Lluis Bassets

Gestores de crisis

Por: | 09 de marzo de 2010

Lo mínimo, lo elemental, es saber gestionar las crisis. Matizando un poco más: saber comportarse ante las crisis. Nada nos irrita más que un gobierno que no sepa comportarse ante una crisis. Y esto vale para una breve crisis de los transportes en una tarde de nieve que colapsa una ciudad y un país entero como para una larga crisis económica. Ante las crisis hay muchas formas de reaccionar, pero la peor de todas es la negacionista: los gobernantes no reconocen que existe mientras los ciudadanos están sufriéndola. Es la peor pero no es la única mala. No hay que olvidar a los que aprovechan todas las crisis para barrer para casa: ciertos gobiernos pueden utilizarlas para acumular más poder o para dedicarse a lo único que saben hacer, que en algunos casos puede ser algo tan lamentable como extender la corrupción. Tenemos ejemplos muy próximos y actuales.

Frente a quienes saben sacar siempre partido de las crisis, reconozcamos, de entrada, que no hay crisis buena. Quien está al cargo tiene todos los números para cargar con la responsabilidad entera, por lo que se ha hecho y por lo que no se ha hecho, por lo que tiene remedio y por lo que no tiene remedio alguno por mucha voluntad y trabajo que se le eche. A Bush le partió la presidencia la catástrofe del Katrina porque no supo comportarse. A Zapatero se lo llevará probablemente una crisis económica en cuyo origen tiene tanta responsabilidad como cualquier otro, pero en su caso sucederá porque se empeñó y quizás sigue empeñado en confundir el necesario optimismo que se necesita para dar confianza a los mercados con el realismo de reconocer las cosas tal como son en toda su crudeza. A Berlusconi, en cambio, no hay crisis que le haga temblar ni que haga mella sobre su imperturbable acción depredadora; al contrario, él y sus amigos sacan beneficios y dividendos sustanciosos de las crisis: quizás porque la crisis es él mismo y no terminará la que sufre la política italiana hasta que no se jubile.

Caso aparte, interesante, es el de quien vive de superar las crisis. Es lo que sucede con la Unión Europea. Si no hay crisis nada se mueve y sólo las crisis la obligan a ponerse en marcha: en su caso, toda crisis es buena. El gobierno económico del euro surgirá de la crisis griega, eso sí, siempre que el euro aguante. Esta es la forma tecnocrática de gestión de crisis: no se toca nada mientras la máquina funciona; y en cuanto se produce la avería se cambia de máquina. Hay que decir que, hasta ahora, éste ha sido un método excelente. Europa ha crecido de crisis en crisis. Pero todo tiene un límite y no puede descartarse la llegada de una crisis más fuerte que los equipos de bomberos destinados a cortarla. Eso es lo que desean los más hostiles al proyecto europeo, que la crisis griega sea sólo el aperitivo de un magno colapso del euro, indefectiblemente iniciado, según su imaginación eurofóbica, por la economía que combina el máximo tamaño con la máxima fragilidad, es decir, España.

Hemos detectado, así, tres estilos de enfrentar las crisis por parte de los negacionistas, los cínicos o los tecnócratas. Hay muchos más, seguro. La carismática, por ejemplo: frente a la crisis el gobernante se arremanga y se pone al frente. A quitar nieve si se ha colapsado la red de calles y carreteras, como no hizo nadie ayer en Barcelona y Cataluña. A dar la cara ante el terremoto devastador, el quinto registrado en la historia del planeta, que ha golpeado Chile, como sí hizo Bachelet. A achicar agua si va de inundaciones, como hizo Schroeder en 2002 antes de una campaña electoral que le dio una victoria tan merecida como inesperada. A contar la que se nos viene encima en pérdida de empleo como ha hecho Obama.

Todos sabemos que la acción de este gobernante que se pone al frente sirve para poco si no hay medios y sobre todo si la catástrofe es de dimensiones apocalípticas. Finalmente, ésta puede ser la mejor técnica para revertir los efectos de la crisis a favor de la imagen electoral; pero requiere reflejos y un cierto sentido del riesgo que suelen escasear en esta profesión tan conservadora que es en el siglo XXI la de político. En cualquiera de los casos, los ciudadanos necesitan y deben exigir que sus representantes sepan explicarles y acompañarles cuando las cosas vienen mal dadas y se les paga para que nos den ánimos y nos ayuden, aunque sirva para poco, y no para que utilicen las crisis para sacar provecho, como ha sucedido en Italia, o para reírse de nosotros en nuestras barbas desde el estribo de sus coches oficiales mientras nosotros nos quedamos tirados por la nieve en las vías y carreteras.

Hay 10 Comentarios

La pregunta es:

¿A quién votamos dentro de dos años?

Quizá convendría desmontar ese bipartidismo "de facto" e idear algo parecido al sistema parlamentario alemán.
Eso y un sistema de listas abiertas, quizá.

No es la panacea, pero algo sería.

Dice Zapatero que hay tres fases en la crisis pero dice que hay una primera, que es la crisis financiera, la segunda que es la fase de reequilibrio y preparación para la recuperación y otra de recuperación. En fin, los mundos de Yupi. Las tres fases de las crisis y que no tienen porqué ser consecutivas son: la crisis financiera de la que aún no se ha recuperado la economía (falta crédito), la crisis empresarial (provoca el paro rampante y la falta de inversión a su vez producida por la falta de crédito) y la crisis familiar (en donde casi la economía acaba de aterrizar en los problemas hipotecarios, en fin, problemas para llegar a final de mes). Dejemos las fases y centrémonos en los factores: todo lo vincula el señor presidente a la crisis financiera mundial, es decir, factores externos, nada que ver con nuestros problemas laborales (el paro español dobla y en algunos casos triplica al de la Unión Europea). Así que sí, Sr.Liar: hay factores internos que explican la crisis galopante española como es, sin ir más lejos, la imposible dependencia del ladrillo de la economía española animada por este gobierno y por el anterior, aunque ambos se nieguen a reconocerlo, encima con una ley liberalizadora del suelo de por medio. Obviamente, se acaba el crédito de compra-venta que distinguía eso que algunos llamaban gran economía española, se acaba la economía, el trabajo y la inversión.
Conclusiones: el presidente confunde, al menos lo intenta, y lo sabe. Las mismas mentiras tramposas que dinamitaron a otro presidente, ese con bigote.

Gracias Luís, este artículo es fabuloso. Porque da en el clavo.

Me muero de risa , Gestores de crisis y la cara de Zapatero en plan pensativo , esto es para mearse de pena.
Yo , 41 años ,dos niños en España , de camarero en Dublín , en habiatación de alquiler ¿Dónde nos van a llevar?

Buena web sobre asuntos internacionales: www.miradasdeinternacional.com

No sólo irrita que un gobierno, cualquiera sea, no sepa gestionar una crisis (lo que indica una falta de previsión de su parte, de existencia de un plan de contingencia); también irrita su falta de respuestas. Y más todavía, irritan los oportunistas, ésos que jamás velan por el bien común.

Se diría que lo malo del carácter español es que cuando vienen mal dadas, sólo se sabe mirar hacia atrás.

Eso explicaría porqué parece que no nos entendemos en nuestro presente.

Y esa ceguera se puede extrapolar a la clase política española.

No se entienden ( o peor, nos hacen creer que no se entienden), ni los entendemos nosotros a ellos.

Y si ponemos crisis, pues tela.

Ha veces me da vergüenza el país que me ha tocado vivir, con todo lo que está cayendo. Un juez debe buscar la verdad, pero no la mitad o el cuarto de la verdad. Con esto de la memoria históirca se ha lucido Garzón, c itando a juicio a General Franco, a Mola, a Cabanellas, por favor, traigan las momias, en cambio Carrillo sigue vivo, y tuvo responsabilidades en la Guerra, ¿Cuándo se la van a pedir? Carrillo hacía apología de la violencia ya en 1.934:
http://historiademonesterio.blogspot.com/2010/03/la-apologia-de-la-violencia-en-la-ii.html

Lluis, no te lee nadie!
Eres totalmrnte ignorado,perdiste tu virginidad al introducir la censura. No tienes credibilidad, te otorgaron credito y te lo jugaste.
Un saludo...Manuel

Estimado Lluís, estimad@s tod@s, sí, claro, nada mejor que una ligera nevada mediterránea para presagiar lo que terminará siendo tanta alegría euro-mediterránea de las uniones espurias. Una nada en la calenturienta mente activa e identitaria del presi-francés and friends.

Es todo cuestión de mentalidad, y algo de organización palaciega.

¿Crisis? ... ¿Qué crisis? ... ¿Dónde está la crisis?.

Yo, realmente, debo estar en la inopia cuando no veo crisis alguna, y sí un mucho mangoneo descaradísimo ejercido con cara de circunstancias (como disimulando que es gerundio).

Se ha adornado de eufemismos el timo global y nacional, se ha sazonado hasta la asquerosidad manifiesta con "ideologías" ad-hoc de la ocurrencia ... y demás categorías de la espuria alabanza re-unida para mantener el cocido general en su punto ... y a la gente, en su salsa, y punto. Festín de vampiros es lo que tenemos hace rato.

¿Gestores de crisis?. Debo estar adentrándome en la sinrazón inexcrutable cuando lo que entiendo es que abundan, como setas tras la lluvia, esos gestores avispados del mangoneo por todo lo alto, y por todo lo bajo. Es decir, los que de verdad despelotan nuestra realidad y se llevan calentita la mucha hacienda de los balones de oro.

Riánsen Uds. de los cracks del "futbolín" cuando de regatear y esconder la pelota se trata, o del no dejar tocar bola, y el golear hasta la ridícula cifra de unos cuantos trillones de DOL@RES (esos billeticos del monopoly de mucha seriedad humana y financiera, o del pego mayúsculo).

¿Soluciones?. Bueno, ya sabemos, por Zapatero, que son imposibles. ¿Entonces?.

Pues nos quedará, y hace bien en recordarlo el post, un elevar la criticar contra Berlusconi; quizá por ser el más ventajista listorro de la clase apolítica a la que damos toda la cancha del mundo.

Sí, esa clase de personajes del teatro de la vida, los mismísimos que van por el mundo italiano (y en español, también) disfrazados de gestores y nos ofrecen vaselina a diesto y siniestro ... a tod@s ... para que no duela.

Creo que hay algún blog en esta sección formidable del periódico, que luego leeré, que nos anuncia algo así como un no se qué del sexo, o del despelote ... no me hagan mucho caso, sólo lo he visto de refilón ... casi, como a la crisis, es decir, ni tocarla.

Hemos perdido, definitivamente, la poca capacidad CRÍsisTICA que pudiera habernos quedado después de treinta años de alegría transicional.

Ahora actuamos de recoge-bolas perdidas en las Ligas Mayores de los tocapelotas de oro ... nuestros astros.

Saludos cordiales,

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0120a916848d970b

Listed below are links to weblogs that reference Gestores de crisis:

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal