Lluis Bassets

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

Una pinza contra Obama

Por: | 31 de marzo de 2011

Los neocons le aplauden, la izquierda radical le critica. Por motivos muy próximos. Es una guerra para derrocar a un tirano, en la que la mayor superpotencia utiliza la fuerza contra un país soberano, sin que unos y otros presten mayor relevancia a la cobertura del Consejo de Seguridad. Nada muy distinto de lo que sucedió con Sadam Husein. Los neocons se sienten legitimados retrospectivamente en su guerra y la izquierda radical, reforzada en sus sentimientos antiamericanos. Todos ellos creen que Bush podría firmar de la cruz a la raya el discurso pronunciado por Obama el lunes por la noche para explicar a sus conciudadanos la intervención militar en Libia.

Seguir leyendo »

Libia, Kosovo, Irak

Por: | 30 de marzo de 2011

Al hilo del discurso de Obama sobre Libia, ahí van algunas reflexiones sobre la intervención militar de la coalición que está atacando a Gadafi para aplicar la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Seguir leyendo »

Transiciones, revoluciones, revueltas

Por: | 29 de marzo de 2011

En tres meses todo se ha movido. En todos y cada uno de los países. Y todo sigue moviéndose. A una velocidad que escapa a la percepción del ojo informativo y a la capacidad imposible de una atención simultánea. La embestida popular contra los regímenes de Yemen y de Siria habría ocupado los mejores espacios informativos de los medios. Ahora queda amortiguada por la guerra Libia dirigida en este momento por la OTAN. Tendemos a olvidarnos de Túnez y de Egipto, pero allí suceden cosas serias cada día y sus transiciones están ya en marcha.

Seguir leyendo »

El terremoto sigue

Por: | 28 de marzo de 2011

Me refiero ahora al político. Que tiene su origen en los otros terremotos: el choque de las placas tectónicas en el Pacífico, cerca de la costa japonesa; y el cambio histórico que se está produciendo en los países árabes. Durará. Las réplicas ocuparán los próximos meses, hasta las elecciones francesas y españolas, o quizás años: el cambio en el que nos encontramos comprometidos es de tamaño natural, de época. De momento, las regionales alemanas en dos länder han castigado severamente a la coalición que gobierna en Berlín: la CDU de Angela Merkel ha perdido el feudo de Baden-Württemberg, mantenido durante 58 años, donde deberá ceder el poder a una coalición roja y verde –de nuevo, al estilo de Schroeder-Fischer— y probablemente al primer presidente verde de la historia alemana. Pero el retroceso cristiano demócrata, que sigue siendo el primer partido en el land, no es en beneficio de la socialdemocracia, sino abiertamente de los ecologistas, que se convierten en la segunda fuerza y superan al SPD. Lo prueba también que la socialdemocracia no pueda seguir gobernando en solitario en el otro land donde había elecciones, Renania-Palatinado, y deberá asociarse con los reverdecidos Verdes.

Seguir leyendo »

Vértigo

Por: | 27 de marzo de 2011

Primero fueron las políticas económicas. Luego las medioambientales. En los dos últimos meses las energéticas. Y luego el entero capítulo de las políticas exteriores. El vértigo se ha apoderado de los conductores, los grandes jugadores de la escena internacional, desconcertados por los cambios del mundo y obligados ellos también a adaptarse e inventarse una nueva forma de resolver los problemas.

Seguir leyendo »

La guerra del pequeño Nicolás

Por: | 24 de marzo de 2011

Sarkzoy ha exhibido la virtud de sus defectos. Sin su oportunismo, su megalomanía y su atolondramiento ahora Gadafi estaría de nuevo cómodamente instalado en Trípoli, dispuesto a chulear a los europeos y al mundo. Probablemente habría entrado ya en negociaciones con Rusia y China para cambiar de socios en la extracción de crudo de las mayores reservas de África y, por supuesto, habría castigado la rebelión con la represión al uso en esos casos. La paz de los cementerios y las cárceles se habría instalado en Libia, para tranquilidad de quienes consideran que todas las guerras son igualmente indecentes. El pésimo ejemplo de un dictador que disuelve las protestas de su pueblo a cañonazos y le arrastra a la guerra civil, quedaría inscrito en el manual de comportamiento para los regímenes árabes en crisis.

Seguir leyendo »

Es el petróleo, claro que sí

Por: | 23 de marzo de 2011

Pero exactamente al revés de cómo lo cuentan los demagogos. Las detestadas compañías europeas y americanas están en Libia desde 2004, perforando y achicando sin parar, y con resultados económicos espléndidos. Para sus accionistas y para los primeros y mayores beneficiarios del maná energético: la familia Gadafi, el coronel revolucionario y los angelitos de sus hijos. Nadie quería por ese lado que las cosas cambiaran. A todos les iba bien el negocio. A quienes les fastidiaba, sin embargo, era a los ciudadanos libios, hartos de que un clan familiar se apropiara de los beneficios del petróleo y los utilizara para comprar voluntades y subvencionar a sus partidarios, en detrimento de la sociedad Libia y de un buen funcionamiento de su economía.

Seguir leyendo »

No hay guerra buena, pero sí hay guerras justas

Por: | 22 de marzo de 2011

Buena no es. Que quede claro. Ni esta ni ninguna. La guerra es el mal por definición. ¿Cómo podría ser bueno destruir y matar? Pero que no sea buena no quiere decir que sea injusta. A veces no hay más remedio que elegir entre dos males, algo que obliga a optar por el mal menor. La guerra es un mal menor y sólo lo es cuando es justa. Cuando es injusta es siempre un mal mayor. Quien no quiere elegir este mal menor también elige: el mal mayor avanza gracias a su pasividad, su equidistancia o su cinismo. La guerra también es esto: la obligación de elegir, a la que nadie puede sustraerse.

Seguir leyendo »

Gadafi y sus amigos

Por: | 21 de marzo de 2011

¿Quién no le ha vendido armas? ¿Quién no ha sacado provecho de sus inversiones? ¿Quién no se ha sentado en su jaima? ¿Quién no le ha dejado instalarse con su séquito en los aledaños de los palacios presidenciales de las democracias? ¿Quién no ha preferido hacerse el despistado ante sus chantajes?

Seguir leyendo »

Coletazos de la historia

Por: | 20 de marzo de 2011

Nuestro mundo cambia lentamente. Evoluciona. Pero de vez en cuando nos sacude con un coletazo que transforma el paisaje. Despertamos después de la sacudida, y ya somos distintos, nosotros y el mundo. Son episodios normalmente dolorosos, en los que se combina el miedo y la esperanza en proporciones que varían según las personas y las circunstancias.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal