, adorada por sus conciudadanos, después de su reiterada presencia en los lugares de la catástrofe, como hizo Rudy Giuliani con las Torres Gemelas o Gerhard Schroeder con las inundaciones del este de Alemania. Pero todo esto apenas se hubiera notado sin el duro contraste con la junta militar de Birmania, régimen aliado de Pekín por cierto, cuya gestión del tifón que ha asolado pocos días antes su país ha sido lisa y llanamente criminal.

Desde fuera de China también ha contado una especie de juego de compensación. Después de mantener alto el listón de la exigencia frente a la represión de la revuelta del Tibet, los mayores críticos del régimen no se han visto capaces de seguir criticándole ahora por la gestión y balance del terremoto, a pesar de que demuestra las debilidades del orden chino, la corrupción política, la baja calidad de las infraestructuras y la inhumanidad de la política del hijo único. También hay que notar que el régimen chino ha mostrado históricamente una especial habilidad a la hora de tomar lecciones de los grandes percances que han hecho temblar a regímenes similares. La represión de Tianamen en 1989 partió del análisis de las revueltas populares contra los soviéticos en Hungría en 1956 y en Praga en 1968. La gestión de la catástrofe de Chernobyl en Ucrania se convirtió en el detonante de la política de transparencia o glasnost de Gorbachev, a la que siguió la perestroika o proceso de reformas que terminó con el comunismo, acontecimientos frente a los cuales los dirigentes chinos adoptaron el aire de decirse a sí mismos: eso a nosotros no nos puede apasar. Y así ha sido hasta ahora.

De todas formas, la gestión de una catástrofe de dimensiones tan descomunales tendrá efectos sobre el sistema. Cabe esperar una revisión de la política de construcción escolar, por ejemplo. Debería revisarse también la política del hijo único, que además amenaza con producir un cuello de botella demográfico, con una población cada vez más envejecida como en Europa y unas nuevas generaciones de hijos únicos menos numerosas. Una de las respuestas a la catástrofe ha sido levantar la limitación del hijo único a las familias que lo han perdido en los terremotos. Estos 10.000 niños y niñas muertos bajo los escombros de sus escuelas tenían hasta ahora a seis personas que se ocupaban de ellos (sus padres y sus cuatro abuelos), que se convierten ahora en seis ciudadanos desolados y desmoralizados por lo que el sistema político ha hecho con sus vidas. La buena suerte del régimen contrasta con la mala suerte de estos pobres padres y abuelos.

Escribo poco de China, país que me interesa y me fascina. Cada vez que lo hago consulto antes uno de los mejores blogs en español sobre la materia, que muchos de mis lectores ya conocerán. Por si acaso, ahí va el enlace. Gracias a todos por leerme y discutir luego mis textos.

Hay 14 Comentarios

un gobierno haga un uso ventajista de una tragedia...

...
no pudo así ', Katrina, un viento que desoló aún a tiempo, lo supo él, nada hizo después, ni antes, m?

Sí, pero no sólo de las castátrofes naturales como son éstas

Guerras Mundiales, es la perpendicular de la que hablaba Burkhart
así... es

Los gobiernos no pueden ya hacerlo, nunca a pesar de las denuncias constantes de Save ..niños contra la ONU ni ONGs nunca hubo tanta solidaridad, lo que demuestra que se puede
sí, le dan los Juegos, ha cambiao de mercado, m? sí....
bien, ya sabe que ahora su propia población no va a pedir Juegos Olímpicos, sino ayuda internacional o ni la plaza podrá masacrar, así es y eso es bello

del abismo a la cumbre, del peligro de boicot a los Juegos Olímpicos de Pekín a una ola de solidaridad y comprensión internacional.
.
ok!
qué bello es aprender que no se debe vivir en la cavernas,
qué bello, pues

es el esfuerzo por eso, sólo eso ...

chernobil... m!

es increíble lo que hace el tiempo, es fúnebre y tan bello pensar en eso como el recorrido no de la antorcha, si del símbolo
muy bello, pues

@Gaspard: Como dice John Doe, Blackwater sí apareció tras el Katrina. Concretamente el periodista que ha escrito sobre ellos, Jeremy Scahill, los vio por primera vez allí, uy esto le llevó a iniciar sus investigaciones y posterior libro. Blackwater llegó a Nueva Orleans para proteger a las casas ricas de la gente ídem.

Por otro lado, no es nuevo que un gobierno haga un uso ventajista de una tragedia. Ante las catarsis colectivas, las críticas no son de recibo.

Bassets rules!
You rocks, honey.

Helicóptero para la Costera, varios seguratas en Garden District, refinerías y aseguradoras y 150 en edificios oficiales, sobre 60.000 soldados=0,3%. ¿Cayó la Big Easy?

Gracias Santiago, tenía en la mano la edición 24-30 mayo. No más competencia… Son las contradicciones propias de la bipolaridad francesa.

Gaspard,The Economist es el de la semana del May 17th-23rd,en la pagina 36

France´s cost of living

Purchasing-power dispartiy

French shoppers want lowers,but not more competion(En España se diria,nos ha jooooiioooo los listillos estos¡)

Pues también tienes razón John, no se me había ocurrido, política preventiva… De acuerdo con Gaspard en que a la Junta Militar de Myanmar le importa un bledo la población civil, pero no son los únicos, ¿a quien le importa la población civil? sólo somos números dentro de estadísticas.

"Tras el desastre de Nueva Orleans ... Blackwater no apareció". El que no apareció fue el César jubileta que rige los destinos del planeta. Gaspard, ya sé que sientes una especial pasión por Blackwater y el gobierno que les contrata. Defiende sus salvajadas si te sientes irremediablemente impulsado a hacerlo, pero no mientas. Sobre todo cuando es tan fácil quedar al descubierto: basta googlear Blackwater y New Orleans para ponerte en evidencia (desde Scahill, recientemente entrevistado en El País, pasando por el Washington Post, The Guardian ... to name but a few).

Tras el desastre de Nueva Orleans intervinieron la Guardia Nacional de Luisiana, la Guardia Costera y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Blackwater no apareció. Y USA propuso helicópteros de la Navy desde un grupo naval en el Golfo de Tailandia y C-130s de los Marines en Japón. La Junta, que ha prorrogado hoy la detención domiciliaria de Aung San Suu Kyi, no aceptó porque la población civil le importa un bledo, recibiendo críticas de la propia ASEAN.
Hablando de escuelas, las francesas. Ha ganado la Palma de Oro Entre les Murs. La educación es la más cara de Europa para el Estado, con el ratio de profesores/alumnos muy alta, pero las públicas se han convertido en muchos lugares en guetos gracias a la Carta Escolar, el contraste urbano-rural se agudiza, la secundaria se resiente, el baccalauréat no es ya lo que era y las universidades de distrito están masificadas con alumnos de filosofía que acaban en paro (la desconexión con la empresa es brutal) y poco dotadas (el sector privado y el terciario están vedados), así como hipervigiladas desde la rue Descartes, que intenta sacudir el inmovilismo en que ha caído el CNRS. El supercentralismo y la microgestión lo congelan todo, la excelencia se reserva para las grandes escuelas y establecimiento; está más que en duda que la escuela republicana pueda seguir produciendo ciudadanos. Y, como siempre, los sindicatos del profesorado y el alumnado inician la Larga Marcha por la reducción de efectivos de Darcos, igual que los investigadores con Pécresse. “Comme si la tête devait toujours rester aussi impuissante à manœuvrer un corps devenu désormais complètement différent”.
P.D.: Acerca del boom de la construcción en China, la nueva escena suburbana y la política del hijo único, Bill Powell habló extensamente en Time: http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,1713336,00.html

Donde dije Ana... digo Susi, sorry (en ese momento estaba hablando con una Ana de carne y hueso).

Los módulos prefabricados, Ana, son ejemplo de la política preventiva de nuestras "autoridades". Así, si hay un terremoto, pues no se les cae el techo encima a los chavales y si les cae, no pesa tanto. Además, ya les da una idea clara de que "educarse" es malo para la salud, ya que puede producir encierro en los barracones prefabricados de futuros campos de internamiento para titulados en paro.
Y en cuanto al otro tema, no sé cómo la gente se extraña que el gobierno de Myanmar no quisiera que entrasen las tropas de "ayuda" de Blackwater, después de saber lo que hicieron en Nueva Orleans con los damnificados de su propio país y la "ayuda" que están prestando en otras partes del mundo.

Pues si John, ahora que lo mencionas es un pelín increíble como el Presidente Bush criticó a la junta militar de Myanmar por no permitir que entrase ayuda internacional a su país después del ciclón, una critica correcta, pero que olvida el hecho de que después del huracán Katrina ignoró o se negó al apoyo que le brindaron los gobiernos de Cuba y Venezuela (hay que tener en cuenta que Cuba tiene muchísima experiencia con huracanes). Si dijéramos que la actuación del gobierno de Bush ante dicha catástrofe fue impecable, o por lo menos satisfactoria, pues vale, pero fue más catastrófica que el propio huracán.

Y hablando de escuelas y funcionarios, ¿qué tal muchas de las escuelas españolas?... o en vez de escuelas las llamamos módulos prefabricados???

Conveniente mezcla de churras con merinas: "El primer ministro Wen Jiabao se ha convertido en una personalidad popular, adorada por sus conciudadanos, después de su reiterada presencia en los lugares de la catástrofe, como hizo Rudy Giuliani con las Torres Gemelas o Gerhard Schroeder con las inundaciones del este de Alemania"... a no ser que considere que la caída de las Torres Gemelas fue una catástrofe natural, el Sr. Bassets debería haberse referido en su trío de catástrofes a la vergonzosa y obscena actuación del gobierno USA ante la devastación de Nueva Orleans causada por el huracán Katrina.

Parece que, ya sea por el caos de la epidemia de SARS en 2003 o el temporal invernal último y el descontento que provocó, la respuesta ha sido un poco más decente, rápida y transparente. Un poco, por no exagerar, aunque comprobando el contraste con Myanmar...
Una noticia estremecedora, a la que he llegado por la Carta de Asia de Sylvie Kauffmann: las 61 escuelas construidas por una ONG hongkonesa, en pleno epicentro del terremoto, se mantienen en pie, y con ellas, las vidas de miles de niños: Lam, Anita. “HK-funded schools escape the devastation”. South China Morning Post. Para luego demonizar a las ONG.
Disponible en: http://www.badmintoncentral.com/forums/showpost.php?s=c568dde599416a60935537625f153b0f&p=881196&postcount=35
Sobre los chinos, hay dos blogs que me gustan mucho: el de Pomfret en Post Global (WP-Newsweek) y el de Sheridan en el Australian (muy bueno su “PM makes great leap on China”). Nuestro Rudd es un experto que viene demostrando su pasión por el Imperio del Centro desde siempre: hace más de un cuarto de siglo hizo su tesis, de 300 páginas, “Human Rights In China: The Case Of Wei Jingsheng”, sobre un defensor de los derechos humanos en los 70, debidamente depurado, cómo no (Davis, Mark. “Revealed: young Rudd's China sermon”. Sydney Morning Herald. Disponible en: http://www.smh.com.au/news/national/revealed-young-rudds-china-sermon/2008/05/09/1210131263265.html?page=fullpage#contentSwap1 ), y hace nada dio un discurso muy valiente en la Universidad de Beijing presentándose como un zhengyou, el auténtico amigo que dice las verdades a la cara, ya que así conviene a todos.
Aunque la cruz de tener a un genial diplomático que habla el mandarín como quien no quiere la cosa es que los vecinos del Sudeste Asiático, así como Japón e India, se han sentido un poco o bastante relegados en este medio año. Sobre todo Nueva Delhi, a quien Rudd ha congelado la venta de uranio (procedente del Territorio del Norte), aprobada por Howard en 2007.
El brillantísimo ministro de Comercio e Industria del país de los elefantes, Shri Kamal Nath, estuvo la semana pasada en Melbourne, tres años después de la anterior visita, para atraer la atención (como si hiciera falta) sobre la Incredible India ante la fascinación por los dragones pequineses, y fue un placer escucharle abogar por un acuerdo bilateral de libre comercio. Como lo es participar en este blog, o tratar con los chinos, a los que no hay terremoto que los pare, y que si fuera por ellos se llevarían Pilbara entera, placa tectónica inclusive. Cuando los tienes delante es el momento en que te das cuenta de que tienen hambre suficiente para comerse el mundo, y que nunca miran hacia atrás.
Una democracia y una dictadura, pero un destino compartido: dominar el planeta. Un movimiento sísmico que devuelve los centros de poder al Extremo Oriente, para delicia del desaparecido Edward Said.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e5527f47e08833

Listed below are links to weblogs that reference Esos hijos únicos muertos:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Archivo

diciembre 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal