Lluis Bassets

Sobre el autor

es periodista. Director adjunto y columnista de EL PAÍS. Tiene a su cargo la edición de Cataluña.

Eskup

Mis libros

Cinc minuts abans de decidir

Cinc minuts abans de decidir

Enmig del vendaval independentista

Un llibre que explica, qüestiona i contextualitza com s’ha esdevingut, setmana a setmana, el canvi radical que els darrers quatre anys ha sotragat Catalunya. Des d’abans de la sentència del Tribunal Constitucional, fins avui, quan l’independentisme és en primer pla del debat polític i social.

L'any de la revolució

L'any de la revolució

Com els àrabs estan enderrocant els seus tirans

Crònica, anàlisi i atlas de les revoltes de la dignitat, que van conmocionar al món àrab durant 2011, amb referències i comentaris a tots els països on els joves van aixecar-se en protesta contra l'autoritarisme i les dictadures. Amb un nou epíleg per l'edició catalana.

El último que apague la luz

El último que apague la luz

Sobre la extinción del periodismo

Una reflexión sobre los últimos años de la industria de la prensa escrita, las dificultades para seguir haciendo periodismo de calidad y la indisoluble relación entre periodismo y democracia.

El año de la Revolución

El año de la Revolución

Cómo los árabes están derrocando a sus tiranos

Balance, atlas político y análisis de las causas de las revueltas de 2011, que han derrocado a cuatro dictadores, encendido enfrentamientos civiles y provocado reformas y convulsiones políticas en la entera geografía árabe.

¿AUN PODEMOS ENTENDERNOS?

¿Aun podemos entendernos?

Conversaciones sobre Cataluña, España y Europa
REIVINDICACION DE LA POLÍTICA

Reivindicación de la política

Veinte años de relaciones internacionales
La oca del señor Bush

La oca del señor Bush

Como la Casa Blanca ha destruido el orden internacional

Nube de tags

Últimas entradas

Guantanamera trágica

Por: | 28 de abril de 2011

Es una vieja música, conocida por todos. Pero la letra que ahora llega no puede ser más triste y trágica. Aquí se nos dan detalles de cómo es el infierno y cómo son las vidas de los condenados. Este es el cuadro donde desfilan las figuras de la culpa y la inocencia, las variaciones del horror y la locura, como en una tela del Bosco o en el infierno del Dante. Creíamos que lo sabíamos todo de Guantánamo, el campo de internamiento sin juicio por donde han pasado 779 presos sospechosos de terrorismo. Pero esta vieja canción de nuevo entonada siempre nos descubre un nuevo detalle del horror dentro de la acumulación de horrores.

Seguir leyendo »

Sarcuzoni y Berlusky

Por: | 27 de abril de 2011

Ya conocíamos esta monserga. Para salvar el Estado de bienestar dejemos el estado de bienestar como la espina de una sardina. Ahora, para salvar la libre circulación dentro de las fronteras de la Unión Europea reformemos lo que haga falta de Schengen. Berlusconi y Sarkozy, peleados justo hasta ayer, se pusieron rápidamente de acuerdo atizando donde mejor y más saben: a los inmigrantes que llegan a Europa desde las costas africanas. La cumbre franco-italiana sirve así para seguir salvando a Europa con el método de cargarse a Europa. Superadas las diferencias, numerosas y graves, se esfuerzan ambos por acercarse y parecerse, y a fe que lo consiguen cultivando los instintos más bajos de sus respectivos electorados.

Seguir leyendo »

Casta de asesinos

Por: | 26 de abril de 2011

Siria nos muestra lo que hubieran sido Túnez y Egipto en caso de que hubieran culminado las sucesiones dinásticas que preparaban sus respectivos dictadores. Pero Gadafi, que tampoco podrá pasar el testigo a uno de sus hijos, ha hecho en Libia lo que los viejos Ben Ali y Mubarak no pudieron o se atrevieron a hacer y en lo que el joven Assad muestra ser un consumado maestro: utilizar el ejército contra su propio pueblo. Tampoco puede el yemení Saleh, caracoleando con sus astucias de viejo zorro para intentar salvar los muebles, pero sin capacidad para utilizar al ejército contra los manifestantes. El dictador sirio, salido de una sucesión consolidada y formado en Londres, en cambio, no tiene el menor rebozo en mandar a los tanques, a los franco tiradores y a los sicarios de paisano para que ahoguen en sangre la revuelta de unos ciudadanos que salen a la calle armados únicamente con el estruendo de su voz y los gestos de sus manos desnudas.

Seguir leyendo »

El infierno de los dictadores

Por: | 25 de abril de 2011

Desde el 11 de febrero estamos esperando que caiga el siguiente. No pasó ni un mes entre la huída de Ben Ali, el 14 de enero, y la patada militar a Mubarak el 11 de febrero. La ingenua e ilusoria verdad es que muchos se habían hecho a la idea de que marzo sería para Gadafi, abril para el yemenita Saleh e incluso mayo para el sirio Assad. Demasiado perfecto para ser verdad. Las revueltas árabes, cada una distinta y todas desiguales en ritmos, ocuparán con las transiciones a que den lugar los próximos años y no se resolverán, ni mucho menos, en una sola temporada.

Seguir leyendo »

¿Qué hacemos con el Islam?

Por: | 24 de abril de 2011

De cada cuatro seres humanos uno será de religión islámica en 2030. Ahora estamos ya bastante cerca de esta cifra, pues los 1.600 millones de musulmanes que habitan la tierra representan algo más del 23 % del conjunto de la población. El dato significativo, analizado por el Pew Research Center, es que la población musulmana crecerá en los próximos 20 años a una velocidad que duplica la del resto de la población, con el único consuelo para quienes teman tales tendencias de que el pico en el crecimiento ya se habrá producido precisamente entre la última década del siglo XX y la primera década del siglo XXI.

Seguir leyendo »

La hora de los piratas

Por: | 21 de abril de 2011

Nadie al volante ante la crisis libia, en efecto. Y nadie al volante en los otros frentes de la globalidad averiada en la que nos internamos como en una selva oscura. Sin líderes y sin hoja de ruta. No sabemos hacia dónde vamos y no hay nadie que tenga vocación de ponerse al frente. Las nuevas potencias ascendentes van a lo suyo, a su interés y a su provecho. Ellos son los que menos sufren las averías, que fundamentalmente son tres: la medioambiental, la geopolítica y la económica. La que se ha declarado en Fukushima y nos ha proporcionado la ecuación irresoluble de unos costes energéticos que no cuadran con nuestros recursos, la que se ha abierto en el mundo árabe descomponiendo el sistema de alianzas trabado en los últimos 70 años y la que se ha declarado con las cuentas de los países occidentales, endeudados hasta las orejas con los emergentes y sin rumbo claro de estabilización de sus balanzas fiscales.

Seguir leyendo »

Bajo el signo de Dios y de la Santa Corona

Por: | 20 de abril de 2011

Esto es Europa. Y es el siglo XXI. Pero la Constitución que ha aprobado el parlamento húngaro parece salida del XIX, e incluso de los turbulentos y nacionalistas años 20 como más cerca. La división y el equilibrio de poderes, el respeto de las minorías, la nación política de ciudadanos iguales han sido sustituidos por un Estado étnico, confesional y monolítico, que extiende su jurisdicción sobre cuatro países vecinos donde hay ciudadanos de ascendencia húngara a los que se reconoce la nacionalidad: Eslovaquia, Rumania, Serbia y Ucrania. Hungría no cumpliría ahora las condiciones políticas para ser admitida en la Unión Europea, los criterios de Copenhague que exigen el respeto a las minorías y al Estado democrático de derecho, y sin embargo Hungría puede exhibir la presidencia de turno de la UE.

Seguir leyendo »

El partido de los auténticos

Por: | 19 de abril de 2011

Los finlandeses han dado en el clavo. De lleno. En las palabras y en los contenidos. Auténticos finlandeses son los que se han llevado una cuarta parte de los votos en las elecciones generales y situado en posición para condicionar a cualquier gobierno. Los auténticos de toda ralea, sean europeos continentales o insulares, franceses, alemanes o españoles, vascos o catalanes, están de enhorabuena. Lo auténtico es un valor en alza, lo que se lleva en esta época de crisis económica y política.

Seguir leyendo »

Extravagancias de los ex

Por: | 18 de abril de 2011

No mandan, pero influyen. Es difícil que quien ha mandado mucho deje de contar súbitamente. Y quien mucho ha mandado, mucho debe influir cuando ya no manda. El poder da peso y gravedad y por eso quien lo tiene forzosamente deja huella. Buena o mala, pero al fin y al cabo una huella que va a influir en quienes le sigan e incluso a determinar muchos pasos posteriores. Las huellas del predecesor en el camino son imprescindibles: para seguirlas fielmente, como hacen algunos pocos, o para evitarlas cuidadosamente como hacen casi todos. Cuanto mayor es el peso y mayor tiempo dura la pisada, mayor es la huella. Hay personajes que apenas la dejan, por su ligereza o por su paso efímero. Pero quienes han tenido tiempo a su disposición y oportunidad de tomar decisiones graves, de las que dejan marca, se convierten con frecuencia en un estorbo, determinados por el mito edípico que les condena a la ejecución simbólica por parte de quienes les siguen.

Seguir leyendo »

El bisturí y el machete

Por: | 17 de abril de 2011

Al final todo se reduce a dos grandes opciones. O pagan los que más tienen o sufren los más necesitados. El combate democrático consiste en negociar en qué punto de ambos extremos nos situamos. La política sirve para eso, de forma que no son la economía, los mercados, las agencias de rating o los auditores quienes toman las decisiones, sino los representantes elegidos con los votos de los ciudadanos.

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal